Quiero dejar claro que estos personajes le pertenecen a S.M,

Amor por Obligación

-Bellaa! Isabella baja aquí ahora mismo!- Gritaba la voz de mi madre Renne, sabia que tenia que despertar para ir al colegio, pero estaba en realidad muy cansada.

Hola, mi nombre es Isabella Swan, tengo 14 años aunque estoy apunto de cumplir los 15 (dentro de 4 meses) si lose mucho tiempo, pero para mi no es nada.

Por una extraña razón estoy obsesionada con eso de la edad, aunque en realidad eso no importa. Molesta por que no era sábado si no viernes y tenia que levantarme para la escuela, a mi me gustaba veces, pero días como este, ni lo soportaba!

Me levante de mi cama y fui directo al baño, me di un baño lo mas rápido que puedo, sabia que iba tarde al colegio, me lave los dientes, Salí del baño y me vestí rápidamente. Tome mi mochila y baje, abajo mi mama tenia el desayuno preparado.

-Por fin despertaste, tu padre ya se ha ido al trabajo- Me quede mirando a mi mama, casi nunca era así, ella era mas relajada estaba un poco loca, me reí de mi propio pensamiento, pero en realidad sabia que mama esta nerviosa por algo y no sabia por que.

-Mama te pasa algo?-Le pregunte un poco preocupada, aunque sabia que mi mama era un poco exagerada.

-No cariño- Se me quedo mirando un momento y después, se sentó de golpe al frente mío.

-La verdad bella es que si, estoy preocupada, tu padre esta en peligro de perder su empleo- La verdad que no me sorprendía, ya que el jefe de mi papa era el ser mas egocéntrico, malvado de este mundo, y apenas tenia unos que 24?, si algo asi, Se llama Edward Cullen, es el heredero de unas de las fortunas y empresas mas grandes del mundo "The Cullen's Corporation"

-Tranquila mama todo estará bien- Le dije mientras sonería y le daba una mano. Ella también me sonrió.

-Si lo se, a propósito, el jefe de tu padre el dará una fiesta mañana en la noche para los empleados y su familia, tenemos que asistir- NO odiaba ese tipo de fiestas pura hipocresía, la verdad en algún lado de mi cabeza prefería que mi papa perdiera su trabajo, NO Isabella, no seas egoísta!

-Pero mama yo no tengo vestidos, ni nada además no me gustan ese tipo de fiesta-Dije decidida.

-Lo se bella, pero tenemos que ir a apoyar a tu padre-

-No mama no voy a ir- La verdad es que yo nunca era así tan caprichosa, pero igual sabia que terminaría hiendo, pero no sin luchar!

-Vamos Isabella, mas tarde iremos por un vestido- Dijo decidida

-Pero-

-Pero nada Isabella Swan piensa en tu padre, Ya vamos anda al colegio- Y se levanto del asiento.

Me levante molesta no me gustaba que me obligaran hacer algo!, me molestaba de sobremanera. Me levante y me dirigí a mi escuela, solo era como 5 cuadras de mi casa, no me molestaba caminar. En el camino iba pensando como seria mi vestido, si yo era tan torpe me caería si mama me obligara a usar tacones.

Llegue al colegio antes de darme cuenta, y a apenas al entrar me conseguí otra cosa que me molestaba, Mike, un chico de mi clase que no dejaba de insistir en que saliera con el, era guapo y muchas chicas estaban locas por el, y muchas eran chicas hermosas, no se que veía el en mi, si yo era tan normal, no me consideraba fea, solo normal, mi cabello caía en ondas por mi espalda, era de un color castaño rojizo, mi piel era blanca en extremo, y mis ojos eran cafés intenso, y mi figura era normal, según yo, no estaba ni muy flaca ni muy gorda, era normal

-Hola bella, como estas?- Pregunto Mike.

-Hola muy bien Mike gracias y tu?-Aunque el me cayera mal no dejaría de ser cortes, nunca con absolutamente nadie.

-Ahora mejor, por que llegaste- Ese tipo de comentario hacia que me pusiera como un tomate pero como ya estaba tan acostumbrada, no sucedió nada

-Gracias Mike, bueno chao me voy a clases-Di media vuelta, pero el me seguía

-Bella te acompaño, acuérdate que estamos en los mismos salones.-

-Si lo se, vamos-dije dando un suspiro.

Las clases se pasaron, volando talvez por que sabia que después de aquí tendría que ir con mi madre a comprar el entupido vestido. Camine hasta mi casa.

-Bella menos mal que ya llegaste te estaba esperando, vamos ya a comprar el vestido-Dijo con alegría, sabia que estaba emocionada por que me pondría un vestido y ella podría escogerlo.

-Si , vamos- dije suspirando

Caminamos hasta la parada del autobús, tomamos uno que nos dejo exactamente al frente del Centro comercial, camine junto a mi mama por un rato viendo vitrinas, la verdad es que nada me gustaba,

-Vamos bella-Decía mi mama- No se por que estas así, si no es formal, puedes ir con un vestido corto o como tu quieras.

Si fuera como yo quisiera iría con mis jeans y mis converse, pero mejor no dije nada, solo asentí, y seguí buscando. Hasta que lo vi un hermoso vestido color azul, se veía muy corto, pero eso no me importaba por que lo precioso del vestido opacaba eso, y además si no compraba este no compraría nada mas.

-Mama, me gusta ese dije señalándolo- sabia que a mi madre no le importaría que fuera corto, según ella yo era hermosa y tenia que mostrar lo mió.

-Ohh bella por fin, si me gusta es bonito, corto, no muy formal, es perfecto.-Dijo entrando a la tienda.

Nos recibió una chica muy común aquí con el cabello pintado de amarillo, toda operdad y muy maquillada.

-Buenas tardes puedo ayudarlas-

-Si me gustaría que mi hija se probara ese vestido azul que esta en la vitrina

Vi como se fijaba en mi y en su cara se formaba una sonrisa burlona.

-Claro ya se lo traigo- Dijo y se marcho riéndose.

Cuando regreso mi mama me obligo a probarme el vestido, me metí al probador y cuando por fin tenia puesto el vestido, vi que en realidad me quedaba muy bien me gustaba como me veía por primara vez , como 5 dedos debajo de mis glúteos, eso en realidad era lo único que no me gustaba, pero en estos momentos no me importaba.

El vestido era un azul oscuro, de tiras muy finas casi parecía un hilo, tenia una gruesa correa que iba debajo de mis senos, y en centro de la correa había un dije ni tan grande ni tan pequeño.

Vi como la chica de la tienda me miraba asombrada, supuse que no esperaba que me viera tan bien.

-Ohh bella cariño, te ves hermosa, este es el vestido- dijo mi madre gritando

Me metí al vestidor un poco avergonzada por los gritos de mi mama, me saque el vestido, me coloque mi ropa y salí, mi mama pago el vestido, y salimos de la tienda, en el camino de regreso a casa mi mama hablaba de cómo debería llevar mi cabello, sobre los zapatos, yo lo único que hacia era asentir, iba pensando como seria esa fiesta.