Disclaimer: Los personajes son de Stephenie, no son de mi propiedad. La trama es mía (:

Summary: AU/Primer día de clases de Nessie. —Papi, quédate conmigo, ¿Si? —Lo siento, nena. Vendré luego. Lo prometo / Edward&Nessie.

Nota: Un regalito para Flippy Skitty Black. ¡Espero que te guste, mi Jane! Lo hice con mucho cariño (: Te quiero mucho!


Edward POV

Lunes, 09:07 a.m

— Nessie, llegaremos atrasados —suspiré, tocando la puerta por décima vez

— No quiero ir, papi —susurró.

Volví a suspirar

— Hija, todo estará bien, lo prometo. Ya vámonos, por favor. Tu madre se enojará conmigo si…

La puerta se abrió. Nessie tenía su nariz colorada; había estado llorando.

Le sonreí para infundirle valor y la tomé en mis brazos

— Mi pequeña —besé su frente y ella sonrió para mí—. No llores, ¿Si? Todo estará bien, ya verás que te gustará. Y luego no te querrás venir

— ¿Me dejarás allí? —preguntó, aterrorizada.

Me reí

— Jamás, mi vida. No podría vivir sin tenerte a mi lado, junto a tu mami. Iré a por ti cuando las clases terminen

Sus ojitos estaban apagados

— Harás amigos, Ness. Te encantará —ella suspiró y miró el piso—. Vamos, nena. Ánimo, por tu papi, ¿Si?

Inhaló aire.

— ¿Y si nadie quiere ser mi amigo? —dijo con su voz apagada.

Puse los ojos en blanco

— Entonces iré a por ti. Ya sabes que sólo tienes que llamarme —le entregué su móvil y volvió a suspirar. —Por favor, hija. Nadie puede aguantarse a tus encantos, harás amigos de inmediato

Escondió su cara en mi cuello

— No haré amigos, papi. Tengo miedo —admitió.

Besé su cabecita

— Harás muchos amigos, bebé. Enserio —le sonreí y ella sonrió también—. Así me gusta verte

Bajamos las escaleras. La bajé de mis brazos en el primer piso para que pudiera despedirse de sus abuelos y de Bella.

— Adiós, nena. Pórtate bien, ¿Si? Nos vemos en la tarde —Esme la tomó en sus brazos y besó su frente. Carlisle la tomó de brazos de Esme y la dio vueltas.

— Adiós, mi pequeñita —Nessie rió y Carlisle la dejó en el piso. Corrió hasta Bella y ella la abrazó.

— Nos vemos en la tarde, bebé. Iremos a por ti con tu papi —le prometió, entregándole su mochila. —Cuídate y se buena.

Ella asintió y le sonrió. Bella besó su cabello y Ness corrió hasta mí

— ¿Lista?

Negó con la cabeza

— Vamos —suspiró. Bella y yo reímos.

Abrí la puerta y ella salió. Salí detrás de ella y tomé su manita, encaminándola al Volvo. La subí en el asiento de copiloto—no aceptaba irse detrás, le importaba poco que la policía pudiese detenerme por llevarla adelante— y abroché su cinturón de seguridad antes de cerrar la puerta. Corrí a velocidad vampírica hasta el otro lado y me subí. Teníamos quince minutos para llegar.

Puse el coche en marcha.

— ¿Me prometes que estarás allí, esperándome con mami? —preguntó.

Le sonreí

— Claro que si, bebé. Lo prometo.

— ¿Qué pasa si las tías son malas conmigo?

Gruñí

— Iremos con tu mami a hablar con ellas, y te sacaremos de allí

— ¿De verdad?

— De verdad. Pero no puedes portarte mal sólo para que te saquen de allí.

Su rostro decayó un poco

— Yo no quiero estar ahí —susurró. Iba a largarse a llorar— Papi, quédate conmigo, ¿Si?

El semáforo toco rojo y me volteé a mirarla.

— Lo siento, nena. Vendré luego. Lo prometo —sonreí, y al ver que su expresión no mejoraba, agregué: —Estará todo bien, hija. Ya verás que te gustará y harás amigos. —suspiré, derrotado por lo que iba a hacer— Si quieres…Si quieres luego de que salgas, te llevo con el perr… Con Jacob

Nessie me miró maravillada

— ¿Enserio?

Cerré los ojos con fuerza y los abrí luego para poner el coche en marcha. Me apreté el puente de la nariz con el pulgar y el índice

— Enserio

Nessie aplaudió, feliz.

