Disclaimer: CardCaptor Sakura es propiedad intelectual de CLAMP

'pensamientos'

"diálogo"

N.A: Notas de la Autora

Summary: Después de un final feliz ¿Qué sucede con la vida en Tomoeda? Historias de la vida cotidiana de la Familia Kinimoto. No es un AU. [Versión 2.0] S&S. Capítulo 15: Capítulo final.

Advertencia: Se asume la relación de Yukito y Touya, así que hay ligero shonen-ai.

Azul Como El Cielo

Capítulo Décimo Quinto: Azul Como el Cielo

.*.*.*.

La gente siempre había dicho que Yelan Li se veía muy joven para su edad, sobretodo los occidentales con los que hacía negocios, ella decía que era porque los orientales se conservaban mejor, pero su 'eterna juventud' no era nada comparada con la de su hijo y su nuera. La matriarca Li suponía que tenía que ver con la magia, ¿No se suponía que Clow era en verdad bastante viejo, pero tenía una edad ambigua que daba una idea de juventud? Aunque era bastante engañoso, e impedía prepararse para lo inevitable. Así había sido con Fujitaka, que parecía tan saludable como siempre pero un buen día simplemente no despertó, su hijo mayor dijo en su funeral que no había que sentirse triste por él, ya que al fin se había reunido con su querida esposa Nadeshiko, había vivió una buena vida y disfrutado de sus nietos.

El mismo Touya si envejeció, a diferencia de todos a su alrededor, de manera más normal, y de alguna forma Yukito también envejeció con él, pero Yue mantuvo su eterna belleza y juventud. Aún así tenía que haber un límite, Sakura y Syaoran nunca parecieron salir de los 30~40, pareciendo ligeramente mayor que sus hijos, y solo se veía su real edad cuando se comportaban como padres... cosa que 'Hiro-chan y Tsu-chan' podían asegurar que solo terminaba en vergüenzas.

Los chicos nunca dejaron de ser llamados así, ni en la secundaria, ni en la preparatoria, y se pensaría que no era tanto problema en la preparatoria porque estaban en Hong-Kong y quizá no sabrían que significaban, pero los rumores vuelan y todos se enteraron que era un sobrenombre algo ridículo para gente de su edad, y fue peor cuando escucharon que a 'Hiro-chan' le decían dulzura Hasta el director se sorprendió cuando la preocupada madre de los chicos Li solo llenaba de besos (una costumbre muy rara para un oriental, fuera de China o Japón) a sus hijos y decía convencida que sus pequeños (¿Pequeños? eran mucho más altos que él) 'Hiro-chan y Tsu-chan' no habían hecho nada malo, ellos nunca hacían nada malo, eran los viles muchachos aquellos que llamaban a su 'Hiro-chan' dulzura, cuando se notaba que era un hombre de lo más masculino.

Kimihiro y Tsubasa no podrían olvidar ese momento jamás, por mucho que desearan que fuese eliminado de su memoria, ahí estaban, sentados algo desarmados después de pelear con un montón de chicos(eso sí, luciendo muy masculinos), junto a su madre que al principio se había asegurado que no estuvieran heridos en ninguna parte (¡Ahí, frente al director!), su padre a su lado afirmando con la cabeza cada palabra que decía su esposa. Una vergüenza, ¡Y solo llevaban un mes en la preparatoria en Hong-Kong!, aunque tío Touya había dicho que su padre había terminado en una pelea el primer día, y que él mismo junto con Yukito había ayudado a Syaoran a golpear al tipejo ese, ellos querían, alguna vez, siendo llamados Tsubasa y Kimihiro en público por sus padres.

Pese a todo, los problemas, los gritos, las incontables peleas rídiculas, la familia Kinomoto, y luego Li-Kinomoto vivió muy feliz, viajando de aquí para allá manteniéndose juntos, queriendo Touya y Sakura que los chicos tuvieran una familia algo más grande que la que ellos tuvieron, y que se mantuvieran en contacto con su familia más cercana al menos. Pero no todo dura para siempre, y aunque el mayor de los Kinomoto dijese que su padre estaba muy feliz con su esposa en el cielo, no dejo de ser menos triste para todos perder a su padr, porque eso era para todos, un padre, y a su querido abuelo. Y los hizo darse cuenta de que en verdad no eran todos tan jóvenes como parecían.

