Disclaimer: Ninguno de los personajes me pertenecen todo es propiedad de Claudia Gray.

Este one shoot se lo dedico a mi amiga Camilla, sin ti seguiría buscando el nombre del profesor. Espero que te guste.


Drink my blood.

No tenia ánimos de ir a la escuela estaba completamente perdida en el mundo de los sueños y bien envuelta en mi cobertor, ninguna fuerza humana podría sacarme de mi cálido capullo de tela.

—Vamos Bianca vamos a llegar tarde— Dijo Patrice y con rápido jalón deshizo mi capullo, mi cobija fue a parar a los pies de la cama y el aire gélido del castillo media noche me caló hasta los huesos.

—Ya voy— Gruñí por lo bajo mientras buscaba mi uniforme entre mi lado desordenado del closet no pensé que me hubiera escuchado.

—¿Vas a usar el cabello así?— Preguntó sorprendida cuando vio que me hacia una cola de caballo.

—Si ¿Qué tiene de malo?— Quise saber pero ella se limitó a negar con la cabeza— ¿Sabes por el hecho de que hayan expulsado a tu novio no quiere decir que debas verte así?

—¿Así cómo?

—Permíteme —Pidió y comenzó a arreglar mi cabello, lo dejó suelto y separo mi cabello en mechones ordenando las ondas para que se convirtieran en rizos se alejó un poco y me miro con detenimiento— Creo que necesitas un broche.

Patrice giro sobre sus talones y busco algo en su tocador, entre las cajas que habían llegado ayer con sellos postales de Paris.

—Ayer llegaron —Dijo explicando lo que yo ya sabía— Son de la última colección de un diseñador parisiense, son hermosos, pero el color no es el adecuado, el verde no va bien con el cabello rubio va con el rojizo.

Sin darme la oportunidad de mirarme en un espejo Patrice puso los broches en mi cabello y me llevo a jalones a la clase de la Srita. Bethany, llegamos a unos segundos de que la profesora entrara pero no por ello dejó mirarme con desaprobación. La clase transcurrió igual que todas las demás clases, lenta y fastidiosamente, desde que Lucas se había marchado todo me parecía lento y fastidioso. El tema de hoy era una novela poco conocida de algún escritor que nadie había creído que era lo suficientemente bueno como para hacer mención aunque claro eso solo era en el mundo de los humanos, aquí, la Srita. Bethany le daría un significado completamente diferente.

Cuando la hora terminó vi a Raquel caminando a su próxima clase, la salude pero me dijo que ya iba retrasada a su siguiente clase y que no podía quedarse a conversar, era una lástima, sin Lucas Raquel se había convertido en una de mis únicas amigas, si no es que la única.

—Hola Bianca— Dijo Balthazar sobre la multitud que salía corriendo a sus próximas clases— ¿Me permites acompañarte? Creo que ambos tenemos clase con el señor Yee.

—Claro— Dije y solté un suspiro resignado.

—Si no quieres puedo irme por otro lado— Sugirió Balthazar apenado.

—Oh, no, no es eso, me alegra que me acompañes es solo que —Dude, no sabía si decirlo o no— no me interesa la clase de Tecnología Moderna.

—Es cierto, tu no la necesitas tal vez deberías pedirle al Sr. Yee acreditar la materia de una vez, después de todo tu naciste en esta época, es tu vida diaria —Dijo y metió las manos en los bolsillos del pantalón fingiendo indiferencia—Aunque si dejaras de ir te extrañaría.

Las palabras de Balthazar me sorprendieron por su sinceridad a pesar de que no los había visto cuando lo dijo me imagine la honestidad en sus ojos café.

—¿Quisieras escaparte de la clase del Señor Yee?— Pregunte sin saber exactamente por qué.

—¿Contigo? A cualquier parte —Dijo y puso sus manos en mis hombros— Vamos yo conozco un camino más corto.

El tacto de sus manos en mis hombros me hacía sentir incomoda, no de una manera mala, más bien nerviosa. Siempre pensaba que sus manos eran pesadas por su tamaño y fuerza pero su peso era casi invisible.

Caminamos juntos sin prestar mucha atención a las miradas reprobatorias de Vic, el mejor amigo de Lucas, y nos escabullimos de la vista de mi madre en una esquina. No tenía idea de a dónde nos dirigíamos hasta que Balthazar aligero el paso al vislumbrar los cenadores, un recuerdo me azoto el corazón de golpe pero no permitiría que me abandonaran mis fuerzas de escaparme de clases, no había vuelta atrás ya estaba afuera del castillo y por mas rápido que corriera el profesor no me permitiría entrar a clase.

