Of Broken Hallelujah's and Healing Hearts

.

.

.

Epílogo
Ecos

La primera cosa que hizo Sasuke esa mañana que despertaron en Oto fue dirigirse a su oficina para asegurarse de que no hubiera ningún papeleo pendiente fundamental para finalizar el status de Sakura con una Oto-nin oficial.

No iba arriesgarse a perderla de nuevo.

Dándole un vistazo al pequeño documento que le había enviado Tsunade, Sasuke se detuvo, parpadeó y luego releyó la última nota justamente al final.

Uchiha,

¿Cómo está mi estudiante favorita? Será mejor que la cuides bien o ya verás. En fin, he enviado todo para tus registros de que Sakura ya es una residente y ninja oficial de Oto. Desde luego que hay algo que hará este trato nulo e inválido.

Deberás casarte antes de que el año termine. Buena suerte y salúdame a Sakura.

El papel se arrugó en su mano mientras salía de su oficina, una muy positiva mirada fulminante oscureciendo sus rasgos, y durante todo el camino hacia su recámara donde Sakura todavía seguía acurrucada cómodamente en su cama.

—¿De qué es todo est…

Le lanzó el arrugado pedazo de papel a la cabeza mientras ella se despertaba. Frunciendo el entrecejo, ella le envió una mirada fulminante.

Debió haber sabido que estaría enojada y no avergonzada. De verdad, debió haberlo sabido.

—¡No puedo creer que me propusieras matrimonio a través de mi maestra! —gritó, arrugando la nota y aventándola hacia él antes de encontrar que no era suficiente y comenzar a aventarle almohadas.

Sasuke atrapó la última antes de ver a Sakura tomara profundos y furiosos suspiros.

—¿Y bien?

Sakura se cruzó de brazos y continuó fulminándolo antes de dejar escapar un largo suspiro—su enojo disminuyendo con él.

—Sí, me casaré contigo —dijo antes de alzar la mirada para verlo sonreír de lado.

—Idiota —agregó antes de que los labios del chico presionaran los de ella.

.

.

.

Se casaron en primavera.

Sakura tuvo que arreglar un rápido cambio en el papeleo, para disgusto de Tsunade, pero su maestra aceptó. Dos meses eran simplemente demasiado pronto y Oto era sencillamente hermoso en primavera.

Caminando por el corredor, Sakura no pudo quitar los ojos de Sasuke. No podía creer que se iban a casar. Demonios, todavía seguía en shock cuando se despertó esa mañana para ver ese rostro suyo.

Todo era simplemente magnífico.

Mientras intercambiaban votos y decían sus 'acepto', la mente de Sakura se fue a vagar al año previo y a lo que los llevaría el futuro.

—Ya puede besar a la novia.

La multitud reventó en aplausos y chiflidos mientras Sasuke la tomaba entre sus brazos y la besaba como lo había hecho tantas veces atrás y como lo haría muchas, muchas veces más.

Sakura se aseguraría de eso.

.

.

.

Sakura enrolló el cable del teléfono alrededor de su dedo.

—¡Lo hizo! —dijo. —Aww, eso es genial, Ino. Estoy tan feliz por ti.

—Gracias, frentona —dijo la alegre voz de Ino. —Entonces vas a ser mi dama de honor, ¿cierto?

—Por supuesto —dijo Sakura. —Tendré que comenzar a ablandar a Sasuke para el viaje, pero podríamos usar las vacaciones. Ha estado trabajando mucho últimamente.

—Me suena a que ustedes dos realmente son perfectos el uno para el otro.

Sakura podía escuchar la divertida sonrisa socarrona.

—Oh, cállate, cerda. Soy una antigua workahólica*, muchas gracias.

—Bien, bien —dijo Ino restándole importancia. —Entonces, ¿Dónde está Sasuke, de todos modos? Usualmente lo escucho refunfuñar en el fondo.

—Hmm, oh, fue a recoger pintura. Vamos a pintar la sala este fin de semana.

—¿Enserio? ¿De qué color?

—Un canela realmente suave.

—Estoy segura que se verá muy bien.

—Eso espero —dijo Sakura antes de que escuchara la puerta abrirse. Sacando su cabeza fuera de la entrada de la cocina, vio a un molesto Sasuke sentar algunas latas de pintura antes de quitarse los zapatos.

