Si aunque no lo crean, aquí esta el capítulo final de Venganza Equivocada, creyeron que nunca lo haría?, pues no, recuerden que con esta historia tuve un problema porque algunas personas pensaron que era ofensiva , asi que cada que quería comenzar a escribir el capítulo final no podía, pero ahora and muy, muy inspirada y decidí que era momento de que acabara y les diera a ustedes un final digno de las mejores lectoras que alguien pueda tener.

Muchas gracias por todo su apoyo siempre, y recuerden que jamás las dejaría sin el final de una historia.

Las quiero

Anna

Sabía que bella se merecía saber todo lo que había pasado y como era que yo había llegado con ella, y sobre todo como era que se me había ocurrido lo de la venganza, pero también quería que entendiera lo que yo había sufrido por la muerte de James, como era que mi familia lo había pasado.

-Aceptare todas las condiciones que me pongas, pero antes quiero que sepas toda la historia por mi – dije sabiendo que con esto abriría las heridas que bella hubiera podido cerrar.

-Es lo que mas quiero, saber que es lo que paso pero sobretodo quiero saber por que he pagado un pecado que yo no cometí. – dijo ella tratando de tragar las lagrimas que se asomaban en esos hermosos ojos chocolates.

-James era el mas chico de los varones , el y yo éramos muy unidos, James tenia mucho carisma y ,e era muy fácil caerle bien a las personas, tenía el don , era muy inteligente, pero a pesar de gran carisma que tenía le costaba mucho acercase a las mujeres, cuando tenia 18 años se enamoró de una mujer llamada Victoria que en cuanto se enteró que era un Cullen de inmediato acepto salir con el, duro mucho tiempo con ella, el quería casarse al mes de estar con ella, pero ella siempre le dio largas – comencé a contar la historia y conforme avanzaba en mi relato el nudo en mi garganta se hacía mas fuerte – James se moría por casarse con ella y formar una familia, ese siempre fue el gran sueño de mi hermano, pero Victoria ya no quiso estar con el por que conoció a un amigo de -James mucho mas rico y sin decir nada lo dejo – dije con un coraje al recordar como había sufrido mi hermano – así que James se cerró al amor , termino su carrera y de inmediato comenzó a trabajar en las empresas Cullen – Seguí contado – Pero un día conoció a una mujer, el me la describía como la mas hermosa y sobretodo que lo amaba, que era una mujer, pasional, segura de si misma, me decía que había encontrado a su otra mitad.- dije.

-¿Y esa se supone que era yo?- pregunto tomando mi mano.

-Si, era Bella Swan, James estaba completamente enamorado de ella, había comenzado a faltar a trabajar y solo quería estar con ella, James me conto que no quería perder un minuto mas y le pediría matrimonio , cuando el me dijo que ella le había dicho que su padre nunca aceptaría que su bella se casara el estaba muy deprimido pero me dijo que se enfrentaría a su padre, nada me importaba más que casarse con esa mujer.

-Yo le pedía a james que me la presentara, pero James decía que cuando conociéramos a bella seria como su esposa, James hablo con tu padre y el le dijo que no permitiría que te casaras con el o mas bien Tanya. James no se daría por vencido asi que dijo a tu hermana que se casaran en Secreto y fue cuando tu hermana saco su verdadera personalidad, ella le dijo que no se casaría con el nunca, que ya se estaba cansando del jueguito de novia perfecta, le dijo que nunca lo había amado y que mucho menos quería estar con el, que ella quería un hombre mucho mas rico , que no se conformaría con el hijo pequeño de los Cullen – dije lleno de odio.

-¿El como lo tomo?- pregunto bella

-James me hablo desesperado, dijo que lo único que el soñaba era una familia, y que siempre se enamoraba de la equivocada, estaba destrozado, que nunca nadie lo había amado por el que siempre era por el apellido pero cuando se enteraban que había otros Cullen con más dinero el dejaba de valer algo, y decidió quitarse la vida- dije y sentí como mis lágrimas comenzaron a asomarse en mis ojos.

-De verdad lamento mucho lo que has tenido que pasar – dijo ella y vi en su rostro que realmente estaba sufriendo.

