Leí el manga esta mañana y no pude eviatr hacer un pequeño drabble.



-Adrian, ¿te has fijado que día tan bonito hace hoy?- Ante las palabras de Lawr, el aludido levantó un poco la cabeza. Estaba en la cama, abrazado a el moreno y este le sonreía de forma tierna, antes de mirar por la ventana que estaba arriba del espaldar de la cama, le dio un beso a su pequeño amante en los labios. Desde que estaba con él, su oscuro mundo de sangre y placeres obscenos se había convertido en un mundo de sonrisas y placeres...no muy obscenos; como por ejemplo, el que acababan de tener hacía unos minutos antes.

Adrian miró el cielo. Torció el gesto y se rió divertido. Volvió a la posición de antes y abrazó a Lawr con ternura infinita.

-Cariño, ¿tu te has fijado? Si en mi vida había visto una tormenta así.- Y en efecto, el cielo estaba casi negro, cosa que era muy rara estando en medio día, y los relámpagos y la lluvia casi convertida en granizo caía sin piedad sobre Los Ángeles.

-Ya, claro. Pero es que a mi, hasta el día mas espantoso, a tu lado se convierte en el más bonito.

Las palabras de Lawr llegaron hasta el lugar más profundo del corazón del chico al que nadie quería. Adrian sonrió, le besó y acarició la suave piel del chico de catorce años al que tanto amaba. Entonces al parecer, de ahora en adelante, se iba a convertir en el sol personal de la persona por la que moriría.

Aunque a él le parecía que era al revés.

Mientras deshacía otra vez la cama y los suaves gemidos de Lawr se confundían con la fuerza de la lluvia, pensaba que su vida era como el día que estaba haciendo. Pero, su hermoso moreno, lo hacía todo más brillante, con su preciosa e inocente sonrisa.


Gomen, muy romanticón, verdad? xD