HOLAAAA MI QUERIDO PUBLICOO !

Siii, por fin pude terminar la contiii, y ya se las subooo !

y lo se, se merecen una enorme DISCULPAAA por mi parte :( Tarde tanto en subir la conti, meses, que de verdad siento que defraude a muchos de uds, y tmb a mi misma. Jamas pense que tardaría tanto en una conti, de hecho les dije que trataria de no tardar mas de un mes, pero no pude cumplir con mi palabra, y me siento de verdad muy frustrada por eso. Les pido de verdad perdonn por semejante espera, y tan solo por un capi, pero de verdad que no tengo tiempo :(

Nunca pense que la facu pudiera absorberme tanto tiempo, pero lo hace, y no se asustennn! eso no kiere decir que a todos les sucedera igual que a mi en la facu, pero yo no soy para nada buena en los estudios, y debo esforzarme el triple que todos para lograr una buena nota, y aun asi, no me esta yendo bien :8 y eso me frustra todavia mas ! Y cuando me frustro en la facu, me frustro en todo, y cada vez que intentaba escrbir el capi no me gustaba lo que ponia, porque me daba cuenta de que escribia sin sentirlo, y la verdad que subir algo que no me gusta no es opcion. Todo lo que yo subo, cada capi que escribo, yo lo siento, no se si me estare explicando bien, pero si yo no "siento" el capi, siento que me queda cualkier cosa :S

Bueno pero pues se que nada recompensara mi tardanza, y esta vez no puedo prometer nada en cuanto a la siguiente conti, pero solo puedo decir que en dos mese entro en vacacionesss ! asi que hay si podre actualizarme con TODOOOO, pues quiero ya terminar de subirles los capis de Nuestro destino o nuestro amor? Quiero concentrarme mas en esta historia, y quiero subir mi tercer historiaaa! que en realidad aun no tengo decidido de que se tratara, pues tengo dos ideas totalmente diferentes en mi cabeza, dos historias que no se cual subir primero jeje, pero llegado el momento les cometare de que se tratan ambas y les hare elegir cual quieren que empieze primero :O

Pero bueno, como siempre: MUCHISIMAS GRACIAS POR TODOS SUS reviews ! De verdad lo valor muchoo :)

Y pues espero que este capi les guste, y ya lo dije hace mucho, pero nos acercamos al lemon jojojo

Espero todos estennn super biennn! y disfruten la vida amigossss ! no sigan mi ejemploo jajaja

Nos leeremos en la contii genteee !

besotessssss :D

... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...

Capitulo 31: consecuencias

¿Que haría con ella?

Sus ojos negros no dejaban de observar a aquella pelirrosa que se paseaba frente a sus ojos, pelirrosa que no tenía idea que él la observaba desde...desde allí. Las ventanas de su cuarto tenían una espléndida vista del horizonte, que en ese momento mostraba un paisaje espectacular, con un cielo azul puro, y con los arboles en su mejor momento del año, mostrando un verde cegador y formando una pequeña línea de división con el cielo a lo lejos, las ventanas también le permitían la visión de su establo, y con ello la visión de Sakura, que en esos momentos no hacía mas que distraerse con los caballos, los cuales estaban sueltos, cosa que él se suponía no tenía permitido, pero mierda que si los había soltado ella no importaba.

Ya había pasado un día desde que discutieron, y ni él ni ella parecían dispuestos a ceder, pero ¡mierda! ¿como se suponía que él debía ceder en un tema tan importante como ese? No, definitivamente él no cedería, no lo haría, claro que no, porque...porque...

-Sakura... -suspiró su nombre, otra vez-

Y su mano volvió a sus cabellos mientras que sus ojos no se despegaban de los de ella. Sakura llevaba el uniforme de la casa otra vez, y él entendía aquello. Ese día y la mitad del anterior, la ojijade no había aparecido por su despacho, aun cuando su obligación era hacerlo, pues ella trabaja con él, para él, pero al parecer Sakura ya no lo consideraba así, pues se había puesto el uniforme y había realizado las tareas que realizaba antes de trabajar con él, y aquello logro cabrearlo, pero no dijo absolutamente nada.

De un momento a otro era ella quien parecía llevar las riendas de todo eso, y él no debería dejar que fuera así pero...¿que podía hacer? No podía siquiera despegar los ojos de ella en ese momento, embelesado por su belleza, por su delicadeza y naturalidad. Dios, era tan difícil pensar cualquier cosa cuando tenía a Sakura frente a sus ojos, y era algo molesto debía aceptar, pero también debía aceptar que era algo difícil de evitar, muy, muy difícil.

-señor Sasuke -la llamada a su puerta lo hizo reaccionar- señor Sasuke.

-¿que pasa Tayuya?

-Sai ya esta listo, señor -avisó la pelirroja-

-bien -asintió al tiempo que echaba una última mirada a Sakura-

Después de eso tomo su saco y salió de su cuarto. Era la segunda reunión que tenía en ese día, y la verdad es que se sentía cansado, cansado de tener que lidiar con todo los negocios en ausencia de su padre, cansado cuando tenía cosas más importantes que hacer, o en las cuales pensar.

-¿quiero algo de tomar antes de irse, señor? -cuestionó la misma pelirroja que bajaba las escaleras junto a él-

-no -masculló sin desviar su mirada-

Y sin decir más y por fin dejando de ser seguido por aquella pelirroja, salió de la casa, lo hizo justo en el momento en que Sakura entraba. Se paró en seco en su lugar, y ella también lo hizo, con solo centímetros de distancia entre ellos.

-b-bueno días joven Sasuke -saludó la pelirrosa de manera respetuosa-

Y él pudo ver lo apagado que se veían sus ojos jade, y aquello le produjo una desagradable inquietud en su pecho. Frunció el ceño molesto, y aunque quiso decir mas de una cosa, se limitó a desviar la mirada y a pasar de largo, sin siquiera desperdiciar más de su valioso tiempo con ella, porque por dios, Sakura era solo una mujer, solo eso, y a él comenzaba a fastidiarlo de sobremanera el hecho de estar pendiente de ella todo el tiempo, absolutamente todo el tiempo, cuando ella solo estaba pendiente de Mikoto, de aquella maldita mujer.

Continuó su camino como si nada, y una vez arriba del carruaje suspiró irritado ¿Cuanto tiempo se suponía que iba a durar todo eso? ¿Cuanto tiempo más iba a tener que soportar aquella presión? Las preguntas inundaron su mente, y cada una de ellas lo exasperó y desesperó, porque de verdad que deseaba que todo ello terminará, deseaba que Sakura se olvidara del estúpido asunto de su madre, así podrían volver a... ¿estar juntos?

Y si eso sucedía entonces ¿que? ¿que iba a pasar a partir de ese momento? Probablemente todo volvería a ser como antes, pero él sabía que eso no podía continuar así, y realmente, una parte de sí no quería que eso continuara así. Su vida había sido tranquila, y era la que a él le gustaba. Tenía dinero, tenía una prometida, tenía a su padre, y... y simplemente tenía todo lo que consideraba necesario, pero entonces había llegado Sakura, y él se sorprendió al darse cuenta, recién en ese momento, como había cambiado su vida con su presencia. Seguía teniendo dinero, sí, pero ya no tenía una prometida, y las cosas con su padre nunca habían estado tan tensas como lo estaban en ese momento, además, también estaba el hecho de que aunque él no quisiera prestar demasiado atención a ello, aun así era imposible no notarlo, y eso era que cada día pensaba mas seguido, unas dos o tres veces, en su madre. Antes no lo hacía, antes ni siquiera pensaba en ella en días, o semanas, pero ahora era imposible no pensar en el hecho de que tenía una madre, enferma y probablemente igual de maldita que siempre, pero era consciente que la tenía, y aquello lo fastidiaba de sobremanera.

Y le fastidiaba aun más, saber el desencadenante de todos aquellos acontencimientos: Sakura ¿Como esa pelirosa podía provocar semejantes cosas? Sin lugar a dudas todo eso era molesto, mas que molesto, y la impaciencia, y los nervios de su interior eran cada vez mas insoportables. Un nuevo suspiro escapó de sus labios. Si Sakura no hubiera aparecido en su vida, nada de todo eso hubiera sucedido, y él no se sentiría como se sentía en esos momentos. Entonces, era allí donde venía la pregunta que tan intraquilo lo tenía...

¿Que debía hacer con ella?

Cerró los ojos, y apretó los puños con fuerza, definitivamente él no podía seguir sin una respuesta a ello.

... ... ...

Ya era bastante tarde, el sol comenzaba a ocultarse en el horizonte y Sakura sabía que debía volver, lo sabía pero no quería hacerlo, no aun. Volver a la casa Uchiha sería enfrentarse al joven Sasuke, y a Kasa, y ella no se sentía lista para ello, al menos no en ese momento.

Había visto partir al joven ese dia dos veces, y ella sabía la razón: ahora que el señor Fugaku no estaba, el joven debía encargarse de todo, y eso...eso era un respiro para ella. Después de la discusión que tuvieron el día anterior, el joven no le había dirigido la palabra ni una sola vez, y ella... ella tampoco lo había hecho, y no pensaba hacerlo. Había sido bastante clara con el joven Sasuke, le había pedido algo, se lo había pedido de verdad, y él ni siquiera le había dado importancia.

Ademas, si no era suficiente con la discusión con su patrón, ahora también estaba Kasa.