Y fue ahí cuando Kerberos comenzó a preocuparse. Algún día su querida ama iba a dejar este mundo, y con ella se iría él, y no podía dejar de pensar en sus muchachos, sus muy queridos muchachos, iban a quedarse solos en este mundo. Y era también una preocupación para los chicos, una vida sin Kero, que había estado con ellos hasta en el preescolar. Era difícil asimilar la perdida de algo que sabían que podía estar siempre presente, pero implicaba que ellos mismo se convertirían en amos de las cartas y era algo que sus padres jamás permitirían, después de todo iba a quedar en la familia, y confiaban en ellos para que mantuvieran una relativa cercanía con la familia para que siempre, en el momento que fuera adecuado, un nuevo guardián surgiera. Pero ninguno jamás comentó nada, y así el tiempo pasó.

Fue un día de primavera, similar a aquel día en el que Syaoran llegó a vivir a la residencia Kinomoto hace ya tantos años cuando toda la familia se reunio en el jardín de la mansión Li, tomando todos té.

"Queremos vivir un tiempo en Japón, hace mucho que no vivimos ahí" Sakura dijo después de que todos se sentaran "Querida madre, ¿No quiere venir con nosotros?" pregunto a Yelan, quien ya estaba algo mayor, y sus hijas vivian todas con sus esposos lejos, no es que no fueran a visitarla a menudo, pero ir a Tomoeda o al mansión en Hong-Kong, y eran ellos los que vivían con ella la mayor parte del tiempo.

"No sé, querida, van solo ustedes o van todos?"

"Todos" Todos sonrieron, también, al responder todos al mismo tiempo.

"No sé en que momento el 'Nosotros' de Sakura pasó a incluirnos a todos, Touya, pensé que nosotros eramos nuestro propio 'nosotros' a parte"

"Tú también respondiste, Yuki. ¿Chicos, no tienen cosas que hacer? Personas a quien consultar antes de llegar y decidir que harán?"

"Nosotros siempre fuimos un 'nosotros' con baba y mama" Nunca dejaba de ser impresionante como pese a no ser iguales, se comportaban tan similar.

"Y Hiro tiene a su persona en Japón"

"Y la persona de Basa la seguirá a donde vaya"

"Está decidido, entonces iremos para allá por un tiempo"

.*.*.*.

Fueron muchos años después, cuando ya nietos y bisnietos corretiando en los pasillos de la casa Kinomoto en Tomoeda que Kero terminaba de contarle a los pequeños la historia de los abuelos.

"Kero-chan, entonces, el hermano de la abuela estaba casado con un ángel" Pequeños y adorables niños miraban al guardián con ojos expectantes.

"Sí, un tipo partícular en verdad, pero era muy querido por todos nosotros"

"Y a quien quieres más, a nosotros, a 'Sakura-chan' o a 'Hiro-chan y Tsu-chan"

"Por supuesto que nos quiere más a nosotros" el eternamente joven Kimihiro abraza a Kero junto a su hermano.

"Como nosotros lo queremos a él"

Sentados, en el corredor de la casa, Sakura y Syaoran escuchaban con sonrisas en sus rostros, todo se sentía natural, pacífico y pleno, Así, azul como el cielo.

FIN

.*.*.*.

N.A: Y bueno, terminó, el próposito de este fic.. (sí, alguna vez tuvo) eran pequeñas historias de la vida de Sakura&Syaoran, creo que es más facil imaginarse su vida adulta.

Y acabo de darme cuenta que un capítulo dice explosión en vez de expulsión xD. Algún día lo correjiré.

Muchas gracias a lfanycka, JOSE CULLEN, JenLi-Chiba92,Relena Li,Caro0paz, NeNa Li, Blouson Der Herz, Luz de angel, YeSaL, aLyA, gabyhyatt, Marce, Sekaihime, ziitah-TxE- y Menthis Isis Gea por sus reviews =D y a todos los que pusieron este fic en favoritos, alerta y que siguieron leyendo.