Estacioné afuera del jardín y me bajé del coche. Caminé lentamente hasta el lado de copiloto y bajé a Nessie

Prepárense, tías feas. Nessie llegará a poner orden, pensó

— Renesmee —advertí en tono severo —, no quiero enterarme de que hayas hecho cosas malas, o me enfadaré contigo.

Hizo un puchero

— Lo siento, papi. Prometo portarme bien

Alcé las cejas. Puso los ojos en blanco

Una pequeña corrió hasta nosotros. Su cabello era negro y era delgada. Me recordó a Alice

— ¡Hola, soy Mary! —me reí internamente por la coincidencia— ¿Quieres jugar conmigo? Yo también soy nueva aquí, y la verdad es que los chicos son… raros.

Nessie me sonrió

¡Quiere ser mi amiga, papi!, pensó. Le sonreí devuelta

— Iré enseguida —prometió. La pequeña Mary sonrió y volteó, corriendo devuelta al jardín

Me acuclillé a su altura

— Okey, recuerda que no debes morder a nadie, Ness. Por más bien que huela, ellos no se curan como Jacob. Pórtate bien, y no reveles nuestro secreto.

Asintió

— ¿Vendrás por mí? —pregunto, otra vez

Besé su cabeza

— Vendré por ti. Son sólo tres horitas, mi vida. Estaré aquí antes de que suene el timbre.

Sonrió

— Te quiero mucho, papi. Gracias

La abracé. Dios, si pudiera llorar, no podría parar de hacerlo…

— Yo también te quiero, Nessie. Cuídate mucho, pórtate bien, y nos vemos a la tarde. Recuerda todo lo que te dije

Asintió

— Adiós, bebé.

—Adiós, papi

Renesmee corrió en dirección a su nueva amiguita. De repente, se volteó a mí

¿Puedo llevarla luego a la casa? Jake entenderá, y podré visitarlo mas tarde.

Le sonreí y asentí. Sonrió y volteó hacia su amiga.

Suspiré y caminé hasta el Volvo.


Lunes, 11:59 a.m

Detuve el coche frente al jardín y me baje, junto a Bella, en busca de Nessie.

El timbre sonó, indicando el término de hora de clases… por hoy

Luego de dos minutos contados, Nessie salió con su amiga riendo. Apenas nos vio, corrió hasta nosotros

— ¡Mami, papi! —chilló, lanzándose a nuestros brazos.

Nos abrazó con fuerza—demasiada, diría yo— y luego nos soltó

— ¿Cómo la pasaste, bebé? —preguntó Bella con voz maternal

Ella sonrió

— ¡Muy bien, mami! ¡Hice muchos amigos! ¿Mary puede ir a la casa con nosotros? Quiero jugar con ella

Bella me miró

¿No será peligroso?

Negué con la cabeza

EsmeyCarlisleestáninformadosdeesto; selosdijecuandolleguéyaceptarongustosos. —murmuré de forma rápida y atropellada, pero sabía que Bella entendería

Ella asintió

— Claro, cariño. Sería estupendo. ¿Vamos?

Mi pequeña asintió

— ¡Mary, vámonos!

La pequeña corrió hasta nosotros

— Hola, mamá y papá de Ness —saludó, sonriente. Bella rió

— Hola, cariño.

Yo le sonreí

— ¿Me permiten sus mochilas, señoritas? —pregunté, tendiendo mis manos hacia ellas

Ambas rieron y se quitaron sus bolsos, tendiéndomelos. Los tomé y caminamos hacia el Volvo

— Mami, Mary, ¿Puedo hablar con mi papi? Iremos enseguida —pidió Ness

Ambas asintieron y caminaron hasta el coche

— ¿Qué sucede, bebé? —me acuclillé a su lado y la observé. Ella me abrazó

— Gracias, papi. Eres el mejor papá del mundo.

Sonreí. Que tu hija te considere el mejor papá del mundo, es fabuloso.

— No hay de qué, pequeña. Lo haría una y mil veces más

Me soltó y me sonrió. Cambié las mochilas, tomándolas con una sola mano, para tomar la manita de mi hija.

Probablemente, no soportaré la idea de tener a mi hija alejada por un jardín. Probablemente… la saque y contrate profesores particulares.


FIN


Cuando se me ocurrió la idea de escribir esto, lo comencé de inmediato. Es un regalito para mi Jane, mejor conocida como Flippy Skitty Black. Ojalá que te guste :D Lo hice con muchito cariño.

¿Un RR?

Besos & Bites!

;Adios!