L'amour est Sourd

Disclaimer:La historia no es mía es de lovelovelove22 y los personajes son de la maravillosa Stephanie Meyer.

Sipnopsis:Edward ha estado sordo desde su nacimiento, y nadie lo entiende hasta Bella viene y cambia completamente su mundo

Joyeux Noël.

BPOV, Navidad de 1999:

Ambas manos en el pecho, que se extiende hacia el exterior en dos ocasiones. Hacer una 'C' con la mano derecha. Descanse los brazos sobre la otra, levante la mano derecha en un ángulo de noventa grados. Luego, el meñique, el dedo índice y pulgar de la mano izquierda.

"Feliz Navidad, amor "

Hice torpemente los mismos gestos, como un reflejo de los de Edward. Él sonrió y tomó mi mejilla, moviendo la cabeza antes de mover su mano a la mía y me tira más hacía la casa.

"Mis padres están muy emocionados en conocerte. " Él afirmó, con las manos y dedos largos en movimiento con precisión. Había estado haciendo esto durante 17 años, después de todo. Tenía que hacer los gestos dos veces antes de que finalmente se dio cuenta. Sonreí nerviosa, mientras sentía nudos en mi estómago.

Conocí Edward Cullen hacía unos seis meses, yo estaba en la casa de un amigo, Jasper, con un par de amigos de una ciudad vecina . La novia de Jasper, Alice, era la hermana gemela de Edward, y cuando había llegado a recogerla aquellla fatídica tarde de junio, todo se puso en su lugar.

No me importa que Edward había sido sordo desde su nacimiento, y que él no me oía cuando me dijo: 'Te amo'. Nuestra relación era mucho más profundo que eso, mucho más espiritual y emocional. Yo lo amaba. Para mí, fue amor a primera vista. Para Edward ... no tanto. Trató de explicar sus primeros dictámenes de mí a través de la firma, pero sus dedos se movían a la rápida para que mis ojos no tan expertos y los dos acabamos rápidamente frustrados; cada uno de nosotros puede darse cuenta de lo que el otro trataba de decir. Así que él había escrito para mí, dejándome ver su corazón.

Pensé que eras como todos los demás, Bella. Pensé que eras una de esas personas que hablan de mí, mientras yo estaba de pie justo en frente de ellos, sé leer sus labios. Cuando te vi ese día en el porche de Jasper, llegué a la conclusión de que eran como el resto de las personas del mundo. Entrometida, arrogante, y egocéntrica. Pero hiciste un intento tras otro para romper mi concha,fue entonces, cuando me di cuenta de que eras diferente. Te importaba, lo que significa un mundo para mí. Nadie, a excepción de mis padres y Alice ha sido amable conmig. Me encanta cuando me escuchas, no con tus oídos, pero sí con el corazón. Eres la primera persona que hace ese tipo de relación conmigo, y por eso te estoy eternamente agradecido.

Me imaginaba que si Edward podía hablar, su voz sería suave y aterciopelada; hermosa igual que el resto de él. Tenía el pelo revuelto de bronce color y penetrantes ojos verde esmeralda, con un cuerpo perfectamente tonificado y una sonrisa torcida conmovedora. Nunca nadie había dado una oportunidad antes de Edward, yo era la única que se acercó a él. Y eso hizo que me cuidara tanto como yo le cuidaba a él.

Estar con Edward me mantuvo en un estado casi constante de euforia. En nuestra primera cita, nos sentamos en un restaurante casi desierto, ninguno de los dos hablaba. Edward, porque no podía, y yo, porque yo quería que él me enseñara a comunicarme.

Sus dedos se movían con una rapidez y precisión casi inhumana. La forma en que podía controlar sus dedos como que, sin esfuerzo, fue realmente una forma de arte. Se rió de mí durante mis primeros intentos , pero pronto fue capaz de firmar una frase simple.

"Me estoy divirtiendo contigo. "

Sus mejillas se habían encendido de un color rosado, un reflejo de las mías y sus ojos, parecían simplemente iluminados. Edward había mantenido hasta entonces con el dedo índice, indicando que tenía una cosa para que enseñarme antes de que se acabara la noche. Había tomado mi mano derecha en la suya, sus manos fueron cálidas y suaves contra las mías. No deseaba que me soltara.

"Gracias ". Moví las manos con ternura a los gestos de forma correcta. Edward besó cada uno de mis pequeños dedos con sus labios. Y justo entonces, yo sabía que me iba a amar a Edward Cullen por el resto de mi vida, sin importar el porqué.

Y esa fue nuestra primera fecha.