—Sasuke acaba de entrar —le dijo a Ino.

—De acuerdo, diviértanse —respondió Ino. —¡Y comienza a trabajar en esa visita! No me voy a casar sin mi mejor amiga ahí.

—Lo haré. Lo haré. Te veo después, cerda.

.

.

.

Mientras estaban acostados ahí, Sakura no pudo evitar deleitarse en la luminiscencia. No había pasado ni siquiera un año desde que se habían casado y aun así no podía ni recordar cómo había sido su vida sin Sasuke.

Rodando para quedar de lado, sonrió al ver su pacífico rostro antes de que él la mirara y la jalara hacia él. Presionando sus labios contra su frente, él le preguntó, —¿Qué hay con esa mirada?

—Simplemente estoy feliz —dijo mientras sentía la mano en su cintura comenzar a subir por su espalda. No pudo evitar reír cuando Sasuke los giró para que la espalda de Sakura quedara sobre el colchón de nuevo.

Sus labios estaban subiendo por su cuello.

—Supongo —dijo, su voz un poco más grave por las contribuciones de Sasuke, —Que no tendremos problemas para restaurar el clan, ¿huh?

Fue la primera vez en toda su vida que Sakura escuchaba reír a Sasuke.

.

.

.

Sakura estaba tarareando para sí misma mientras se enjuagaba el shampoo de su cabello. Estaba tan sumida en su pequeño mundo que su cuerpo se agitó cuando dos brazos envolvieron su cintura.

—Lo siento —mumuró Sasuke antes de que sus dientes rozaran su oreja y sus labios bajaran por su cuello. Sakura sólo sonrió mientras se apoyaba en su muy incitante cuerpo, —Pero olvidaste la toalla.

La sonrisa de Sakura rápidamente se convirtió en una amplia sonrisa pícara mientras se giraba para verlo, sus labios sobre los de él mientras decía, —Bueno, ¿No eras sólo mi héroe?

Sasuke le respondió con una de sus estilizadas sonrisas socarronas, —Nunca dije que fuera gratis.

Sakura sólo pudo reír mientras su espalda era presionada contra los azulejos de la regadera. En ese momento, estaba bastante feliz de que todavía no hubiera trasladado las toallas al baño incluso si era demencial mantenerlas en otro lado.

.

.

.

Sasuke estaba muerto de cansancio mientras ponía un plato de comida en el microondas y esperaba. Hacía mucho que no trabajaba hasta muy tarde, notó, antes de que hubiera un pitido y sacara la comida que Sakura le había dejado.

Apoyándose contra la barra, comió con los ojos cerrados—prácticamente a punto de dormirse en el proceso. Tan silenciosamente como pudo, asentó el plato vacío en la tarja antes de continuar su camino hacia la cama. En su privado estado de sueño, sin embargo, no se dio cuenta que los muebles de la sala no estaban donde se suponía que tenían que estar.

Terminó pateando la mesa de la sala y tropezándose sobre una planta que él sabía no estaba ahí antes. Fulminando el techo, escuchó los pasos apresurados de Sakura al bajar las escaleras y prender la luz de la sala.

Pronto, el rostro de Sakura salió a la vista cuando le envío una mirada preocupada. —¿Qué estás haciendo?

—¿Moviste los muebles? —siseó acusadoramente.

Sakura le dio una vistazo alrededor antes de sonreír. —Bueno, no estaba segura si se te había hecho tarde así que decidí esperar un rato antes de comer, pero luego me aburrí y pues, sí. ¿Te gusta?

Sasuke sólo pudo gruñir con molestia antes de inmediatamente caerse dormido en el suelo. Simplemente estaba demasiado cansado como para discutir.

.

.

.

Querido Naruto,

¡Estoy tan feliz de escuchar de Hinata! Ustedes dos van a ser unos magníficos papás. Sasuke y yo los visitaremos pronto. Me gustaría estar ahí para el parto. ¿Quizás podríamos visitarlos por un mes sólo para estar del lado seguro? Oops, Sasuke acaba de dar un vistazo sobre mi hombro y dijo que no. No te preocupes. Hablaré con él.

