Disclaimer: Nada aquí me pertenece. Los personajes son de Stephenie Meyer, los tomo sin ningún ánimo de lucro para crear historias creadas por mi propia mente. No permito copiar este material sin mi permiso, pues a eso se le llama plagio y es un delito. Merci.

MILLONCÍSIMAS GRACIAS A: Ania Masen, Kiyoki, sarita-26, Aiiram, lizzy90, VaninaCullen, Leonnora, deathxrevenge, Jesiri Beaitly, littlevampire91, majito volturi, OjosGrandes_delSur_09, Sele Kiev, PrincessLynx, MarCullen20, angelita de mal, yoya11, Jeziik, jkrf123, Yukiiko Hirukii, Yulibar, Agustina Griego, MaxiPau, Sara, La chica del gorro azul, Suiza Cullen Swan, lizitablackswan, Deysi Maria, Polgara Dream, RosieCullen, Ericastelo, maryroxy, Poison_Ivy.e, , Cullen Lorena, Vampire Massen, swanitam, Pescui Cullen, culdrak, kpatycullen, verodelprado, JessMarie, marypattz, m paloma, Danimagination, Creed Cullen, AliciaConi, adela, MinaC, ania.09, Hippie Lucy.

Don't Fear The Monster

Capítulo/Outtake:

¿Condena?

-

Has ido a verla de nuevo, ¿cierto?, preguntó ella alegremente, aun cuando fuese completamente innecesario.

Él no contestó. No era seguro hacerlo cuando los demás podrían escucharlos y estaba seguro de que Alice no esperaba respuesta por el momento. Apenas pasaron unos cuantos minutos desde que él había llegado por fin a casa. Todos le recibieron eufóricos y cariñosos, después de tanto tiempo de estar lejos de aquí.

En cuanto puso un pie en la casa ya todos le estaban esperando, como muchas otras veces. Hacía tanto tiempo que no estaba en casa y sería imposible no alegrarse. Pudo sentirse un poco incómodo y culpable cuando notó el gusto con el que le recibieron todos en casa.

Edward, por fin has regresado, pensaba Esme contenta y a la vez afligida. Pero volverás a marcharte… Ella lo sabía. Él siempre venía, pero también siempre se iba. No podía hacer nada en contra de ello, así era y nunca cambiaría, mas sería peor si no regresara.

Él siempre decía que no le gustaba estar en un lugar por mucho, que era muy intranquilo y que se aburría fácilmente, por lo que prefería vagar triste y solitariamente por el mundo. Aun cuando tenía una familia, aun cuando ellos les pedían que no se marchara, no podía evitarlo.

Ellos se extrañaban y preocupaban por esto, mas no hacían nada por evitarlo, ya no. Habían aprendido que Edward era así. Sin embargo Esme aun estaba preocupada y un poco triste, el ver que de pronto sin previo aviso Edward desaparecía para irse a quién sabe dónde. Le preocupaba esa soledad. Muchas veces había hablado ya de esto y él siempre terminaba diciendo lo mismo.

No sabían a dónde se iba o porqué, sólo se iban. Resignados y acostumbrados estaban ya a que de la noche a la mañana Edward no estuviera, él lo había hecho así, desde que la había conocido. Poco tiempo llevaba con ellos cuando pasó esto.

Y desde esa entonces no había podido evitarlo. No había podido evitar ir hasta ella para observarla, vigilarla, admirarla en secreto y torturándose, pensando en lo que faltaba para poder llevársela. Una completa obsesión.

La familia Cullen no tenía idea de esto. Ellos no lo sabían porque él nunca se los había dicho y preferiría no decírselos jamás, pues sabía que no estarían de acuerdo y quizá se molestarían demasiado. Esme decepcionada y Carlisle defraudado. No le agradaba, no después de todo lo que habían hecho por él aun cuando se había negado tantas veces. Sólo sus hermanas lo sabían. Y no necesariamente porque él se los hubiese dicho. Una estaba de acuerdo y otra en desacuerdo.

Vaya, hasta que por fin regresas —dijo la rubia con amargura, mientras le dirigía una mirada triste al vampiro.