-Lo pero vino cuando tuve que darle la noticia a mis padres, mi madre siempre dijo que james era el más sensible de los tres, que por eso apreciaba más las cosas sencillas de la vida , mi madre era también muy pegado a James, el de pequeño era muy enfermizo pero a pesar de eso, era el mas sobreprotector con Alice, decía que era su pequeña flor – le conté.

-Edward se que no ha de ser fácil por lo que estás pasando, pero como no te diste cuenta que yo no era la mujer que el te describía- dijo .

-Por que estaba cegado bella, lo único que yo creía era que tu estabas fingiendo que estabas aparentando, cuando comenzamos a vivir juntos la dudas brincaron, no era posible que fueras la mujer que me describía james, pero si he de ser honesto jamás me imagine que tu hermana podía ser.

-Yo aun no puedo creer que Tanya sea tan mala persona, haberle hecho a tu hermano , si ella ya no quería estar con el , pudo haber sido mas noble y no tan cruel- dijo bella.

-Bella , en Tanya no hay un pizca de nobleza y te aseguro que ella no sabe lo que es amar, sabe lo que tiene y lo utiliza para su beneficio- dije enojado.

-¿Como lo hizo la noche que los vi?- pregunto y yo sentí que el corazón se me caía.

-Bella esa noche fue un caos, de verdad no se que paso, bueno si lo se, tu y yo habíamos tenido un gran acercamiento , mi cuerpo necesitaba liberarse , ella se monto sobre mi, no te estoy diciendo que ella es la culpable de todo, por que seria mentirte , y te juro que dentro de mi sabia que tenia que mantenerme callado cuando tu comenzaste a reclamarme .

-Edward por que en vez de dejar ahí a Tanya no subiste a buscarme a mi, tu esposa , habías aprendido a conocerme en el tiempo que llevábamos juntos – dijo ella enojada.

-Se que soy de lo peor bella pero aunque no lo creas, cada que te veía me daban ganas de besarte, tocarte, hacerte mia, y te juro que no tienes idea de como me arrepiento de no haber pecado- dije acariciando su rostro.

-¿Pecado?- pregunto

-Si bella, yo te consideraba un pecado, me moría por estar contigo, esa noche cuando probé tus labios, cuando mis manos comenzaron a recorrer tu cuerpo , supe que no podría resistirme mas, necesitaba de ti , ya ni siquiera pensaba en que traicionaba a mi hermano, lo único que pensaba era en hacerte mía.

-No tienes por que mentirme Edward , se que no soy una mujer bella- dijo con voz triste.

-Bella estas loca, aquella noche en la que le decías Emyli que querías operarte por que Jessica te lo había dicho me enfurecía nada mas de pensar que podías maltratar tu precioso cuerpo, bella se que no me crees, pero aun recuerdo como tus perfectos senos se acoplan a mi manos, es como si hubieran sido hechos para mi.

-Edward – dijo ella sorprendida.

- la verdad bella – dije y sin pensarlo mas la bese, dios era estar en la gloria volver a probar sus labios, quería ser tierno y todo un caballero ella era lo mínimo que se merecía, agradecí que bella no rechazara mi beso, al contrario estaba respondiendo y muy bien, ella estaba hecha para mi y yo para ella, bella subió sus manos por mi pecho y me tomo del rostro sin dejar de besarme, mis manos cobraron vida propia y comenzaron a acariciar sus costados, el beso tierno paso a segundo grado y paso a un beso pasional, lleno de urgencia, de necesidad, necesitábamos mas, mucho mas.

Sabia que tenia que detenerme porque si no cometería una locura y la tomaría aquí en el avión y ella no se merecía esto, Alice me había ayudado a organizar todo en tiempo record para que bella tuviera la noche de bodas y luna de miel que yo por egoísta le quite.

-Creo que o mejor será que paremos – dije separándome de bella, mi respiración y la de ella estaban muy agitadas.

-Edward necesito mas- dijo ella y volvió a atacar mis labios.

Yo no podía resistirme y claro que la bese mas , llego el momento en que bella ya no estaba en su asiento, estaba en el mío sentada sobre mi, mis manos no dejaban de recorrer su cuerpo, y besar sus labios era la gloria , pero yo quería probarla completa, asi que rompí el beso y comencé a besar su cuello, y gracias a dios bella no se había cambiado el vestido, ya que sus hermosos hombros estaba descubiertos, y wow mi lengua comenzó a hacer camino para llegar al inicio de sus pecho, bella no dejaba de gemir, sus manos acariciaba mi cabello.

