¡Hola chicas!

Bella despierta al fin, y un poco de felicidad, bueno, mucha felicidad llega a la vida de Edward.

Ya era hora, ¿cierto?

Este capítulo no es tan largo como acostumbro escribirlos, pero de verdad, no pude sacar más palabras de mi mente, simplemente ya no había más que decir... espero que les guste de todos modos.

Comenten, por favor. =D

¡TWILIGHT ES PROPIEDAD DE STEPHENIE MEYER!

ESTE CAPÍTULO ES REEDITADO... solo errores ortográficos.


CAPÍTULO 20. Nuevo

Había sentido algo más que emoción al escuchar que su corazón latía por última vez. Porque por fin estaría conmigo, pero...

En realidad no podía creer que este día hubiera llegado tan rápido. Justo en el momento que habíamos pensado que todo era perfecto, que Bella seguiría disfrutando de su vida humana por un tiempo más a mi lado, sin necesidad de renunciar a su padre, Charlie y a su madre, Renée, ese pequeño detalle, culpa de nuestra ignorancia nos había hecho cambiar de planes inmediatamente.

El futuro había parecido tan tranquilo y lleno de amor por unos años más. Todo lo que había querido se estaba volviendo realidad. Todo lo quería era que Bella disfrutara de su humanidad antes de renunciar por completo a ella para unirse a mí eternamente.

No que me arrepintiera, ahora éramos más que Bella y yo, había sido capaz de darle una familia como nunca había soñado que fuera a hacerlo. Renesmee.

Hablando de familias, cada miembro de nuestra familia, Esme, Emmett, Jasper y Alice, excepto Rosalie y Renesmee, entraron a la habitación justo en el momento en que los latidos del corazón de Bella se detuvieron, extinguidos para la eternidad. No había ningún sonido, ni siquiera el de nuestras respiraciones.

Todo lo que podía ver en sus mentes era pensamientos ansiosos, y a la vez un poco asombrados de que el cambio hubiera sucedido tan rápido. Solo habían pasado dos días.

¿Dos días? ¿Será por la inyección directa a su corazón? Carlisle se preguntaba.

Jasper era el miembro de la familia más tenso. Habrá que tener con cuidado con ella, Edward.

Whoa, ella sí que fue rápida. Dos días. Genial. Emmett estaba emocionado de ver a Bella de nuevo.

Alice estaba sonriendo ligeramente, ya sabía lo que pasaría. Todo estará bien, Edward. Ya verás.

Aunque podía ver sus visiones del futuro, no estaría tranquilo hasta que lo que me mostraba sucediera en realidad.

Todos me rogaban y me suplicaban que me mantuviera tranquilo, que toda la pesadilla ya había terminado, que por fin todo estaría bien, que Bella y yo, y ahora Renesmee estaríamos juntos para siempre. Era casi abrumador el escucharlos, pero parte de mi mente, estaba tan concentrada en cada movimiento que Bella diera, que me era difícil concentrarme en lo que mi familia pensaba.

Entonces, sus parpados se abrieron para dar paso al único acceso que tenía a sus pensamientos. Me preparé para ver lo siguiente, sabía que no serían los hermosos ojos café chocolate que amaba tanto, lo sabía, aún así fue sorprendente el ver ese color rojo brillando en ella. Me controlé para no dejar escapar un jadeo. Bella ni siquiera empezaba a estar consciente de sus alrededores, ni siquiera sabía que estábamos allí en la misma habitación que ella, observándola.

Fue un gran alivio, que después de dos largos días, los dos días más largos de mi existencia, Bella estuviera al fin abriendo sus ojos, dándome acceso a ella de nuevo.

Era un gran alivio el saber que ahora nos esperaba la eternidad frente a nosotros.

Mi mano aún seguía en su mano, decidí no moverme, Bella se asustaría seguramente. No parecía notar que la sostenía.

Me concentré entonces, en la mente de Jasper, leyendo cada emoción que cruzara por Bella.

Lo primero que Bella vio al abrir sus ojos, fue la luz que brillaba sobre ella. Sus ojos se concentraron en la luz por una octava parte de segundo en lo que veía, podía imaginar que era, pudiendo yo mismo ver lo que ella veía.

Sabía perfectamente una de las primeras cosas que notaría, algo que sus ojos humanos no habían podido ser capaces de distinguir, un octavo color.

Para el cual, ni siquiera Carlisle tenía un nombre.

Me concentré en el fondo de mi mente en lo que Jasper sentía de Bella. No había nada más que maravilla y curiosidad ante lo que veía. Me hizo sentir un poco mejor, el ver que Bella se sentía bien, por ahora.

Sus ojos seguían viendo hacia arriba.

Parece estar reaccionando bien. Pero... hay que esperar a que se levante. Jasper pensaba, un poco preocupado por su comportamiento después, el de una neófita descontrolada. Mi frente se frunció por una milésima de segundo, y se alisó tan rápido como se había fruncido.

Carlisle estaba analizando atentamente cada movimiento, cada acción que Bella hiciera. Esme solo estaba ansiosa por ver que Bella estuviera bien, para así verme al fin aliviado.

Emmett estaba emocionado de ver a Bella despierta, y había una pequeña parte de él preocupada por los demás, por nuestra familia. Jasper había insistido en que ellos dos deberían de estar al frente por si Bella perdía control sobre ella misma.

Alice, suspiré mentalmente, Alice era Alice. Estaba fuertemente concentrada en el futuro, buscando alguna razón para que Jasper no se calmara ni siquiera un poco. No veía nada fuera de control, algo de que preocuparse, así que me tranquilicé. Veía a Bella abalanzarse hacia mí con los brazos extendidos, luego a Carlisle preguntándole como se sentía, luego a Alice trayendo un espejo para que Bella se viera antes de irnos a cazar...

Eso le recordó. ¡Prometiste que yo estaría presente la primera vez que Bella se vea en un espejo, eh! No te la vas a llevar de caza antes de que eso pase. Alice me dijo, mientras me guiñaba un ojo. Nadie más que nosotros dos se dio cuenta de nuestro intercambio.