—¿Remordimientos?— Pregunto al ver que mi mirada se perdía en los confines de los terrenos de Media Noche.

—No— Respondí sin estar segura de mi decisión.

—Caminemos un poco más, creo que desde aquí tu padre podría vernos— Dijo y comenzó a caminar hasta internarse más en el bosque, el iba a unos pasos por delante de mí y eso me dio la perspectiva suficiente para notar su espalda ancha y su cabello oscuro, era mucho más alto que yo y mucho más que Lucas, eran tan diferentes. En medio de mis cavilaciones lo perdí de vista y me sentí sola dentro del bosque sombrío, me recordó aquel intento de escape donde había conocido a Lucas. No quería recordar eso, era el pasado, no volverá.

—¿Balthazar?— Pregunte al aire esperando respuesta.

—¿Bianca? —Respondió— No te me quedes atrás que no es divertido fugarse uno solo.

La mano de Balthazar se deslizo por mi brazo y sus dedos se entrelazaron con los míos, sus dedos eran fuertes, lo sabía, pero no se cerraron sobre los míos, era una pregunta, estaba esperando mi respuesta. Sin saber muy bien porque lo hacía ni que sentía cerré mis dedos fuertemente sobre los de él y unos cuantos pasos más adelante se detuvo.

—Bianca —Dijo y aun sin soltar mi mano se giro quedando frente a frente.

—Hoy te ves hermosa— Dijo y acaricio los suaves risos y toco el broche con los dedos. Comenzó a decir algo mas pero cerró la boca, parecía que buscaba algo dentro de mis ojos, dentro de mi alma que completara sus palabras perdidas.

Al no encontrar lo que buscaba encogió los hombros y se fue acercando lentamente hacia mí, solté su mano bruscamente y las lleve hacia su cuello. Nuestras bocas se unieron en un beso y nuestros labios se movían sincronizadamente, puso sus manos en mi cintura y no supe que hacia hasta que mis dientes perforaron la piel de sus labios y la sangre entraba en mi boca. Tenía un sabor completamente diferente a la sangre que había probado hasta ahora, era más dulce y mas cálida y llegaron a mi miles de imágenes de mi misma de diferentes perspectivas y diferentes días, también pude sentir, no sin causarme una gran impresión, la magnitud de sus sentimientos hacia mí.

Cuando me di cuenta de que lo había mordido me aleje mareada y asustada, apenada y sin las palabras suficientes para disculparme.

—Balthazar, discúlpame no se que, no era mi intensión, en verdad, perdóname— Balbucee mientras intentaba que las lagrimas no salieran de mis ojos. Me sentía tan confundida y asustada pero los ojos de Balthazar no mostraban nada más que cariño y comprensión, y tal vez un poco de diversión.

—Bianca, no te disculpes, yo quería que lo hicieras, quería que supieras —Explico y luego sonrió— Creí que sería mejor que lo vieras por ti misma.

Nunca había visto nada como él, nunca había sentido algo así por nadie la previa confusión se iba perdiendo se iba alejando como la neblina cuando sale el sol y me dejaba conocimiento completo sobre mis sentimientos, mis sentimientos por Balthazar.

No había nada que pudiera decir y hacer para explicarle quería que bebiera mi sangre pero sabía que se rehusaría, el nunca la tomaría y menos en el estado en que me encontraba después de haber tomado la suya. La única manera que encontré para expresarle lo que sentía fue lanzándome hacia su boca, al principio no respondió por la sorpresa pero después sus labios se volvieron tan insistentes como los mios, y nuestras bocas se convirtieron una con el febril deseo de poseer al otro.

—Quisiera que probaras mi sangre— Dije entre besos.

—Tal vez después, cuando estés segura de ello.

—Lo estoy— Respondí y me lance de nuevo en busca de sus labios rojos. Estaba segura de que eso era lo que quería, pero por el momento me conformaba con su boca, sus labios y sus manos que acariciaban cada centímetro de mi cuerpo.


N/F:

¿Cómo ven lo dejo como un one shoot o escribo otro capítulo y lo convierto en un mini fic lleno de abrazos, besos y demas? Todos sus comentarios los pueden dejar en un lindo review que agradecere infinitamente.

Muchas gracias y hasta pronto.

Su Amiga:

Sweet Bloody Dreams.