-Disculpe señor Cullen- dijo la asistente de vuelo, bella de inmediato escondió su cara en mi cuello.

-¿-Que pasa?- pregunte molesto por la interrupción.

Estamos por aterrizar sr Cullen y el piloto pide que abrochen sus cinturones – dijo ella de forma seria ,como si no hubiera visto nada.

Gracias – dije y puse a mi pequeña y penosa esposa en su asiento.

-¿Crees que no vio?- pregunto bella preocupada.

-No me interesa mucho si nos vio o no, ya que eres mi esposa , asi que no tendría nada de malo, que un hombre con una esposa tan bella como tu , tenga un arranque de pasión no crees?- pregunte juguetonamente.

-¿Edward , ya me vas a decir a donde vamos?- pregunto contenta.

-No, es una sorpresa, aunque cuando regresemos por favor recuérdame darle un excelente regalo a Alice – dije.

-¿Es tu cómplice en todo esto?- pregunto.

-Si, es mi cómplice y mejor aliada- reconocí.

-Sabes que ella y yo entablamos una amistad?-pregunto

-Si y me da gusto, no sabes cuantas veces tuve que huir de las amenazas de mi pequeña hermana- recordé.

Ella solo rio y comenzamos a aterrizar, esperaba que esta sorpresa le gustara a bella, y a partir de que aquí se comenzara a escribir nuestra historia, sin mas venganzas ni mentiras.

En cuanto aterrizamos, y bajamos del avión ya nos esperaba una camioneta que nos llevaría al muelle donde estaría nuestro bote esperando.

-¿Edward vamos a estar en este bote?, no crees que es un poco pequeño?- pregunto bella preocupada.

-Amor, si quisiera tenerte en medio de mar, compraría el mejor yate para que estuvieras cómoda pequeña- dije mirándola a los ojos, era verdad, el resto de mi vida la pasaría ganándome su perdón.

-La ayude a subir al bote y comenzamos nuestro viaje que seria de unos 20 minutos, cuando por fin nos íbamos acercando de inmediato me dijo que veía algo, yo solo rei por que ella estaba muy emocionada , por fin habíamos llegado a nuestro destino final, la preciosa Isala Esme, mi padre se la había regalado a mi madre cuando cumplieron veinte años de casados y mi hermosa hermana había organizado todo en horas para que estuviera perfecto a nuestra llegada.

-¿ estamos Edward?—pregunto bella emocionada en cuento la ayude a bajar del bote.

-En la Isla Esme- dije.

-¿Isla Esme?¿ Como tu mama?- pregunto asombrada.

-Si, mi papa se la dio a mi madre- le conté.

-Que romántico- dijo con voz soñadora.

-Ahora lo único que importa es que tu y yo estaremos aquí, juntos y solos- dij acercándome a ella.- pero que te parece si te refrescas primero y te pones cómoda en lo que yo arreglo todo con el personal que Alice me dijo que nos esperaría ¿de acuerdo pequeña?- le dije y entramos a la hermosa casa.

Le dije donde estaban las habitaciones, se llevo una pequeña maleta con ella, y entro en la habitación, yo me dispuse a buscar a las personas que Alice dijo, en cuanto las encontré me di cuenta que mi hermana había pensado en todo, asi que yo me apresure a arreglarme un poco, quería que esta noche fuera perfecta e inolvidable para bella.

Después de darme un baño y arreglarme, baje de nuevo a sala bella aun no habia bajado, asi que me dio tiempo de sacar al personal y encargarme de todo yo mismo.

Estaba sirviendo unas copas de champag cuando bella bajo, diablos de verdad Alice se merecía un gran, pero gran regalo , bella traía un hermoso vestido palo de rosa, y corto muy corto, que hacían que sus piernas se vieran larguísimas y hermosas, aunque yo tenia una idea mas pervertida de donde se verían mucho mejor sus piernas.

-Estas hermosa- dije casi sin aliento.

-Gracias, la casa es hermosa- dijo ella con una bella sonrisa – ven acompáñame – le pedí, la tome de la mano y deposite un beso en ella, ella me siguió y salimos por la parte de atrás a la playa, donde un camino de velas y pétalos de rosa nos esperaba, los ojos de bella estaban completamente hermoso y brillaban como estrellas.

