Bueno este es mi primer Fic.

Espero que guste y que quién lo lea disfrute leyendo, como lo he hecho yo escribiéndolo.


Capítulo 1 ODIO MI NO VIDA

Otro día mas en mi tediosa existencia. Otro día mas de eternidad aburrida. Otro día mas como lo que más odiaba ser. Otro día mas como vampira.

El sol estaba saliendo un día más en Volterra. Desde mi habitación podía ver como el este iba bañando el maravilloso pueblo medieval. Pero no podía seguir disfrutando de este paisaje. Con el nuevo día empezaba mi trabajo. Era Guardia Personal de los Volturis, mas concretamente de Aro, debido a mi gran poder.

Cada día me maldecía por ello. Si no tuviera ningún poder, nunca habría terminado aquí, sirviendo con mi fuerza a unos seres mortales y devastadores.

Llamaron a mi puerta y rápidamente salí de mis pensamientos.

"Bella, Aro pregunta por ti, parece importante" voz conocida y amiga desde que llegué aquí. Chelsea formaba parte de la guardia personal de Aro, como yo. Junto con Renata, las tres formábamos el trío mas mortal de los Volturis, nadie podía tocarnos, ni dañarnos, por eso éramos tan valoradas entre los Vulturis y el resto de vampiros.

"Buenos días, Chelsea" la saludé abriendo la puerta.

"Hola Bella. Ya he terminado mi turno, voy a descansar un rato, parece que hoy va a pasar algo está todo el mundo como loco de un lado para otro y Aro está un poco nervioso, date prisa" con esto desapareció corriendo.

Avancé por el pasillo, lleno de obras de arte recopiladas durante siglos de existencia, el Vaticano, comparado con la morada de los Volturis, parecia uan tienda de Cuadros. Tenia suerte de ser tan valorada, porque poseia una habitación para mi sola en el ala con más encanto del palacio.

Llegué a la puerta donde dos soldados vampiros la custodiaban.

"Abrid la puerta, Aro reclama mi presencia" dije altiva. Ellos estaban por debajo en la escala de poder, no merecían ser tratados mejor, eso es lo que había aprendido de Aro, Marcus y Caio.

Entré en la estancia y me arrodille cortésmente frente a los tres tronos presididos por nuestros amos : Aro, Marcus y Caio.

"Buenos días, Aro, Chelsea, me ha dicho que me buscabas"le miré, estaba extrañamente nervioso y emocionado.

"Oh mi querida Isabella, quería encargarte algo especial, hoy recibimos una visita de un gran amigo nuestro ,me gustaría que te encargaras de que las habitaciones estén preparadas con todas las comodidades que necesitarán nuestros.."

"¿habitaciones, mi señor?" le interrumpí cortésmente "¿no era solo un amigo?"

"Si, mi impaciente Bella, pero viene acompañado por uno de los vampiros de su aquelarre, así es que quiero dos habitaciones bien acondicionadas y la seguridad necesaria" dijo sonriéndome ,pocas veces le había visto tan contento

"Mi señor, entonces me retiro a supervisar todo" dije girándome sobre mis talones.

"Un momento Isabella, quería, si no te importa pedirte otra cosa"

Realmente aunque me importara y me molestara servirle, nunca se lo diría, si quería que mi existencia siguiera siendo agradable. Afortunadamente , gracias a mi escudo protector, el no podía leer mis pensamientos, ya que también protegía mi cabeza muy eficazmente..

"Si, lo que desees" dije mintiendo, la verdad es que no me apetecía ocuparme de mas cosas.

"Me gustaría que te hicieras cargo personalmente de la seguridad y el entretenimiento de el vampiro del Aquelarre de mi amigo Carlisle. El y yo tenemos cosas que tratar y llevamos casi un siglo sin vernos. Además con Chelsea y Renata para nuestra seguridad será suficiente" dijo con su horrible sonrisa.

"Esta bien, señor, sin problema" y así salí de la sala maldiciendo mentalmente.

Estupendo, ahora soy niñera de un vampiro. Odiaba profundamente esta situación. Pero no tenia otro remedio. "Los próximos días serán horribles"suspiré para mi.