Sinceramente,

Sakura

Querida Sakura-chan,

Haha, ¡Ya veo quien lleva los pantalones en tu relación! ¡Los bebés están programados para algún día en Mayo así que planea venir para entonces! Haré unos cuantos preparativos. ¡Oh! Y dile a Sasuke que está abatido por mí. ¡Gracias!

Naruto

Querido Naruto,

¡Sasuke aceptó! Pienso que él tan sólo quiere golpearte en el rostro por decir que está abatido, pero no me voy a quejar. Te veremos para entonces. Salúdame a Hinata y al bebé por mí y diles que los veremos pronto.

Sinceramente,

Sakura

.

.

.

Sakura estaba sospechosamente callada, notó Sasuke cuando se paró en la entrada de la cocina. Encima de eso, no había estado ni cerca de ingerir tanto café en la mañana como antes…

Frunciendo el entrecejo, estaba a punto de preguntar si había algo que le estaba molestando cuando se dio cuenta del trapo con sangre en la barra. Sus manos estuvieron en su cintura inmediatamente mientras la giraba para encararlo—sus ojos escaneando si había alguna herida.

—Sasuke-kun, ¿qué estás…

Sus ojos le hicieron una señal al trapo, el que estaba cubierto con sangre.

—Fue un accidente. Me corté la mano —masculló Sakura antes de girarse de nuevo hacia la barra.

—Eres una kunoichi —replicó Sasuke. El que ella se cortara la mano en la cocina era extraño. —¿Qué sucede?

Sakura inmediatamente dejó escapar una nerviosa risa mientras ladeaba su cabeza sobre su hombro y le sonreía.

—Oh, deja te preocuparte tanto. Todo está bien.

Sasuke no se tragó las palabras al enjaularla entre él y la barra.

—¿Sakura? —dijo con advertencia.

Sakura dejó escapar un exasperado resoplido antes de ver sobre su hombro. —Hemos estado casados por todo un año.

Sasuke frunció el entrecejo. ¿A qué quería llegar?

—Yo —se detuvo Sakura mientras sus ojos se deslizaban al piso y murmuraba, —Debería estar embarazada para ahora y sé que no es por falta de intentos.

Sasuke alzó su barbilla para que ella lo pudiera ver, —Está bien, Sakura…

Sakura inmediatamente se soltó de su agarre. —No, Sasuke, no lo está. Quiero ser mamá y ahora yo… todo por lo que he hecho pasar mi cuerpo… las kunoichis siempre tienen dificultades para tener hijos debido al entrenamiento y las heridas de las misiones, ¿Pero todo un año, Sasuke? Yo sólo—estoy comenzando a preguntarme si… si voy a ser siquiera capaz de concebir.

Sasuke vio a Sakura girar su cabeza de lado y tratar de mantener las lágrimas de caer. No supo qué decir cuando la jaló hacia él y escuchaba sus silenciosos sollozos.

.

.

.

Luego de ese deshecho en lágrimas, Sakura estuvo determinada a quedar embarazada. Al principio, Sasuke no se quejó precisamente, pero ahora estaba comenzando a temer estar cerca de su esposa. Algunas veces simplemente quería dormir. Eso fue exactamente lo que lo llevó a desplomarse en el sofá cuando llegó a casa muy tarde una noche.

Justo cuando había cerrado los ojos y se estaba dejando vencer por el sueño, escuchó las suaves pisadas de Sakura bajando las escaleras.

Trató de fingir estar dormido cuando sintió sus ojos en él antes de darle un ligero jalón en su hombro. Él suspiró y la miró.

—¿Qué estás haciendo aquí abajo? ¿No vas a ir a la cama?

Sasuke trató de pensar en alguna excusa, en serio trató, pero estaba tan cansado y sabía que ella fácilmente podía convencerlo para hacer otras cosas una vez arriba así que rápidamente dejó salir, —No.

Sakura frunció el entrecejo. —¿Por qué no?

Sasuke abrió la boca y luego de repente la cerró antes de fulminar a su esposa. ¡Esto se estaba tornando un poco ridículo! Quería tener un hijo tanto como ella, pero algunas veces demasiado era demasiado. Inhalando una gran bocanada de aire, dijo abruptamente, —Demasiado sexo.

