Los personajes no son míos son de la grandiosa, única, DIOSA de S.M (aunque no duden que me encantaría robárselos jeje o almenos a Edward) solo la historia es mía

Mi nombre es Isabella Swan, tengo 17 años. Tengo el pelo marrón mis ojos son de un profundo color chocolate y mi piel es extremadamente blanca se podría decir que soy mejor conocida por amigos y familia como Bella. Mi padre es Charlie Swan dueño de las empresas PierGlamur y Bellísima la ultima pertenecía a mi madre la cual falleció cuando yo solo tenia 12 años dejándonos haci como herencia la empresa a mi y a mi hermano hasta que seamos mayores de edad y decidamos hacernos cargo de la misma, pero por mientras nos corresponde una innumerable suma de dinero por mes hasta el resto de nuestras vidas o hasta que decidamos hacernos cargo de la empresa cosa que es muy difícil de conseguir ya que Emmet vive para ser independiente y con "independiente" me refiero a que si acepta el dinero por mes es por que realmente lo necesita y por que en parte le dije que si no lo aceptaba simplemente que se olvide de que en el futuro tendría hijos, ya que yo me encargaría de que no fuera haci y yo bueno se podría decir que no me agrada mucho el echo de tener mi futuro planeado

- señorita ya llegamos – dijo el chofer el cual era el encargado de traerme hacia la casa de Emmet la cual se encontraba en Forks

- Gracias – dije antes de pagarle el viaje y bajarme inmediatamente del auto

- En donde desea que coloque sus maletas – me pregunto mientras que bajaba las maletas del auto

-¡Que va!, No te preocupes chico que yo las llevo por ella – respondió una voz a la cual reconocería a 10.000 Km de distancia

- Si, entregele las maletas al señor – le indique al pobre chofer quien había quedado mudo de la impresión al ver a Emmet el cual solo sonreía como idiota

- bien si no me necesitan mas me retiro – nos informo el chofer Luego de que les entrego todas mis maletas a Emmet las cuales no eran muchas se retiro

- Y bien hermanita, te presento a mi hogar dulce hogar – dijo una vez que nos encontrábamos dentro de su casa la cual solo se encontraba una manera para llamarle la casa estaba total y extremadamente... SUCIA – ¿y que te párese? – me pregunto

- Emmet... ¿hace cuanto no limpias? – le pregunte realmente curiosa ya que parecía que dentro de la casa se había formado la tercera guerra mundial y nadie se había dado cuenta

- eh... yo... esto... - me respondía nerviosamente – bueno... Veras lo que pasa es que hace dos días tuve una fiesta y pues no tuve tiempo a limpiar – por dios que excusa más estúpida ¡DOS DIAS!, Yo creo que en dos días debes alcanzar a limpiar ¿no?. Bueno pero que más da, haci es el Emmet que yo adoro

- Ok – dije tratando de ocultar mi risa a lo que falle cruelmente ya que estalle a carcajadas

- ¿Y bien? – Dijo un enfurruñado Emmet - ¿Ya dejaste de burlarte di mi? – me pregunto una vez que las risas cesaron

- Si ya lo hice – Afirme recobrando el poco de compostura que tenia por allí guardada en algún sitio

- Bien por que ¡te extrañe mucho! – Dijo antes de abrazarme para quitarme todo el aire de los pulmones con su abrazo de osito cariñositos como yo le decía cuando era más pequeña, pero ahora que lo veo ese abrazo no tiene nada de "cariñositos" es mas yo diría que tiene como propósito al abrazar a una persona matarla

- Emmet... ai- re... - Dije como pude

- Perdón – Dijo soltándome haci de ese abrazo suicida - ¿y como paso para que tu quisieras venir a vivir aquí con migo el grandioso y único Emmet Swan? – pregunto mostrándome sus músculos

- Y por lo que veo también humilde – Dije divertida ya que si hay algo que me encantaba de Emmet es su forma de ser, a veces creo que se trata de un niño con cuerpo de hombre

- Si, si, como digas – me dio la razón como a los locos – Pero dime ya por que?

- ¿Perdón? es que ahora no puedo venir a vivir con mi hermano mayor- Pregunte fingiendo estar indignada

- Claro que sí, pero...