El corazón se le oprimió al pensar en aquella pelinegra, y la angustia y desesperación se apoderaron de su ser. Cerró los ojos por unos segundos, y suspiró de manera temblorosa. El día anterior Kasa había pedido su ayuda, el dia anterior ella había aceptado ayudarla, pero... ya no estaba segura de ello ¿Podía confiar realmente en su tía? Todos sus instintos decían que no, que no lo hiciera porque Kasa debía estar tramando algo, pero... pero era su tía, y aunque hasta el momento la misma no había hecho mas que cultivar malos sentimientos en su interior, tal vez no había tenido opción, tal vez y tal como ella le dijo, el señor Fugaku la había obligado a todo.

-é-él es un hombre rico y poderoso, y nosotras no somos nada en comparación con él... tu debes entender eso Sakura.

-soy consciente de eso tía -musitó lentamente, aun sintiendo la desagradable sensación de ser abrazada por Kasa-

Lentamente dio un paso hacia atrás, deshaciendo el contacto que había entre ellas, y su tía pareció comprender aquello. Bajó la mirada y Sakura permaneció en silencio, sin saber muy bien como continuar.

-¿con que te amenaza tía? -preguntó al ver que la pelinegra parecía dispuesta a no hablar-

-él dice que me meterá en la cárcel si yo llego a hablar, dice que puede hacerlo y... -dudó al tiempo que levantaba la mirada- y se que puede hacerlo.

-no puede encarcelarte tía -habló frunciendo levemente el ceño-

-no lo entiendes, aunque no fuera cierto es su palabra contra la mía, ¿a quien crees que escucharán?

-pero... -se interrumpió abruptamente- ¿aunque no fuera cierto? -repitió Sakura lentamente-

-oh Sakura, se que hice mal, muy, muy mal, pero creí que así podría largarme de aquí.

Sus ojos jade se abrieron y un leve aire removió sus cabellos. Su mano fue a los mismos en un intento por acomodarlos, pero los mismo eran demasiados rebeldes en ese momento, y finalmente ella se rindió en aquel intento. Se encontraba en medio de unas tiendas del pueblo, con las personas pasando a su alrededor cada segundo, sonriendo, discutiendo, hablando, jugando, y tan, tan ajenas a lo que ella le estaba pasando, que Sakura se sintió sola, realmente sola.

Apreto sus puños y continuó caminando de manera distraída, después de todo, ya había realizado las compras necesarias para la casa Uchiha, ahora solo debía retroceder el camino realizado, y volver a sus quehaceres, pero un poco de aire fresco para pensar no le haría mal. Su cuerpo continuó caminando, pero su mente ya se encontraba nuevamente en la charla que tuvo con Kasa el día anterior.

No, ella no podría hacer aquello que le pedía Kasa, simplemente sentía que no podría hacerlo.

-¿tu... tu intentaste robarle? -preguntó sorprendida-

-n-no, no intente, yo le robé, pero él me descubrió -musitó aun con los ojos cristalizados-

-¿p-por que lo hiciste?

-quería irme de aquí Sakura, quiero irme de aquí, pero no tengo plata, no tengo nada, y si me voy sé que terminaré en la nada -habló lentamente- se donde guarda, o guardaba, su dinero, no pensaba llevarme todo, solo algo para poder subsistir mientras conseguía otro trabajo, pero bien, bien lejos de aquí.

-no debiste hacerlo...-murmuró la pelirrosa apretando los puños-

-se que no debí, pero lo hice y él me descubrió, y ahora estoy en un aprieto.

-¿él... él te denunciará?

-¡no! dios quiera que no Sakura -exclamó nerviosa- pero lo hará si no le devuelvo su plata.

-¿¡que! -exclamó confundida- p-pero... ¿que hiciste con su dinero tía? Creí que él había evitado que tu te lo llevarás.

-oh, cuando él lo descubrió yo ya había gastado la plata en el alquiler de una casita lejos de aquí, yo... pagué el alquiler por adelantado, yo pagué un pasaje para ir a Teyo, y pague a un muchacho para que me arreglara todo...

-¿Teyo? -dijo despacito- eso es... lejos.

-lejos de él, lejos de aquí, pero como ves, nada funcionó, y ahora él... él me exige que le devuelva su dinero, y yo no puedo hacer eso Sakura ¿de donde sacaré todo el dinero?

Kasa había hecho mal, Kasa había hecho muy mal, y mientras más lo pensaba, mas cuenta se daba de que ella realmente no podía ayudarla. Kasa le había robado al señor Fugaku, el señor Fugaku la tenía amenazada, pero eso... eso no justificaba todo lo que su tía había hecho. No quería engañarse a ella misma, pero era difícil hacerlo, era difícil cuando su tía parecía la única dispuesta a ayudarla a ayudar a la señora Mikoto, aunque claro que Sakura sabía que no era por la señora en sí, Kasa simplemente pensaba en ella, de eso no había duda.

La pelirrosa recordó las veces que Kasa la había tratado mal, no solo en esa casa, si no también antes... Kasa nunca la había querido, eso ella lo sabía, la pelinegra se lo había demostrado de mil maneras, pero aquello no era lo importante, lo importante allí era que Kasa había hecho sufrir a la señora Mikoto, obligada o no, aquello... aquello no tenía justificación. Sakura jamás habría hecho algo así, jamás.

-S-Sakura por favor, ayudame -súplico Kasa tomando su mano entre las suyas-

-Kasa... yo, sí... -balbuceó Sakura confundida- ¿que es...? ¿como puedo ayudarte?

Sus ojos jade vieron como Kasa sonreía levemente, y aquello le produjo una desagradable sensación.

-yo... -comenzó de manera dudosa- yo n-necesito recuperar ese dinero, es la única manera que el señor Fugaku me... me deje en paz -finalizó m¡rando hacia abajo-

Sakura permaneció en silencio unos buenos segundos, tratando de asimilar lo que Kasa le había dicho, tratando de entender a donde quería llegar.

-no entiendo... -soltó la ojijade por fin- ¿que...?

-se que... se que el señor Sasuke te tiene mucha confianza... -interrumpió bruscamente-

-¿que?

-todos... todos lo saben, y eso es algo que molesta mucho al señor Fugaku, pero eso...

-el joven Sasuke no... -comenzó Sakura, más se interrumpió a media frase-

¿El joven Sasuke le tenía mucha confianza? ¿De verdad le tenía confianza?

-sabes que es como lo digo Sakura -musitó Kasa pasando una mano por sus ojos-

Y aunque Sakura por alguna razón quiso negarlo, aun así no lo hizo, porque lo que Kasa decía era cierto.

-¿que es lo que quieres Kasa? -preguntó lentamente-

Los ojos negros de su tía se posaron en ella con fuerza.

-quiero que le pidas dinero -sentenció lentamente-

De repente, su cuerpo choco con algo, o alguien, y sus pensamientos se disolvieron en un dos por tres. Parpadeo desconcertada, intentado recordar en donde se encontraba, y entonces sus ojos distinguieron a una pelirrubia delante de ella. Una pelirrubia con la que había chocado.

-s-señorita Ino -musitó sorprendida-

Y los ojos celestes de la pelirruba se posaron en ella con rapidez, primero con sorpresa, después con... ¿con tristeza?, y finalmente con total y absoluta furia, y aquello hizo que Sakura retrocediera un paso desconcertada y confundida.

-tu... -exclamó Ino con la voz temblorosa-

-¿señorita...?

Y antes de que Sakura pudiera continuar hablando, e incluso antes de que pudiera reaccionar, la palma de la ojiceleste se estrelló contra su mejilla. Lo hizo con tanta fuerza que produjo un fuerte ruido, y su rostro giro a un costado.

-¿¡como pudiste!

Ambas manos de la pelirrosa fueron a su mejilla de manera rápida ante el golpe de la chica, y su cuerpo retrocedió varios pasos de manera torpe.

-¿p-por que...? -balbuceó Sakura con la voz temblorosa-

La pelirrubia la observó un buen par de segundos sin decir nada, mientras que alrededor de ambas, algunos curiosos comenzaban a observar el espectáculo. Y mientras Ino fruncía cada vez mas el ceño, Sakura no hacía mas que observarla desconcertada, confundida, y...

-creí que eras diferente a las demás, pero debí imaginarme que las de tu clase solos saben hacer una cosa bien -exclamó Ino furiosa- no puedo... -se interrumpió con los ojos cristalizados- no puedo creer como no me di cuenta antes, pero yo... yo realmente pensé que eras diferente.

Sakura abrió los ojos sorprendida, aun sintiendo la mejillas caliente, y sintiendo también como el corazón le galopaba con fuerza en el pecho ¿Que estaba pasado allí?

-dios, si incluso hice que nos acompañaras a nuestras salidas -farfulló la rubia aun con la voz temblorosa- debí darme cuenta, debí darme cuenta, si tu siempre estabas a su alrededor, incluso peor que las demás.

Los labios de la pelirrosa se abrieron para decir algo, para preguntar a que se debía todo eso, pero nada salió de los mismos, pues la sorpresa aun la inundaba.

-¿no tienes verguenza Sakura? -pregunto completamente exaltada- dime ¿desde cuando? ¿desde cuando estas con Sasuke?

Y entonces Sakura comprendió, aterrada, comprendió de lo que hablaba Ino, y no pudo evitar que un jadeo escapara de sus labios al oírla.

