h e r m o s a s
m e n t i r a s

.

.

.

frío.

.

.

.

La vio salir del hospital justo cuando soltaba un suspiro del cansancio. Debía tener una seria charla con Tsunade, pensó Sasuke cuando vio el cansancio en sus hombros y lo delgada que estaba entre todas aquellas ropas de invierno. Frunció el ceño cuando la vio temblar cuando el frío la golpeó. Pediría delivery y le preparía la tina con agua caliente, no debería esforzarse tanto.

Antes él sabía que los veranos eran calurosos, los inviernos fríos, los otoños ventosos y la primavera un dolor en el huevo. Pero fue ella lo vio y su sonrisa se agrandó y sus ojos brillaron que se dio cuenta que el invierno no era frío al lado de ella.

.

.

.

negro.

.

.

.

Sakura pensaba y estaba segura de ello, que los ojos negros eran los más hermosos de toda la gama. Eran muchos los que le envidiaban su verde, que eran los más brillante que habían visto. Ella les respondía que no, que eran los negros los más brillantes. Todos la miraban con escepticismo. Pero ella lo sabía, porque durante numerosas mañanas, se había despertado viendo ojos negros brillantes todas las mañanas.

.

.

.

música.

.

.

Beethoven, Mozart, Bach. Ninguno de ellos era algo comparado con los dulces y suaves jadeos que ella pronunciaba entre sus sábanas. Sus manos tirando de las sábanas, su espalda arqueada, su boca abierta. Y cuando caíga de su nota más alta, Sasuke podía jurar que veía estrellas. Si Beethoven provocaba relajación, la voz de Sakura le provocaba miles de pensamientos impuros.

.

.

.

herencia.

.

.

.

Su tío había empeorado de salud. Eso es lo que decía la carta delante de ella. La indecisión estaba marcada en su cara ¿Debería ir? Volver a su casa solo podría traerle más problemas si iba. Además, no estaba segura si iba a poder juntar la energía necesaria para no desmoronarse. Los lugares donde había conocido a sus dos mejores amigos los tenía grabado en la mente, no sabía que haría una vez que estuviera delante de ellos. Porque estaba segura que los vería. Si ella no los buscaba, ellos lo harían.

Y todavía no sabía si ellos le pedían que se quedara, si podría juntar la fuerza necesaria para irse una segunda vez.

.

.

.

tadaima.

.

.

.

Estaba cansado. Sus musculos se quejaban con cada paso que daba. La pelea entre Naruto y él había sido más pesada de lo que había imaginado. Con pasos suaves y casi indetectables, avanzó hasta su habitación. Se quitó la ropa silenciosamente sin prender la luz. Era tarde, y estaba seguro que Sakura se había quedado hastaa bien tarde esperandolo. La respiración estable en la cama, le dio a entender que Sakura no había podido ganarle a su cansancio. Se recostó en la cama y sus músculos se quejaron aún más. Mañana iba a matar a Naruto.

Sakura se removió en su lugar. —Mmh Sas...mm—ke?

—Shh. Vuelve a dormir.

Sakura se dio media vuelta, y suspiró cuando los brazos de Sasuke la envolvieron y la apretaron contra su pecho. Una sonrisa se formó en sus labios y Sasuke sintió como su cuerpo se relajaba.

Aunque hayan pasado años desde que vivían juntos, no podía evitar sentir un calor envolver su cuerpo, cada vez que llegaba a casa y ella sencillamente decía.

—Tadaima. —dijo antes de volver a sumergirse en un profundo sueño.

Sasuke estaba seguro que por más que llamara esa casa, su hogar, era su sonrisa la que lo envolvía de calidez.

—Okaeri nasai, Sakura.

.

.

.

Son cortitos, pero van a tener mucha info sobre los siguientes capitulos. 'Herencia' lo van a ver en el cap XI de ABL
review son siempre bienvenidos (:

{ kao }