-Es perfecto- dijo con una sonrisa que no cabía en su hermosa cara.

-Tu eres lo que hace perfecto este momento. – dije , llegamos al final del camino y nos esperaba una mesa con unas copas y frutas.

La ayude a sentar en la mesa, quería que esa noche supiera todo de mi, y yo saber todo de ella, quería saber que era lo que habia hecho en el tiempo que nos habíamos separado, quería saber todo sobre el maldito perro que estaba con ella, me quedaba claro que no tenia ni cara ni derecho para reclamarle si había pasado algo entre ellos, aunque a ese perro le tumbaría los dientes si se había atrevido a besar sus labios.

Bella no tenia muchas ganas de hablar ya que tomo tres copas de champang seguidas y los siguiente que vi fue que estaba sentada en mis piernas,- tienes mucho que hacer para que te perdone eh – dijo bella repartiendo besos en mi cuello.

-Si, claro que si, es lo que mas quiero- dije poniendo mis manos en su cadera para poder sostenerla mejor.

-Me debes una hermosa noche de bodas, una inolvidable luna de miel , muchas noches de pasión y días de matrimonio romántico- dijo y mordió mi oreja de manera sensual.

-Que te parece si comenzamos con la noche de bodas- dije y la bese, en estos momentos ya no importaba nada mas, solo que ella y yo estuviéramos juntos que nos entregáramos el uno al otro que ella se diera cuenta que yo siempre seria solo de ella y ella siempre seria solo mía.

Tome a bella en brazos y entramos a la casa , ella no separaba sus labios de mi, y claro que yo menos no quería dejar de probarla y hoy la probaría mucho mas.

No se como le hice para llegar a la habitación, per lo logre, deposite a bella con mucho cuidado en la cama, me contendría para que por lo menos esta vez todo fuera lento y tierno, todo fuera despacio y al paso de bella.

No dejaba de recorrer el cuerpo de bella con mis manos y ella no dejaba de gemir, sus manos también me acariciaban.

-Te necesito Edward- dijo entre gemidos.

-Y serás mía bella.-dije sin pensarlo mucho.

Sin mas preámbulos comencé a quitarle el vestido a bella, pero le dejaría las zapatillas puestas, bella de inmediato levanto la cadera para que pudiera sacarle el vestido mas fácilmente, bella solo traía una diminuta tanga rosa.

-Bella esta noche no dormirás nada- dije y lo cumpliría.

Y comencé a deleitarme con su bello cuerpo, comencé mi camino de besos por toda su piel, llegue al hermoso valle de sus pecho, y mientras mi boca se ocupa de uno mi mano se deleitaba con el otro, bella gemía y se retorcía debajo de mi.

Mi lengua fue la encargada de hacer que su pezón se pusiera sensible y el otro con mi dedos lo estimulaba, estuve intercambiando y turnándome para no desatender ninguno de sus adorables pechos.

Comencé a bajar mucho mas , su abdomen, su vientre y cada segundo y a cada beso me acercaba mas al centro de su feminidad, a ese centro que me daría el mejor elixir del mundo.

Su olor era embriagante,- ¿ Edward que haces?- pregunto bella alarmada cuando sintió mi aliento en su centro – relájate amor, tranquila y disfruta – le pedí y si un lento lengüetazo a su centro, bella de inmediato gimió, y eso detono todo para que me sumergiera por completo en ella, mi lengua recorría todo su centro, pero sabia que necesitaba mas, mucho mas asi que sin pensarlo mas busque su sensible botón y me encargue de el con mi lengua.

-Edward, Edward por favor … - grito bella, sabia que ella estaba a punto de tener un orgasmo, y yo por nada del mundo me detendría quería probarla por completo.

-Dios … - grito bella y comencé a saborear lo mas delicioso que había provocado en mi vida.

-Las piernas de bella temblaban por el orgasmo que acababa de tener – ahora esposa, serás mía – dije y sin darle tiempo a recuperarse me posicione sobre ella, y comencé a besarla, esperaba no le doliera tanto con la lubricación que había tenido con mi boca y su orgasmo.