En ese momento, Jasper sintió shock emanando de Bella, pero una reacción, más de sorpresa que de algo más. No me atreví a darle una mirada a Jasper y su expresión, mis ojos pegados a Bella. En el mismo instante, Bella inhaló, y por lo que veía, sus emociones eran agradables, le gustaba lo que olía. Claro que sí, era una sensación casi maravillosa como podíamos saborear los aromas que estaban en el aire, debía estarlo experimentado en ese momento.

Bella empezó a respirar, y nosotros con ella. Seguía leyendo sus reacciones en la mente de Jasper, y había algo a nuestro alrededor que le parecía placentero.

En este momento, era uno de esos en los que más desesperado me sentía por no poder leer su mente.

¿Que estás pensando? Quería decir.

Entonces, en el mismo momento en que un carro pasó en la carretera con música Rap, Jasper sintió una nueva emoción de Bella, desconcierto. Seguramente había escuchado lo mismo. Luego susto.

¿Qué la había asustado?

Inmediatamente estaba ansioso por su reacción. Debía estar tan confundida con lo que estaba pasando, que el miedo se estaba apoderando de ella. Desesperado por asegurarle que todo estaba bien ahora, apreté gentilmente su mano, mi mente en dos lugares al mismo tiempo, el rostro de Bella y la mente de Jasper. Pude ver que más shock recorrió a Bella cuando sintió mi mano sobre la de ella.

¡Cuidado, Edward! No la sorprendas de esa forma... Alice me advirtió mientras me mostraba lo que en un segundo estaría pasando.

Durante un largo segundo fue la única emoción que emanaba de ella, y entonces, sus músculos se pusieron rígidos y arquearon, soltó mi mano y se alejó de mi, su espalda contra la pared, aire salía de su boca en forma de siseo.

Se sentía tan mal, tan doloroso el ver y sentir esa reacción de Bella por mi toque. Quizá porque nunca había sucedido tal cosa, Bella nunca se había espantado o alejado de mí. Sabía que era inmaduro el sentir tal miedo. Solo había sido confusión, al no estar familiarizada con mi temperatura ahora que éramos iguales. Su piel no se sentía fría, pero tampoco caliente. Bella, seguramente, debió de haber estado esperando por mi fría piel...

Aún así, dolía el no tener su mano en la mía. Había pasado dos días enteros sin separarme ni un momento de su lado. Ni siquiera había pasado medio segundo, cuando sentí el cambio en sus emociones.

Mientras Bella se daba cuenta de lo que estaba pasando, de que era yo quien había estado sosteniendo su mano, yo solo quería estar cerca de ella. De repente, todos los pensamientos detrás de mi desaparecieron por un milisegundo. Todo mi cuerpo y mi mente concentrada en Bella, en estar con ella, en nunca tener que separarnos otra vez, en la vida que nos esperaba junto a Renesmee. Era una sensación indescriptible la felicidad que me hacía sentir ese solo pensamiento. Ansioso por tener su mano en la mía, me incliné sobre la mesa hacia ella, alcé mi mano en su dirección, esperando que volviera a mí.

Paciencia, hijo. Todavía se debe estar ajustando a todo. Debe ser confuso para ella.

Los ojos de Bella se volvieron hacia mi rostro, y de inmediato pasaron los rostros de mi familia. Emmett y Jasper al frente de los demás, cuidando que Bella no hiciera nada de lo que pudiera arrepentirse. Como si fuera algo que fuera a permitir. Bella notó la posición en que mis hermanos estaban, y notó la razón. Peligro. Su cuerpo reaccionó de la misma forma que cualquiera de los nuestros, su nariz tratando de encontrar el peligro que parecía haber, no entendiendo que mis hermanos estaban así por... ella.

Sus ojos se posaron, entonces, en el rostro de Alice. Estaba detrás de Jasper, lógicamente.

Bueno, es hora de que se relaje la atmósfera. Alice me dijo, mientras se asomaba desde detrás de Jasper y le sonreía a Bella.

Bella, al parecer, sintió alivio y seguridad en la sonrisa de Alice, y su posición se relajó, dejando la posición de ataque de hace solo un instante.

Entonces, finalmente, sus ojos se posaron sobre mi rostro. Era un alivio el sentirla tan cerca de mí, el verla tan sana, tan viva, que casi parecía otro sueño, o solo parte de mi imaginación, o más posible, solo un espejismo que el cruel destino me mostraba, jugando con mi alegría.

Me vio por un instante, su mente, podía ver desde Jasper, totalmente concentrada en mi rostro. Un jadeo dejó sus labios.

Todo esto tiempo, tres segundos quizá habían pasado desde que se había apartado de mí, me parecieron una eternidad, y decidí que era tiempo de estar a su lado de nuevo. Con cuidado de no espantarla con mis movimientos, todavía se estaba acostumbrando, me moví hacia ella, rodeando la mesa.

¡Edward, hijo, cuidado! Carlisle y Esme pensaban casi lo mismo. Los ignoré.

¿Por qué no había dicho nada aún? Podía recordar el dolor que le había causado antes y durante su transformación. ¿Me odiaba, como tanto había temido que lo haría si la condenaba a esta vida?

"¿Bella?" mantuve mi voz baja, tratando de que sonara calmada, pero quizá no engañé siquiera a Bella.

No respuesta de nuevo. Me concentré un instante en Jasper, pero no había miedo o rencor en Bella. Eso me dio confianza, solo un poco, que mis miedos era solo eso, miedos, no realidad. Su silencio debía ser desconcierto por todo lo diferente, mi rostro, mi voz, mi temperatura, todo...

"¿Bella, amor? Lo siento, sé que es desorientante. Pero estás bien. Todo está bien."

Aún así, Bella no dijo nada. Quizá considerando lo que le acababa de decir. Habían demasiadas cosas en que pensar. Así era, Jasper sintió el cambio en sus emociones. Irritación recorría su cuerpo. Mientras Bella consideraba mis palabras, yo continué acercándome a ella, medio ignorando los pensamientos de mi familia que rogaban por cuidado.

Podía adivinar en que pensaba Bella.

Renesmee...

Jacob y la manada...

El tratado con Sam...

Charlie...