-él era mi prometido, mi prometido -masculló con la vos temblorosa- pero tu... tu no tuviste ningún reparo en estar con él ¿cierto?

-n-no... -jadeó al tiempo que negaba con la cabeza-

Se estremecio al sentir nuevamente los labios de su patron sobre los de ella. Se habia alejado de él cuando sintio como la lengua calida y humeda de él se adentraba en el interior de su boca, aquella sensacion la asusto, pero ahora al tener nuevamente sus labios sobre los de ella sus ideas comenzaban a dispersarse. Sintio como la besaba nuevamente de manera suave, solo moviendo los labios y acariciando su mejilla con los dedos. Su mano izquierda dejo de apretar la camisa de su patron para apoyar en su totalidad la palma contra el pecho de él y entonces se deslizo timidamente hasta el inicio del cuello del mismo.

-no, y-yo no...-continuó negando, aun... aun cuando sabía que lo que la rubia decía era cierto-

-¿quieres que te bese Sakura? -cuestionó con aquella media sonrisa que lo hacía ver demasiado lindo-

-s-sí -asintió sin pensarlo, guiada solo por sus sentimientos-

Él volvió a acercarse a ella, a su rostro, pero lo único que hizo fue sonreír.

-hazlo tu -murmuró sin dejar de guiarla en sus movimientos- hazlo, como lo hiciste esta mañana -añadió tan cerca de su rostro que ella no pudo evitar estremecerse-

Dios, ¿como había podido hacer eso?

Fue un golpe terriblemente fuerte darse cuenta de ello, de lo que realmente había estado haciendo. Una inspiración temblorosa salió de sus labios, la señorita Ino tenía razon, ella tenía razón. Había estado con el joven Sasuke aun siendo consiente de que él estaba comprometido con Ino. Se había dejado besar por él, lo había besado ella, había dejado que... que la tocara, que la acariciara, y todo eso sabiendo que estaba comprometido con ella, con aquella pelirrubia que tenía delante, con aquella pelirrubia que tan bien la había tratado.

-¿piensas negarlo? -pregunto Ino en todo elevado-

¿Como pudo hacerlo? ¿Como pudo hacer aquello?

-t-te acostabas con él, y aun así te atrevías a...

-¡no! -esta vez la voz le salió fuerte- ¡no, yo no...! -se interrumpió nerviosa- yo no... -las palabras se atragantaban en su garganta-

Ella nunca se había acostado con el joven Sasuke.

-¿¡tu no que!

-yo no... yo nunca estuve... ¡yo no me acosté c-con el joven S-Sasuke! -soltó por fin-

-¿¡y crees que yo te creeré! -exclamó la ojiceleste- ¿tan estúpida crees que soy?

-s-señorita Ino, yo no...

-y la noche anterior la pasaste bien con él ¿c-cierto? -pregunto con la voz quebrada, y con las lágrimas resbalando por sus mejillas-

Sakura recién en ese momento se dio cuenta de que ella también estaba llorando. No era justo, aquello no era justo. Ella no había sido justa.

-e-el joven Sasuke y yo, n-no..-balbuceó Sakura con la voz quebrada-

-no p-puedes negarmelo, no puedes hacerlo -farfulló débilmente- se que la otra n-noche salieron, lo sé ¿acaso vas a negarmelo? -preguntó levantando la mirada-

Sakura guardó silencio por unos buenos segundos...

-no... -soltó en un susurro, no podía negar aquello que era cierto-

Y vio como la pelirrubia tragaba con fuerza, y como sus ojos se cristalizaban aun más.

-fue mi padre quien los vio, fue él quien me dijo q-que Sasuke... -la voz se le quebró-

Los puños de la pelirrubia se apretaron con fuerza, con mucha fuerza. Había sido una terrible, o una afortunada casualidad que su padre hubiera visto aquello, y aunque el mismo quiso decírselo de la manera mas sutil posible, aun así le había producido un gran dolor. Su familia realizaba pequeñas pero reconfortantes donaciones a la zona mas pobre del pueblo, a su padre le gustaba hacerlo, y fue justamente por aquello que pudo ver a Sasuke.

Su padre se había quedado hasta tarde ese día, y por su seguridad había hecho esperar a un carruaje para que lo llevara de vuelta a su casa después de ver los últimos detalles de para lo que se invertiría su dinero, pero mientras lo hacía, mientras salía de aquella zona que tan poco frecuentaba, había lograda divisar al pelinegro, a su ex prometido, besandose con ella, con Sakura, en público, sin un atisbo de verguenza, sin un atisbo de remordimiento ni nada parecido.

Después de que Sasuke la hubiera dejado, después de que todos se enterasen de que el compromiso Uchiha y Yamanaka estaba roto, Sasuke por lo menos debió esperar unos semanas para mostrarse en público con alguien, aunque sea solo una estúpida aventura con una de sus criadas. Debió haberlo hecho para aunque sea salvar un poco de la dignidad que a ella le quedaba, pero no lo hizo, ni siquiera le importo aquello, y eso hizo que se le rompiera el corazón.

No era tonta dios, no lo era, y sabía que Sasuke nunca la había querido como ella quería, pero pensaba, ella estúpidamente pensaba que un poco, solo un poquitito de aprecio le tenía...Se había equivocado. Ino también sabía, ella sabía que Sasuke estaba con otras mujeres, los hombres eran así, y no podían estar demasiado tiempo sin una mujer, ella lo comprendía y lo aceptaba, al menos lo había hecho mientras Sasuke actuaba de manera discreta, pero eso... lo que su padre le había dicho, no podía tolerarlo. Y no solo porque no la hubiera respetado, si no porque había sido con Sakura.

La muchacha era una preciosidad, uno debería estar ciego para no notarlo, pero Ino no había sentido el menor atisbo de temor una vez que la había "conocido". Había pensado que era diferente, que ella no era un peligro o una posible tentación como lo era Karin, otra cosa en la que se había equivocado ¡Dios, que tonta había sido! Si ella mismo había visto como Sasuke la miraba en algunas ocasiones, pero había querido ignorar aquello, lo había ignorado completamente y había continuado en su delicada burbuja.

-que tonta fui... -tragó saliva-

Había guardado tanto tiempo su impotencia, su incapacidad de no poder hacer ni decir nada, solo esperando a que Sasuke fijara sus ojos completamente en ella, que ahora que tenía alguien con quien desquitarla, necesitaba hacerlo, necesitaba sacar aquello que tenía dentro.

-se rieron de mi ¿cierto? se burlaron de mi estupidez -habló duramente- eras una sinvergüenza Sakura, una mujerzuela -comenzó a mascullar llena de furia-

Sakura se quedo sin aliento al escucharla, mientras que la gente de su alrededor comenzaba a murmurar una que otra cosa nada agradables.

-pues bien, ya debes saber que S-Sasuke ya no esta conmigo, pero eso no hace ninguna diferencia ¿cierto Sakura? -habló lentamente y la furia relampageo en sus ojos celestes- ¡no te importó antes, no te importa ahora y...!

-¡suficiente Ino!

El fuerte bramido hizo que tanto la pelirrosa como la pelirrubia se sobresaltaran abruptamente, y ambas jóvenes miraron de inmediato al lugar de donde provenía aquella voz, reconociendo así, a un pelimarrón.

... ... ...

Muy bien, debía prepararse para aquella reunión, pues era una de las mas importantes.

Neji Hyuga se puso un saco, se lo acomodó, se lo alisó, y al segundo siguiente se lo sacó. Era un día agradable, y con su simple camisa blanca de mangas largas sería suficiente. Lo importante de tener su casa en medio del pueblo, era que todo lo quedaba cerca. Bueno, no exactamente todo, pero algunas cosas le quedaban cerca, y las reuniones que tenían con la familia Zukomo, definitivamente le quedaban cerca.

-señor Neji ¿ya se va?

-si Kouso, regresaré en dos horas, tenme preparado un té para cuando regrese -habló tranquilamente-

-claro señor -asintió la criada de manera respetuosa- ¿quiere que llame...?

-no hace falta, voy con los Zukomo -sonrió desechando el tema de inmediato- iré caminando.

-claro señor -volvió a asentir la mujer-

Después de eso el ojiperla salio de la casa, bajando la pequeña escalinata que tenía delante, y finalmente se encaminó a su destino. El pueblo estaba bastante lleno, y aquello lo entusiasmó, le gustaba el movimiento. La casa de Zukomo quedaba a pocos minutos de allí, y de hecho si doblaba a la izquierda y tomaba la calle...

Un alborotó a su izquierda hizo que toda su atención se centrará allí. La gente comenzó a parar su caminata, viendo algún espectáculo que se desarrollaba a unos cuantos metros de allí. Él resopló cansado, aquellos escándalos no eran de su interés, así que pretendía continuar con su camino, pero entonces la distinguió. En realidad, distinguió una cabellera rosa, y no le cupo la menor duda de quien era.

-¿Sakura?

Sin pensarlo demasiado, comenzó a caminar hacia allí, pues era obvio que Sakura era parte del espectáculo...

-y la noche anterior la pasaste bien con él ¿c-cierto?

El paso del pelimarrón se detuvo de golpe al reconocer aquella voz... ¿Ino? Dando dos pasos mas, logro divisar a la pelirrubia, que estaba a menos de dos metros de distancia de Sakura ¿Que demonios estaba pasando allí?

