. Por un futuro sin reglas .

De: PRISS

26-MAY-08

22-OCT-08

Capitulo I


¿Es que acaso no se odiaban?; se suponía que no debían llegar tan lejos, ni siquiera estar juntos. No podían, no debían, y sin embargo. . . solo pensaban en estar juntos.


La joven se quedó con la mirada baja, clavada en la paleta de su banca.

¿Por qué pensó que una escuela como esta sería diferente?.

Rukia suspiró resignada; le había costado mucho trabajo que su hermano le permitiese ser transferida a una preparatoria pública, ¡y solo para esto!.

Era esa forma en que todos la miraban, como bicho raro, murmurando sabrá dios que tonterías sobre su apellido. Y ella que solo quería, tal vez, con suerte. . . hacerse de unos cuantos amigos y una vida un poco más tranquila, sin las presiones que el apellido "Kuchiki" le acarreaba.

"Creo que ahora si me pasé de ingenua."

Pensaba la jovencita, para poco después ponerse de pie, dispuesta a ejecutar su tan gastado "plan B": desaparecer durante los descansos.

Así llegó hasta la terraza, creyendo que podría librarse de la fingida adulación de casi todos los alumnos de esa escuela.

Alguien allá arriba debía odiarla. . . ¿cómo iba ella a saber que varios de sus compañeros de clase se reunían precisamente en ese lugar?.

~ Ah, Kuchiki-san, ¡que sorpresa!. ¿Quieres unirte a la conversación?.

~ Imbécil, ¿cómo se te ocurre?, ella es una chica muy importante… ¿por qué querría charlar con tipos tan comunes como nosotros?.

La chica de negros cabellos dobló las cejas, aburrida, pues esos dos habían comenzado a pelear como niños.

¿Quiénes eran ellos?, ah, sí. . . Keigo y Mizuiro. Y el alto era. . . no recordaba su nombre, pero fácil le sacaba le doble de estatura.

~ Kuchiki-san probablemente solo quería tomar aire fresco, no queremos molestarte así que nos vemos en clase.

La chica bajó la mirada, apenada, pero sobre todo incapaz de desmentir la tonta suposición de sus compañeros.

Entonces lo escuchó. . .

~ Nani?, ¿por qué tenemos que irnos solo porque esa niña apareció?.

~ Ichigo!!.

El joven de cabellos naranjas abandonó el rincón donde se encontraba, tan solo para erguirse justo frente a la joven Kuchiki, como si quisiese intimidarla. Bueno, no sería a la primera, su mirada de pocos amigos y ese color de cabello lo hacían parecer un buscapleitos. . . ese tipo debía ser un delincuente, o cuando menos un rebelde, eso sí.

~ Aquí solo pueden estar los hombres, ¿no sabías?.

Rukia dobló las cejas ante la descarada muestra de machismo. ¡Cómo quería retorcerle el cuello!, pero para ello tendría que hacer algo más que ponerse de puntillas para alcanzarlo, lo cual ya sería bastante ridículo.

~ Te esperamos en el salón, Ichigo.

Para cuando la chica volteó, los amigos del pelinaranja ya se habían ido, lo cual la extrañó, pero la había sorprendido la voz del tipo alto. . . Chad, ya lo recordaba.

"Esta es la primera vez que lo escucho hablar."

La mujer parecía distraída, pensando que si bien esos chicos la trataban como a alguien superior, igual era cierto que parecían amables, al menos esa fue la impresión que le dieron. Y sonrió ligeramente al ver que el moreno se llevaba a Keigo a regañadientes.

~ Mira lo que has hecho. ¡los asustaste!.

~ ¡¿Qué yo qué?!. . .

~ No sé por qué todos aquí parecen tenerte miedo, si no eres más que una enana sin pechos.

~ Q-qué dijiste?.

La expresión de Rukia se tornó furiosa. ¿Cómo se atrevió ese tipo a insultarla de esa manera?. No había problema con lo de "enana"; ella estaba tan fastidiada del maldito "san" que proseguía su apellido, que hasta le gustó que la llamase de esa manera, pero lo último que él dijo. . .

~ ¡Maldito patán!.

~ Qué?, estoy diciendo la pura verdad.

Ichigo estaba tan divertido y se sintió tan triunfante, que se inclinó para restregarle a la chica una sonrisa de burla que no le cabía en la cara, pero. . . PAF!!. . . Sinceramente, él no esperaba que la chica le estampara tremenda bofetada en la cara.

La Kuchiki sonrió triunfante, casi feliz de ver como esa maldita sonrisa se borraba del rostro de ese tipo.

~ Jamás vuelvas a insultarme de esa manera.

Dicho esto, la joven dio media vuelta y bajó tranquilamente las escaleras, regresando a clases.

El Kurosaki se tocó la mejilla, roja por el golpe que la pequeña mano de la chica le había dado. Apretó los dientes; ¡esa enana atrevida!. . . Ninguna mujer le había puesto una mano encima. . . ¡esa chiquilla!. . .

Ichigo estaba ansioso por desquitarse.

.

.

.

.

. . . . Continuará.


He aquí mi primer fic de Bleach. Ichiruki, por supuesto ^^', y un AU.

Tenía deseos de escribir algo sobre esta pareja, no sé, profundizar un poquito en su vida estudiantil.

A pesar de ser un fic largo, los caps son cortos, ah, y por supuesto no puede faltar el lemon. . . lo habrá en algún momento de la historia ^¬^ '.