Me dirigí a supervisar las habitaciones y que todo estuviera perfecto para los invitados.

Que otra cosa podía hacer.

Mientras recorría el pasillo para empezar a preparar todo. Le olí. Suspiré para mis adentros. No me dio tiempo a desaparecer corriendo. Ya estaba frente a mi.

"Hola Bella" me dijo dulcemente rozando mi mejilla.

Le cogí la muñeca y la quité de cara.

"Demetri, creo que te he dicho que no me llames Bella. Tu no" le espeté con gesto enfadado.

"ummmm, cuando te enfadas realmente te pones encantadora" dijo acercándose a mi."Bella llevas aquí con nosotros, mucho tiempo y no hace falta que estés tan sola" se estaba acercando a mi peligrosamente...

"No estoy sola" le empujé con tal fuerza que retrocedió golpeándose la espalda con una columna y cayendo al suelo. Se lo tenía merecido por baboso.

Levantándose despacio, sobre todo para ser un vampiro, me miró fijamente"Si Bella, estás sola, eres huraña y no dejas que nadie se te acerque" comenzó a caminar hacia mi."Realmente ¿te satisface completamente pasarte tu escaso tiempo libre con Renata y Chelsea? no lo creo y tu mirada lo dice" se acercó de nuevo a mi de forma amigable.

Me sentía culpable, triste y tenia un terrible sentimiento desde hace tiempo. Todo lo que Demetri me estaba diciendo era verdad. Me había negado a mantener cualquier tipo de relación que no fuera de amistad con mis compañeras y de servidumbre hacia Aro.

"Demetri, siento haberte empujado, pero ya sabes cual es mi respuesta" contesté bajando la mirada "Quizás tengas razón y me haya convertido en un ser horrible, bueno más horrible si cabe, pero no deseo cambiar mi forma de malvivir aquí" le toqué el hombro amistosamente ,para proseguir con mi camino.

Su mano tocó mi cintura "Espera, por favor" no había rencor en sus palabras, quizás ¿tristeza, amor? no sabría explicarlo, pero nunca me había hablado así nadie. Y continuó haciéndolo "Solo dame una oportunidad de demostrarte, que puedes ser feliz aquí, que no todos somos unos malditos asesinos"

"Yo ... yo ..."titubeé, pero antes de poder seguir me corto dulcemente.

"Shh! Calla Bella" me dijo poniendo su dedo índice en mis fríos labios."solo una cita, no va a pasar nada que no quieras que pase, solo deseo enseñarte que hay mas que una eternidad llena de sufrimiento" me sonrió.

"Esta bien Demetri, una cita ..... total no creo que me hagas cambiar de idea" le sonreí pícaramente.

"Cuando te parece" me dijo completamente sorprendido por mi respuesta.

"ummmm, esta noche, tengo que hacer de niñera un rato, pero luego estaré libre" dudé un momento ¿estaría pareciendo ansiosa? y continué "si no te parece demasiado precipitado, claro" creo que si hubiera podido me hubiera sonrojado y el lo sabia.

"Vaya, jajaja, no pensé que tuvieras tantas ganas de verme a solas" fanfarroneó "Está bien, cuando termines tu trabajo estaré en la Plaza de Volterra esperándote" y rápidamente se marchó.

Imagino que se fue tan rápido para que no me diera tiempo a cambiar de opinión, aunque no pensaba hacerlo y eso era extraño en mi. Nunca había tenido una cita con ningún chico. Ni en mi época humana ni ahora.

Cuando era humana no lo entendía, era patosa, pero por todo lo demás bastante normal. Sin embargo lo de ahora si lo entendía, era mucho mas fuerte que la mayoría de vampiros que me rodeaban y eso al sector masculino le incomodaba bastante, a ningún hombre le gustaba que una chica le tumbara con solo un dedo.

Lo raro era que a Demetri, realmente nunca había parecido importarle. Desde mi llegada a Volterra siempre se comportaba de manera agradable conmigo.

En fin, salí rápidamente de mis ensoñaciones y me dirigí por fin y por desgracia a preparar todo para la llegada de Carlisle, y su vampiro con necesidad de niñera.


Nos vemos en la próxima actualización!!! Espero que os haya gustado!!