-e-el joven Sasuke y yo, n-no... -la voz de Sakura sonaba quebrada-

Neji dio unos pasos mas, saliendo por fin de entre la multitud, pero ninguna de las jóvenes noto su presencia allí.

-no p-puedes negarmelo, no puedes hacerlo, se que la otra n-noche salieron, lo sé ¿acaso vas a negarmelo?

Por dios, ahora entendía lo que sucedía allí, y lo sintió mucho por Ino... y por Sakura. Él mismo sabía que entre Sasuke y Sakura había... había algo, fue él mismo Uchiha quien le hizo notar aquello, pero no lograba comprender como fue que Ino logró darse cuenta de ello.

-no... -el susurro de Sakura apenas llego a sus oídos-

-fue mi padre quien los vio, fue él quien me dijo q-que Sasuke... -la voz se le quebró-

El ceño de Neji se frunció al escuchar aquello ¿Donde se supone que había estado Sasuke con Sakura para que Inoichi los viera? Tenía muchas preguntas en su cabeza, sin embargo, no llego a formular ninguna más, pues su mirada captó, o notó recién en ese momento, que Sakura temblaba, temblaba demasiado, y aquello le produjo una desagradable sensación en el pecho.

-que tonta fui... Se rieron de mi ¿cierto? se burlaron de mi estupidez.

Neji dio un paso más al notar el sollozo de Sakura.

-eras una sinvergüenza Sakura, una mujerzuela -exclamó Ino en voz tremendamente alta, y Neji supo que no podía dejar que continuara insultando a Sakura- pues bien, ya debes saber que S-Sasuke ya no esta conmigo, pero eso no hace ninguna diferencia ¿cierto Sakura? ¡no te importó antes, no te importa ahora y...!

-¡suficiente Ino!

La voz le había salido demasiado fuerte, pero eso no le importó. Sus ojos se posaron primero en la pelirrubia con molestia, pero después de eso se transladaron a la pelirrosa que lo observaba aturdida, con las mejillas surcadas de lagrimas, y con los ojos cristalizados. Algo en él dio un vuelco al ver aquello, y la molestia que sintió hacia la rubia aumento incluso al doble.

-N-Neji -Ino parecía sumamente sorprendida-

-¿que piensas que estas haciendo al armar un revuelo aquí? -cuestionó de manera abrupta-

Y sin perder mas tiempo se encaminó hacia Sakura, y se colocó delante de ella, en un gesto protector que sorprendió a mas de uno.

-tu... tu no sabes nada Neji -la pelirrubia frunció el ceño levemente- ella y...

-claro que lo sé -interrumpió fuertemente-

Sakura se sobresaltó al escuchar aquello, y se sintió... avergonzada, pero aun así no se movió, ni habló, aun demasiado aterrada ante lo que sucedía.

-¿tu... tu lo sabías? -la pelirrubia apenas y podía hablar-

-si quieres hablar de ello lo haremos Ino -continuó de manera dura- pero no aquí, y no en presencia de todos.

Fue recién en ese momento que los ojos celestes de la pelirrubia se posaron en lo que había a su alrededor, en las personas que habían a su alrededor, y entonces su rostro palideció de inmediato.

-yo... -balbuceó completamente avergonzada-

-sera mejor que te vayas de aquí Ino, no quedrás que tu padre se entere del escándalo que estar armando.

Y aunque creía que no podía ser posible, Ino palideció aun más, y él sintió que se estaba excediendo con ella, y ¡mierda que lo estaba haciendo! Ino tenía todo el derecho de reclamarle a Sakura, pero Sakura... Sus ojos se desviaron hacia la pelirrosa que tenía atrás, y el revuelo de su interior nuevamente apareció.

-Ino vamos -instó volviendo a clavar sus ojos en ella- después hablaremos.

La ojicelestes no asintió, ni se movió por unos buenos segundos, pero finalmente se dio la vuelta, y de manera vacilante se alejo de allí, y Neji sintió pena por ella.

-s-señor Neji...

-¿te encuentras bien Sakura? -pregunto dando media vuelta para verla de frente-

Ella aun lo miraba confundida, y varias lagrimas continuaban surcando su rostro. Dios ¿y ahora que? Neji miro a su alrededor, algunas personas ya se habían ido, otras continuaba observando las escena sin nada de disimulo.

-y-yo...

-no digas nada Sakura -la interrumpió rápidamente-

Y sin tener más opción, y queriendo ayudar a Sakura, la tomo de la mano y la alejo de allí, con paso decidido y firme, después de todo no la podía dejar allí ¿cierto? Además de que tener una discusión en plena calle no era algo que le agradase demasiado.

-señor Neji no... -comenzó Sakura deteniendo su paso-

-vamos Sakura -instó jalandola con suavidad de la mano- necesitas tranquilizarte.

-p-pero...

-mi casa esta cerca de aquí Sakura, vamos.

Y sin esperar respuesta de la chica volvió a retomar su caminata, y esta vez ella no dijo nada, y él entendió aquello. Probablemente aun se hallaba demasiado confundida y aturdida ante todo lo sucedido, probablemente aun... Sus ojos se desviaron hacia ella, y vio que aun lloraba, en silencio pero lo hacía. No sabiendo bien como reaccionar ante aquello, simplemente se apresuró a caminar mas rápido, y a llevarla a la seguridad de su casa.

... ... ...

Sasuke estaba aburrido.

Mientras todas los hombres que estaban allí hablaban de las mejoras que podrían realizar en sus negocios, él no hacía mas que asentir y soltar una que otra palabra, y es que últimamente no tenía demasiado interés en aquellos asuntos, sus intereses eran mas personales, y mas inestables.

-bien, entonces creo que podemos dar por terminada la reunión ¿no lo creen? -cuestionó el hombre mas grande del lugar-

Todos asintieron, incluso Sasuke que se sentía aliviado de por fin poder ir a su casa. Fue el primero en levantarse, y se ganó la mirada de todos los presentes, pero eso ya no le importaba, pues de hecho las miradas ese día estuvieron sobre él todo el tiempo por su extraño compartimiento.

-si me disculpan yo...

La puerta del salón se abrió de repente, y todos se sobresaltaron ante aquello abrupta irrupción. Los ojos negros del azabache también se posaron allí, para ver quien era el estúpido que interrumpía una reunión de aquella manera, y entonces se sorprendió de sobremanera al ver que se trataba de nada mas y nada menos que Inoichi Yamanaka.

-Yamanaka -uno de los hombres se puso de pie- esas no son maneras de entrar a...

-siento la irrupción, pero hay algo que tengo que hacer -interrumpió el pelirrubio-

Y sin más sus ojos celestes se posaron en el Uchiha, y este supo al instante que algo no iba bien.

-Sasuke Uchiha -pronunció lentamente-

-¿que pasa Inoichi? -cuestionó Sasuke con cautela-

El pelirrubio se acerco hasta él, y se paro frente a él, y Sasuke pudo notar la furia en su mirada.

-¿que...? -comenzó otro vez, pero entonces vio las intenciones de Inoichi demasiado tarde-

Lo golpeo con una fuerza sorprendente, y lo tomo tan desprevenido que lo hizo chocar contra la silla y caer al suelo.

-Inoichi ¿que estas haciendo? -exclamó en voz alta uno de los hombres-

Todos los presentes se pusieron de pie, sorprendidos ante el comportamiento de Yamanaka. Sasuke tardó solo unos pocos segundos en ponerse de pie, con la ayuda de un hombre.

-¿por que hiciste eso? -bramó Sasuke furioso-

Su instinto había sido pararse y abalanzarse contra aquel pelirrubio, pero se detuvo de inmediato. No podía pelear contra Inoichi, aquello sería terriblemente irrespetuoso.

-eso es por la verguenza que haces pasar a mi hija -bramó Yamanaka aun furioso- aun no puedo creer como acepte que se comprometiera contigo.

-bien, pues ya no estamos comprometidos -masculló Sasuke llevando una mano a su mejilla-

El lugar le dolía, pero no demasiado, ademas no sentía sangre en la boca por lo que prácticamente se encontraba bien. Iba a decir algo, cuando de repente entendió las palabras del pelirrubio. Él no le había hecho pasar verguenza a Ino ¿cierto?

-no entiendo por que...

-¡la otra noche te vi! -bramó Inoichi en el mismo tono- vi como le faltabas el respeto a mi hija después de tan solo unos días de romper el compromiso -masculló con el ceño fruncido-

El azabache lo miro confundido, aun intentando aplacar las furia de su interior por aquel golpe.

-¿de que hablas? -cuestionó por fin-

El resto de los del salón permanecían en silencio, en completo silencio, probablemente llenos de curiosidad ante lo que sucedía.

-hablo de tu falta de decoro como para mostrarte en público con una de tus mujerzuelas -masculló lentamente-

Y como Sasuke no dijo nada, continuó.

-te vi en una zona para nada respetable -masculló de manera despectiva- en un estado lamentable, bailando en medio de borachos, y vagabundos, con una jovencita que a propósito es tu sirvienta -finalizó en tono elevado-

El pelinegro abrió los ojos sorprendido, incapaz de comprender como demonios Inoichi lo había visto aquella noche, y aunque quiso parecer indiferente y calmado , aun así sintió algo desagradable en su interior, quizas ¿verguenza? El resto de los hombres que estaba allí, comenzaron a hablar en voz baja, y Sasuke se dio cuenta de que una que otra mirada se dirigía a él primero con sorpresa, y después con reprobación.