Para todas sus dudas habían respuestas, aunque no estuvieran en mi poder todas. No sabía con certeza lo que había pasado con cada uno, solo Ness-Renesmee, aunque estaba la cuestión de su crecimiento acelerado, aún no estábamos seguros que pasaría al respecto; y de Jacob ni quería pensar, pero la duda de Bella serían acerca del tratado con Sam seguramente; y Charlie, solo sabía que Carlisle había hablado con él antes de irse y le había dicho que Bella estaba en Atlanta, solo eso. Pero, era difícilmente el mejor momento para preocuparse por eso. Ni yo podía concentrarme en esas cuestiones, lo único que quería era estar cerca de ella.

Cuando estuve lo suficientemente cerca de su cuerpo, de su rostro, alcé mi mano lentamente, para que Bella no reaccionara como antes, que viera mis intenciones. Con la punta de mis dedos acaricié su mejilla, e imaginé como su piel se hubiera sonrojado con mi toque. En ese momento, sentí la misma corriente eléctrica avanzando lentamente por mi cuerpo, sutil pero yendo en aumento. Su piel era tan suave como la recordaba, su temperatura ahora igual que la mía, era caliente, y cada milisegundo que mantenía mi piel contra la suya, la electricidad se descontrolaba dentro de mí.

Mientras mi mano se acercaba más a su mejilla para tocarla con la palma de esta y rodearla, mi mente registró el cambio en sus emociones.

¿Deseo?

Incluso Jasper se sorprendió cuando sintió esa reacción en Bella por mi toque.

Alcé una de mis cejas, un poco sorprendido porque aún tuviera esa clase de potencial sobre ella, que incluso como neófita pudiera sentir deseo por mí como yo lo sentía por ella...

Sorprendiéndome de nuevo, al igual que a todos, Bella lanzó sus brazos a mi alrededor.

Sentí un increíble alivio al tenerla junto a mí, que era casi indescriptible. Como si estuviera completo de nuevo, como si fuera capaz de respirar ahora que Bella estaba conmigo, y que al parecer por su reacción, ella también quería estar conmigo. Colocó su rostro sobre mi pecho, sus brazos alrededor de mi cuello, la escena y el sentimiento eran tan familiares, que casi podía olvidar en que situación nos encontrábamos. Ella una neófita despertando después de que el veneno la quemara...

Inconsciente de la fuerza que ahora tenía, la que ejercía en ese momento a mi alrededor, me hizo decir por primera vez gracias a ella un ow, no antes de que tratara de medio zafarme de su fuerte abrazo, no queriendo totalmente eso, me alejé un poco de ella, sus ojos se alzaron hacia mi rostro, y sin necesidad de verlo por Jasper, vi las emociones en sus ojos, confusión y susto por mi reacción.

Había que explicarle, nunca querría estar lejos de ella. Prefería que me hiciera polvo. "Um... con cuidado, Bella. Ow."

Sus brazos me soltaron inmediatamente, y los puso detrás de su espalda, entendiendo la razón de mi reacción. De nuevo, el dejarme me causaba una punzada de dolor, me controlé.

"Oops." Bella dijo en silencio.

Le sonreí de la forma en que siempre causaba a su corazón que latiera descontroladamente, y a su respiración el detenerse. Casi esperando por eso a pasar, recordando que ya no lo haría.

Tomando las palabras tanto para mí como para ella, le dije. "No te asustes, amor." levanté mi mano para acariciar sus labios abiertos. De nuevo, la electricidad recorriéndome. "Solo eres un poco más fuerte que yo por el momento."

Mi mano acarició su mejilla de nuevo, incapaz de mantenerme lejos de su piel. Otra ola de deseo la recorrió.

¿Cómo puede sentir deseo por Edward? Se supone que su sed debe ser insoportable... Jasper pensaba, preguntándose lo que Bella sentía.

Entonces, sacó su mano de detrás de su espalda, podía ver que lo hacía de forma cuidadosa, más de lo necesario, y la alzó hacia mi rostro. Las puntas de sus dedos acariciando mi mejilla de la misma forma en que yo lo había hecho, enviando más corrientes por todo mi cuerpo, haciendo difícil el pensar en nuestra compañía, cuando todo lo que quería estar solamente con ella...

Sus ojos miraban fijamente a los míos, cuando me dijo. "Te amo."

Esas simples palabras, me enviaron al éxtasis. Felicidad recorriéndome, no había nada más que pudiera desear más que escucharla decir eso.

Sonreí ampliamente, sintiendo que no me era suficiente el rostro para mostrar toda la alegría que sentía, y el alivio al darme cuenta que Bella me seguía amando como el primer día.

"Como yo te amo."

Sin poder detenerme otro segundo más, sin poder detener el repentino deseo que me atacó con solo tocarla, de tener sus labios sobre los míos una vez más, queriendo comprobar que este de verdad fuera el paraíso que tanto habíamos buscado Bella y yo, me incliné lentamente hacia ella. Como la primera vez, mis movimientos lentos le pedían que tuviera cuidado, claro, que ahora ese cuidado lo debía tener ella conmigo.

Lentamente, me acerqué a sus labios, pensando todo el tiempo que este sería como nuestro primer beso. En esta ocasión no habría miedos controlándome, podía besarla por primera vez de forma completa y total, mostrarle todo el amor que sentía a punto de hacerme explotar con expectación...

Nuestros labios se tocaron, y sentí la corriente eléctrica que tanto extrañaba al tocar sus labios.

La besé dulcemente, y después, sin ser consciente de mis alrededores, como si estuviéramos encerrados en nuestra propia burbuja, me dejé entregar a ella. Toda la pasión, todo el amor y el deseo que sentía por ella liberados por primera vez.

Nuestras respiraciones se volvieron tan rápidas como si aún fuéramos humanos. Me di cuenta que Bella también había olvidado que teníamos compañía cuando su cuerpo se curvó hacia mí de forma inapropiada. Pero por el momento, no me importaba nada. Bella podía hacer lo que quisiera conmigo...

El pensamiento envió un estremecimiento bajo mi espalda de placer. Recordando los momentos en que había besado a Bella. Aquella primera vez cuando volvíamos de nuestro prado, como este beso había empezado casi de la misma forma, conmigo vacilando antes de tocar sus dulces labios, dulcemente, gentilmente, para no lastimarla... ahora era ella quien debía cuidar de mí. ¡Cuan irónico!

Pero de nuevo, prefería volverme polvo entre su fuerte abrazo a estar separado de ella.

