PUESTO DE BESOS

Normalmente a lo que huyes, te encuentra...

EPILOGO

BELLA POV

UN AÑO DESPUES

Después de ese día mi vida dio un giro radical, Charlie y Reneé casi sufrieron un infarto al regresar de su viaje y encontrar a su hija con ropa y novio nuevo, pero también se alegraron de verme sumamente feliz. Y como no, si el chico que me sostenía de la mano era nada más ni nada menos que mi sueño personal.

En el instituto las cosas tambien habían cambiado, La actitud de los chicos fue completamente diferente, al ver mi cambio de imagen comenzaron a seguirme, y pedirme citas o regalarme cosas, actitud que me incomodaba a mí y enfurecía a Edward, Alice y yo siempre reiamos de lo celoso que podía ser su hermano.

Lauren, tambien cambio… para mal. Se la vivía inventando cuanto chisme podía de mí, incluso llegó a decir que me había operado para llegar a verme así, pero lo curioso es que nadie le creía, yo por mi parte prefería ignorarla, pero ya no me dejaba de ella, le plantaba cara y siempre a mi lado estaban Alice y Edward por lo que jamás se volvió a meter conmigo.

El maestro de la clase de sociales me felicitó por la meta cumplida, el muy hipócrita supo de todo lo que paso, Edward casi se avienta a golpearlo cuando se entero que ahora a la que le coqueteaba era a mí, por lo que para no preocuparlo le dí de baja a la materia, ¿Algo tonto después de lo que paso?

Pero prefería que fuese así, podía soportar la burla, pero era completamente enfermizo ver al profesor mirándome de esa forma tan asquerosa.

Y así pasó el año, el amor entre Edward y yo crecía cada vez más, pronto nos iríamos todos a la misma universidad, el estudiaría medicina y yo literatura. Pero ahora, después de 365 días juntos celebraríamos dos cosas que jamás creí que llegaría a festejar con tanta alegría: El día de san Valentín y nuestro aniversario.

-¡Bella! Por Dios quédate quieta. No puedo terminar de peinarte si te sigues moviendo así.

-Alice ya es tarde, ¿Déjalo quieres?

-¿Estás loca? Es un día muy especial y te voy a poner hermosa para mi hermanito.

-Pero ya es tarde-volví a repetir

-Eso te pasa por colgarte en el teléfono, si sabes que lo vas a ver, no se para que se privan hablando.

Me sonroje, eso mismo me decía Charlie, pero no podía evitarlo…me gustaba tanto su compañía…

-Listo, mírate que linda estas…perfecta para celebrar tu primer aniversario.

Me levante de la silla y vi mi imagen en el espejo de mi habitación. Tenía una blusa de color blanco y un chaleco muy coqueto en tono rosa, perfecto para el dia, una falda hasta la rodilla en color gris pardo y unas zapatillas de tacon color crema,(En mi perfil) mi cabello como siempre suelto y en ondas y un maquillaje sutil. Me veía bien.

-Guau Alice, muchas gracias.

-Manos mágicas tu sabes, ahora apúrate, que ya te está esperando recuerda que en la noche vamos a salir todos juntos-me recordó mientras me pasaba el bolso.

-Que bueno que Rose y Emmett también podrán ir.

Desde aquel día mi relación con Rose se fue al cielo, y no había día que Emmett no me dijera lo linda que era.

-Sí lo es. Bueno Bella te cuidas, diviértete-se despidió con un beso y salió de la habitación.

Baje las escaleras despacio, para encontrarme con mi sueño, el que pensé imposible y ahora estaba aquí.

El se giró y me perdí en su mirada esmeralda, lo amaba tanto…y pensar que nos confesamos el día que planeaba encerrarme en mi habitación, definitivamente la vida da muchas vueltas.

El se acercó y tomó mi mano con cuidado, la besó en la parte frontal y me sonrio como solo el sabía hacerlo.

-Te ves preciosa.