-¿no dirás nada?

-no se que es lo que viste, o lo que no viste, pero no tengo nada que decirte, no a ti -masculló entre dientes-

-estuviste prometido a mi hija, Sasuke, estuviste...

-ya no lo estoy -interrumpió bruscamente-

-porque ella te dejó -farfulló viendo a todos los presentes-

Sasuke lo miró furioso, Ino no lo había dejando, él la había dejando a ella e Inoichi lo sabía muy bien. Abrió los labios para rebatir aquello, pero se dio cuenta de que no podía hacerlo, Ino no merecía eso. Había escuchado como las personas hablaba de la ruptura de aquel compromiso, y aunque nadie decía nada de frente, él sabía que todos sabía que quien había roto el compromiso había sido él, y si no lo sabían al menos lo sospechaban.

-eso ya paso Inoicho -dijo por fin- y no entiendo porque vienes aquí de esta manera, Ino y yo ya no tenemos nada que nos una, lo que hago con mi vida no es asunto tuyo -exclamó frunciendo el ceño-

-pero si de tu padre, y creeme que cuando regrese le haré saber de tu vergonzo comportamiento.

Sasuke quiso golpear a ese hombre, de verdad que quiso hacerlo ¿Por que mierda tenía que meterse en su vida? Su vida era de él, y solo él podía recriminarse lo que hacía. Sin embargo ahí venía aquel pelirrubio, hablando de su "mala conducta" frente a todos, frente a todos sus socios, y entonces Sasuke comprendió por fin que Inoichi lo había hecho a propósito. Miró a su alrededor de manera rápida, notando aun mas que antes la mirada desaprobadora de todos.

Aquello no era bueno, él debía mantener una imagen frente a sus socios, de lo contrario nadie lo respetaría, y mierda que ya había sido difícil ganarse el respeto de aquellos hombres con su edad, pues muchos consideraban que dieciocho años eran demasiado pocos para asumir alguna responsabilidad.

-haz lo que quieras -masculló furioso-

Ya no podía hacer nada allí, así que guardando la furia dentro de sí se acomodo la camisa, y salió de allí, para de inmediato escuchar como todos comenzaban a hablar en su ausencia.

maldita sea -susurró apretando los puños con fuerza-

Sai lo esperaba afuera, con el carruaje listo para partir, y al ver su semblante no dijo nada, simplemente se limito a abrirle la puerta. Subió allí y cerró los ojos mientras maldecía una y otra vez. Maldita fuera la hora que había aceptado ir con Naruto a aquel lugar tan... tan bajo. Maldita fuera la hora que había aceptado solo por Sakura, por salir con ella, por estar con ella.

Sakura...

Maldita fuera también ella por todos los problemas que le estaba trayendo.

... ... ...

Naruto nunca había estado más confundido, y mas enfadado.

El atardecer ya desaparecía sobre él, pero eso era lo de menos, tenía que llegar a la casa de Sasuke, tenía que hablar con él. Caminó por medio de las calles, ignorando todo lo que sucedía a su alrededor, solo concentrado en llegar a su destino, y es que aun no podía creer todo lo que Hinata le había contado, pero ella jamás le mentiría, y quería creer que Sakura tampoco mentiría a Hinata, sin embargo, aun así era difícil aceptar todo ello.

Hinata había estado muy nerviosa esos días, y había sacado varias veces el tema de Mikoto, algo que a él le había resultado extraño al principio, pero finalmente y de manera dudosa y vacilante, sin ya no poder contener ese secreto, Hinata se lo contó, le contó lo que le venía molestado desde el día que habían salido con Sasuke y Sakura. La ojiperla le había dicho que le diera su palabra de no decir nada, y él lo había hecho, preocupado ante aquello que tenía que decirle, entonces ella por fin le soltó todo aquello que le había contado Sakura, y Naruto no pudo estar mas sorprendido...

De hecho no había creído en ello, pero... pero Hinata no mentía, y aunque Naruto aun conservaba sus dudas, lo mejor de todo era ir y hablar con Sasuke, él probablemente sabría que hacer, pero aun así, pensar en el hecho de que Sakura dijera la verdad era terriblemente horroroso. Por dios, el conocía a Fugaku desde hace muchísimos años, prácticamente desde que era un niño, y aunque Fugaku al principio no lo había aceptado debido a su no condición de clase alta, aun así, con el paso del tiempo, él y Sasuke se hicieron muy amigos, y finalmente Fugaku se resignó a aquella amistad, aunque debía aceptar que había tardado años en ello. Aun así, eso no importaba, Naruto no le guardaba rencor alguno a aquel pelinegro.

Y si debía aceptar para sí mismo, Fugaku nunca le había caído del todo, su manera de pensar las cosas no eran las correctas, al menos no para Naruto, y aunque tenía bastantes defectos Naruto quería creer que jamás le había hecho algo a Mikoto, no en el aspecto fisico, pero también debía reconocer que Fugaku tenía un temperamento bastante inestable. Pero aun así, con todos aquellos defectos, Naruto le tenía cierto afecto, después de todo era el padre de Sasuke.

Solo quedaban unas pocas calles para llegar a la casa de su amigo, y el pelirrubio sintió que los nervios aumentaban en él.

-"esto es lo mejor, aunque Hinata..." -pensó frunciendo el ceño-

Le había dado su palabra a Hinata, era consiente de ello, como también era consiente de que la estaba rompiendo, pero por favor ¿se suponía que no debía hacer nada? Aquello era algo imposible de hacer, y aunque Hinata en ese momento esta molesta con él, aun así, no podía quedarse sin hacer nada. Si lo que la ojijade le contó a Hinata era cierto, entonces Sasuke debía saberlo, él no le ocultaría a su amigo algo tan importante, no podía hacerlo. El hecho de quedarse callado era lo mismo que ser complice, y Naruto así se lo había dicho a Hinata.

-p-pero me diste tu palabra.

Las palabras de la peliazul resonaron en su cabeza, y aun así él no dudó. Jamás le escondería algo así a Sasuke, y lo sentía también por Sakura, pues él sabía que Sasuke la interrogaría, pero Sakura también debería haber hablando desde el primer momento, y de hecho, el hecho de que la pelirrosa no lo hubiera hecho le sorprendió de sobremanera.

Finalmente y pasados unos pocos minutos, Naruto se encontró frente a la puerta de los Uchiha, y antes de que pudiera llamar a la misma, el ruido de un carruaje detrás de él hizo que se detuviera. Giro el rostro para ver de quien se trataba, y entonces vio a Sasuke. El pelinegro bajó del carruaje, y por su cara Naruto supo al instante que algo iba mal.

-Sasuke -saludó con una sonrisa pequeña-

El azabache pareció verlo recién en ese momento, a tres metros de él.

-Naruto -dijo sorprendido-

-tenemos que hablar Sasuke -exclamó de manera seria-

El pelinegro frunció el ceño, en ese momento no tenía ganas de hablar con nadie, necesitaba tiempo a solas para dejar pasar su furia, para aclarar sus pensamientos. Y es que su enfrentamiento con Inoichi había logrado romper el frágil equilibrio que con tanto esfuerzo había conseguido.

-no es el momento adecuado Naruto -farfulló en el tono frío-

-necesito hablar contigo Sasuke, ahora -repitió el ojiceleste-

Sasuke lo miro con atención al advertir recién en ese momento el tono de su voz, cualquier cosa fuera lo que Naruto debía decirle, parecía ser sumamente importante.

-bien, pero creeme que hoy no fue mi mejor día -masculló mientras abría la puerta de su casa-

Naruto lo siguió en silencio, y después de eso ambos se sentaron en los sillones de la sala, uno frente a otro.

-¿que sucedió? -preguntó Naruto-

Al principio creyó que el Uchiha no le respondería, pero finalmente su amigo habló.

-Inoichi fue a buscarme cuando estaba en medio de una reunión -farfulló- y no solo iba a hablar...

-¿te peleaste con Inoichi? -preguntó incrédulo- Sasuke no puedes...

-claro que no lo hice, solo logró golpearme una vez -aclaró rápidamente- el hecho es que me dejo mal parado frente a todos.

-¿por que? -cuestionó sorprendido- es decir, se que debe estar enojado contigo por el rompimiento con Ino, pero creí que ya habían hablado de ello...

-ya habíamos hablado de ello, ya me había recriminado por eso, pero ahora estaba furioso por otra cosa... -murmuró al tiempo que apoyaba su espalda contra el respaldo del sillón-

-¿por que cosa?

-el otra día me vio con Sakura -suspiró de manera pesada-

Naruto guardo silencio por unos segundos.

-y eso... -comenzó de manera cuidadosa-

-me vio la noche que salimos contigo y Hinata -aclaró lentamente-

-aun no entiendo cual es el problema de ello Sasuke -masculló Naruto frunciendo el ceño-

-cree que es una falta de respeto de mi parte para con Ino mostrarme en público con mi criada, y después de pasado tan poco tiempo desde que ella me dejo.

-tu la dejaste -apuntó Naruto de inmediato-

-pues al parecer a Inoichi le gusta mas la idea de que Ino me haya dejado, al menos frente a los demás.

-¿y tu no lo contradijiste?