Ahora, es Navidad, y Edward me invitó a conocer a sus padres en Nochebuena, a almorzar con la familia Cullen entera, incluyendo a sus padres, Carlisle y Esme, su hermana Alice, su prima Rosalie Hale el novio de esta, Emmett McCarty. No puedo mentir al decir, que estaba aterrorizada.

Conocía a Alice, por su puesto. Ella ha estado saliendo con mi mejor amigo Jasper por más de un año, y nos hicimos amigas de algún tipo. Alice y Edward eran muy atractivos, aunque no pude ver la semejanza entre estos.

Alice era pequeña y menuda, con cabello negro azabache y vivos ojos azules. Sus rasgos eran muy afilados y angulares, hasta las espigas en el pelo. Edward era una versión más suave de su hermana gemela, pero bastante más alto y más musculoso. Alice hablado suficiente para compensar el silencio que había nacido con él, y yo tenía la sensación de que el resto de la familia Cullen sería ... entusiasta.

Edward se detuvo delante de la puerta, la mano flotando en el picaporte. Oí voces y risas provenientes de dentro de la habitación, y aunque yo sabía que no podía, la expresión de su rostro me dijo que sabía que los miembros de su familia estaban allí.

"Te amo. " Él firmó, inclinándose mientras me besaba tiernamente en los labios. Cuando el beso se rompió, me sonrió en mi puesto habitual, con los ojos entornados , mirada soñadora y mi sonrisa perezosa. Hice los mismos gestos, pronunciando las mismas palabras, a sabiendas de que podía leer mis labios.

Hizo girar la perilla de la puerta y la empujó suavemente abriéndola, entonces me tomó la mano y me llevó a la habitación.

Era hermosa, toda la pared era de cristal, con vistas a un lado, este se habllaba a varios cientos de metros de distancia de la mansión de la familia Cullen. La sala de estar estaba decorada de forma Navideña, con luces elegantes, el rugido de un fuego en la chimenea , y un enorme Árbol de Navidad en un rincón de la habitación. Los techos eran muy altos, pero la estrella de oro casi rozaba el techo,

Edward tiró suavemente de mi mano, trayéndome de vuelta a la realidad, y alcancé a ver una de las cinco personas sentadas alrededor del fuego, cálido y acogedor.

Eran tan imponente como el resto de la habitación, todos ellos muy atractivos.

Las manos de Edward izquierda mina mientras firmaba algo en la dirección de la mujer a la que se suponía era Esme Cullen, de su madre. Ella respondió con una velocidad casi tan rápida como la de Edward , me las arreglé para entender lo que ella le comunicó a su hijo.

"Ella es hermosa, Edward. "

Este hizo la señal simple de 'sí' de nuevo, y luego se dirigió al resto de la habitación con prisas, gestos medidos, todos los cuales pude descifrar.

"Esta es Bella Swan, mi novia. " Firmó mucho más lento de lo habitual, probablemente por el bien de sus primos y el mío propio. Ninguno de nosotros podría hacer que nuestros dedos se moviesen tan rápido.

Esme Cullen se puso de pie en primer lugar mientras su gracioso pelo caramelo danzaba casi con gracia.

"Hola, Bella, encantada de conocerte." Habló e inmediatamente me otorgó un cálido abrazo. "Edward nos ha hablado sobre ti desde hace meses." Esme me dio un último apretón y luego me liberó antes de ir hacia su hijo y darle un abrazo también. "Bella, éste es mi marido Carlisle" puso la mano sobre el hombro del hombre que había estado sentado a su lado. Él sonrió y se puso de pie, agitando la mano.

"Gracias por venir, Bella.", Dijo. "Esto significa mucho para todos nosotros.", Y añadió, liberando mi mano y colocando la suya de nuevo en el sofá, quién se acomodó en este. Esme estaba de pie detrás del sofá de dos plazas , con sus manos descansando sobre los hombros de las dos personas que sólo podían ser Rosalie Hale y Emmett McCarty.

"Esta es mi sobrina Rosalie." Esme dijo, y Rosalie asintió con la cabeza hacia mí, con una sonrisa jugando en sus labios rojos. Tenía los mismos ojos azules que su prima Alice, y el pelo rubio muy similar al de sus tíos. "Y este es su novio, Emmett. Los dos son estudiantes de segundo año en la universidad. "Emmett se encaró frente a mí, estrechó mi mano firmemente con una mano que me recordaba a un oso pardo. Todo en él me recordaba de un oso pardo, en realidad. Era muy alto y musculoso, con pelo castaño y rizado de un color casi tan oscuro como el mío y ojos marrones. Por no hablar de aquellos hoyuelos en sus mejillas.

"Muchísimas gracias por haberme invitado .-Dije mientras Esme nos invitó a Edward y a mí a sentarnos en el sofá junto a Alice, quién me saludó besando mi mejilla y después repitió el gesto en Edward.

