N/A: ni Gaara, ni ninguno de los personajes de Naruto me pertenecen, ellos son de Masashi Kishimoto (espero ser como él), espero que un día haga un nº especial dedicado al GaaHina n.n de veras!

Pareja: GaaHina

N/A: esta historia se me ocurrió de pronto, en uno de mis arranques de ideas, suelen pasarme de repente, pero eso llama a la imaginación (creo yo)

"Lalalala"- pensamientos de Gaara "lalalalala"- otros pensamientos - Lalalala – diálogos. Lo que aparece entre () con cursiva es la traducción de los maullidos n.n.

*** ¿Mi gato es… el Kazekage? ***

·················

**"Capítulo 01 – ¿Un Gaato?"**

Era una mañana tranquila en la aldea de Konoha, en una posada de esta misma aldea se encontraban alojados tres ninjas de la Arena, los hermanos Sabaku no. Habían viajado de Suna a Konoha para que el Kazekage firmara los nuevos tratados de alianza entre las dos aldeas, pero no sería solo eso lo que haría él.

Todo parecía "normal" (en lo que se puede llamar normal) en la vida del joven Kazekage Sabaku no Gaara de 17 años, o por lo menos eso creía él. Ya había amanecido, en la tarde se tendría que juntar con la Hokage de Konoha, Lady Tsunade para tratar el asunto antes mencionado.

No entendía por qué razón había dormido, si bien el Shukaku había sido extraído de su cuerpo, nunca sintió la necesidad de dormir, pero esta vez fue distinto, esta vez sí pudo conciliar el sueño.

Se levantó sintiéndose extraño, quizás sería por el hecho de haber dormido, pero no era por eso exactamente, su sorpresa fue cuando se vio en el espejo gigante que había en la habitación, no vio su reflejo, sino que el de ¿un gato?, que diablos le había pasado.

- "¿Pero qué diablos me pasó?, ese no soy yo, es… UN GATO, debo estar dormido aún" – pensaba el pelirrojo.

Parpadeó varias veces, tratando de despertar y darse cuenta de que lo que había visto no era real, pero no, él… Sabaku no Gaara ahora estaba convertido en gato, un gato de pelo rojizo con círculos negros en sus ojos y lo peor tenía la cicatriz del kanji ai en el costado izquierdo de su cara y para su mala suerte no sabía el por qué estaba así, tal vez fue alguna broma que le hizo Kankuro.

- ¡¡GAARA!! – gritó su hermana Temari – ¿se te han pegado las sábanas? – preguntó mientras abría la puerta.

No vio a su hermano pequeño por ningún lado, toco la puerta del baño, pero nada, no obtuvo respuesta alguna, observó la habitación con detenimiento, notó que la calabaza de Gaara aun estaba ahí, pero se sorprendió al ver a un gato en la cama de su hermano.

- ¿Gaara? – volvió a insistir tocando la puerta del baño.

- Miau ("¿Qué?") – maulló Gaara en respuesta a Temari.

- ¿Gaara? – repitió, obteniendo el mismo maullido. Se acercó a aquel gatito "¿qué raro cuando nombro a Gaara, el gato me responde?" – pensaba la de cuatro coletas – "intentaré otra vez" – se dijo a sí misma - ¿Gaara? – el gato soltó otro maullido ya algo fastidiado.

"¿Qué?" – el pelirrojo la miró penetrante como queriendo traspasarle sus pensamientos, entonces Temari lo oyó (en su mente) y dio un salto hacia atrás.

- ¿Gaara de verdad eres tú? – interrogó la rubia algo incrédula.

- Miau ("Sí") – Temari logró captar los pensamientos de su hermano, o más bien entendía los maullidos de Gaara.

- Pe-pero ¿qué te pasó? O_o – habló con confusión la rubia.

- "No lo sé" – dijo cortante.

- ¿Co-cómo que no lo s-sabes? – articuló "algo" nerviosa por la situación.

- "Pues es así de simple: no lo sé y punto" – Temari notaba en la voz de su hermano la incomodidad de la situación.

- Te llevaré con Kankuro – dicho esto lo tomó entre sus brazos, pero Gaara se zafó de ellos - ¿Qué pasa? – le habló molesta la chica.

- "Prefiero caminar" – formuló con su habitual tono frío.

Se dirigieron a la habitación de Kankuro, pero este no estaba despierto aun, así que a Temari se le vino el "complejo de despertador".

- ¡¡KANKURO DESPIERTA!! – gritó la mayor algo enfadada, Kankuro se despertó y saltó de la cama.

- ¿Qué?, yo no fui, yo no he hecho nada – pronunció algo asustado por el grito - ¿qué pasa Temari? – interrogó con preocupación al ver la cara de "tenemos problemas" que puso Temari.

- Pasa que tenemos un gran problema – la rubia hizo un ademan con sus manos agitándolas.

- ¿Cuál es el problema?, ¿Se murió alguien? – dijo con un tono burlesco.

- "yo soy el problema" – la voz de Gaara resonó en su cabeza, pero por más que miraba solo veía a Temari y a un gato rojizo, ¡un momento! Un gato rojizo con círculos negros en sus ojos y el kanji amor, acaso ese sería el problema.

- "Gaara se ha convertido en gato, pero eso no debía pasar" – pensaba el marionetista.