-claro que no Naruto -masculló de inmediato- no haría eso.

-pues me alegró, si no te hubiera golpeado -sonrió el pelirrubio- Ino no se merece eso.

-claro que no -aceptó de manera indiferente-

-y después de eso ¿que?

-dijo que me vio en un estado deplorable, borracho y en una zona de los mas baja.

-todo lo cual es cierto -dijo Naruto-

-se que es cierto maldita sea -masculló frunciendo el ceño- pero lo dijo frente a todos los presentes.

-ya veo, probablemente lo hizo a propósito.

-claro que lo hizo a propósito, quería dejarme mal parado y lo consiguió, pero al diablo con eso, no debería importarme y sin embargo estoy muy molesto, además de que mi padre no tardara en enterarse...

-Fugaku... -murmuró Naruto de manera penstiva-

-en fin, eso fue lo que sucedió, creo que lo hizo mas como un desquite que por el hecho de "faltarle el respeto a su hija" -masculló dando otro suspiro-

Ambos jóvenes permanecieron en silencio por un momento, cada uno cavilando en sus propios problemas.

-Sasuke... -comenzó el Uzumaki-

Los ojos negros del chico se posaron en su amigo, viendo la indecisión en su rostro, y también la preocupación.

-¿que sucede Naruto? -preguntó en tono cauteloso-

-Sasuke... -se interrumpió nervioso-

-vamos Naruto, no tengo demasiada paciencia -masculló nervioso-

-bien, Sasuke... -y nuevamente se interrumpió-

-si Naruto, así es como me llamo "Sasuke" -exclamó completamente irritado- ¿hablarás o no?

-sí, sí, solo que... -vaciló durante un momento- Hinata me contó algo...

-aja... -los puños de Sasuke se cerraron con fuerza por la impaciencia-

-algo que le contó Sakura -dijo con cuidado, y entonces notó el interés en la mirada de su amigo-

-¿y que? -preguntó el pelinegro fingiendo indiferencia-

-es sobre Fugaku, Sasuke.

-¿sobre mi padre? -preguntó al tiempo que se enderezaba- ¿que tiene...? -sacudió la cabeza confundido- ¿Sakura dijo algo sobre mi padre?

El pelirrubio asintió lentamente.

-¿que te dijo?

-no a mi, a Hinata -explicó rápidamente-

-me importa una mierda a quien Naruto -masculló completamente molesto- ¿que fue lo que dijo?

-bien Sasuke, mira no se... no se como lo tomarás, pero el hecho es que Sakura le contó esto a Hinata, y le hizo prometer que no se lo diría a nadie, pero Hinata no pudo ocultármelo, y me hizo prometer que no le diría a nadie, pero yo... yo no podía quedarme con los brazos cruzados, y no decirte nada, así que aquí estoy -finalizo dando un suspiró-

-así que todos somos personas de palabra ¿eh? -soltó de manera irónica- ¿y se supone que yo debo darte mi palabra de silencio o algo?

-no Sasuke, se supone que tu debes hacer algo -exclamó completamente serio-

Y aquello hizo que Sasuke volviera a fruncir el ceño preocupado.

-deja de dar vueltas en círculo Naruto y dime que es lo que dijo Sakura.

-bien veras... -comenzó al tiempo que clavaba sus ojos en él- Fugaku amenazó a Sakura...

-¿que? -la pregunta sonó mas fuerte de lo que quiso- ¿de que demonios hablas, Naruto?

-al menos eso es lo que le dijo Sakura a Hinata -murmuró lentamente-

-¿Sakura le dijo eso a Hinata? -preguntó incrédulo-

-sí Sasuke, y no solo eso -musitó-

-mi padre jamás amenazaría a Sakura -farfulló molesto- ¿por que lo haría?

Sabía que a su padre no le agradaba Sakura, de hecho la detestaba, pero de eso a amenzarla había una enorme diferencia, su padre jamás haría algo así.

-según se... Sasuke tómatelo con calma ¿de acuerdo?

-habla Naruto -ordenó molesto-

-bien, pues creo que... que Fugaku golpea a tu... a Mikoto, Sasuke.

Esperó escuchar un grito de inmediato, Naruto de verdad lo espero, pero lo que siguió a su confesión fue un silencio, un total silencio. Busco en los ojos de su amigo, intentando ver que era lo que estaba pensando, entonces de inmediato distinguió la furia allí.

-¿que estas diciendo Naruto? -el tono de Sasuke fue amenazante mientras realizaba la pregunta-

Naruto supo al instante que lo que había dicho había afectado a Sasuke mas de lo que este quería demostrar.

-lo que escuchaste Sasuke, y creo que tu... -se interrumpió cuando vio que su amigo se ponía de pie-

-¿escuchas lo que dices Naruto? -pregunto sumamente molesto-

-claro que sí, y creeme que yo no... -vaciló- no se que pensar Sasuke, cuando Hinata me contó esto... bueno, yo creí que lo mejor seria decírtelo, pero aun así...

-esto es una locura -masculló entre dientes- ¿por que Sakura...?

Y entonces guardo silencio.

Sakura...

¿Por que ella diría algo así de su padre?

-¿Sakura dijo eso? -cuestionó confundido-

-se lo dijo a Hinata -asintió preocupado- ¿que piensas de esto Sasuke?

El pelinegro llevo una mano a sus cabellos, y suspiró ¿Por que Sakura dijo eso? ¿Por que lo dijo? Se quedo callado por un buen tiempo, sintiendo como se formaba una desagradable sensación en su pecho al analizar mas y mas eso. Sakura había hablado mal de su padre, y él entendía porque aquello le molestaba tanto, pero no entendía porque también... le dolía.

-¿Sasuke?

¿Que su padre golpeaba a Mikoto? Por dios, eso era imposible. Fugaku jamás se acercaría al cuarto de su madre, jamás se acercó, y él tampoco lo había hecho. Mikoto estaba muerta para ellos, y su padre apenas y recordaba que estaba allí, en su casa, incluso mucho menos que Sasuke. Así que llegado a ese punto, era imposible que se hubiera acercado a su madre, y mucho menos que la hubiera golpeado ¿con que sentido lo haría?

-Naruto... -comenzó apretando los puños con fuerza-

Todo eso solo quería decir una cosa: Sakura estaba mintiendo ¿Como demonios se atrevía a decir semejantes cosas de su padre? ¿Por que lo había hecho? Intento alejar la molestia de su interior, pero no lo logró. Él no dejaría que nadie hablara así de su padre, ni siquiera Sakura.

-Sasuke -su amigo se acercó a él- ¿que...?

-¿que mas dijo Sakura? -preguntó fríamente-

Y Naruto tal vez advirtiendo el tono de su voz, aguardo unos segundos antes de hablar.

-Fugaku le dijo que si decía algo lo lamentaría -habló en tono elevado-

Y nuevamente ambos permanecieron en silencio, esta vez mas prologando que el anterior.

-¿y tu crees lo que dice Sakura?

-no lo se -contesto con siceridad- Sakura... bien, tu sabes que me cae muy bien, es una chica agradable y buena, y no veo razón por la que mintiera, pero... pero no creo que... -se interrumpió al tiempo que bajaba la mirada-

-no crees que mi padre haga semejante cosa -terminó la frase de su amigo- lo que nos lleva a una sola cosa Naruto -sentenció seriamente-

-tampoco creo que Sakura mintiera -exclamó rápidamente- ¿por que lo haría?

-no puedes creerle o no creerle Naruto, es una u otra cosa.

-¿y tu Sasuke? -cuestionó frunciendo el ceño- ¿que es lo que piensas?

-mi padre jamás haría algo así -exclamó de manera firme-

-entonces ¿que piensas de Sakura?

-lo que pienso es que esta mintiendo.

Los ojos de su amigo se abrieron sorprendidos.

-¿piensas eso de ella? -pregunto en un tono un tanto molesto-

Los puños de Sasuke se apretaron aun más. Notaba el tono acusador de su amigo, y lo entendía. Él mismo se sentía culpable al pensar así de ella, pero no veía otra salida.

-es lo que pienso, y no entiendo porque esta diciendo esas cosas, pero lo averiguaré -exclamó en tono elevado-

-no, no quiero que digas nada Sasuke -masculló Naruto- si lo dices Sakura sabrá que Hinata me...

-¿y quieres que me quede sin hacer nada? -farfulló molesto-

-no, pero quiero que observes Sasuke, si tu padre esta haciendo algo a Mikoto entonces tu...

-¡mi padre jamás haría algo así! -bramó- ¿como puedes pensar siquiera eso?

-tampoco quiero creerlo Sasuke, conozco a tu padre desde hace años, pero también se que Sakura no mentiría, y menos con algo así.

-¿entonces que demonios piensas Naruto?

-no lo se, creí que tal vez tu notaste algo... extraño.

-no note nada extraño -masculló- todo esta normal, o al menos todo era normal antes de que llegara Sakura -farfulló furioso-

-¿que intentas...?

-nada Naruto -cortó rápidamente- gracias por avisarme de esto, ahora necesito estar solo.

-pero Sasuke...

-no tuve un buen día Naruto, necesito pensar.

Parecía que el pelirrubio iba a decir algo mas, pero finalmente y para suerte de Sasuke, asintió.

-esta bien Sasuke, pero cualquier cosa sabes que puedes contar conmigo.

-claro...