—Rose… —comenzó Esme con una mirada de advertencia.—Edward, qué gusto tenerte aquí…

—Sí, un gran gusto —exclamó Alice con una gran sonrisa, mientras se lanzaba a los brazos de su hermano para darle un gran abrazo, que él un poco torpe correspondió. Alice estaba muy feliz, quería demasiado a su hermano adoptivo y ella sabía que él también le quería. Ella era la que siempre estaba con él, además de Esme, para darle consejos y apoyarlo.

Te extrañé demasiado… ¡No sabes cuánto!

Él le sonrió levemente y los demás miembros de la familia Cullen le saludaron. Él después pidió un poco de privacidad, salió y se internó en los bosques para despejar su mente, liberarse de tantos pensamientos. Se quedó como estatua allí, pensando en su Bella, deseando verla en ese mismo momento.

La has seguido viendo, ¿cierto?, Edward suspiró cuando escuchó los pensamientos de su hermana acercarse.

—No tengo nada de qué hablar contigo —replicó él fríamente. No quería discutir en estos momentos, no quería causar disgustos cuando apenas había llegado.

—Claro que sí —dijo la rubia igual de fría.—Prometiste que no lo harías, que la dejarías en paz… ¿Por qué lo has hecho?

—Jamás hice eso —interrumpió Edward sacudiendo la cabeza.—Jamás lo haría, no podría… —añadió ausente mientras Rosalie le miraba doliente.

—No… no puedes seguir haciéndolo —dijo ella mientras suspiraba afligida.—Déjala en paz de una vez, no puedes seguir siguiéndola, la pondrás en peligro.

—No lo haré. Pronto me la llevaré —dijo Edward.—Aún así ¿a ti qué te importa?

—Me importa mucho. ¿Cómo puedes ser tan egoísta? Esa… esa pobre humana no ha hecho nada para que la condenes de esa forma…

—Soy egoísta, todos somos egoístas, es nuestra naturaleza, ¿aún no lo has entendido? —replicó él desolado y contradictorio, sin saber qué pensar, intentando no darle la razón a su hermana, que tanto había insistido en esto. Ésa era la verdad, era demasiado egoísta, como todos los de su especie, pero ella no se daba cuenta.

—¿Sabes qué pensará Esme si se llega a enterar de esto? ¿O Carlisle?—de pronto soltó Rosalie con rabia. Él le lanzó una mirada fría y calculaba.—Sabes que ellos están en contra de esto, no les gustará, ¿quieres decepcionarlos? ¿Después de todo lo que han hecho por ti?

Él sacudió la cabeza. —No te atreverías…

—Sé que se enterarán. De alguna manera lo harán y yo… yo tengo muchas ganas de hacerlo… Aunque sé que ni siquirea así te importaría y le dejarías en paz —dijo para sí misma, demasiado triste y doliente. Triste y dolida por la actitud de su hermano, por su testarudez y ese egoísta encanto que sentía por la pequeña humana.

Ella se afligió cuando se enteró de lo que su hermano estaba haciendo y planeaba hacer. El de acosar y vigilar todo el tiempo a una inocente y pobre humana con la que tuvo la desdicha de encontrarse. Se dio cuenta de lo obsesionado que estaba con ella y los deseos que surgieron en él de llevársela consigo para toda la eternidad.

Rosalie no aceptaba esto. No quería que le pasara eso a la pobre humana y menos que su hermano lo hiciera. Ellos siempre habían estado en contra de esto, especialmente Carlisle y Esme, porque apreciaban demasiado a los humanos a pesar de todos sus defectos.

Y Alice… su hermana estaba de acuerdo en esto. Ella fue la primera en enterarse gracias a sus visiones y Rosalie no podía creerlo, aun cuando en un principió pensó que ella también estaría en desacuerdo, ella parecía estar muy entusiasmada con esto.

No le gustaba la idea de sacar a la humana de lo poco de vida perfecta que le quedaba. No le gustaba la idea de traerla a este mundo tan triste, tan desgraciado, condenarla a esta existencia eterna. No quería que le pasara lo mismo que a ella.

—Hazlo, puedes decírselos. No cambiará nada —replicó Edward, aunque no fue muy convincente.—Creo que ya hemos hablado demasiadas veces sobre esto, ¿no lo crees?

—Bien. Cómo quieras —dijo Rosalie resignada y triste. Ella se volvió sin decir ni una sola palabra más, no tenía caso, él no cambiaría de opinión… pero entonces antes de perderse en el bosque se volvió por última vez y añadió —¿En serio piensas condenarla así?

