Nota: Segunda historia (oficial) en español, aunque esta no es mía. Aviso: esta historia es una traducción de otra ya existente, del mismo título por Chaed, o sea que gente: NO quiero que me digáis que he 'robado' la historia, no. Tengo completo permiso de la autora para traducir esto. No hace falta escribir más, ni de sinopsis ni nada; se irá viendo conforme se avance. ¡Que lo disfrutéis! Oh, y echadle una que otra miradita a Chaed, que es la que las escribe originalmente.

Disclaimer: Resident Evil no me pertenece. Pertenece a Capcom. // "Sine Sole Sileo" no me pertenece, es obra de Chaed.


Sine Sole Sileo

Por Chaed
Traducción de .-SnipingWolf

**

Capítulo I

Sus pasos resonaban en el pasillo vacío de la mansión. Eran bien pasadas las horas laborales y aquellos que permanecían allí durante la noche se habían retirado a sus residencias o a los laboratorios subterráneos. En el pedante corredor estaban sólo él y las ornamentadas decoraciones en las que a Ozwell Spencer le gustaba gastar el dinero de la empresa.

Giró una esquina a la izquierda, descendió la escalera que crujía que llevaba a la planta baja y no por primera vez se preguntó si el viejo y mohoso olor estaba ahí por disimulo o porque de verdad la mansión se pudría a un ritmo tan rápido.

A la vez que tocaba en la puerta de roble que daba a la oficina de Spencer, liberó su mente de todo otro asunto. Después entró y asintió con la cabeza a modo de disculpa ante todos los individuos de la habitación, excusándose por su retraso.

"Dr. Wesker."

Spencer, repantigado en su butaca de cuero, le lanzó una sonrisita pícara y le indicó acercarse con un gesto impaciente.

"Tome asiento."

Hizo como le indicaron, no sin antes intercambiar una mirada con las otras dos personas en la habitación. James Marcus le enseñó una expresión severa como respuesta, obviamente desagradado por su tardanza. Wesker era normalmente una persona puntual y, después de la reunión con Spencer, estaba seguro de que tendría que explicar la razón de su retraso al supervisor del Edificio de Entrenamiento.

En la silla de al lado, William Birkin tamborileaba los dedos nerviosamente contra el reposabrazos. Probablemente él había llegado antes, incluso más temprano que la hora acordada. El esperar a Wesker en compañía de los dos individuos de más influencia de Umbrella le había tocado la paciencia y los nervios. Ni Marcus ni Spencer eran tipos amigables y la simple necesidad de convocar una reunión sin dar la menor pista de lo que se trataría ponía a Birkin completamente de los nervios. Y esto tenía el mismo impacto en Wesker, solo que éste se las apañó para esconder su ansiedad.

"Ahora que nos hemos reunido," empezó Spencer, su mirada coincidiendo con la que cada uno mientras hablaba, "Déjenme explicarles por qué convoqué esta reunión en primer lugar."

A su lado, Birkin se movió intranquilo en su asiento. Wesker miró a Marcus. Incluso si su mentor sabía de qué iba esto, era imposible averiguarlo juzgando únicamente por su expresión. Spencer podría anunciar su ascenso o haberlos llamado aquí para firmar sus sentencias de muerte. Marcus no diría ni pío, ni un solo detalle, ni siquiera cuando le habían preguntado el día anterior. 'Concentraos en lo que estáis haciendo ahora, no en lo que haréis más tarde,' fue toda la prenda que soltó.

"¿Puede alguno de ustedes decirme qué transcendencia tiene África para Corporación Umbrella?" preguntó Spencer.

Wesker levantó una ceja, pero permaneció en silencio. Birkin expresó sus dudosos pensamientos segundos después.

"El Progenitor se origina allí."

"Muy bien, doctor," dijo Spencer, y Marcus asintió aprobatoriamente antes de volverse a Wesker.

"¿Puede nombrar algunas características del virus, Dr. Wesker?"

