Los personajes son propiedad de Stephenie Meyer. La historia pertenece a ElianaMargalit, quien me permitió traducirla. Y mil gracias a Anna por checarla anoche ^^

Bien. ¡Hola! He sobrevivido mi primera semana de escuela, entre mucho frío, muchas escaleras y pocos recesos. Así que aquí les traigo una traducción. La profesora de inglés nos ha puesto a practicar, ¿y qué mejor que aprovechar y así beneficiarnos todos? xD


El problema con el Día de San Valentín.


Leah no soportaba el Día de San Valentin.


Odiaba los dulces.

Jacob le dio una caja de pequeños corazones que decían cosas como "Te amo" en ellos. Leah pretendió que no le importaron mucho, que ella siempre recibía dulces el Día de San Valentin.

Cuando estuvo sola, pensó cuánto tiempo había pasado desde que alguien le había regalado dulces por el Día de San Valentin.


Ella odiaba las tarjetas cursis.

Jacob le dio una tarjeta. Era la cosa más cursi que jamás había visto. Era del tipo de las que hacían para que los niños de primer grado que estaban obligados dieran una tarjeta a cada uno en su clase.

Pero Leah pudo ver que Jacob la había escogido. Decía "Puppy love [amor de jóvenes]" en el frente, y tenía la caricatura de dos perros. Leah se burló de Jacob por escoger una tarjeta tan cursi.

Cuando estuvo sola, puso la tarjeta en su mesa de noche, donde ella la vería todo el tiempo.


Ella odiaba las flores.

Jacob le dio flores, rojas y rosas, y anaranjadas. Era un bouquet grande, y olía fuertemente a una fragancia que Leah no podía nombrar. Jacob tomó una de las flores, una roja, y la puso en el cabello de Leah. Leah tuvo que agachar su cabeza para ocultar su brillante rojo rostro. Era tan impropio de ella sonrojarse, pero no pudo evitarlo.

Cuando estuvo sola, ella olió las flores y pensó en Jacob. Las tuvo hasta que se marchitaron y comenzaron a oler ligeramente similiar a como los vampiros olían.


Sobre todo, ella odiaba el amor.

Jacob la besó, la besó muchas, muchas veces y le dijo cuánto la amaba. Se quedó despierto con Leah toda la noche, viendo las estrellas con ella. Su amor por ella era tan espeso que Leah sentía como que se ahogaba en él, y le gustó.


Leah no podía soportar el Día de San Valentin.

Pero Jacob hizo que casi le gustara.


Disfruten el fin de semana.

Ciao!

twitter . com / EliannaCullen