Disclaimer: Son míos. He dicho. Ah perdón se me olvidaba que eran de Meyer.

Summary: Jacob no se quiere ir, no hasta que le cuente un secreto a Rosalie, pero todo secreto, tiene su precio. Jacob/Rosalie. Regalo de cumpleaños de sparklinghaledecullen.

Cosita! Feliz cumple (otra vez) Un OTP tan amor que es totalmente opuesto, porque el crack vive, truena & relampaguea (?)



Secretos de confesión

¿Piensas quedarte mucho por aquí? —preguntó la rubia mirando por encima de su Vogue.

—Depende de ti —dijo el moreno y le lanzó un beso —. Sé que me quieres cerca.

—¡Bella! —gritó Rosalie. Si Bella llegaba, Jacob se iría.

—¡Calla! —dijo él tumbando la revista y tapándole la boca. Tenía los dientes apretados y su mirada no reflejaba asco, parecía más bien deseo.

Rosalie le mordió la palma de la mano —con el cuidado de no emponzoñarlo —. Él, más que molestarse gruñó de placer y apresó a la rubia entre el sillón de frío cuero y su cuerpo caliente. Jacob tenía las piernas abiertas y ella luchaba por mantenerlas cerradas —y sentía palpitar su centro incansablemente —, sólo esperaba que el deseo no la tentara a abrirlas. Pero, el calor de Jacob tan cerca de ella era como un llamado sexual.

—Quítateme de encima, perro —más que decirlo, lo gimió.

—¿Te cuento un secreto? —siseó él acariciando el cuello de ella.

—Ajam —fue todo lo que ella logró decir. El aliento tibio de Jacob le podía hacer olvidar hasta su nombre.

—Si te lo digo, tendría que besarte.

—¡Dilo! —gritó ella al sentir que Jacob se sentaba sobre ella, ¿o fue al sentir la prominente excitaciòn de Jacob posicionarse en su tibia entrada?

—Me gustas —volvió a sisear él.

—Calla —gimió ella.

—Cállame —la retó él alzando una ceja.

Ella, lo tomó por el cabello y mirándolo con odio lo llevó hasta sus labios, se devoraron porque eran dos bombas de calor interno y externo que explotaban al contacto, causando estragos.

Pudieron sólo explotar con sus labios y lenguas, pero ¿por qué restringirse? Si era tan fácil para él besar las marcadas curvas, succionar los grandes senos, disfrutar de penetrarla. ¿Por qué detenerse? Si resultaba jodidamente sexy mirar sus pieles y cabellos contrastantes, sentir la temperatura opuesta que les causaba escalofríos. A Rosalie le encantaba ese calor, y estaba aprendiendo a ignorar el olor, porque se sentía cerca del sol y él no sabía en dónde se sentía, pero era exquisito, era maravilloso, embestirla y eyacular dentro de ella sin que eso significara algún riesgo. Parecía estúpido detenerse y por eso, no lo hicieron.

—Me contaste tu secreto —jadeó ella mientras él la embestía con más fuerza aùn sentados en el sillón.

—No me importó —dijo mientras un gruñido se le escapaba al sentir las uñas de Rosalie clavarse en su espalda.

—Me debes un beso —alzó ella una ceja y luego soltó un grito de placer.

Él la miró, se inclinó y ella lamió el sudor del pecho de él. Jacob se acercó a los labios de Rosalie, intercambiaron sus alientos, saboreando el placer y la prohibición. Jacob tragó en seco y sobre los labios de la rubia susurró con voz gutural:

—Prefiero pagarte con intereses.


Yay! Siempre había querido de escribir de ellos, por lo que ¡HABRÁ MÁS!!

El botón verde es pervertido & le gusta que lo toquen :3

Robin Wolfe