- pero, nada – le corte – solo quería estar lejos de todos los negocios y de Charlie – Le dije a lo que el solo me respondió con una sonrisa comprensiva y quien no lo haria desde hace dos años que murió Renee (mi mama), Charlie (mi papa) no a vuelto a ser el mismo de antes, hoy en día es tan serio y tan amargado aunque a decir verdad ni siquiera nos reconoce como hijos o almenos es así con migo, ya que con Emmet mantiene una relación bastante... cordial aunque han tenido sus peleas a mi costa ya que Emmet siempre le cuestiona por que me trata de una manera tan... indiferente a mi, pero bueno el me a criado y con eso me vasta o al menos de eso me quiero convencer

- ¡BIEN! – exclamo Emmet logrando sacarme haci de mi ensoñacion – que te párese si te muestro tu habitación – dijo cambiando de tema abruptamente lo cual internamente se lo agradecí

- Y dime esta igual de sucia que toda la casa – Le pregunte seria

- Claro que no, por que yo tu querido hermano he ordenado tu habitación – dijo mientras me guiaba hacia mi habitación

- Sabez Emmet – Le dije una vez dentro de mi habitación – debes definir bien tu concepto de ordenar – Le critique, ya que para el "ordenar" se llama a meter todo debajo de la cama

- Hey, no te quejes que me la he pasado "ordenando" toda la mañana tu habitación – de verdad se paso toda la mañana metiendo las cosas debajo de la cama?

- ¡Uy si claro!, lo que haz echo tu si que se llama tener voluntad – Dije con sorna

- ¿Acaso quieres pelear? – Dijo con una mirada malevola, la cual me dijo que devia salir lo antes posible de la habitación y como si me hubiera leído la mente Emmet y su cuerpazo bloqueo mi única salida: la puerta, bueno esa o claro esta la ventana aunque no me convenía considerando que me encontraba en el segundo piso - ¿a donde crees que vas? – Me pregunto burlonamente al ver que había frustrado mis planes de fuga

- ¡ni se te ocurra! – lo amenacé aunque mas bien sonaba como una suplicación y claro que Emmet lo pudo notar puesto a que se abalanzo sobre mi y me empezó a torturarme haciéndome cosquillas

- ya... Emmet – me queje entre risas – ya... basta – aunque ni caso me hizo

- eres débil hermanita – dijo una vez que paro de hacerme cosquillas, puesto a que me puse morada de la risa

- Hey que parte de ¡ya Basta! no entiendes – Me queje como una niñita pequeña – por que creo que remarque la parte de "YA"

- Lo siento, pero es gracioso ver cuando te pones violeta de tanto reír

- Uy, si gracioso para ti por que para mi no – le recrimine

- Bueno no importa – Dijo antes de levantarse del piso puesto a que ahí habíamos terminado gracias a su hora de "torturemos a mi hermanita Bella con cosquillas" y ofresiendome la mano para levantarme

- Gracias - le dije una vez que me encontraba de pie – Al menos tienes amabilidad - Le dije logrando borrar esa sonrisa de victoriosa que tenia pegada en su rostro

- Bueno, pues eres la única por que las demás chicas dicen todo lo contrario y además afirman que soy muy guapo – Dijo orgulloso de si mismo y no lo puedo rebatir, ya que Emmet era realmente un casanova no había chica que no se resistiera a el

- Ni que fueras lindo, la verdad es que no se que te ven - le mentí, ya que si sabía que le veían a decir verdad Emmet era un chico bastante apuesto, su piel era extremadamente blanca incluso mas que la mía, su cabello era negro y rizado, sus ojos eran celestes los cuales siempre los veías llenos de vida y de alegría y su rostro tenia unos hermosos hoyuelos los cuales lo hacían parecer un niño. Sin contar que siempre estaba adornado con una sonrisa traviesa tan típico de el y aunque su musculatura era extremadamente excesiva tanto haci que parecía un levantador de pesas profesional siempre podrías ver que Emmet parecía mas bien un niño en vez de un hombre

- Ya si como no, eres pésima mintiendo – se burlo y lo era almenos para el que me conoce de toda la vida

- No es justo si me conoces tan bien – me queje cruzándome de brazos causando que Emmet se empezara a reír estruendosamente

- Ya, no te enojes – dijo abrasándome – y ¿dime que es de tu vida? - me pregunto aunque no sé para que si se la sabe de memoria ¡al igual que la mayoría de la familia! (cosa que no es mucha) – digo cosas que no sepa aun – aclaro

- A pues, nada del otro mundo solo... nada de nada

- woaw, pero si mi hermanita ya esta creciendo – dijo limpiándose sus inexistentes lagrimas

- ya cállate bobo – me queje pegándole jugetonamente en el hombro – y cuéntame, ¿qué tal tu vida?

- Bueno pues nada del otro mundo voy al instituto, juego al rugby, por cierto ¡soy el defensor! – Agrego orgullosamente – tengo una novia, voy bastante bien en los estudios y...

- ¡OYE ESPERA! –Grite interrumpiéndolo – ¿Cómo es que tienes novia?