- El problema es que Gaara se ha convertido, mejor dicho lo han convertido en gato – habló seria la ojiverde con la mirada penetrante en Kankuro - ¿qué se supone que hará?, hoy debe firmar el nuevo pacto entre Konoha y Suna, pero ¡no puede! – gritó exaltada.

- Y ¿qué quieres que haga yo? – preguntó el de cara pintada – no puedo hacer magia para convertirlo de nuevo en Gaara – dijo con tono de obviedad.

- No podemos decirle a la Hokage que Gaara es un gato y que no puede asistir, no nos creería, además es el Kazekage ¿qué pasará con la aldea? y lo peor no sabemos cuánto tiempo estará así– apuntó donde se encontraba su hermano, pero él ya no estaba.

Gaara se había ido, no quería quedarse a ver como discutían sus hermanos, si bien les tenía paciencia esa conversación terminaría en un completo desastre.

"Me encontraba saltando por los tejados, acostumbrándome a este cuerpo, a este maldito cuerpo de gato, y para colmo no tengo idea de por qué me convertí en esto, la armadura de arena no está protegiéndome así que debo cuidarme de cualquier herida o lesión que sufra, MALDICIÓN, ¿por qué a mí?, seguí caminando por los techos de Konoha, necesitaba salir de este lugar, tal vez en el bosque pudiera pensar mejor lo que haría teniendo este cuerpo".

Gaara caminaba, hasta que llegó al bosque, se adentró en el, sin duda su "mala suerte" no podría empeorar, o al menos eso creía él, se adentró más al bosque, encontrándose con un no tan amigo de un gato.

"Comencé a ser perseguido por ese costal de pulgas llamado Akamaru, si por lo menos pudiera usar la arena, pero no puedo, ¡grandioso! ahora era un gato común y corriente que tenía que huir de un perro. Notaba como el Inuzuka llamaba al animal, pero este no le obedecía, seguía persiguiéndome, corría sin rumbo, pero vi a alguien, no tuve tiempo de darme cuenta quien era, lo único que quería era que ese perro me dejara tranquilo, salte a los brazos de esa persona y me di cuenta cuando habló en donde estaba metido".

- Akamaru, deja al pobre gatito tranquilo – pidió dulcemente la joven Hyuuga.

- Akamaru, ya déjalo – le ordenó el Inuzuka, pero al animal se abalanzó sobre Hinata para morder al pobre Gaatito, pero oyó un alarido, proveniente de Akamaru, Gaara lo había rasguñado en la nariz.

- Hinata ¿estás bien? – preguntó su compañero de equipo Shino.

- H-Hai – pronunció mientras Kiba y Shino la ayudaban a levantarse (no había soltado al gato) la chica miró al minino con una sonrisa - ¿estás bien? – le preguntó al animal y este soltó un maullido.

"Sí, estaba bien, pero me había dado cuenta que estaba en los brazos de Hyuuga Hinata, me inquieté por la situación, traté de zafarme de su agarre, pero ella no estaba dispuesta a soltarme, luche con ella, mientras me miraba y me decía que me calmara, pero la situación era incomoda para mí, así que solo atiné a morderle la mano y salí corriendo".

- ¡Ay! – se quejó la chica por mordida que le dio aquel gatito.

- Eso te pasa por defender a un gato mezquino – mencionó Kiba tomando la mano de Hinata – menos mal que no te mordió tan fuerte (aunque sus dientes quedaron marcados) – dijo con alivio el chico.

- ¿Te diste cuenta a quien se parecía ese gato? – formuló el chico perro.

- Si, se parece al Kazekage de Suna – habló serio el de lentes oscuros.

- Shino- kun, que cosas dices – articuló la ojiperla – tal vez… sea el gato del Kazekage – mencionó mientras un rubor teñía sus mejillas – "aunque no creo que Gaara- kun tenga un gato" – pensó la peliazul.

- Si es así debería vigilar que no se le escape jejejeje – se burló el Inuzuka.

- "Ese gato… podría ser Gaara, aunque, no, de seguro eso no es posible" – se decía a sí mismo Shino.

- ¡Sigamos entrenando! – propuso eufórico el chico perro mientras levantaba su puño.

*** Continuará ***

N/A: Espero que no me maten por no decir la causa de porque Gaara se convirtió en Gaato xD, pero eso lo sabrán el próximo Capítulo ¡de veras!, espero que les haya gustado n.n

Bueno para aclarar un poco las dudas y confusiones de el por qué Temari y Kankuro pueden oír o más bien escuchar los "pensamientos" de Gaara, la razón es siempre, cada maullido que Gaara diga se convertirá en palabras en la mente de sus hermanos, por eso no creí necesario seguir con los maullidos cuando esté con ellos, solo lo haré cuando sea necesario.

Agradezco de antemano los reviews, si les gusta y quieren que le continúe solo díganlo, si no les interesa me dedicaré a otra cosa como mirar el techo xD, espero sus reviews.

Gracias por leer la historia, si no les queda claro alguna cosa les responderé a la brevedad ¡de veras!, bueno eso nos vemos en un siguiente capítulo (si ustedes así lo desean) de:

¿Mi gato es… el Kazekage?

Se cuidan, los quiero

Adiosito n.n