-Tranquila amor, confía en mi , te amo .. le dije al oído, ella sin necesidad de que le dijera nada, abrió sus piernas yo, lentamente comencé a entrar en ella, a pesar de estar tan húmeda , era muy estrecha asi que comencé un movimiento de entra y saca para que su cuerpo se acomodara a mi tamaño.

-Hazlo amor, lléname de ti – dijo bella y sin pensarlo mas entre completamente en ella, ella se tenso por un momento, y yo me sentí en la gloria.

El vaivén de caderas comenzó, bella se entregaba por completo a mi y yo me sumergía dentro de ella, el tiempo se detenía, no importaba nada, lo único que contaba en ese momento éramos nosotros.

No se cuanto tiempo estuvimos haciendo el amor, o cuantos orgasmos tuvo ella pero lo que si es que esa noche toque el cielo con las manos.

A la mañana siguiente, siguiente cuando desperté , bella tenia su cabeza sobre mi pecho su hermosa melena chocolate la tenia esparcida, me abrazaba de la cintura y tenia una de sus piernas enredada en las mías.

-Buenos días dormilona – le dije a mi esposa que comenzaba a despertarse.

-Buenos días amor- dijo con una sonrisa enorme.

-¿Como estas princesa?, ¿Cómo te siente?- pregunte.

-Como en un sueño amor, estoy feliz, no quisiera irme nunca de aquí mi vida, - dijo feliz.

-Amor, te prometo que donde nosotros estemos , seremos felices mi amor.- dije convencido de que asi seria.

Después de otra sesión de sexo maravilloso, mi esposa y yo nos levantamos y aunque bella no lo podía creer , yo le prepare el desayuno.

-¿Cuantos días vamos a estar aquí amor?- pregunto bella mientras desayunábamos.

-El que quieras mi amor, tu mandas- dije besando su nariz.

Ese dia bella y yo lo pasamos en la playa, jugando en el mar, yo le dije que podíamos ir a la ciudad de compras o hacer lo que ella quisiera, pero me dijo que no, que ella quería quedarse aquí y aprovechar el tiempo juntos.

Y vaya que lo aprovechábamos, bella se habia convertido en toda una mujer ardiente, y quería hacer el amor a toda hora y ya no era tan tímida, lo hacíamos en la playa , el la cocina, en todos lados, ella quería aprender lo que me gustaba, quería que le enseñara todo y yo feliz lo hacia.

Teníamos cinco días en la isla cuando entro la llamada de mi madre, que era urgente y necesario que regresáramos cuanto antes.

No quisieron darme mas detalles , asi que con todo el dolor de mi corazón le tuve que decir a bella que regresábamos , cuando le dije mi madre había llamado , ella de inmediato comenzó a hacer maletas .

Cuando por fin regresamos , llegamos primero que nada a casa de mi padres, me sorprendi mucho de ver a Charlie , el padre de bella ahí.

-Buenas noches- dije al entrar en la casa.

-Edward, hijo , que bueno que han vuelto- dijo mi madre y corrió a abrazarnos.

-Hija – dijo Charlie y corrió a abrazar a bella.

-¿Que es lo pasa? – pregunto bella a su padre al ver la cara que tenia.

-Bella, hija es una tragedia- dijo su padre con lagrimas en los ojos.

-¿Que es lo pasa?- pregunto alarmada.

-Bella, quiero que sepas que a pesar de lo ocurrido lamentamos mucho todo lo que esta pasando- dijo Carlisle.

-¿Que pasa?- pregunte yo nervioso.

-Anoche mataron a Tanya – dijo mi suegro , no puedo decir que me sentí mal o que me dolio, la verdad es que no tenia ningún sentimiento , ni bueno ni malo.

-¿Que?- pregunto bella como si no pudiera creer lo que le estaban diciendo.

-Bella, Tanya salía con un hombre llamado Lauret , el la mato- Conto mi padre.

-Pero ¿por que?- pregunto bella como si no entendiera.

-Bella, tu hermana, trato de engañar a Laurent y el en su desesperación le disparo anoche – dijo mi padre.

-¿Dios mio y como esta mi madre?- pregunto bella llorando, mi esposa era una mujer demasiado noble.

-Esta deshecha, el cuerpo de Tanya apenas nos lo van a entregar ,tu madre quiere un funeral intimo, ella fue la que me pidió que te llamara- dijo Charlie.

-Claro que si , quiero estar con ella en estos momentos. – dijo mi esposa desesperada.