No era exactamente lo que quería decir, ¡Pero en verdad estaba cansado y frustrado y ella estaba usando algo que era muy, muy tentador y simplemente ya no lo podía soportar!

Sakura estalló en carcajadas y Sasuke sólo pudo fulminarla. Mujer molesta. Con un malicioso brillo en sus ojos, se subió encima de él y Sasuke gruñó en el interior. ¿Es que ella no había escuchado lo que él había dicho?

—Lo siento, Sasuke-kun —murmuró mientras pegaba su frente con la de él. —No me di cuenta que esta pidiendo… demasiado de ti.

Los ojos de Sasuke se entrecerraron ligeramente, pero se mantuvo callado mientras trataba de ignorar el sentimiento de su cuerpo presionado al de él.

—Supongo —dijo, sus labios rozando los de él. —Que le podemos bajar un poco. Después de todo, no es como que pueda concebir cuando ya estoy embarazada.

Sasuke parpadeó cuando ella se quitó, una sonrisa radiante en los labios de ella cuando las palabras se decodificaron en su mente.

—¿Estás…?

—Sí —dijo. —Estaba esperando que llegaran uno exámenes antes de que te dijera y todo se ve bien. Vamos a tener un bebé.

Sasuke no desperdició ni un segundo cuando estampó sus labios con los de ella antes de levantar a ambos del sillón de repente dirigiéndose hacia su cuarto donde despositó a Sakura en su lado y él se desmayaba en el suyo.

Estaba cansado, después de todo.

.

.

.

—Es hora del almuerzo —anunció Sakura cuando se paró en el porche. Naruto y Hinata habían conseguido ir a visitarlos en medio de un tormenta de nieve en Oto. Naruto había estado tan emocionado como ella por la nieve y él y Sasuke habían hecho de algo inofensivo como una pelea de bolas de nieve en una enorme guerra intensa.

Sakura estuvo agradecida de la compañía de Hinata; de otra forma, pudo haber matado a ambos. Honestamente, ¿Cuántos años tenían esos dos?

Naruto llegó al porche con una enorme sonrisa mientras tomaba a su hijo de los brazos de Hinata.

—Oye, chico —dijo. —Papá le pateó a Tío Sasuke el c…

—Naruto-kun —dijo Hinata, su voz era suave y aun así tenía un tono amenazante.

Trasero —enmendó Naruto. El bebé en sus brazos hizo un agudo arrullo cuando Sasuke llegó a las escaleras.

Bufó ante la declaración de Naruto antes de que sus brazos encontraron el estómago hinchado de Sakura.

Con un rápido beso, murmuró, —¿Cómo te sientes?

—Oh, estoy bien —dijo Sakura cuando todos se dirigieron a la cocina.

Sasuke había estado preocupado toda la semana de que el bebé llegara en medio de una tormenta de nieve y de que no fueran capaces de llegar al hospital para el parto.

Sakura le había dicho que estaba siendo paranoico y que todo estaría bien.

Cuatro días después, luego de que Naruto y Hinata se fueran, hubo una tormenta de nieve.

Sakura entró en labor.

—Te dije —murmuró Sasuke mientras iba por toda la casa reuniendo todas las cosas que Sakura dijo que necesitarían. Sakura, agradecida por su tolerancia al dolor cuando otra contracción llegó, fulminó a Sasuke.

—¡Eso no está ayudando!

Sasuke le regresó la fulminada. —¡Ya sé! ¡Qué demonios quieres de mí! ¡Estás en labor y no tengo idea de qué hacer!

Sakura tomó grandes bocanadas de aire mientras tomaba la mano de Sasuke. Él debería ser el que la tranquilizara, pero supuso que siendo el médico en esa situación, supo que un parto en casa no era el peor de los escenarios. Al menos, todavía tenían poder…

—Muy bien —dijo, obligándose a mantenerse calmada, —Sólo respira, Sasuke-kun. Podemos hacer esto.

Sasuke asintió lentamente y sino fuera porque al momento estaba en labor, Sakura hubiera encontrado interminablemente divertido que Sasuke pareciera ser el que estuviera a punto de dar a luz.