Cada parte de mi cuerpo se sentía a punto de explotar con la excesiva carga eléctrica que me recorría mientras sus labios me besaban. Ahora había tanto que podía tener de ella y ella de mí que antes no había sido posible. Más que sus labios con mi lengua...

Aún no terminaba de disfrutar de la felicidad que me recorría, que no me dejaba apartarme de sus labios ni por un segundo, cuando escuché a Emmett rezongar en su mente.

¡Consíganse un cuarto!

Lo ignoré por un momento. Disfrutando de este momento de felicidad a lado de mi Bella. Todo había quedado detrás de nosotros, todo el sufrimiento y la espera a que este momento llegara. Por fin estaríamos juntos para toda la eternidad. Como lo había deseado desde el primero momento, como Bella lo había querido.

Entonces, aclaró su garganta en un intento por llamar nuestra atención. De inmediato sentí a Bella detenerse y se separó de mí.

Sentí una punzada de irritación con Emmett por haber interrumpido, pero por otro lado, teníamos todo el tiempo del mundo...

Vergüenza era lo que leía en su rostro, y la mente de Jasper. Al menos sabía que todavía podía leer algunas de sus emociones con ver su rostro. Sus mejillas hubieran estado ardiendo rojas en este momento. El calor lo hubiera sentido irradiando hacia mí.

Reí entre dientes antes de moverme a su lado. No iba a permitir que ni un milímetro hubiera de distancia entre ella y yo. Nada nos podía separar. Rodeé su cintura con mis brazos fuertemente. Sentía como mi rostro brillaba de alegría y alivio al poder decir, finalmente, que todos los miedos habían quedado detrás de nosotros. No había nada que importara, más que Bella estaría conmigo para siempre.

Todo era perfecto ahora.

De seguro todo esto lo podía ver Bella, también. Darse cuenta de cuan felices seríamos muy pronto. Juntos los dos, y a lado de nuestra hija, Renesmee. Una familia.

Bella tomó un profundo respiro, y volteó su rostro hacia el mío. Acusación en sus ojos.

"Te has estado resistiendo a mí." sus ojos estrechándose.

Me reí, sin poder evitarlo al escucharla sacar una conclusión tan acertada. Todo lo que había estado haciendo mientras aún era humana, era resistirme a ella, a su sangre, a su cuerpo en especial. A toda ella, y ahora no había necesidad. "Era algo como necesario entonces. Ahora es tu turno el no romperme." reí de nuevo.

Todo se sentía tan bien, tan correcto...

Bella arrugó el ceño a mis palabras, y los demás empezaron a reír también.

Oh, Edward. Se ve tan feliz por fin. Era hora de que tuviera completa felicidad... Esme pensaba.

Alice me dio un rápido vistazo y me guiñó. Te lo dije. Fue todo lo que me dijo, sabiendo perfectamente a que se refería.

Bueno, es hora de un poco de seriedad. Carlisle pensó, un poco avergonzado de interrumpir.

Carlisle avanzó hacia nosotros, dándole la vuelta a Emmett. Jasper se movió detrás de él. Sus ojos en Bella.

Lo está haciendo demasiado bien para ser una recién nacida. ¿Seguirá así, o solo es un lapso? Jasper no estaba seguro de que Bella siguiera haciéndola tan bien como hasta ahora, pensando que su sed en cualquier momento sería demasiado. Estaba haciendo que yo mismo me preocupara también. Pero al mismo tiempo, traté de alejar esos pensamientos.

Pero era casi imposible, mi mente estaba concentrada en tantas cosas en ese momento, en Bella, en Carlisle acercándose a ella, en Jasper leyendo cada unas de sus emociones...

¿Sería posible que en cualquier momento Bella perdiera control?

No importaba si en verdad sucedía, porque aquí estaría yo para cuidar que no sucediera nada que Bella pudiera lamentar. Y ella lo sabía.

"¿Cómo te sientes, Bella?"

Bella lo pensó antes de responder.

Venía la hora que más había estado temiendo estos días. Escuchar como la había pasado Bella, saber si había sufrido o no, aunque en el fondo sabía la respuesta.

Casi rogaba internamente porque no pudiera escuchar su respuesta. Por otro lado, no estaba seguro de que Bella fuera a ser cien por ciento honesta con Carlisle. Yo estaba a su lado, y sabía que cada una de sus palabras quedarían grabadas en mi memoria, y si había sufrido, la culpa caería sobre mis hombros. Aún cuando ni un grito de dolor había escapado de sus labios, podía ver el sufrimiento por el pasó cada vez que su respiración escapaba de sus labios como un jadeo.

"Abrumada. Hay tanto..." su voz apagándose. Podía imaginar la razón y Carlisle, también.

En mi mente pasaron los momentos de Esme, Rosalie, Emmett y de mí en el momento de haber despertado y abierto los ojos a esta nueva vida, o existencia.

Todos habíamos sentido la misma confusión cuando veíamos por primera vez las cosas como en realidad eran. Podíamos oler intensamente cada perfume que flotaba en el aire, podíamos saborear ese mismo perfume en nuestra lengua, escuchar cada sonido que pasaba que antes no habíamos podido, movernos de tal forma que lo que veíamos ni siquiera se movía o se volvía borroso.

"Sí, puede ser muy confuso."

Bella asintió rápidamente, antes de seguir. "Pero me siento como yo." sus palabras me causaron tanto alivio, después de todo el tiempo que fue su mayor miedo. "Algo así. No me esperaba eso."

Apreté ligeramente mis brazos alrededor de su cintura, y me incliné a su oído para murmurarle. "Te lo dije."

No entiendo... Jasper seguía preguntándose que era lo que pasaba, cuando no había nada de que preocuparse, se estaba volviendo demasiado para él.

Traté de no preocuparme por sus teorías, o por su preocupación. Me concentré en lo que Carlisle y Bella estaban intercambiando.

"Estás muy controlada. Más de lo que esperaba, incluso con el tiempo que tuviste para prepararte mentalmente para esto."

Esperemos que siga así.

Consideré lo que Carlisle dijo. Era cierto que Bella había tenido mucho tiempo para preparase, mi familia le había contado tantas historias para dejar a Bella demasiado consciente de lo que esta vida le traería. Rosalie y Jasper en especial.

Bella estuvo en silencio un momento, considerando lo que Carlisle le decía seguramente. "No estoy segura acerca de eso."

