Título: Into the blue

Fandom: Percy Jackson & The Olympians

Pairing: Poseidon/Sally

Disclaimer: Sería TAN feliz de que los personajes y los libros y el dinero y la imaginación y todo eso fuera mío, pero verán que noes; esas cosas pertenecen a Rick Riordan (ídolo desde ahora *lo alaba*) y así. Sólo la viñeta es mía. El título del drabble, al igual que el trozo de canción de abajo, pertenecen a Cain's Offering :D

Summary: Sally cree que al fin dejará de pensar en él. -Drabble, Poseidon/Sally. Para Misscaotic y KissWithAFirst.

Nota: OMP! Estoy taaan nerviosa porque es lo primero que escribo del fandom y así, espero no sea un asco :3. Como le prometí a Meli, KissWithAFirst, que lo primero que escribiera del fandom, sería para ella, pues aquí está, espero te guste, mujer, ily:3. Y también para mi espo, Misscaotic, porque le prometí que TODO lo que escribiera de Percy sería para ella y eso, te quiero, mujer :D. Muchas gracias a mi espo, Flippy Skitty Black, por betearme esta cosa :D.


«Where are you now, are you thinking of me?
when you look in the mirror, what do you see?»

-

Hay veces en las que Sally cree que al fin dejará de pensar en él, que podrá dormir sin soñar con su rostro o sus besos, o que podrá ver a Percy a la cara sin pensar qué tan parecido es a Poseidón.

Y entonces algo sucede (le parece verlo, cree escuchar su voz o sentir sus brazos alrededor de ella si está triste) y todos los esfuerzos que hizo por olvidarlo (o al menos dejar de pensar tanto en él) se van por el caño.

Hay veces en las que cree que él regresará, al menos para verla, ver a Percy o tan siquiera, decirle que la quiere, como hizo aquella noche.

Y entonces se golpea mentalmente, piensa en lo que todos los mitos dicen, en lo que él mismo le dijo; que no podría verla más; y suspira abatida, con los ojos brillando con lágrimas y un rubor casi imperceptible en sus mejillas.

Pero entonces sucede de verdad.

Él viene, la besa como el día en que se conocieron (y limpia las lágrimas que corren por sus mejillas) y se lo dice, le dice que la quiere, que la ama. Y Sally piensa que no puede ser cierto. Algo en su interior le dice que él se irá de nuevo, que su hogar está en el Olimpo, con los demás Dioses. Y ella deshecha la idea y sólo se concentra en los labios que cubren los suyos y los fuertes brazos que la rodean.

(Pero al final, ella vuelve a tener razón).