·Disclaimer: Akatsuki y La parejita de inmortales pertenecen a Kishimoto, un ser el cual debería robarles los derechos y desenterrar a Hidan para luego revivir a Kakuzu, y así, ambos logran reunirse para tener coffsexocoff.

·Advertencia: Ninguna, pero… no sé si sea recomendable leerlo n_n

·Pareja: Kakuzu y Hidan.


·.·.·. Hechos.·.·.·

―Kakuzu… ―le llamó Hidan sentando en la silla, apoyando su brazo en la mesa mirando al mayor que revisaba algunas cuentas.

― ¿Uhm? ―pregunta sin interés concentrado en lo que hace.

― ¿Por qué nunca me dices 'te amo'? ―Hidan estaba serio. Kakuzu se detuvo y lo miró de reojo.

―Porque no. ―dijo así de simple y directo. Regresa a lo que estaba haciendo anteriormente.

― ¿Pero por qué? ¿Tanto te cuesta? Ni siquiera cuando tenemos sexo, joder.

―Ya te di mi respuesta.

―No están difícil. ¡Solo mírame! ―exclamó con una feliz sonrisa. ―Te amo Kakuzu. Te amo, I Love you, Aishiteru.

Kakuzu le miraba serio, pensaba que iba decir Te Amo en todos lo idiomas posibles.

―Ahora dilo tú, 'Te Amo Hidan'.

―…No. ―sigue revisando papales.

― ¡Por Jashin sama! No puedo creerlo, eres tan amargo.

―No me importa.

Al parecer, Jashin sama le había iluminado, dándole una idea de cómo hacer para que diga Te amo Hidan. El jashinista buscó en sus bolsillos de su pantalón, y sacó lo que necesitaba.

―Oi Kakuzu, si me dices que me 'amas', te daré dos papeles verdes. ―astutamente sabía que Kakuzu no se resistiría a tal cosa llamada dinero. Hidan con una enmarcada sonrisa triunfadora, meneaba los dos billetes con su mano.

Kakuzu observaba con determinación aquel tesoro puesto a su vista verde. Se quedó pensativo. Luego bajo la mirada a sus papeles.

―No.

― ¡¿Qué?! ¡Joder Kakuzu! ¡Ya no tengo más dinero! Maldición... ―frustrado colocó el dinero sobre la mesa. ―Creo que no me amas, y solo lo haces conmigo por sexo.

El tesorero le miró. Hidan había bajado la mirada transmitiendo melancolía por nunca decirle Te amo Hidan. De alguna manera se sintió culpable.

―Hidan, ven aquí. ―el aludido lo observó sin ganas. ―Vamos ven, siéntate aquí. ―le hiso señas para sentarse en su pierna. Él obedeció sin ánimo, parecía un mocoso malcriado. ―A ver Hidan, que no te diga 'Te amo', no significa que no te ame.

― ¿Y cómo se que me amas?

―Con hechos.

― ¿Qué clase de hechos?

― ¿Quieres que vayamos 'hacerlo'?

― ¡Sí, sí quiero! ―Hidan saltó de alegría. Luego Kakuzu se puso de pie diciéndole que lo esperara en la habitación. No obstante, observó los billetes que su religioso había dejado sobre la mesa. Se acercó y cogió el dinero guardándolo en su bolsillo. Y por último se dispuso a ir a la habitación donde le esperaba Hidan, para darle los 'hechos' de que si lo ama.

Unos fuertes ruidos se escucharon desde el cuarto de los inmortales. Gritos descomunales y choques de algo con la pared.

― ¿Otra vez lo están haciendo? ¿Acaso no pueden hacerlo en silencio? ―preguntó Kisame que recién había bajado a la sala.

―Esta vez es diferente. ―Itachi yacía ahí desde el principio. Kisame no le comprendió ¿qué sería lo diferente? ―Kakuzu quería demostrarle a Hidan que lo ama con hechos.

― ¿Hechos?

¡¡Ámame Kakuzu, Ámame!! Eso hiso desconcertar aun más a Kisame. Por mientras Itachi, levantó la vista hacia arriba por haber oído esa petición.

·.·.·. The End .·.·.·


Se me le ocurrió después de jugar Wii.

El ¡¡Ámame Kakuzu, Ámame!! Se refiere a que le de más "hechos" Kakuzu a Hidan x3.

¿Merezco Review's? ¿Pli~s? ¿Es mucho pedir?

"Recuerda, Si Me Das Review's, Jashin Sama Te Bendice"

"¡Sino, Jashin Sama Te Castigará!"