"Un retrovirus que transcribe su genética en el ADN del hospedador, y así multiplicándose por todo el sujeto. La infección causa cambios moleculares incontrolados. En sujetos de niveles bajos de la escala evolutiva, esto desencadena crecimiento celular y reorganización mutagénica. La experimentación en huéspedes humanos y humanoides ha, hasta ahora, llevado a una descomposición celular de semejante velocidad que más investigaciones serían a un nivel méramente teórico."

"Precisamente. Hasta ahora, el genoma humano no se ha unido al agente con éxito, a pesar de varios intentos," añadió Marcus, aparentemente satisfecho con el breve resumen de Wesker.

"Todavía," dijo Spencer, y todas las miradas se fijaron en él.

"¿Señor?" Birkin frunció el ceño y tamborileó los dedos de nuevo. "Hemos conseguido una unión exitosa a partir de la combinación de Progenitor con el Ébola. El T, a pesar de estar aún en sus fases tempranas, es aplicable a los humanos."

"¿Ha siquiera atendido a lo que ha dicho el Dr. Marcus, Dr. Birkin?" Spencer inquirió, y Birkin calló instantáneamente. Avergonzado, dejó caer la cabeza. Sabiamente decidiendo en contra de defender a su amigo, Wesker mantuvo la boca cerrada. Hasta ahora, no había entendido a lo que Spencer estaba jugando. Una mirada de perfil a Marcus le reveló tanto como siempre: nada.

"Repita lo que ha dicho el Dr. Marcus." Ordenó Spencer.

Birkin levantó la mirada otra vez. "Señor, ha dicho que el Progenitor no se une al genoma humano."

"Correcto, Dr. Birkin. No estamos hablando del T, sino del Progenitor."

Marcus se aclaró la garganta cuando el líder de Umbrella hubo terminado, aliviando algo de la tensión en aumento.

"Yendo al grano, caballeros, especulamos que tales puntos de vista sobre el agente viral están equivocados."

"¿Señor?" Fue Wesker ahora, su voz sin ocultar su curiosidad.

"El Progenitor se une."

"¿Cómo?" Birkin inquirió, sus ojos muy abiertos. "¿Quién ha…? ¿Cuándo ha ocurrido esto?"

A estas alturas, Spencer sonrió y Wesker estaba seguro, ahí y ahora, que el avance científico no era el único deleite.

"Su avión se marcha en cinco horas," Marcus los informó con calma y el nuevo giro en la situación hizo que Wesker volviera a enfocar su atención de hombre a otro. "El Sr. Spencer y yo queremos a dos de nuestros mejores investigadores allí para que indaguen sobre este fenómeno. Yo iría personalmente, pero comprenderán que cualquier anomalía en la investigación con el T en este momento es impensable."

"¿Nuestro avión?" repitió Wesker.

"Partirán hacia África, ambos de ustedes. Una vez que lleguen serán transportados al edificio de la zona, donde se reunirán con el investigador jefe Brandon Bailey. Él les confiará más instrucciones."

"Esperamos los primeros informes a lo largo de la primera semana de su estancia, doctores," Spencer resaltó ese detalle.

Reinó un breve silencio y Wesker urgió a su mente para que recogiera toda la información sobre el Progenitor que poseyera. Todo esto sonaba como si sacado de una fantasía. Si todo resultaba cierto… toda la investigación sobre el virus Madre tendría que ser reescrita. Lanzó una mirada a Birkin, pero él no la advirtió. Si esto era cierto, entonces podrían escribir la historia científica de nuevo. Pero tal y como estaba la cosa y con trabajo de esa clase, la imagen del castillo real que experiencias así adquirían normalmente se desmoronaba y quedaba como un mero grano de sal.

"¿Y qué habrá del T?" La pregunta tenía que salir. Si ellos no estaban, ¿quién se encargaría de su investigación? Si los rumores sobre el Progenitor resultaban ser meras fantasías, en cambio usarían su preciado tiempo en su proyecto actual - uno que tenía perspectivas muy reales.

"El Dr. Marcus continuará trabajando en el virus-T," explicó Spencer. "Él les mantendrá informados diérase el caso de avances, ya que ustedes nos pasarán toda información sobre el Progenitor."