Mi familia se disculpo por no acompañar a bella, pero ellos no podían lamentar la muerte de Tanya, bella me dijo que si no me sentía bien ella entendía que no la acompañara, pero por nada del mundo la dejaría sola, Tanya era su hermana y mi esposa la quería, asi que yo estaría con bella.

Cuando llegamos a la funeraria fue horrible darme cuenta lo sola que estaba tanya, nadie, ni amistades ni nadie estaba ahí mas que su madre Renne que lloraba en el ataúd de su hija.

-Mama – la llamo bella.

-Tu, tu eres la culpable de que mi tany este muerta- le grito Renne a bella.

-Renne calmate- le pido Charlie.

No , Isabella es la que tenia que estar muerta y no mi tany, si ella no hubiera hecho un escandalo aquella noche en el racho Cullen nada de esto hubiera pasado, Tanya estaría viva , por que no hubiera conocido a ese desgraciado, Isabella es la culpable, por que por culpa de ella tu nos echaste de la casa y Tanya se relaciono con ese tipo- grito desesperada Renne

-Mama por favor calmate- le pidió Bella a su madre, mi esposa lloraba desconsoladamente, sabia que le dolia la muerte de su hermana, pero aun mas la heria el trato de su madre.

-La única responsable de todo es Tanya, ella con sus decisiones fue la que gano esto- dije molesto.

-Tu y tu maldita familia son también culpables de su muerte, ojala fuera Isabella la que estuviera muerta y no mi tanya- dijo Renne con odio - tu siempre fuiste poca cosa junto a Tanya – le grito Renne a Bella.

-Basta Renne – grito Charlie

-Es hora de que Isabella sepa todo, tu no eres mi hija bella, tu eres hija de una maldita aventura de tu padre y yo te tuve lastima y te recogi- le grito su madre a bella.

-Renne – grito Charlie horrorizado.

-Es la verdad ni siquiera tu verdadera madre te quiso, ahora quiero que te largues de aquí maldita- grito Renne, bella estaba en shock que no podía ni moverse, asi que sin pensarlo la saque de ahí la lleve a mi casa que pronto seria también la de mi esposa, bella se derrumbo por completo, fue una noche eterna, bella se sostenía de mi y tenia ataques de llanto cuando a la mañana siguiente despertó su cara estaba hinchada de tanto llorar.

-¿Como estas?- pregunte preocupado de que viniera otro ataque como el de anoche.

-Aun no puedo creer todo lo que ha pasado, pero ahora entiendo por que Renne siempre fue cruel conmigo- dijo bella triste.

-Bella que te quede claro que tu no tienes la culpa de nada, y que si Tanya murió fue por culpa de ella misma y de tu madre que siempre le solapo todo- dije abrazándola.

-Lo se, pero ahora quiero saber la verdad de mi origen, se que en estos momentos no es prudente que le pregunte nada a mi padre, pero ahora el tendrá que decirme toda la verdad-. Dijo mi esposa con una voz que me hacia sentirme orgulloso de ella, por ser tan fuerte.

Los días pasaron lentamente, mi familia le dio todo el apoyo a bella cuando ella les conto todo lo que habia pasado, Charlie estaba aun muy afectado por todo lo que habia pasado, pero a los dos días después del entierro de tanya Charlie llamo a mi esposa para decirle toda la verdad.

Charlie le conto a bella que si madre se llamaba Sue , que ella trabajaba en las empresas Swan y que el se enamoro de ella desde el primer momento en que la vio, que Renne estaba de viaje cuando el conoció Sue, desde el momento en que la vio no pudo sacársela de la cabeza, que era como si hubiera conocido a un ángel, que pronto comenzaron un relación , pero por alguna trampa del destino Sue no sabia que Charlie estaba casado y tenia una pequeña hija Tanya, cuando Renne regreso de viaje, se entero de la relación que tenia Charlie con Sue ella de inmediato fue a amenazar a Sue, pero ella ya estaba embarazada de Bella, Sue al enterarse de todo se fue y no le dijo a Charlie a donde, hasta que ocho meses después se pusieron en contacto con Charlie del hospital de Seattle para decirle que Sue había muerto al dar a luz a una pequeña.

