El título es una canción de Snowgoons.

Gracias a The Hawk Eye por darme su opinión n.n

Disclaimer: Los personajes de La Espada del Inmortal pertenecen a Hiroaki Samura.

Nothing you say

Meguro

Dio una última embestida, acompañada por un jadeo, y se quedó quieto encima de ella durante unos segundos para recuperar el aire.

Meguro sonrió con cansancio y fue abriendo los ojos lentamente. Pero antes de abrirlos por completo Magatsu se levantó de la cama para empezar a vestirse. La sonrisa se borró de su cara para reemplazarla por un gesto de tristeza. Siempre era lo mismo. Nunca se había quedado a pasar la noche con ella, y eso que se lo había pedido en varias ocasiones, pero él siempre tenía alguna excusa para declinar el ofrecimiento.

Se conocieron hacía unos meses en un bar, y desde ese encuentro se veían varias veces por semana en casa de Meguro. Casi no sabía nada de Magatsu; su nombre, su edad y poco más. Era muy reacio a la hora de hablar sobre sí mismo, de hecho, tampoco parecía interesarle mucho lo que tuviera que decirle la rubia.

Al principio no le dio mucha importancia, pero desde que descubrió que estaba enamorada de él (aun no podía entender como se había enamorado de una persona de la que casi no sabía nada) ese comportamiento le dolía.

Un día, en pleno orgasmo, Magatsu gritó el nombre de otra chica. Los dos hicieron ver que no había ocurrido nada y no hablaron del tema, pero a Meguro se le hizo un nudo en la garganta. En ese momento se dio cuenta de que Magatsu pensaba en otra cuando se acostaba con ella. "Ren", había gritado. Un nombre que a la chica se le quedó grabado en la cabeza. ¿Quién sería esa Ren? ¿Una ex novia que lo había marcado?

Pero Meguro no se resignaba a ser un simple desahogo sexual. Sabía que tarde o temprano Magatsu terminaría por corresponderla y ella estaría allí para recibir todo el amor que él quisiera darle.

Se levantó de la cama y se acercó a Magatsu por la espalda, el cual ya estaba medio vestido y estaba dándole la vuelta a su camiseta, que prácticamente estaba echa un nudo de lo rápido que se la había quitado. Le pasó los brazos por la cintura y apoyó su mejilla en la espalda del otro.

- Te quiero.- le susurró casi con miedo.

Magatsu se quedó quieto olvidando por un momento la prenda de ropa que descansaba en sus manos. Meguro contuvo la respiración temiendo su posible reacción. Y después de unos segundos de tensa espera Magatsu se separó de ella y se puso la camiseta.

- Nos vemos mañana.

Y se marchó sin decir nada más. Ni siquiera la miró.

Meguro se quedó mirando la puerta de su habitación. En el fondo abrigaba la esperanza de que volvería y le diría un "yo también", pero de corazón, no para seguirle la corriente.

Unos minutos más tarde se acostó en su cama y se abrazó las rodillas.

Se sentía sucia. Después de tanto tiempo acostándose con él se sentía sucia y mal. Utilizada. ¿Qué coño estaba haciendo con su vida? Estaba tan obcecada en intentar que Magatsu la quisiera que no se dio cuenta de que eso nunca iba a pasar. Taito Magatsu quería a otra chica, y esa chica no era ella. No sabía quien era la que le había robado el corazón, pero desde el principio tenía la guerra perdida. Y Meguro no lo vio, o no quiso verlo. Era más fácil aparentar que todo iba bien.

¿Merecía la pena pasar por todo esto? Meguro decidió que no. Tendría que haber reaccionado cuando gritó el nombre de otra. Pero aun no era tarde para hacer algo al respecto. Seguramente, mañana, Magatsu se quedaría sin juguete.

^CES'T FINI^

Notas de la autora: Estaba pensando en hacer el punto de vista de Taito. Para que quedara todo más atado y eso.