Hizo una nota mental de molestarlo después.

Horas y demasiado pánico y gritos de ambos papás después, Yuki Uchiha nació con una corriente de cabello negro y ojos tan oscuros como los de su papá. En los años por venir, sin embargo, Sasuke aprendería que ellos escondían un picarísimo obtenido de su mamá.

.

.

.

Un año pasó desde que Yuki nació y Sakura habían retomado el trabajo en mejorar el sistema médico en Oto así como también compartir cualquier práctica que pareciera útil con Konoha y Suna—esta última habiendo aceptado finalmente el acuerdo y aliándose con Oto.

Sakura estuvo orgullosa de su esposo y Otokagure cuando pronto hubo crecido siendo vista con el mismo respeto que tenían las grandes naciones.

Todo esto, sin embargo, no era lo que la tenía tan distraída mientras observaba a su hija jugar con la comida delante de ella. Sakura no pudo evitar sonreír cuando Yuki la miró y sonrió antes de negar con la cabeza de un lado a otro.

—Eres tan tontita —murmuró Sakura mientras copiaba a su hija. La sonrisa de la chica sólo creció más cuando comenzó a farfullar algo y Sakura sólo pretendió hablar como una bebé cuando contestó, —¿Entonces estás emocionada de tener un hermanito o hermanita bebé? Bueno, me alegro, ¿Crees que papi esté feliz?

Yuki dejó escapar un fuerte grito antes de estampar sus manos con regocijo en la superficie de su silla alta y balanceando sus pequeñas piernas.

—Muy bien, entonces —dijo Sakura. —Supongo que debería decirle.

Sakura comenzó a limpiar toda la comida de su hija del rostro y manos… y cabello. Todavía no podía creer que estaba embarazada. Sólo tener a Yuuki ya era un milagro, pero dos hijos realmente la sorprendieron.

Aun así, estuvo feliz y esa noche pareció que Yuuki había estado en lo cierto también—Sasuke estuvo emocionado con la noticia.

.

.

.

Sanosuke Uchiha no nació a mitad de un desastre natural o algo del estilo. Su nacimiento había sido relativamente sencillo. Sakura entró en labor, se registró en el hospital y salió un día después con su nueva alegría.

Cuando le había dicho a Sasuke que sería un chico esa vez, Sakura supo que él estuvo feliz de saber que el apellido Uchiha se mantendría, pero no pudo evitar notar que él había dejado pasar por alto un pequeño detalle: Su cabello.

Ahora, mientras sostenía a su hijo en sus brazos, era imposible no notarlo. Encima de su cabeza había una abundante corriente de mechones rosas y el miedo de Sakura apareció. Aun así, tenía que admitir que lo encontraba bastante adorable ahora, pero sabía que una vez que él creciera sería la causa de… problemas.

Sasuke había fruncido el entrecejo ante los desafortunados genes que su hijo había heredado, pero aparte de eso se había abstenido de decir algo.

Esto sólo hizo a Sakura curiosa.

Cuando estuvieron acostados en la cama, ambos bebés dormidos, Sakura investigó, —Se ve como tú.

Sasuke sonrió socarrón. —Sí, siempre me pregunté cómo me vería con cabello rosa.

Sakura lo fulminó juguetonamente. —¿Bueno? Pienso que le queda bien.

—Lo va a odiar cuando crezca —murmuró Sasuke.

Sakura sintió un pequeño dolor en su corazón por su hijo. Sasuke tenía razón, esto sólo sería la causa de problemas para él…

Sasuke la acercó a él y le besó la frente. —Estoy jugando, Sakura. Estará bien.

—¡Oh, vamos Sasuke, rosa! ¡Es un niño!

—Es un Uchiha —dijo Sasuke y de alguna manera, Sakura no tuvo idea cómo, todo estuvo instantáneamente bien.

.

.

.

Seis años habían pasado desde que Sano había nacido y Otokagure oficialmente se había convertido en una de la grandes aldeas shinobi. Sasuke había sido bautizado con el título de Takage, para su desagrado porque tuvo que asistir a la ceremonia y fue un gran jaleo que hubiera preferido evitar.

Sakura lo obligó a asistir.