- Pues veras Bellita, cuando dos personas se aman...

- Ya cállate, que tu sabez lo que quiero decir es: ¿cómo? ¿Hace cuánto la conoces? ¿ Hace cuanto son novios? Y por ultimo pero menos importante ¿ qué te vio? – le dije todo tan rápido que de seguro ni me escucho

- woaw mira que hablar tan rápido...

- Responde – le ordene antes de que dijera alguno de sus estúpidos comentarios

- Bien – dijo divertido – Pues... la conocí en el instituto y somos novios de hace dos meses– respondió sinceramente

- Eres un tonto – le dije mientras le daba un golpe en la cabeza

- Pero... ¿y ahora que hice? – se quejo haciendo un puchero

- ¿Qué, que hiciste? Con, que hace dos meses tienes novia y recién me vengo a enterar, ¡eres un tonto! – le grite enojada

- ya perdón, pero ni que tu me digas todos los novios que tienes – se excuso

- te lo diría si tuviera – se podría decir que mi vida amorosa era por haci decirlo... nula puesto a que siempre estoy ayudando con la empresas ya que dentro de menos de un año estaré oficialmente a cargo de las empresas (cosa que no me agrada) y a demás todos los chicos que se me acercaban terminaban siendo unos idiotas materialistas

- Woaw, no me digas que nunca tuviste novio ni nada por el estilo – Pregunto realmente sorprendido a lo que yo solo negué con la cabeza ya demasiado vergonzoso era contarle esto a tu hermano para que empezar a dar detalles ¡no gracias, paso! – Woaw, esto si será un problema - dijo mas para el que para mí

- ¿El que? – pregunte extrañada

- El que crees, tendrás a prácticamente a toda la población masculina de Forks detrás de ti tu crees que esos poco ¡ERES COMO UNA NIÑA FRENTE A MOUNSTROS AMBRIENTOS! – Exclamo horrorizado a lo que yo solo por haci decirlo me revolqué en el suelo de la risa – Se puede saber, ¿qué es tan gracioso? – pregunto indignado

- ¿Tu crees que no defenderme de esos "monstruos" como tu le llamas? – le dije en un vano intento de contener la risa a lo que el solo asintió – Pues, te confundes yo no eh tenido novios o algo por el estilo ya que todos los chicos que se me acercaban eran unos tontos – le informe

- no importa, yo tu hermano te protegeré de los monstruos – dijo colocando una mano en su corazón

- Bien como digas – le conteste divertida

- Ah y por cierto – exclamo – se me había olvidado ya te inscribí al instituto – dicho esto el muy maldito se fue corriendo como alma que lleva el diablo por las escaleras dejándome a mí en un estado de shock, digo no es que no supiera que entraría al instituto una vez aquí, pero no me pueden culpar desde niña que no voy a un instituto es mas creo que nunca fui al instituto ya que siempre me enseñaron tutores y eh de admitir que eran los mejores tutores de toda la región además nunca creí que tan pronto iría al instituto de aquí. Digo ¡acabo de llegar hace pocas horas!

- BELLA – grito Emmet desde el piso de abajo logrando sacarme de mi estado de shock

- QUE – le respondí a gritos

- ¿QUE QUIERES COMER? – pregunto

- NO SÉ, ¿QUÉ HAY?

- PUES COMO HABER, HABER ¡NADA!- explico

- ¿Y ENTONSES QUE? –

- ¿QUE? –pregunto - NO TE ESCUCHO

- QUE ENTONSE QUE COMEREMOS – aclare

- HABLA FUERTE QUE NO TE ESCUCHO – exclamo ¿ es que acaso tiene tapones en los oídos? ¿ como no me pudo haber escuchado ya que si tuviéramos vecinos indudablemente lo habrían hecho

- Que, que comeremos – le dije una vez que baje hasta el primer piso ya que no me hacia gracia gritar como una loca por la casa

- Ah eso, es que no te entendía – explico – Bueno mira podemos comer pizza o tal vez........ pizza

- La pizza suena bien – dije seleccionando algo para comer en la "variedad" Del menú

- entonces ¡será pizza!

- ok, pero ¿no es muy temprano? – le pregunte extrañada puesto que eran las 8:00 PM

- Claro, pero hasta que traigan las pizzas hasta aquí - la verdad es que no le entendí ni cinco de lo que dijo así que solo me limite a asentir – Bella, lo que quiero decir es que es una pizzeria muy solicitada por eso tardara en llegar el pedido –aclaro de seguro al ver la cara de confunción que tenia momentos atrás

- Bien entonces apúrate y pide pizza mientras yo empiezo a ordenar la casa – le ordene ya que esta casa necesitaba urgentemente limpieza ni siquiera sabia como pudo hacer Emmet para caminar entre esa mugre durante ¡dos días!