Él no contestó, sólo se quedó en el mismo lugar mirando al vacío, aparentando estar ausente, escuchando las palabras de su hermana y fingiendo indiferencia ante ellas. Rose no esperaba respuesta, no aún, se marchó dejando a Edward por segunda vez solo.

Se suponía que nadie debía de saber esto, y mucho menos Rosalie. Pero con Alice había sido imposible ocultarlo, gracias a sus visiones y entonces… mientras ellos estaban sumidos en una charla sobre ese asunto Rose se enteró de todo. A Edward no le agradó en lo absoluto esto, pero ya nada podía hacer.

Alice insistió en que le contara sobre Bella, la Bella que vio en sus visiones, Edward aceptó a regañadientes, ya no tenía caso intentar ocultarlo, sorprendido quedó cuando ella le dio todo su apoyo. Al parecer tenía buenas visiones para ellos. Edward tuvo un inusitado interés en esto, pero ella no quiso contarle más y él odio su alegría. Pero en ese momento se dio cuenta de que su hermana les estaba escuchando.

Desde allí ella estuvo inconforme. Y ella amenazaría con decirle a Esme y Carlisle, al resto de la familia, quienes siempre habían estado en desacuerdo con el uso de los humanos para esclavos y para condenarlos a estas vidas. Por una parte no le importaba, él era egoísta y podía hacer todo lo que quisiera, más aún si se trataba de Bella. Pero por otro lado ellos le habían salvado y dado muchas cosas, sino fuera por ellos en estos momentos sería uno de esos vampiros primitivos que van por su entera existencia destruyendo todo a su paso.

Si no fuera por ellos ni siquiera habría tenido la oportunidad de conocer así a Bella, si alguna vez se hubiese encontrado con ella la hubiera matado instantáneamente, sin pensarlo siquiera. Pero no, ahora podía estar con ella, él se la llevaría y le obligaría a estar con él hasta que lo amara. Para eso faltaba muy poco, pronto se marcharía y ellos se darían cuenta, pero sería demasiado tarde y no le importaría.

Sólo esperaría, unos cuantos años y volvería. No sabía aún cuando se la llevaría, pero sí sabía que su posesividad y egoísmo, ese egoísmo de mirar como ella vivía ajena a él, sin poder tenerla, no podría esperar mucho tiempo más.

N/A:

+Okey, sí, siento que sea malo. Fue un dilema escribir capítulo nuevo. Lo que pasa es que últimamente me han pasado cosas muy malas, como muchas ya habrán enterado pero en fin. He recibido reviews y PMs que me han puesto a pensar sobre el Darkward (Por eso mi tardanza). Me he dado cuenta de que olvidé por completo su esencia y verdadera personalidad, yo no quiero que el Darkward de esta historia sea un violador y un hijísimo de puta, no. Es por eso que hice este capítulo, no sé, la verdad es que estoy muy afectada ahora mismo pero tengo ansiedad y tuve la necesidad de escribir este cap.

+En realidad está fuera de la historia y si gustan pueden dejarlo de lado, sólo era para que según diera a entender que Edward no es un hijo de puta XD. Ni que es malo malísimo. Sólo malo. Tiene su familia y todo, pero ellos no están de acuerdo con eso y a él no le importa, porque es egoísta, posesivo y… oscuro xD Bella despierta todo eso en él. Quise… definir su personalidad, más o menos, pero creo que no me funcionó.

+Por cierto, quizá di a entender mal en el cap anterior de lo de Edward, con la posesión. Es decir, Edward en estos momentos quiere a Bella como una propiedad, una posesión para él, pero con el tiempo la verá como algo más, vale? No crean que será tipo The Devil's Toy mi fic Jojojo.

+Me voy, porque me siento ansiosa por toda esta situación, creo que me verán publicando y actualizando más historias y… quizá me cambié de Nick =S Es que estoy ansiosa, no sé, me siento mal. Pero no quiero hacerlo!!

Sea un "No me gustó" , "Estuvo dostres", "O un genialoso" ¡Díganme! Saben que acepto todo tipo de comentarios, me encantan =)

En fin me voy a merendar XDD

Leon.