Su respuesta me dejó tenso por un instante, antes de recordar las dificultades por las que pasamos al recién despertar del cambio. Todo era difícil de controlar, y recordando como sus emociones cambiaban hace un momento repentinamente... entendí a lo que se refería.

Aún así, ni siquiera ahora, podía evitar el preocuparme. Me di cuenta que nunca dejaría de hacerlo, era parte de mí, y eso no cambiaría. Siempre estaría allí, a lado de Bella preocupándome por ella, y ahora por nuestra hija. Todo el estrés valía la pena, si las tenía a mi lado para la eternidad.

Carlisle asintió, considerando lo que dijo, también. Lo siguiente que iba a preguntar me tuvo cien por ciento concentrado en las reacciones de Bella. Mis ojos en su rostro.

"Parece que hicimos algo bien con la morfina esta vez. Dime, ¿qué recuerdas del proceso de transformación?"

Bella vaciló un instante antes de responder, y eso era suficiente para hacerme preguntar que era lo que estaba escondiendo. Era frustrante el darme cuenta ahora, que ni siquiera cuando nuestros cerebros eran más parecidos que antes, podía escuchar ni un solo susurro de ella. Había estado esperando que algo fuera desbloqueado. "Todo estaba... muy borroso antes. Recuerdo que el bebé no podía respirar..."

Tan pronto como su voz se apagó después de recordar a nuestra bebé, a Renesmee supe lo que seguía. Bella volteó a verme, sus ojos llenos de miedo.

"Renesmee está saludable y bien." algo vi en sus ojos que me dijo que había creído en lo que decía. Pero no era tiempo aún de hablar de Nessie-Renesmee. "¿Qué recuerdas después de eso?"

Su rostro no traicionaba ninguna emoción. "Es difícil de recordar. Estaba tan oscuro antes. Y entonces... abrí mis ojos y pude ver todo."

"Asombroso." Carlisle dijo.

Tan pronto como Carlisle dijo, vi que Jasper sintió algo parecido a disgusto recorrer a Bella. ¿Por qué le disgustaría a Bella haber dicho eso o haber escuchado a Carlisle decir eso?

Debe haber más, tenemos que saber detalles. Esto es casi una hazaña. Carlisle pensaba emocionado.

"Quiero que pienses-que me digas todo lo que recuerdas."

Bella no respondió, y en sus ojos había incomodidad. No quería hablar de eso, era muy claro. Carlisle lo notó, y sus pensamientos se dirigieron hacia otra dirección.

"Oh, lo siento tanto, Bella. Por supuesto que tu sed debe ser muy incómoda. Esta conversación puede esperar."

Sed. Es todo lo que vi por un momento en la mente de Jasper al leer lo que Bella sentía. Claro que estaba sedienta...

Una de sus manos voló hacia su garganta y parecía acariciarla, como si pudiera apagar el fuego desde el exterior.

Creo que es hora de cazar, Edward. Jasper casi me rogaba. Estaría más tranquilo cuando así fuera.

Solté mis manos de su cintura, y tomé solamente su mano, le di un golpecito. "Vayamos a cazar, Bella."

Sus ojos se abrieron ampliamente, llenos de shock. Lo mismo que Jasper sentía.

Recordé la conversación que habíamos tenido, cuando Bella me había preguntado si eso, el verme cazar, sería algo que llegaría a ver; se lo había negado rotundamente, pero sabía que la curiosidad nunca la había dejado. Le sonreí abiertamente, esperando que viera que no había nada de que preocuparse, no mientras yo estuviera allí. "Es muy fácil, amor. Instintivo. No te preocupes, yo te mostraré."

Bella no se movió, aún con demasiado shock para reaccionar. Volví a sonreírle y alcé mis cejas, casi esperando el poder deslumbrarla... "Estaba bajo la impresión de que siempre habías querido verme cazar." le recordé.

Se rió cuando me escuchó, recordando, también quizá. Su mano todavía estaba sobre su garganta. "¿Vamos?" le dije. Estiré mi mano para tomar la suya y acaricié su garganta. "No quiero que esté sufriendo." murmuré bajo.

"Estoy bien. Espera. Primero."

"¿Sí?" Carlisle le preguntó, pensando que quizá había algo que quería decir acerca de...

"Quiero verla. A Renesmee."

Edward... escuché a Rosalie preocuparse.

Inmediatamente, pude escuchar como cada una de las mentes de mi familia se tensaban al escuchar a Bella. Incluso a Rosalie y Jacob. Renesmee estaba felizmente inconsciente de que su madre había despertado al fin, y quería verla tanto como ella lo deseaba, también.

Oh, querido. Edward, ¿será conveniente? Esme se preocupó rápidamente.

Pronto la verá, Edward. Pero será después de cazar. Alice me decía mientras me mostraba un poco del futuro.

Bella soltó mis manos entonces, y cayeron hacia su estómago, ahora vacío y plano. No había más bebé, más Renesmee dentro de ella.

Carlisle me habló en su mente y volteé a verlo.

Hijo, es tu decisión. Pero creo que sería mejor si no tiene sed, ¿no crees? Nessie tiene sangre humana.

Todo eso lo sabía y lo había considerado antes.

"¿Qué?" Bella interrumpió mis pensamientos.

"Bella." traté de decirle suavemente, de forma confortante. "Esa no es realmente una buena idea. Es mitad humana, amor. Su corazón late, y sangre corre en sus venas. Hasta que tu sed esté positivamente bajo control..." odiaba el tener que decir lo siguiente. "No quieres ponerla en peligro, ¿o sí?"

Bella frunció su frente cuando terminé de hablar, podía imaginar lo que estaba pensando.

"¿Dónde está?" me preguntó, y su expresión se volvió concentrada. Tratando de escucharla, seguramente.

Si podía escucharla yo, ella podía también. Rosalie estaba con ella y... aquel chucho, también. No sentí la necesidad de mencionarlo, no aún.

"¿Rosalie está con ella?"

"Sí." le respondí, pensando que también con Jacob.

Sin querer perder más tiempo, entre más pronto nos fuéramos, más pronto regresaríamos y Bella vería a nuestra hija. Podía visualizar su encuentro sin necesidad de Alice.

