Disclaimer: todos los personajes de la historia pertenecen a su autor. La trama pertenece a x3addicted, quien me permitió traducir su historia, a ella mil gracias. Esta historia es sin fines de lucro, solo por diversión.

Resumen: Tal vez sea solo porque ambos necesitan sentir algo. Tal vez sea porque ellos necesitan algo más de cuatro años y una noche, para poder superar a Jan Di y Jun Pyo. O tal vez sea el destino inevitable que Ji Hoo y Jae Kyung pasen a estar juntos, eventualmente.

Eventualmente

1.- Desde que

Han pasado 4 años desde que la vio por última vez. Pero para empezar ellos no fueron realmente cercamos, de cualquier manera. Sin embargo, ella ha regresado y no ha cambiado de la chica enérgica y alegre que conoció en ese entonces. Su cabello estaba un poco más largo, sus ojos menos brillantes, pero sigue siendo la misma.

Ella sigue siendo Ha Jae Kyung.

--

Las criadas hablan de un apuesto príncipe de blanco y ella sabia o por lo menos está segura de quien hablaban- es el. Pero para empezar ellos no fueron realmente cercamos, de cualquier manera. Llevaba unas gafas y un abrigo de medico almidonado y estaba leyendo. Ella siempre pensó que él era algo nerd.

El seguía siendo Yoon Ji Hoo

--

Era un lugar poco común para que se reúnan dos amigos, que más bien eran como extraños .El parpadeo lentamente, sello característico del príncipe blanco del F4, que da un resoplido antes de sacarse una sonrisa.

"Déjame adivinar, Geum Jan Di te trajo desde Nueva York, solo para asistir a su boda"

Su voz suave y rica le dio escalofríos en la espalda, Jae kyung no sabe porque pero esa voz la sacude. Le da una falsa sonrisa.

"Dama de honor en realidad, y tú?"

"Padrino"

"Irónico, no crees?"

"Dímelo a mi"

--

Es como si el universo hubiese decidido jugarles una broma cruel.

En ese preciso momento, una feliz Jan Di y un igualmente enamorado Jun Pyo bailaban el vals en la sala de conferencia de su mansión, pegados por las caderas. Ji Hoo y Jae Kyung hicieron caso omiso del amargo sabor que les quemaba la garganta y felicitaron a la pareja recién comprometida.

Podrían haber (deberían haber) sido ellos.

Pero no lo son, observan a la feliz pareja hablar sobre lo bueno que es que ellos estén aquí y lo maravilloso que es el que sean parte de su boda y Ji Hoo quería no lo hizo, por que no es su (Jan Di y Jun Pyo sean convertido en una entidad) culpa que no pueda hacer que nadie de los que ama se quede a su lado. No es suya tampoco.

La aceptación nunca ha sido el punto fuerte de Ji Hoo.

Jae kyung casi se mofa de la ironía- ohh La maldita ironía de la situación. Capillas, vestidos de dama de honor, el hombre que amo (ama), le suena tan familiar.

Es como si nunca hubiera dejado Seúl.

Ella no está amargada, por supuesto o celosa. O que se la lleva el demonio, si lo estuviera, no hubiese regresado. Además, no habría sido justo dejar a Ji Hoo para hacer frente a todo esto (como no me sorprende su felicidad) solo.

Dicen que la miseria ama la compañía.

--

Están de pie uno junto al otro en frente de la mansión de los Goo, esperando sus autos respectivamente. La tortura de la planificación de la boda por fin ha terminado.

Ji Hoo lanza una sonrisa torcida a Jae Kyung, sus ojos oscuros se entrecierran como si la viera por primera vez. Jae Kyung se ríe de esa mirada, su voz clara penetra atreves del pesado silencio (y sus pesados corazones).

"¿Qué?"

"…Te vez bien"

"…tu también"

El resopla, y es lo menos refinado que le ha visto hacer.

"me veo mejor de lo que me siento"

"… yo también"

Es la segunda vez en cuatro años que llegan a un entendimiento mutuo. Pero ninguno de los dos admite recordar aquel momento en el hipódromo de la isla Jeju

--

Ohh Dios, que está pasando.

Ella está de pie junto Jan Di mientras ella recita sus votos, sus ojos brillan de felicidad, mientras mira al hombre que ambas aman.

Que ella Amo. Jae Kyung Tiene que recordarse eso sí misma.

Y sin Embargo "La boda del siglo" (la Presidenta Kang movió algunos hilos en los medios de comunicación) oh por favor, todo lo que Jae Kyung quiere hacer es dispararle a Jan Di en la cabeza y tomar su lugar junto a Jun Pyo.

Es una horrible dama de honor. Su mandíbula le duele de tanto sonreír, echa una mirada al hombre que esta junto a Jun Pyo. Ji Hoo parece que puede estrangular a su mejor amigo.

De repente ya no se siente tan mal.

--

La recepción era grande y ruidosa, llena de risas y botellas de soju, tal y como Jan Di lo quería. Era demasiado "plebeyo" para la presidenta Kang, pero Jun Pyo es un cobarde cuando se trata de hacerle frente a Jan Di, sobre todo cuando se trata de la recepción de su boda.

Ji Hoo se inclina fríamente en la pared, con una copa de vino blanco en las manos, lejos de la multitud. El siempre ha sido el que mira desde afuera.

