Disclaimer: Todos los personajes son de Stephenie Meyer. Únicamente la historia es mía.

Summary: Sabes que ella es la que mejor te entiende. Te sientes como reflejada en un espejo cuando estas con ella.

Para mi Cafesitodeldia. La mejor drabble queen/amiga/beta/hermana a distancia que pude haber pedido. Ella es amor (L) y hoy es su cumpleaños. Te quiero, pequeña. Espero te guste este regalito; pequeñito, pero con mucho amor.

Es mi primer intento con esta pareja. So… sean comprensibles *blush*


Mirror

Observas tu reflejo, tan hermoso y perfectamente inmortal. Sonríes con melancolía al darte cuenta que nadie comprende tu pesar; ese silencioso dolor que llevas contigo desde hace décadas. Por más que lo intentes, todos parecen pasar por alto a la mujer para fijarse en el cuerpo (incluso Emmett, por mucho que trate de negarlo, y lo sabes). Todos ignoran que dentro de ti está una mujer llena de amor y sabiduría.

Todos… excepto ella.

Ella, la criatura de belleza tan exquisita como la tuya; con quien has compartido este malestar y te sientes identificada, pues a ella le ha pasado lo mismo toda su existencia. A pesar de todo, ella te conoce mejor que nadie en todos los aspectos.

Entonces, miras nuevamente al espejo y te sorprendes al ver dos figuras frente a ti. Dos melenitas rubias (una un tanto rojiza) y dos esculturales cuerpos. Sin inmutarte, te giras hasta quedar frente a ella. Sonríes y ella te responde. No necesitas a Jasper para sentir todo el amor que fluye entre ustedes.

Te estremeces levemente al sentir el roce de los fríos dedos de Tanya en tu mejilla, descendiendo lentamente por tu mandíbula, pasando por tu cuello hasta llegar a tu escote. Cierras los ojos y siseas de placer, mientras ella suelta una risita tonta. Te avergüenzas al reconocer que ella (además de Emmett) sabe de memoria todas y cada una de las reacciones que tienes; todos tus puntos débiles.

Lentamente, como si temieras que desapareciera esa sensación, abres los ojos para toparte con su mirada topacio; siempre tan llena de amor hacia ti. No te sientes cohibida por ella, al contrario, sabes que ella te entiende.

–Te quiero –susurras.

–Lo sé. Yo también –te responde, antes de inclinarse hacia ti.


Twitter: /c_ linan