"El placer es nuestro". Dijo Esme, mientras nos ofrecía a mí y a Edward una taza de té. Acepté, a diferencia de Edward, quién sacudió la cabeza "Edward nos había hablado mucho de ti, Bella, no sabes todas las ganas que teníamos de conocer a la Famosa Isabella Swan!" Edward mientras me daba un apretón en nuestros dedos entrelazados.

Edward rápidamente firmó algo a Esme, algo que no podía distinguir. Ella puso los ojos en blanco y firmó más lento de lo que Edward lo hacía.

"¿Puede firmar? "

Ella se refería a mí

Edward asintió con la cabeza y me lleno de orgullo . Estaba sinceramente muy orgullosa de mí mismo en el hecho de que yo había logrado aprender mucho del lenguaje de signos en seis meses, manteniendo mis notas y participando en todas las actividades regulares de la escuela y el día a día.

Me quedé en silencio mientras la conversación empezó a fluir a mi alrededor. Ellos me incluían a menudo , pero, simplemente, me parecía muy divertido ver y escuchar a ellos, de aquella forma tan animada y ruidosa. De vez en cuando hablaba con rapidez y Edward me golpeaba con su dedo índice mi mano izquierda.

"¿Qué? "

Entonces yo trataba de traducir la conversación con pedazos de lengua de signos que podía transmitirle.

El tiempo de estancia en la casa de los Cullen fue mucho más agradable que lo que jamás hubiera imaginado, y en realidad fue divirtiedo. Emmett y Rosalie fueron muy divertidos, así como Alice, mientras Carlisle y Esme incluían fácilmente comentarios ingeniosos y anécdotas divertidas. Yo estaba agradecida del hecho de que no trataran de centrar la conversación en mí , porque honestamente no me gusta ser el centro de atención.

El tema de la escuela se acercó, y pensé en lo mucho que odiaba ir a una escuela diferente a la de Edward. Fui a la escuela pública, junto con Jasper y Alice, mientras que Esme daba una educación en casa a Edward. Era mucho más fácil para él, sin embargo, cuando está en grandes multitudes se siente incómodo y le es difícil hacer amistades, dada su situación.

Me encantó hablar con los Cullen,. El tiempo pasó volando, y en poco tiempo, Edward fue tocando la cara de su reloj y levantando las cejas a mí.

"¿Listo? " Él firmó, alzándose del sofá antes de extender su mano hacia mí y me ayuda para alzarme también. Asentí mientras él traspasaba de forma casual su brazo por mis hombros.

Nos despedimos de su familia, dejando la promesa de otra visita próximamente.

"¿Y qué? " La sonrisa de Edward estaba expectante, y yo no podía dejar de sonreír. Traté de escribir algo, pero no podía recordar los gestos correctos. Edward se echó a reír mientras me acompañaba hasta la puerta principal de la mansión Cullen, donde mi padre prometió venir a recogerme. "Sólo dilo." Firmó y luego se frotó la frente, sus ojos cansados. "lento, por favor,. "Añadió antes de empujar las manos en los bolsillos del jean.

"Me lo pasé estupendamente" Susurré. "Gracias." Edward se rió de nuevo cuando nos acercamos a la puerta. Pude ver la luz del camión de mi padre y Edward me besó suavemente en los labios.

". ¿Puedes venir mañana a las tres? Mi madre quiere abrir los regalos."Edward firmó rápidamente, pero fui capaz de comprenderlo todo. Su madre me invitó a formar parte de sus tradiciones navideñas. Mi padre tocó la bocina de su camión con impaciencia, y me hizo un gesto a Edward, girando sobre mis talones hacia la camioneta roja. Me volví como yo estaba haciendo el asiento de los pasajeros, y Edward rápidamente brilló un torrente de lenguaje de signos.

"Te amo Isabella. No puedo esperar a verte mañana ". Yo asentí y firmado "Te quiero", Abroché mi cinturón de seguridad. Miré en el espejo retrovisor como Edward observaba nuestro coche cerca del final de la calle, luego se volvió a entrar con su abrigo gris envuelto apretadamente alrededor de él.

Sí, iba a amar a Edward Cullen por el resto de mi vida..

- Es mi primera traducción, espero que os haya gustado, intentaré traducir más, iré traduciendo un par o más de historias, según el tiempo que tenga, ahora, tengo que hacer unos odiosos deberes de Castellano y Sociales y aún me salto los de Matemáticas, asignatura que, odio con todo mi ser, pero, igualmente, he podido editar Puerto Seguro, devolver los reviews y acabar la traducción del primer capítulo de esta historia, me ha costado, espero que os gusten, tan solo pido una cosa. Reviews.