Se ha acabado, oficialmente se ha acabado. Esta casi agradecido. Mira alrededor para saber si nadie se da cuenta de que es prácticamente la única persona ahí que no es feliz (la madre de Jun Pyo no cuenta)

Ji Hoo no espera que la pareja de recién casados que baila lentamente en la mitad del salón de baile note que no participa en la fiesta. Ni siquiera se sorprende de ver a Ga Eul y Yi Jung apretados uno contra del otro en la pista, prácticamente copulando. Por lo único que está un poco sorprendido es por Won Bi y Yu Mi que están tirados en una silla cercana.

Se ríe casi con amargura, tomando un trago de vino. Es como era el F4 en la secundaria, Jun Pyo tiene a Jan Di, Yi Jung y Won Bi tiene muchas, muchas chicas (bueno tal vez Yi Jung ya no), y Ji Hoo no tiene a nadie.

Siempre ha sido así, y el no cree que eso cambie. Así que Ji Hoo finge que no siente la mirada de Jae Kyung cae sobre él. O la manera en que tira de su aliento cuando se da cuenta de que ha sido él quien la miraba.

--

Son casi las dos de la mañana y apenas hay alguien en la recepción de la boda de los Goo-Geum. La pareja principal ha desaparecido alegando que estaban "cansados". Won Bi y Yu Mi han desaparecido con otra chica (Ginger, a Ji Hoo le pareció familiar), probablemente regreso a su casa para tener su fiesta privada. Yi Jung arrastra a Ga Eul dándole unas rápidas buenas noches y corriendo hacia su estudio.

Esta solo otra vez. Y pensando en que casi se termina la botella de vino blanco que se robo de la cocina.

"Sigues aquí, ji Hoo –ah? Pensé que estaría en casa tocando el violín, la guitarra o la armónica por ahora?"

Su juguetona voz atravesó la sala Shinhwa de baile, como si fueran las únicas personas que quedan en el lugar. Ji Hoo miro a su alrededor, parpadeando adormilado. Oh espera- lo eran

Jae Kyung siente el tirón de una sonrisa en la comisura de los labios mientras observa al hermoso príncipe enfrente de ella. Ella lo ha observado durante todo el día.

Ella lo mira junto a su mejor amigo, dejándolo casarse con la mujer que ama.

Ella lo observa dar una encantadora sonrisa a la multitud mientras da su discurso de padrino, fingiendo que no le dolía.

Ella lo observa en silencio mientras lo ve apoyarse en una esquina dándole la espalda a la multitud, al mundo entero, como siempre lo hacía cuando todo se volvía demasiado.

No podía dejar de verlo.

Ji Hoo noto su intensa mirada. Alzo las cejas, casi sin atreverse a mirar más lejos por la vergüenza. Jae Kyung simplemente se ríe. Se inclina junto a él en la pared y un suspiro reflexivo escapa de sus labios.

"Finalmente a acabado. ¿Lo sientes también, Ji Hoo-ah? Es como si no hubiera ninguna esperanza, ninguna posibilidad de que algo ocurriera alguna vez? Es como si por fin pudiera seguir adelante, sin lamentarme por haber dejado ir a Jun Pyo, por que no estaba destinado a ser. Y no lo estaba. Por que ya no tengo que pensar sobre lo que podría o debería haber sido, por que ha terminado."

En la mira con algo parecido al asombro.

Jae kyung suspira. "Va a tomar algo de tiempo, por supuesto, pero estoy segura de que puedo salir de esto. De hecho ni siquiera, ha sido tan doloroso, cuando Jan Di me llamo para contarme sobre el compromiso, yo solo pensé, todo va a estar bien, voy a estar bien.

Ji Hoo estaba completa e irrevocablemente con el mismo temor que la chica que tenía a su lado. Jae Kyung representa todo lo que el desearía haber sido cuatro años atrás, lo suficiente fuerte y dispuesto a recoger los pedazos, incluso aun cuando todo se ve perdido.

Algo en su corazón se hincha, como si tuviera un peso menos y finalmente siente su latido de nuevo.

Jae kyung se vuelve hacia él, con una sonrisa irónica en su cara de porcelana, se sorprende así misma hipnotizada por sus cegadores y perfectos rasgos. " Y que hay de ti Ji Hoo-ah? ¿Vasa seguir aferrándote a Jan Di donseang, o vas a crecer y considerarte un hombre?

Ji Hoo ríe. Es su primera risa autentica alrededor de alguien que no sea Jan Di. Pero eso no significa nada, por supuesto.

Jae Kyung sonríe y sus ojos negros brillan. "Creo que estamos progresando"

Ji Hoo no podía estar más de acuerdo.

--

Ella no sabe como sucedió, o por qué sucedió, incluso no sabe si realmente está sucediendo.

Todo lo que puede sentir son los labios de Ji Hoo presionando contra los suyos y sus cuerpos uno contra el otro, sus manos se deslizan por cada uno de sus rincones y grietas, ella no puede quejarse y lo acerca más.

Tal vez sea solo porque ambos necesitan sentir algo.

Tal vez sea porque ellos necesitan algo más de cuatro años y una noche, para poder superar a Jan Di y Jun Pyo.

O tal vez sea el destino inevitable que Ji Hoo y Jae Kyung pasen a estar juntos, eventualmente.

Sea lo que sea, a Jae kyung no le interesa. Por que quema ahí donde la toca y solo hay que encontrar una cama o una superficie plana, rápido.

Mm espero que les haya gustado, dejen comentarios...