Tomé sus manos de su vientre, y les di un golpecito. Antes de que pudiera decir nada, Bella me interrumpió. "Espera. ¿Qué hay de Jacob? ¿Y Charlie? Dime todo de lo que me perdí. ¿Cuánto tiempo estuve... inconsciente?"

Primero lo primero, ¿verdad, Edward? Tiene que alimentarse...

"¿Qué está mal?"

"Nada está mal." Carlisle fue quien le respondió, decidiendo que sería mejor si él le explicaba. Además, estaba mejor enterado de casi todo que yo. "Nada ha cambiado mucho, de hecho-estuviste inconsciente por solo dos días. Fue muy rápido, como estás cosas van. Edward hizo un excelente trabajo. Muy innovador-la inyección de veneno directo al corazón fue su idea." Carlisle se detuvo para sonreírme y felicitarme de nuevo en su mente, pero cuando vio que no era el momento de hacer eso, suspiró y continuó. "Jacob aún está aquí, y Charlie aún cree que estás enferma. Piensa que estás en Atlanta ahora mismo, sometida a pruebas de CDC. Le dimos un número equivocado, y está frustrado. Ha estado hablando con Esme."

"Debería llamarlo..." Bella empezó a decir y luego su voz se apagó de nuevo. Quizá escuchando lo diferente que su voz sonaba. Charlie lo notaría. "Esperen-¿Jacob aún está aquí?" Bella notó.

Carlisle y yo intercambiamos otra mirada. Eso corre por tu cuenta, hijo.

"Bella. Hay mucho que discutir, pero deberíamos cuidar de ti primero. Tienes que estar sufriendo..."

La sed de nuevo era lo que veía Jasper, Bella tragó de forma convulsiva antes de seguir. Seguía igual de terca que siempre. "Pero Jacob-"

La interrumpí gentilmente. "Tenemos todo el tiempo del mundo para explicaciones, amor." le recordé.

Todo el tiempo que quieras, pensé para mi mismo.

"De acuerdo." Bella por fin acordó.

Oh no te vas a escapar, Edward Cullen. Alice me interrumpió, y me mostró lo que pensaba. Me había olvidado de eso, o no quería recordarlo.

"Esperen, esperen, esperen." Alice nos detuvo, mientras se acercaba hacia nosotros. Jasper se tensó de inmediato al ver a Alice tan cerca de Bella. "¡Prometiste que podría estar allí la primera vez! ¿Qué tal si ustedes pasan por algo reflejante?"

"Alice-"

"¡Solo tomará un segundo!" Alice me interrumpió antes de salir de la habitación y traer el espejo.

Suspiré. Con Alice nunca se ganaba, mejor ni intentaba detenerla. Era imposible. La escuché correr hacia la habitación de Rosalie y tomar el espejo gigante, en comparación a ella. Era más grande y ancho, la cubría totalmente.

Todo el tiempo iba sonriendo, emocionada de lo que seguía a continuación.

Esto es tan emocionante. Bella se verá por primera vez, me pregunto que pensara...

"¿De qué está hablando?" Bella se preguntó.

Ya volví, ya volví. Solo un segundo, Edward. Ya te escuché suspirar. ¿Cuál es la prisa? Tenemos para siempre. Alice empezó a balbucear.

Jasper se puso nervioso cuando vio a Alice avanzar entre mi familia hacia nosotros con el espejo. La siguió cuidadosamente, siempre cuidándola.

¿Acaso creía que permitiría que algo le pasara a Bella o a Alice? Su desconfianza era ridícula.

Los ojos de Jasper no dejaron el rostro de Bella, e incluso yo sentí el espasmo de shock que recorrió a Bella cuando vio el rostro de Jasper completamente.

Siendo ella humana, las cicatrices de Jasper habían sido casi invisibles para sus ojos, así que era normal que se sintiera de esa forma al ver por primera vez el rostro de Jasper. Para un humano era hermoso, pero para nosotros era algo que temer, el ver su rostro y sus brazos llenos de las cicatrices que solo un vampiro puede dejar marcadas en nosotros, solo indica que había estado en guerra, así que era normal que uno se tensara al verlo.

Claro, Jasper pensó, es como si fuera una persona nueva...

Exactamente, así era como debía verlo Bella. Como si fuera una persona enteramente nueva.

Sentí a Bella tensarse, también, pero por otra razón completamente diferente a la de Jasper, y a la vez completamente igual.

Peligro.

Jasper vio y sintió el cambio en Bella, de shock a precaución. Nadie más estaba consciente del intercambio entre Bella y Jasper, pero yo lo podía escuchar todo, y estaba altamente atento de cada uno de sus movimientos.

Jasper le sonrió a Bella de forma irónica, por la situación.

Al parecer ambos somos peligrosos en este momento.

Alice estaba aún tan atenta al futuro de Bella, buscando cual sería su reacción, que no había notado lo que pasaba entre nuestras parejas.

En su mente, repasó el momento en que le había mencionado este detalle, el de no haberse asegurado que Bella se viera un espejo en nuestra boda.

"Edward me dio problema por no haberte puesto en un espejo antes de la boda." Alice le explicó a Bella, y sus ojos regresaron a Alice. "No voy a ser regañada otra vez."

Sentí ganas de reír. ¡Por favor! No había sido nada parecido, o quizá así hubiera sido si Alice no pudiera ver el futuro y me hubiera ahorrado ese paso.

"¿Regañada?" alcé una ceja.

Bueno, bueno. Ya me conoces, Edward.

"Quizá estoy exagerando las cosas." Alice me dijo mientras volteaba el espejo hacia Bella, quien parecía no ser muy consciente de lo que pasaba a su alrededor.

"Y quizá esto tiene que ver solamente con tu propia gratificación personal."

Alice volteó a verme, y me guiñó un ojo. Claro, Edward. ¡Oye! Sí que me conoces.

Todos nos quedamos en silencio mientras veíamos a Bella frente al espejo, cada uno estudiaba sus reacciones, era yo y quizá Alice, el único que las estudiaba con detenimiento.

Este había sido su sueño desde hacía casi dos años, y ahora lo veía cumplido. Siempre había creído que ella era ordinariamente normal a mi lado. Que yo era una clase de dios griego y ella una simple humana sin nada que pudiera atraerme o mantenerme para siempre a su lado, por supuesto, yo siempre había sabido que estaba más allá de equivocada.