Fue también cuando Sakura se enteró que tendría su tercer bebé, una niña. No le dijo a Sasuke hasta que tuvo tres meses de embarazo. Él masculló algo de tener finalmente las cosas de bebé en el ático y tener que sacarlas, pero la besó y le sonrió de todas maneras.

Sakura todavía apuntó visitar Konoha cuando pudiera—siempre haciendo que Sasuke y los niños fueran con ella. Yuki y Sano instantáneamente se habían hecho amigos del hijo de Naruto, Minoru.

Sakura pudo haber jurado que su hija tuvo un ligero rubor en sus mejillas siempre que ellos estaban juntos. Sasuke no fue el hombre más feliz cuando mencionó su pequeña observación, diciendo que absolutamente de ninguna manera su hija crecería siendo una Uzumaki.

Esto enfureció a Sakura más de lo pensó cuando arremetió con, —Y si ellos se aman, Sasuke, ¿te interpondrías entre ellos por una razón insignificante como esa?

Sasuke la fulminó antes de que su rostro se suavizara y suspirara.

Fue en ese momento, en ese mismo instante, que Sakura supo que todo estaría bien. Continuaría viendo a sus hijos crecer junto con Sasuke y nada interrumpiría eso. Lo podía sentir dentro de ella, podía creerlo con cada fibra de su ser porque por primera vez, Uchiha Sasuke pareció comprender verdaderamente lo que significaba amar y no estaba corriendo de ello, no lo estaba negando, no estaba luchado.

Su corazón en verdad estaba curado.

—Hallelujah —susurró Sakura cuando apagó la luz del cuarto y se acurrucó a su lado.

.

.

.

FIN (:

¡Un placer traducir este fic para todas ustedes! ^^

Se les agradece que lean nota. Por favor. (:


.

This is it.

No más OBHHH. Sniff, sniff.

Huh... se suponía que subiría el domingo, pero por un problema con el Internet, no pude. Y no quise esperar hasta mañana para subir el final. Love me? Hate me?

Espero que hayan comprendido porqué el epílogo se llamó ecos.

Yup, 45 capítulos. No muchos, no pocos. Espero que les haya gustado esta historia tanto como a mí.

¡Les agradezco de todo corazón su apoyo!

Un agradecimiento especial a todas las personitas que leen esta historia. ¡Gracias por la confianza!

Y por supuesto, no hay que olvidarnos: Un agradecimiento especial a Unicorn Paige por dejarme traducir esta magnífica historia!

Eso sí, todavía no desapareceré. Me seguirán viendo y espero que puedan visitar las otras traducciones. ¡Yup!

¡Espero seguir viéndolas a todas! (;

.

Hep, tengo una petición y espero que no esté pidiendo demasiado. ¿Creen que cada una de las que lea este epílogo me pueda dejar su opinión?

Sería algo muy especial. Lo apreciaría mucho.

Tengo esta necesidad de despedirme de la historia y de las lectoras de esta historia. (;

A los anónimos: De una vez les agradezco de todo corazón porque ya no habrá una siguiente vez para contestarles. Favor de dejar nombre. Lo apreciaría mucho.

.

Prioridad: Incomplete, OFU, Bad Behavior. Ese orden.

Actualizaciones: Miércoles (principalmente) y sábado/domingo (casi seguro).

Anónimos: Favor de dejar nombre. Lo apreciaría mucho, así sé quién es quién.

.

¡Manga's time!

Err... Más que manga se trata de la película Road to Ninja. Kishimoto ha estado dando entrevistas y ha hablado un poco de ciertos personajes.

Aquí pueden verlo: www. likenaruto. com (página en inglés)

Si tienen problemas con el inglés, con gusto las ayudo. Estoy a un PM de distancia y normalmente respondo dentro de las 24 hrs o menos.

.

Muchas gracias a todas por sus RR. Y a las que me ponen en alertas y favoritos. ¡Todas son unos chocolates! 8D

.

En fin, ¿Alguien quiere las últimas galletas y sasupeluches?

Edición especial (no podía faltar una última vez): Sasusakupeluches de OBHHH. Y uff, el paquete está todo hermoso. Haha. Yup.

.

Sasuke-glamour out!

Finished: 11.00 PM ~17/Julio/2012