-Tu también-le contesté, traía unos pantalones de mezclilla y una camisa de botones verde olivo con los últimos dos botones sueltos…tan, perfecto.

-¿Lista?-me preguntó mientras levantaba su brazo.

-¿Adónde vamos?-era nuestro aniversario y el había escogido el lugar, pero no me había dicho nada.

-Es una sorpresa-me dijo sonriente

-Edward…

-Te gustará cariño, vas a ver.

Y me dio un beso en los labios, tramposo, si hacia eso sabía que no le podía decir que no.

Salimos en su coche hasta que llegamos a su casa, se veía vacia, y es que nuevamente nuestro padres decidieron salir a divertirse, aunque ahora tenía mas razones para que se fueran…así podía convivir con mi novio.

-¿Edward que hacemos en tu casa?-le pregunté cuando me abria la puerta del carro.

-Bueno, pensé que sería buena idea celebrarlo aquí.

Me dejó ir adelante y cuando giré el picaporte de la puerta sentí como ponía una venda en mis ojos.

-¡Edward! ¿Qué haces?

-Es sorpresa Bells, ahora sigue caminando que yo te llevo.

Con un esfuerzo para no caerme avancé con su mano siempre aferrada a la mia, conforme caminaba percibí un aroma suave y delicioso.

-¿Te gusta?-preguntó Edward cuando se dio cuenta que estaba olfateando.

-Si…es..son, ¿Rosas?

-Velo tu misma-y me quitó la venda.

Me quedé en shock…toda, toda la sala estaba llena de rosas rojas, cada rincón de ella y había velas por todas partes en tonos rosas y rojos, había pequeños inciensos en lugares estratégicos pero, lo que más me sorprendió, fue ver en la esquina derecha el…el mismo puesto de besos del año pasado, ahí estaba, del mismo color rosa chillón, y el letrero, incluso el pizarroncito verde.

-Edward..que…

-Pensé que sería bonito recordar lo que nos trajo hasta aquí. ¿No te gusta?

Lo mire y pude ver la duda en sus ojos. ¿Cómo no iba a gustarme? ¿Cuánto debió pasar para conseguir ese puesto y traerlo hasta aca?

Tome su rostro y lo bese con pasión, y con todo el amor que solo el podía despertar en mí.

-No me gusta Edward, me encanta.

Edward sonrió y me llevó hasta el pequeño puesto, estaba todo igual a como lo recordaba.

-¿Supongo que no quieres que te cobre otros 500 cierto?-le dije en broma.

-No, ahora el puesto es mío, así que si quieres un beso tendré que cobrártelo yo.

-Ah sí, ¿Y cuanto tengo que pagar?

Edward sonrió y sacó una pequeña cajita de su bolsillo, me quedé de piedra al ver que se arrodillaba frente a mí y abría la pequeña cajita revelando un hermoso anillo plateado con pequeñas piedras azules incrustado.

-Toda una vida-respondió el-solo quiero que estés toda tu vida conmigo y me doy por servido, incluso hasta más, ¿Aceptas Bella? ¿Te casarías conmigo?

Mis ojos se humedecieron ante su propuesta, era increíble y al mismo tiempo tan maravilloso, extendí mi mano izquierda hasta él y le sonreí.

-Sí Edward, claro que sí- el colocó el anillo en mi dedo corazón y después me besó con ternura.

-Te digo que sé hacer buenos negocios-bromeo conmigo mientras me levantaba y daba pequeños besos.

-Usted me salió más caro señor Cullen, toda una vida por 500 dólares-le seguí la corriente-esos son muchos besos.

-Los estaré esperando-susurró contra mis labios.

-Siempre.

Y después de eso nos fundimos en otro beso de los que serían el principio de toda una vida de ellos. Jamás volvería a escapar de San Valentín.


ESO FUE TODO.... Espero que les haya gustado jejeje... no podia ser one shot verdad??? jajaja XD... espero que les haya gustado.. se cuidan mucho y gracias!!!

Besos!!!!!!!

Bell´z-22