Por más que le dijera que ella era hermosa, no solo a mis ojos sino al de muchos más, aunque no me agradara el decirle que otros la encontraban hermosa, era necesario el que se diera cuenta de toda la atracción que ejercía.

Mientras pensaba en todas esas cosas, las razones que Bella tenía para nunca dudar de su belleza, escuchaba a mi familia y claro, a Jasper.

La primera reacción de Bella, fue placer. Era un placer diferente al que había sentido a mi lado. Casi podía escuchar lo que pensaba de su nuevo físico.

Aún no podía creer que la imagen en el espejo le causara placer, cuando ella ya había poseído la belleza más grande que este mundo podía haber visto tocar suelo. Su sola existencia era excusa suficiente para la creación de este mundo. Claro, con sus ojos humanos no había sido capaz de ver lo que era en realidad, que me hacía sentir tan especial al haber sido el elegido por ella, no solo por su belleza incomparable, sino por su pureza, por su inteligencia, por su buen corazón, todo lo que ella era parecía haber sido creado con mis deseos en mente.

¿Por qué no veía su belleza, sin haber tenido que llegar a esto?

Por eso me sorprendió cuando su segunda reacción fue de horror.

¿Ahora me iba a decir que se arrepentía, que lo que veía en el espejo no le gustaba, que quería dejar todo y volver a ser la de antes?

El solo pensar que sería lo primera en la vida que no podría darle, me causaba un dolor y tristeza incalculable. Esto era todo lo que me había estado rogando darle y lo único que me negaba rotundamente a darle, y ahora no lo quería, me era casi imposible el entenderlo.

Su rostro no decía nada, solo Jasper y yo sabíamos que pasaba dentro de ella.

Alice vio un segundo antes de que pasara, lo siguiente que Bella diría, y entendí la razón de su terror.

"¿Los ojos?" Bella murmuró. "¿Cuánto tiempo?"

Yo también me asusté un poco, Edward. Pensé que no le gustaría su imagen, es normal que sus ojos... Alice siguió hablando sola en su mente.

Le contesté a Bella yo mismo. "Se oscurecerán en unos cuantos meses. La sangre de animales diluye el color más rápidamente que una dieta de sangre humana. Se volverán ámbar primero, después dorado."

"¿Meses?" su voz salió más alta de lo normal. Estrés en cada una de las capas de su voz. Sus cejas se alzaron con sorpresa e incredulidad, al menos eso parecía ser lo que Jasper sentía.

Uh-oh. Edward, ten cuidado, por favor. Jasper me advirtió mientras tomaba un paso hacia al frente.

La emoción que sentía emanar de Bella le decía que había un error viniendo en camino, aunque no veía nada en el rostro de Bella que me dijera lo mismo.

Alice empezó a buscar en el futuro, y yo con ella. Nadie había contestado la pregunta de Bella, notando el cambio en la atmósfera después de haber escuchado su tono y la reacción de Bella.

Espero que todo salga bien. Bella lo está haciendo increíble... Esme rogaba internamente.

Por otro lado, Emmett prefería divertirse un rato. Veremos que haces sin poder leer su mente.

¿Cómo sabía que no podía? Claro que no podía, pero no había dicho nada al respecto. Sentí una punzada de frustración.

Alice empezaba a ver que Bella cometería un error, cuando sus ojos se levantaron hacia nuestros rostros. La escuchamos tomar un gran respiro, y el futuro cambió.

No había nada de que preocuparnos.

"No, estoy bien." Bella dijo, su tono sonaba seguro, como si estuviera tratando de calmarnos. Sus ojos regresaron hacia el espejo. "Es solo que es... mucho que entender."

Jasper arrugó su frente.

¿Qué? ¿Cómo es posible...? Jasper trataba de entender el comportamiento de Bella.

Su emoción era clara, y entonces... ¿Cómo lo hace, Edward?

"No lo sé." le respondí a Jasper.

Vi a Bella desde otra perspectiva arrugar su frente también al escucharme responder, sin haber escuchado la pregunta. "¿Qué pregunta me perdí?"

Sí, explica, Edward. Sabes como odio el no saber de que hablan. Emmett se quejó.

Sonreí abiertamente escuchando a Emmett. "Jasper se pregunta como lo estás haciendo."

"¿Haciendo qué?"

Sí, ¿haciendo qué? Emmett se volvió a quejar. Siempre tan impaciente.

Jasper repasó rápidamente como explicarle a Bella lo que no comprendía. Sus años de experiencia con neófitos lo hacían el más experto en tratarlos, pero estaba confundido con la conducta de Bella. Simplemente no era la más normal.

Déjame decirle yo, Edward. Por favor. Necesito entender.

"Controlar tus emociones, Bella." Jasper empezó a explicarle. "Nunca he visto a un neófito hacer eso-detener una emoción en su camino de esa forma. Estabas alterada, pero cuando viste nuestra preocupación, lo refrenaste, recuperaste control sobre ti misma. Estaba preparado para ayudar, pero no lo necesitaste."

No traje el espejo para que discutiéramos sobre su control...

"¿Eso está mal?" Bella preguntó, preocupada. Sentí su cuerpo ponerse rígido mientras esperaba a que Jasper o alguien le contestara.

"No." Jasper contestó, aunque su voz no sonaba nada segura.

No... No sé... esto es confuso. Quizá...

Acaricié el brazo de Bella, tratando de recordarle que no había nada que temer. "Es muy impresionante, Bella, pero no lo entendemos. No sabemos cuanto tiempo pueda durar."

Bella se quedó en silencio por un momento.

Me preguntaba que era lo que pasaba por su mente. Al igual que Jasper, quisiera saber que era lo que la hacía estar tan controlada, que era en lo que pensaba, que sentía...

Pero claro, ni siquiera ahora que era un vampiro como yo, podía escuchar ni siquiera un susurro de su mente. Todos sus secretos seguían seguramente bajo llave sin acceso. Supuse que tendría que acostumbrarme a la eternidad de silencio a su lado. No que me quejara. Mientras estuviera con ella, podía ser de inmovilidad si era necesario...

Alice, claro, tenía otra idea en mente.

No traje el espejo para ser ignorado. Necesito saber que piensa. ¿Le habrá gustado el vestido?