- No es necesario que limpies Bella, yo puedo hacerlo – se ofreció

- No gracias Emmet luego de ver tu concepto de limpieza me quedo muy claro como limpias tu - dije empujándolo hasta la cual supuse que era la cocina lo cual no logre ya que no se movió ni 5 cm

- Bien me voy – dijo – pero si necesitas algo me llamas ¿ok?- dijo dirigiéndose halla la cocina

- Si, caro pero vete ahora – le ordene cerrándole la puerta en las narices sin darle tiempo a replicar

Lugo de prácticamente dos horas y media ¡a fin! Termine de limpiar toda la casa y debo admitir que sin todo el desorden la casa de Emmet era realmente hermosa, aunque claro nada fácil de limpiar puesto a que tenia cinco habitaciones y cada una de ellas poseía su propio baño

-YO ATIENDO – grito Emmet al escuchar que sonó el timbre - BELLA A COMER - me llamo puesto a que yo me encontraba en el piso de arriba terminando de ordenar mi habitación

- apúrate que tengo hambre – exclamo un Emmet hambriento

- Ya va – le dije, además estaba a dos pasos de distancia ¿por qué se quejaba?

- wuala – dijo al fin abriendo la caja de pizza y tomando una porción

- woaw, esta rica de donde es – le pregunte

- De una pizzeria muy conocida llamada pizza 3 – me informo por lo que seguí comiendo

- Hey, no es que las chicas devén hacer dieta – pregunto burlonamente – sigue haci y te tendrás que despedir de tu figura de modelo

- Cállate metiche – le dije a modo de broma - ¿Emmet?- le llame

- ¿Sí?

- Por que son tan impersonales las habitaciones - le pregunte realmente curiosa ya que esa era una pregunta que me venia rondando en la cabeza desde que termine de ordenar la primer habitación

- Ah, eso – dijo como si nada – bueno, lo que pasa es que hace menos de tres meses que me mude aquí en esta casa haci que solo decore la mía

- Y vaya que decoración – me burle ya que su habitación se hallaba pintada de un color verde con una gran cama matrimonial dos mesitas de luz, un gran armario, un escritorio con un computador y sin contar los pósters de dibujos animados como "TOM AND JERRY", " POWER RENGERS" y demás

- No te burles, que mi cuarto es la admiración de muchos Forks – Dijo muy orgulloso de su cuarto

- Por casualidad los admiradores de tu cuarto tienen entre tres y cinco años – pregunte burlonamente

- jaja- rió irónicamente – que graciosa pero ya Hablando de cuartos, si quieres decora el tuyo a gusto ya que, ese cuarto si que es impersonal – claro que lo era solo poseía una cama matrimonial y un gran armario mientras que sus paredes estaban pintadas de un color blanco

- Okey, mañana mismo empezare a elegir de que color pintarla – le informe – Ah y no te preocupes que yo la pintare

- muy bien no me quejare pero sí...

- Ya sé, "si necesitas algo cuenta con migo" – dije las mismas palabras que él iba a decirme antes de que lo interrumpiera – no te preocupes que haci lo haré

- bien confío en ti – dijo antes de levantarse para tirar la caja de pizza ya que no quedaba ni una migaja de lo que alguna vez fue pizza

Luego de terminar de ordenar lo que ensuciamos para comer lo cual no fue mucho, tanto Emmet como yo nos dirigimos hasta nuestras respectivas habitaciones

- Bella – me llamo

- ¿Que?

- Pon tu despertador a las 7:30 haci no llegaremos tarde al instituto, además no olvides que debemos ir a buscar tu horario

- Ok, pondré la alarma de mi celular a esa hora – le dije – hasta mañana – lo salude con un beso en la mejilla como solía hacer cuando ambos éramos niños

- Extrañaba eso – dijo refiriéndose al beso en la mejilla y mirándome nostálgicamente de seguro recordando los viejos tiempos

- Yo también – le informe ya que Emmet me hizo realmente falta todos estos años que estuvimos separados

- Bueno hasta mañana Belli –bu- bu - entro a su habitación despidiéndose con los estúpidos sobrenombres que solo se le ocurren a él, haci que enfurruñada me dirigí hacia mi habitación para ponerme mi ropa para dormir y cepillarme los dientes una ver terminado mi cometido me metí a la cama pensando en que mi vida junto a Emmet será muy interesante con eso deje morfeo me acogió en sus brazos

OK ESTA ES MI NUEVA HISTORIA ESPERO QUE LES GUSTE HAGAMENLO SABER POR SUS REVIERW PLIS