-entonces nos veremos -dijo al tiempo que se encaminaba a la puerta-

-Naruto -llamó antes de que saliera-

-¿que?

-yo... -dudó- nada.

-¿Sasuke que...?

-nada, solo... necesito pensar.

El pelirrubio volvió a asentir, y entonces finalmente se fue, y Sasuke por fin se quedo solo. Se dejo caer sobre el sillón de manera pesada, cansado y aturdido con todo lo que estaba sucediendo ¿Cuando fue que las cosas se volvieron tan complicadas? ¿Como era posible que todo cambiara tan rápidamente?

-maldita sea...

¿Por que Sakura tenía que salir a hablar de su padre? Porque simplemente no se ocupaba de ella en vez de ir metiendose en la vida de todos. La furia y molestia volvió a renacer en su interior al imaginar a Sakura diciendo esas cosas de su padre, diciendoselas a Hinata. Sus puños volvieron a apretarse con fuerza, dejando sus nudillos completamente blancos por la fuerza con que lo hacían.

-maldita sea, Sakura -gruñó dando un golpe al sillón-

Primero Inoichi, ahora Naruto, y ambos por el mismo motivo: Sakura...

Sakura se estaba conviertiendo en un problema, en un verdadero problema, y a él no le gustaba nada aquello. Sabía que la noche que habían salido con Naruto y Hinata, la culpa de ser vistos no había sido de ella, pero el hecho de pensar que fue allí justamente por ella, le producía cierta molestia hacia la pelirrosa, y ahora... ahora esto. Sus ojos se cerraron y la furia inundó su ser. Sakura podía ser muchas cosas buenas, él antes había notado todas sus virtudes, pero en ese momento las mismas parecían desaparecer frente a él, porque sus defectos comenzaban a saltar uno a uno. Primero con Mikoto, insistiendo en ello como si de ello dependiera su vida, no entendiendo ni por un momento como se sentía él frente a aquella mujer que había matado a su hermano. Y ahora Fugaku, su padre, él podía perdonar muchas cosas, muchísimas, pero sin lugar a dudas no eso, no que mintiera y calumniara a su padre de aquella manera.

-maldita seas Sakura, pero no dejare que sigas insultando a mi padre.

Dio otro golpe al sillón, lleno de frustración. Sakura estaba pasando los límites, Sakura estaba pasando sus límites, y él no la dejaría avanzar más, y mucho menos a costa de su padre. Sin embargo, aun así, no entendía el sentido de todo ello...

¿Con que propósito Sakura había dicho eso? ¿Con que propósito mentiría?

Porque algo era seguro, y eso era que Sakura mentía.

... ... ...

Sakura estaba llorando, aun después de pasados varios minutos ella seguía llorando, llorando en los brazos de Neji, quien no había hecho otra cosa que abrazarla con suavidad, intentando consolarla con aquel simple gesto, y lo estaba logrando, con lentitud lo estaba haciendo.

A Sakura no le gustaba llorar frente a los demas, y mucho menos frente al señor Neji, pero era imposible evitarlo. Las palabras de la señorita Ino aun resonaban en su cabeza, y la culpa la hacía sentir terriblemente mal por su comportamiento, y terriblemente confundida ¿Como era posible que no se hubiera dado cuenta de lo que hacía? ¿Como había podido sonreír a aquella pelirrubia mientras estaba con el joven Sasuke?

-¿ya estas mejor?

La voz del señor Neji le llego con suavidad y lentitud, y ella abrió los ojos lentamente. Sí, ya estaba mejor, pero no estaba bien, sin embargo aun así, y de manera torpe se alejó del señor Neji de manera apresurada, reaccionando por fin ante la situación. Parpadeo un par de veces, confundida y aturdida de estar allí...

-¿señor N-Neji? -susurró lentamente-

-¿te sientes mejor Sakura?

-oh... yo... -balbuceó llevando sus manos a los ojos-

No respondió de inmediato, y Neji no la presionó. Vio como ella intentaba ordenar sus pensamientos, como fruncía el ceño, y como sus ojos volvían a cristalizarse.

-l-lo siento -fue lo primero que logró decir, y finalmente se puso de pie de manera apresurada-

Él la imitó de inmediato, temiendo que ella volviera a desestabilizarse.

-Sakura, esta bien, no tienes porque disculparte, no fue...

-señor Neji lo siento m-mucho, yo... yo no debería e-estar aquí -exclamó sin escucharlo-

Paso nuevamente una mano por sus ojos, en un intento por hacer que las lágrimas se detuvieran.

-no te preocupes, estabas... estabas muy alterada y yo no podía dejarte allí.

Sakura trago saliva, y junto las manos entre sí de manera nerviosa.

-p-pero usted...

-¿yo que?

-u-usted no debería... -balbuceó de manera torpe-

-suficiente Sakura, no tienes porque disculparte ni mucho menos -bramó frunciendo el ceño-

Ella no dijo nada más, o no se animó a hacerlo, y Neji supuso que aquello era lo mejor.

-¿que sucedió con Ino? -cuestionó pasados unos buenos segundos-

Sakura volvió a tensarse al escuchar su pregunta, y es que la respuesta era demasiado comprometedora, y...

-lo siento, no debí preguntar ello -farfulló el pelimarrón al ver la cara de la pelirrosa-

Él ya sabía perfectamente de que había ido toda aquella discusión, y si era sincero consigo mismo, debía aceptar que Ino tenía todo el derecho a enfrentar de aquella manera a Sakura. Neji ya sabía que entre Sasuke y Sakura pasaba algo, incluso cuando el pelinegro aun continuaba con Ino, pero aun así, no podía haber dejado que la pelirrubia continuara atacando verbalmente a Sakura... Sakura parecía demasiado frágil, demasiado vulnerable, demasiado...

-yo... -comenzó Sakura de manera dudosa-

-no digas nada, no tienes porque hacerlo, después de todo se porque discutían -exclamó lentamente-

Ella se sobresaltó al oírlo.

-¿usted...?

-se que entre tu y Sasuke... -se interrumpió incómodo- hay algo...

Las mejillas de Sakura se sonrojaron, al tiempo que sus manos se cerraban en puños.

-¡no, entre el joven Sasuke y yo no hay nada! -sentenció exaltada y molesta-

El ojiperla se sorprendió ante la reacción de la chica, e incluso ella mismo lo hizo, pues de manera inconsciente retrocedió un paso y llevo una mano a su boca.

-Sakura... -susurró dando un paso hacia ella-

-e-entre el joven Sasuke y... y yo no hay n-nada -repitió lentamente, como intentando convencerse de ello-

¿Como podía haber algo cuando él se comportaba de aquella manera con ella? ¿Como podía haber algo cuando ambos eran tan diferentes?

-entre él y yo... -continuó balbuceando con los ojos cristalizados-

Y de repente se puso a llorar, otra vez, y Neji no dudo ni un segundo en acudir a ella y abrazarla, otra vez...

-no hay nada -susurró lentamente-

-esta bien, Sakura -murmuró suavemente-

Y ella continuó llorando, y dejó que él la abrazara, que él la consolara. Y aunque no conocía muy bien al señor Neji, aunque lo había visto en contadas ocasiones, por alguna extraña razón se sintió bien entre sus brazos, se sintió segura, y por sobre todo, se sintió feliz de que alguien se preocupara por ella.

-gracias... -susurró en medio de las lagrimas-

Y Neji sonrió levemente cuando sintió que ella lo rodeaba con sus delicados brazos.

... ... ...

Toda la tarde, toda la maldita tarde esperando por ella, porque le diera explicaciones, porque justificará su maldito comportamiento, porque le dijera algo, cualquier cosa, y entonces ella llegaba.

Con Neji...

Había estado furioso, dando vueltas en el sala, pensando una y otra vez en las palabras de su amigo pelirrubio, en las palabras que había dicho Sakura, y aunque había intentado entender porque ella había dicho eso, no había logrado hacerlo. Sin embargo, a medida que pasaban las horas, un poco de su furia había comenzado a desaparecer, y él pensó que quizás su discusión con Sakura no terminaría demasiado mal, pero entonces...

-¡maldita sea! -gruñó entre dientes-

Había visto llegar el carruaje de Neji, y había pensado que tendría que soportar su presencia por unos buenos minutos, pero no había imaginado que de allí bajaría Sakura ¿¡Que demonios hacia con Neji! ¿Por que estaba con él?

Vio como ella sonreía levemente ante algo que había dicho el ojiperla, y después de eso, y de que intercambiaran un par de palabras, vio también como ella se despedía con un beso, un beso en la mejilla de Neji, como si fueran amigos de hace años, como si entre ellos hubiera aquella confianza.

La furia que creía haber sentido esa tarde, no tenía comparación con lo que sentía en esos momentos, una furia que le surgía desde lo mas profundo de su ser. Sentía que ya había soportado demasiado por parte de ella, sentía que Sakura no tenía derecho a hacer... a hacer aquello. Y cuando finalmente sintió que no aguantaría mas allí, y que saldría a repartir un par de puñetazos, Neji se fue... y Sakura se encamino a la casa.

Sasuke se alejó de la ventana, y se colocó a unos metros de la puerta, recargando su espalda en el respaldo del sillón, y cerrando los ojos en un intento por calmarse aunque sea un poco, solo un poco. Y por fin Sakura entró, dio unos pasos y se detuvo en seco al verlo allí.