Wesker quería preguntar por qué no podían quedarse y que Marcus fuera en su lugar, pero cuando miró al severo profesor, la pregunta se disolvió y no volvió a pensar en ella. Si ésta era la decisión, no habría cambio alguno.

"¿Cuánto tiempo estaremos allí?"

"Tanto como sea necesario."

Punto y final; la conversación había alcanzado su fin. Sonsacarle más información a cualquiera de los dos hombres sería un riesgo que no merecía la pena tomar. Todo se desarrollaría tarde o temprano. Wesker miró a Birkin de nuevo y sus miradas se encontraron esta vez. Un cabeceo casi invisible y ambos se volvieron a sus superiores.

"Deberíamos empacar entonces, señores," dijo Wesker. Spencer asintió de manera cortante.

"Pueden retirarse. Estén en la entrada principal en tres horas y media, y allí se les informará del resto. Buenas tardes."

Ambos se despidieron con una reverencia y una vez que Birkin había cerrado las pesadas puertas de roble tras de sí, suspiraron. Por una parte, debido al alivio de haber salido de la reunión y, por otra debido a la tensión que aún tendría que llegar.

Birkin habló primero. Su voz resonaba por las paredes conforme andaban por el largo corredor que serpenteaba por la mansión.

"¿Dónde estabas? Estaban a punto de despedazarme, como un par de lobos rabiosos y medio muertos de hambre."

"Si te dijera que estaba en una cita, no me creerías de todas maneras, ¿verdad?" Wesker sugirió, una de sus cejas levantada. Su colega respondió con una cara de pocos amigos.

"Por favor, Albert, tus chistes son malísimos. De verdad espero que tu ausencia fuera productiva para el proyecto."

"No es que eso nos vaya a ayudar mucho ahora. Equipa spray para los mosquitos y renueva tus vacunaciones. Lo último que necesitamos es tratar con enfermedades de la zona."

Birkin hizo una mueca al pensar en ello. "No es que vayamos a la selva." Pareció reconsiderar un momento, luego añadió, "Aunque deberíamos llevar antídotos para el Progenitor por si las moscas."

"Las sanguijuelas de Marcus ya son lo bastante irascibles. Si los chicos allí en África encontraran una variante de un patógeno humano, la primera cosa sensata que harían sería crear el antídoto antes de inyectar a las personas con el agente."

"Mejor prevenir que curar," razonó Birkin. "¿Nos vemos en el pasillo principal en tres horas?"

Wesker miró su reloj y asintió con vacilación. "Iré disparado. Gracias a Dios que no hay ningún tipo de control de velocidad por aquí."

"Todavía no entiendo por qué insistes en vivir en Raccoon cuando aquí te ofrecen las mismas condiciones. Son dos horas de carretera que te ahorrarías, y diarias."

"Dos horas," Wesker se encogió de hombros. " Son dos horas que estoy dispuesto a pasar en el coche a cambio de no tener BOWs respirándome en el cuello mientras intento dormir."

"Oh, por favor," Birkin chasqueó la lengua. "¿Qué probabilidades hay de que haya un brote mientras duermes? Si ocurre mientras estás trabajando, te toca cargar con el muerto de todas maneras. Y no me des esa charla sobre intentar llevar una vida social como Dios manda."

"No lo haré." Los labios de Wesker se curvaron en una sonrisa. "Sé que odias cuando otros triunfan donde tú fracasas, William. Me ahorraré esa."

El comentario no pasó por desatendido. Birkin frunció la boca, pero cuando la respuesta digna de la situación no salió, Wesker dijo:

"Tres horas. No me hagas esperar."


Nota: He aquí el primer capítulo. Espero que os guste tanto como me ha gustado a mí. Yo me estoy leyendo la original y es simplemente increíble. Subiré capítulos cada 7 días; así cae en viernes y tengo tiempo de trabajar en los demás.

Sí, he usado las comillas para el diálogo en vez del pelmazo/peñazo (lo que queráis) que los guiones pueden resultar ser a veces.

Las 'reviews' se agradecen!^^