Bueno, algo a favor de Alice, si a Bella no le gustaba a mí sí.

"¿Pero qué es lo que piensas?" Alice finalmente preguntó, mientras apuntaba hacia el espejo para dejar claro a que se refería.

"No estoy segura." Bella respondió, sonaba más como si no quisiera responder honestamente.

Su rostro se volvió al espejo, y se miró de nuevo por otro momento.

Bella, Bella. Siempre la misma, ¿verdad?

Mi mente seguía preguntándose que podría estar pasando dentro de su mente. Y cada vez más mi frustración crecía.

Jasper sintió el cambio, y adivinó la razón. ¿Frustrado por no poder leer su mente como esperabas?

No le contesté, un pequeño cambio en mis labios le dijo mi respuesta.

Una pregunta que me había hecho hace tiempo se vino a mi mente. ¿Su silencio mental continuaría haciéndose de alguna forma más y más frustrante hasta que me volviera loco? ¿O había algún límite que eventualmente alcanzaría?

Algo en su rostro hizo que Bella se sintiera mejor, aunque no tenía forma de saber que era lo que había encontrado. Quizá algo familiar...

Y entonces las piezas cayeron juntas. Sus labios.

Bella levantó su mano como si quisiera asegurarse que la mujer que estaba en el espejo fuera ella misma, y no un espejismo.

Vamos, vamos, di que piensas. Alice estaba ansiosa.

Su mano tocó su mejilla.

Suspiré, de nuevo atrapado en mi frustración. ¿Qué estás pensando? quería decir, pero antes de poder decir algo, Bella se adelantó.

"¿Decepcionado?" Bella preguntó, su voz impaciente por la respuesta.

Hubiera gruñido si hubiera estado pensando en lo mismo que ella, pero en lugar de eso me reí. Aún estaba insegura de que para mí, ella fuera la criatura más hermosa de este universo. "Sí." le respondí honestamente.

Claro, no era la misma decepción que la preocupaba.

Shock cruzó sus facciones al escuchar mi respuesta, era algo que me esperaba.

¡Edward! Alice me regañó en su mente, y gruñó. La ignoré.

Al igual que ignoré a Jasper cuando el rostro de Bella dejó el shock y pasó a mostrar dolor. Mi tonta Bella...

Cuidado, podría...

Ya me había cansado de los cuidados, esto era lo que habíamos esperado para dejar atrás las inseguridades. Quería decirles que dejaran de pedirme que tuviera cuidado, decirles en voz alta y a Bella, que prefería volverme polvo en sus brazos que estar lejos de ella.

Pero eso, tenían que saberlo. Debía ser bastante obvio.

Ignorándolos, me incliné hacia Bella y rodeé mis brazos alrededor de su cintura, disfrutando de la electricidad emanando de su cuerpo. Presioné mis labios sobre mi mejilla antes de murmurarle en su oído. "Tenía un poco la esperanza de que sería capaz de escuchar tu mente, ahora que es más similar a la mía. Y aquí estoy, tan frustrado como siempre, preguntándome que estará posiblemente pasando dentro de tu cabeza."

El cambio fue inmediato. Su mayor miedo no había cambiado. ¿Cómo era eso posible?

Debe estar rebosando de alegría, mi hijo. Esme pensaba felizmente.

"Oh, bueno. Supongo que mi cerebro nunca trabajará correctamente. Por lo menos soy bonita."

Todos se rieron internamente del comentario de Bella. Aunque Jasper aún estaba preocupado y esperando que saliéramos de allí para que Bella cazara algo y su sed estuviera firmemente controlada. Me estaba poniendo nervioso a mí también.

Aún así, lo ignoré. Gruñí en su oído a ambos comentarios. "Bella, nunca has sido meramente bonita."

Edward, por favor. ¿Podrías llevarla a cazar de una vez? No sabemos que tanto tiempo estará controlada...

¡Rayos! Si fuera por mí, me quedaría de la misma forma el resto de la eternidad, sosteniendo a Bella en mis brazos y suspirando en su oído, disfrutando de la electricidad que brotaba de ambos, pero mi hermano tenía otras ideas.

Me alejé de su rostro, y suspiré. No me hacía feliz el alejarme de ella, aún cuando sabía que estaría con ella en nuestra primera caza. "Está bien, está bien."

Es necesario, Edward. Lo siento.

"¿Qué?" Bella preguntó.

"Estás poniendo más nervioso a Jasper cada segundo. Quizá se relaje un poco cuando hayas cazado." le expliqué.

Una oleada de sensaciones diferentes me recorrió al pensar en Bella cazando, bebiendo sangre de los animales del bosque o con suerte algún oso, enfrentándose a ellos para poder alimentarse. El verla de esa forma sería tan raro. Casi sentía un ataque de nervios al pensar en eso. Pero Bella ahora era tan fuerte y duradera como cualquiera de nosotros, no tenía razón para preocuparme, aunque el saber eso, no me impedía hacerlo.

Bella volteó a ver a Jasper para mirar su expresión, y era suficiente el ver su rostro para saber que mis palabras habían sido ciertas.

¿Deberíamos ir con él? Esme se preguntó, casi le respondí antes que considerara preguntarme a mí o a Bella. No, querrán estar solos...

"De acuerdo. Vayamos a cazar."

Esta vez, podía imaginarme lo que Bella pensaba. Siempre había querido saber si algún día llegaría a verme cazando, en ese entonces había dicho un rotundo no, pero ahora con ella siendo un vampiro también, no había razón para no permitirlo.

Bella apartó mis brazos de su cintura para tomar una de mis manos. Luego le dio la espalda al espejo, quizá con alivio de hacerlo.

Emoción y nervios recorrían mi cuerpo en ese momento.

Nuestra primera caza juntos.


Espero que no crean que me tomó mucho tiempo el solo escribir dos capítulos, casi dos semanas, LO SIENTO.

Ah, casi lo olvido. Subiré el primer capítulo, extendido como les prometí. El segundo aún no está terminado, así que paciencia. =D

Entonces serán 3 capítulos en lugar de 1, me hace sentir mejor. Bueno, es el mismo capítulo, no quité absolutamente nada, solo añadí algunos recuerdos más.

Disfruten de estos tres capítulos. Nos vemos pronto.