-¿que hacías con Neji? -preguntó sin rodeo alguno al tiempo que abría los ojos-

Sakura se sobresaltó ante el tono de su patrón, pero sin lugar a dudas lo que mas le afectó fue su mirada. Sin embargo, nada de ello logró retener su atención, pues sus pensamientos de inmediato la condujeron a cierta pelirrubia.

-él era mi prometido, mi prometido -masculló con la vos temblorosa- pero tu... tu no tuviste ningún reparo en estar con él ¿cierto?

Sus ojos jade observaron con fijeza al pelinegro que tenía delante, sintiendo como el peso de su consciencia se hacía cada vez mas y mas pesado.

-¡respondeme! -exigió el azabache-

-j-joven yo... -balbuceó en tono sumamente bajo, y después se calló, porque ni siquiera sabía que era lo que él había preguntado-

-¿que hacías con Neji? -repitió dando un paso hacia ella-

¿Con Neji? Sakura parpadeo confundida, aun con la mente nublada, y con las palabras de la señorita Ino resonando en su cabeza una y otra vez.

-se rieron de mi ¿cierto? se burlaron de mi estupidez -habló duramente- eras una sinvergüenza Sakura, una mujerzuela -comenzó a mascullar llena de furia-

-no -exclamó dando un paso hacia atrás-

-no ¿que? -bramó furioso-

Ella no le respondió, y pasados unos segundos Sasuke perdió la paciencia. Se acercó a ella de manera rápida, y la sujetó por ambos brazos con fuerza, a lo que ella soltó una jadeó de la sorpresa.

-respondeme ahora Sakura -recitó lentamente-

-s-suélteme joven -pidió perturbada ante el comportamiento del pelinegro-

-respondeme -repitió sin soltarla-

-nada, n-no hacía nada -musitó de manera torpe-

-¿por que estabas con él? -preguntó en el mismo tono-

Ella intentó soltarse de él, pero no lo consiguió, y aquello logró desesperarla.

-¡suélteme! -exclamó alterada-

-¿por que estas con él? -repitió en tono elevado-

-¡no le importa! -contestó furiosa- ¡no le importa joven Sasuke! -repitió bruscamente, y sin mas lo empujó con ambas manos, pero no consiguió nada-

-¿no me importa? -repitió el azabache mas que furioso-

Apretó sus brazos con mas fuerza, y estuvo a punto de soltar un par de palabras, él de verdad que estuvo a punto de hacerlo, pero gracias a dios, su razón logró detenerlo, y a último momento cerró la boca nuevamente. Maldita fuera Sakura por provocarle todo aquello.

El azabache retrocedió un paso y la soltó de golpe, como si el simple hecho de tocarla lo transtornara y perturbara.

-al diablo con Neji -farfulló apretando los puños con fuerza- puedes hacer lo que te de la gana con él...

Sakura se encogió ante sus duras palabras.

-tengo cosas más importantes que hablar contigo -farfulló- dime por qué estas hablando cosas de mi padre -exigió frunciendo el ceño-

-¿q-que? -murmuró confundida ante la mención del señor Fugaku-

-sabes de lo que hablo-

-¿de... de su padre?

-de mi padre maldita sea Sakura -exclamó hastiado- no toleraré que hagas.

Sakura retrocedió un paso ante la fríaldad de sus palabras, al tiempo que sentía que un temor horrible se apoderaba de su cuerpo. Él no... el joven Sasuke no podía saber...

-Naruto vino hoy -continuó el Uchiha- y me contó tus malditos chismes de mi padre, chismes que le cuentas a Hinata -a medida que hablaba, la furia comenzaba a crecer aun mas en su interior- ¿quien demonios crees que eres para hablar de mi padre de esa manera?

Al diablo lo que estuviera haciendo con Neji, en ese momento solo tenía cabeza para recordar las palabras de su amigo pelirrubio, palabras que había dicho aquella pelirrosa que tenía delante.

-¿q-que le dijo el... el joven Naruto? -susurró consternada-

Hinata no podría haberla traicionado. Sakura le había pedido que no dijera nada, se lo había rogado, y Hinata no lo haría, ella no pudo haber dicho nada.

-me dijo exactamente lo que tu le dijiste a Hinata -acusó fuertemente-

Sakura sintió un terrible malestar en su interior, y tuvo que hacer uso de todas sus fuerzas para mantenerse de pie, pero aun así, sintió que algo se había removido en su interior y unas terribles nauseas la invadieron. Por dios ¿no había sido suficiente ya por un día?

-muchas gracias Hinata -susurró Sakura- y por favor no...no le digas a nadie lo q-que te conte -pidió-

-claro que no, Sakura -negó de inmediato- puedes confiar en mi.

Puedes confiar en mi. Las palabras de la peliazul resonaron en su cabeza, al tiempo que sus ojos se cerraban.

-Hinata... -susurró apretando los puños con fuerza-

-¿por que lo hiciste Sakura? -pregunto seriamente-

Ella abrió los ojos y los posó en él con fuerza.

-porque es la verdad -soltó con la voz temblorosa-

-¡dijiste que mi padre golpea a mi...! -se interrumpió abruptamente- a Mikoto, ¿como te atreves a decir eso?

-j-joven Sasuke -la voz le falló- joven lo que yo... lo que dije es...

-¡ni se te ocurra decirlo! -bramó furioso- ¡ni se te ocurra hacerlo!

-¡pero es cierto! -rebatió rápidamente-

-¡no lo es! ¡maldita sea, no lo es! -exclamó- mi padre jamás haría algo así.

Ella abrió los labios para decir algo, pero de inmediato se dio cuenta de que ello no serviría de nada. Lo vio en sus ojos, en su mirada, su mirada que mostraba una increíble determinación en sus propias palabras... Él confiaba en su padre, lo hacía ciegamente, y Sakura comprendió, que jamás podría hacer pasar su palabra por sobre la del señor Fugaku.

Era lo normal ¿cierto? ¿Por que él debería creer en ella, su simple sirviente, en lugar de a su propio padre?

El hecho de saber, de entender aquello que era tan obvio, le produjo un dolor inmenso en el pecho, es por eso que una de sus manos fue allí, intentando controlar el dolor con su propio tacto, pero eso no funcionó, nunca funcionaba. Su respiración se hizo mas pesada, y las lágrimas resbalaron por sus mejillas sin que ella pudiera hacer nada por evitarlo.

-¿por que dijiste todo eso? ¿que pensabas conseguir con ello? -preguntó frunciendo el ceño-

-su padre...

-trabajas para mi padre Sakura -interrumpió de manera cortante- trabajas para él, y para mi, y aun así te atreves a hablar de esa manera.

La mano que tenía sobre su pecho se transformó en un puño al escucharlo, y el malestar de su interior aumentó de manera considerable.

-no quiero que lo vuelvas a hacer, no te lo permitiré...

La cabeza le comenzó a dar vueltas y Sakura supo que necesitaba salir de allí. Habían sido demasiadas cosas para un día, para un solo día... Ya había sido demasiado.

-si vuelves a hacerlo Sakura... -se interrumpió para mirarla fijamente, intentando ignorar las lágrimas que cubrían su rostro, intentando controlar sus sentimientos- si vuelves a hacerlo no dudaré ni un segundo en despedirte -sentenció de manera firme- no lo dudaré -repitió mas para si mismo que para ella. Y después de eso se dio la vuelta para marcharse de allí-

Y Sakura supo que estaba hablando enserio, y su cuerpo reaccionó dando un paso hacia él, no queriendo que se fuera, no así.

-j-joven... -la voz le salió sumamente débil-

-¡aléjate de mi hijo! ¡no te quiero cerca de él! -ordenó-

El pelinegro detuvo su paso, mas no se dio la vuelta.

-S-Sakura por favor, ayudame -súplico Kasa tomando su mano entre las suyas-

-n-no puedo... -una de sus manos fue a su cabeza-

Sasuke dio media vuelta para verla de frente.

-creí que eras diferente a las demás, pero debí imaginarme que las de tu clase solos saben hacer una cosa bien.

-¿no puedes que Sakura?

Ella dio otro paso hacia él.

-acepta el dinero y lárgate de aquí -masculló Fugaku lentamente- y si no lo haces...ten por seguro que quien pagará las consecuencias será Mikoto.

-no...no puedo... -susurró con la respiración agitada-

-no puedes ¿que? -volvió a cuestionar Sasuke molesto-

-olvídalo Sakura -exclamó frunciendo el ceño- soy lo que soy. Soy así desde que tengo uso de razón, veo las cosas de la manera que considero esta bien, y no cambiaré ahora.

Ella dio un último paso hacia él, y entonces sintió que pisaba el vació, porque sus piernas, de un momento a otro, ya no sintieron nada debajo de ellas.

-quiero que le pidas dinero -sentenció Kasa lentamente-

-¡Sakura! -los brazos de él la sujetaron antes de que chocara contra el suelo-

-¿no tienes verguenza Sakura?

-¡Sakura! ¿me escuchas?

Ella lo escuchó, pero no pudo decir nada, y de un momento a otro el dolor se agrandó en su pecho, y fue insoportable, verdaderamente insoportable.

-q-quiero ver a mi hijo Sakura, me lo prometiste... tu me lo prometiste.

Y cuando ya no vio nada más, cuando todo se puso negro y en silencio, ella aun sintió.

Sintió mucho dolor.