Charlie fue por esa pequeña y hablo con Renne que si no aceptaba a su hija se divorciaría de ella y Renne de inmediato acepto a Isabella, per todos los días de su vida Renne se había encargado de amenazarlo de decirle la verdad a bella.

Bella no le dijo nada a su padre en cuanto estuvimos solos bella me dijo que ahora entendía por que siempre se había sentido fuera de lugar y no volvió a tocar el tema.

Las cosas no fueron miel sobre hojuelas pero ahora bella y yo estábamos juntos, aun tenia que ganarme muchas con bella por que a pesar de que mi ella jamás me habia echado en cara nada ni habia vuelto a sacar el tema de todo lo que yo le habia hecho pasar a bella, daba gracias a dios la esposa que me habia tocado.

Cinco años después.

-Bella por favor- le pedí a mi esposa poniendo mi cara mas tierna sabia que asi me daría la razón.

-Amor por favor es una bebe – dijo ella tratando de contener la risa.

-Pero es mi bebe- dije casi al borde de la lagrimas.

-Yo apoyo a mi yerno – dijo Charlie y gracias a dios habia alguien con sentido común aquí.

-Papa no lo apoyes- dijo bella muerta de risa.

-Bella, de verdad que no se que harás con este marido tuyo – se burlo mi madre.

-Por qué no pueden entender que solo estoy cuidando a mi pequeña- dije indignado de que se estuvieran burlando.

-Edward quieres meter a tu hija a un convento por que un niño en el kínder la beso- dijo mi padre que tenía lágrimas en los ojos de la risa que tenia.

-Pues claro que si, ella puede tener novio hasta que cumpla 40- dije seguro.

-Mi amor Nessie no se ira a ningún convento, por James Jr y Carlie necesitan a su hermanita y por que nuestra hija tiene que hacer su vida- dijo mi esposa mirándome de tal forma que sabia que se haría lo que ella dijera.

Y es que en los cinco años que llevábamos juntos y los tres hijos que teníamos, había aprendido que a mi esposa jamás podía llevarle la contra, se burlaban de que era un mandilón, y la verdad si y que, era un mandilón feliz, porque mi mayor placer en este mundo era hacer feliz a mi esposa , cada que bella sonreía era como un bálsamo para mi alma que aun se sentía muy culpable de todo lo que ella habia tenido que pasar por mi culpa.

Mi familia no había podido sanar del todo la perdida de mi hermano James pero bella con la maravillosa noticia de su segundo embarazo le dio sobre todo a mis padres una gran felicidad y ni que decir de cuando se enteraron de que seria varón y que bella quería ponerle James en honor a mi hermano.

Había aprendido de todos mi errores, habia cometido algunos en estos cinco años pero jamás habia vuelto a dudar ni por medio segundo de mi esposa ni de lo que ella era.

En la intimidad de nuestra habitación siempre le pedia a bella perdón , ella reia y me besaba, siempre contestaba lo mismo.

No se de que me hablas, por que si me pides perdón por darme cinco años de feliz matrimonio, una gran familia , unos maravillosos hijos y darme todo tu amo claro que te perdono y sigue haciéndolo- decía ella. Esta felicidad se la debía a mi hermano James que sabia que donde estuviera el estaría cuidándome y siendo mi mejor amigo.

Chicasssss llegamos al final de Venganza equivocada, muchas gracias por leer y sobretodo pos su espera, de verdad no tienen idea de como se lo agradezco, esta historia fue muy difícil por que muchas personas la consideraron ofensiva y me acusaban de mil cosas, quiero que sepan que jamas ha sido mi intención ofender a nadie con ninguna de mis historias.

Pero no por temor a ofender a alguien voy a dejar de escribir lo que se viene a mi loca cabeza, a las personas que nos les guste lo siento, pero hay personas que si les gusta y saben quien soy por que durante cuatro años me han seguido en mis historias, si como lo oyen ya tengo cuatro años escribiendo aquí y mil gracias a todas las chicas que me han seguido durante todo ese tiempo.

Gracias a las nuevas lectoras que me apoyan a continuar con mi locuras.

Pues no las aburro mas con mis choros y espero me dejen su opinión que es super valiosa para mi y recuerden pasarse por :

Matrimonio Obligado

Protocolo

Venganza

Vacaciones con la Mafia secuela.

Por fa agréguenme al Face o en twetter .

Las quiero

ANNA