Disclaimer: El título y el fragmento de canción son de Eminem. Eli & yo como buenas mentes gemelas compartimos a Ian a partes iguales, aunque legalmente es de Stephenie Meyer, pero ¿a quién le importa la ley?

Summary: Viñeta; Pasos pequeños para una gran meta. La primera vez de Wanda & Ian. Para


Eliii, mente gemela mía, he aquí tu Limme Ian/Wanda, escrito con mucho amor :D

Te loveo, te amo, te adoro mente gemela & espero te guste.

¡Ah! & es tu regalo de cumple super-hiper-mega atrasado *blushes*


Like toy soldiers

Step by step, heart to heart, like toy soldiers…

Era mi primer día en la habitación de Ian y los nervios me comían desde adentro. Me mordí el labio inferior y moví el biombo. Miré a Ian caminar de un lado a otro del cuarto. Parecía querer ordenar todo. Me conmoví de verlo así: nervioso.

— ¿Se puede? —pregunté tímida, él sonrió y me hizo un gesto para que pasara.

—Tú siempre puedes hacer lo que quieras conmigo.

Me sonrojé y se acercó a mí, me colocó un rizo dorado detrás de la oreja y me besó en la mejilla. No sé cómo, las mariposas en mi estómago comenzaron a flotar e incluso sentía que mis pies caminaban sobre las nubes.

Ian tomó mis manos y sintió el sudor frío que brotaba de ellas.

— ¿Estás bien? —susurró en mi oído mientras mi corazón se aceleraba aún más.

Asentí con la cabeza y sus labios se posaron sobre los míos. Un leve roce y yo ya estaba flotando de nuevo. Entreabrí los labios y él aceptó la invitación explorando mi boca como yo exploré la suya. Aferré mis manos a su cabello y abrí los ojos encontrándome con ese mar azul que me miraba conmovido. Mirarlo hacía que el beso se volviera el doble de intenso. Sus manos, delicadas, subieron mi camisa y alcé los brazos para ayudarlo, me cargó al estilo nupcial y me depositó sobre el colchón tirado en el suelo. No había otro, era obvio que de cualquier manera dormiríamos juntos.

Respiré profundo al sentir sus labios besando mi vientre y tuve que recordar cómo se inhalaba cuando se quitó su camisa y observé su perfecto cuerpo, como una escultura tallada con afán. Coloqué las manos en su abdomen y él las tomó hasta bajarlas al borde de su pantalón. Necesitaba liberar la presión y estuve dispuesta a ayudarlo. Retiré el pantalón y evite mirar hacia su centro. Sabía que en cuanto lo hiciera, las fresas envidiarían mi color. Él, no hizo ninguna mala cara, se concentró en quitar mi pantalón a su vez hasta que ambos quedamos en ropa interior.

—Eres hermosa, Wanderer —susurró mientras se colocaba sobre mí. Me sonrojé y él comenzó a quitarme el sostén. Noté que sus manos temblaban y el frío roce me causó escalofríos que recorrieron mi cuerpo entero.

—Te amo, humano Ian O'Shea

—¿Necesitas oírlo de mí? —preguntó justo después de que ambos quedáramos desnudos.

Negué con la cabeza y sentí que me embestía por primera vez. Solté un pequeño gritito y él me besó dulcemente.

—Pero yo necesito decirlo —susurró en mis labios y mordió mi mejilla. Estar con él resultaba tan sencillo como respirar —. Te amo, alma mía… Wanderer.

Resultaba imposible no amarlo si siempre sabía cómo tratarme, cómo amarme, cómo entregarse a mí y darme la confianza de entregarme a él. Resultaba imposible no saber cómo besarlo, cómo sentirme suya cuando su cuerpo resultaba ser mi alma y el mío la suya, cuando nos compenetrábamos y hacíamos todo en perfecta armonía: nuestras caderas se movían en la misma dirección, nuestras lenguas bailaban al ritmo de nuestros corazones que latían con el mismo compás y felices alcanzábamos juntos la cima para abrazar en ella al otro. Éramos como pequeños soldados de juguete, siempre marchando juntos.


Aww ¿que no son un amor?

¿Reviews para esta enamorada de Ian?

Robin Wolfe