CAP.1: SORPRESAS

Mire por la pequeña ventanilla del avión recordando los últimos días:

-Bella no puedo creer que hallas ganado el concurso, te felicito hija! -si, bueno gracias mama, pero aún estoy un poco nerviosa… que tal si no es tan fácil como yo pensaba… -tonterías Bells tu eres una alumna excepcional y sabes que lo harás muy bien.-agrego Charlie

Pasajeros con destino a new hampshire por favor abordar la puerta C17, -dijo la señorita de la aerolínea

-no puedo creer que mi bebe este yendo a la universidad..- dijo René con lagrimas en los ojos -bueno será mejor que te embarques de una vez Bells, y recuerda que tienes todos los papeles listos dentro de tu pasaporte. –está bien papa, lo recordare…. Bueno supongo que los veo en unos meses- dije algo melancólica -Claro que si mi bebe. recuerda que puedes avisarme cualquier cosa, aunque yo se que lo harás muy bien -claro mama, pero si tan solo me dejaras respirar-dije ya casi sin aire entre sus brazos. –cuídate mucho Bella y en caso de que encuentres a alguien especial quiero todos los detalles..! -mama, ni siquiera he llegado a la universidad..- -además ella es muy joven para pensar en ese tipo de cosas, tiene que ir y dedicarse a sus estudios –dijo Charlie algo receloso -tonterías, ella tiene derecho a conocer alguien que le dé su apoyo y que la haga sentir segura cuando nosotros no estemos ahí.

- fin del flashback-

Y para varear se pusieron a discutir, bueno ya me parecía muy raro que mama haya venido para despedirme y no hubiera peleado con Charlie ni una vez, en fin. Definitivamente nunca pensé que lograría algo así y es que todo fue gracias que en la escuela hubo un concurso para los alumnos de ultimo año ya que la universidad Dartmouth tenía una beca completa de Literatura y Filosofía, libre para el estudiante que ganara el concurso de la clase de lengua, que consistía en redactar un poema escrito por nosotros mismos que contenga la gramática correcta, un tema creativo y que sea considerado una pieza literaria a la altura de dicha universidad;

la cual gane yo con –el milagro de aquellos ojos- un poema que escribí hace un tiempo para desahogarme una noche de tormenta que estaba en casa, sintiéndome realmente sola ya que Charlie tenía una guardia, mama no podía hablar ya que estaba en un torneo de baseball y bueno, siempre he pensado que quizá en algún momento de mi vida encontrare un alma gemela la cual, tendrá unos ojos tan puros que serán la puerta de su alma.

Queridos pasajeros les habla el capitán de la tripulación, esperamos que hallan disfrutado de su vuelo y prevenimos que se mantengan con los cinturones abrochados para un exitoso aterrizaje.

La señorita paso recogiendo las almohadas y mantas en el momento que comenzaban a sudarme las manos, y es que siempre que he viajado lo he hecho sola ya que mama me enviaba desde muy pequeña a visitar a Charlie y nunca he tenido a nadie que esté ahí dándome un poco de seguridad. Lose, es patético pero bueno, tendré que tomar aire profundamente y pensar en otras cosas como siempre.

El auto que envió la universidad ya estaba ingresando al precioso campus cuando desperté, ya que el avión no pegue un ojo (porque aun no lo podía creer) cuando puse mis cuatro letras en el asiento del auto me quede dormida.

El chofer gentilmente me ayudo a llevar mis 3 maletas dentro del edificio, bastante pesadas por cierto, ya que Phil gano un torneo y recibió una generosa cantidad de dinero y como regalo de inicio universitario Renne quiso renovar todo mi vestuario para la universidad donde encontraría gente algo ''estirada'' como decía ella; así que me secuestro unos fines de semana para depurar toda mi ropa y comprar la mayoría nueva, por supuesto yo lo veía totalmente innecesario ya que no necesitaría minivestidos, faldas súper-cortas pantalones algo ajustados, chaquetas a juego y todo tipo de blusas pero a decir verdad todo me quedaba muy bien y eso es algo que nunca admitiré en voz alta, en fin; llegue a la recepción donde me registre y recibí el horario.

Localicé rápidamente mi habitación, era en la segunda torre, en el tercer piso, numero 71, inserté la llave y cuando abrí la habitación por un momento tuve la impresión de haberme confundido ya que parecía más la suite de un hotel y no un cuarto de estudiante ya que ingresando había un gran hall que era del tamaño de mi sala en Forks adornado con dos sillones color chocolate una mesa en el centro y un tv pantalla plana además de una modernísima consola de juego y un estéreo que seguramente no sabría como manejar; seguido de aquello encontré dos escritorios de caoba laboriosamente tallados , uno en cada extremo de el lugar, estaba segura de que tomaría el que estaba frente a la ventana ya que daba hacia la puerta tenía una pila de libros que al parecer eran de Historia o algo así , lo cual quería decir que mi compañera de habitación ya estaba aquí.

Definitivamente esto era un sueño, todo era maravilloso, teníamos un gran espacio para estudiar los cuartos tenían una distancia razonable, además todo era totalmente moderno con un decorado un tanto pintoresco en tonos chocolate y beige.

Tan emocionada como estaba decidí entrar a mi habitación para hacer tiempo esperando a que mi compañera de habitación se presentara o por lo menos me viera.

Entre a la habitación, que daba para el lado este, era de un buen tamaño, decorada en tonos blancos y melones, con unos gigantes estores de tul cubriendo la ventana, un lindo juego de cama de tonalidades color durazno con el escudo de la universidad bordado en un intricado diseño que tendrías que ser bastante hábil para reconocer, una mesilla de noche con una lámpara de lectura, un tocador a juego y un gran armario.

Dándome cuenta de que tenía mucho que organizar comencé por ordenar toda la ropa en los cajones y el armario, viendo que habían cosas que ni siquiera recordaba haber comprado, por ejemplo un estuche con 4 juegos de ropa interior de encaje de distintos colores un tanto atrevidos.. Definitivamente tendría que conversar con mama al respecto... luego organicé mis libros preferidos en la repisa que estaba en una de la paredes, guardé lo mas importante en la mesa de noche, ordené las cosas en el tocador y alrededor de el gran espejo puse algunas fotos que traje de recuerdo, como una de mis amigos de la escuela, una en la que salgo con mi mejor amigo Seth en una fogata, una de muy pequeña que tengo con Charlie en una de mis vacaciones escolares, una que tengo con Renne de el día de su boda y otra en la que salgo yo un par de veranos atrás sola en el atardecer sentada en la orilla del mar en Phoenix, con unos shorts y un top color esmeralda mostrando mi bronceado del que por cierto, estuve muy orgullosa ya que fue la única vez que pude tener un color parecido al dorado con las mejillas sonrosadas y deje mi cabello bastante largo, definitivamente distinta a ahora que a decir verdad me he desarrollado considerablemente ganándome las burlas de mi mejor amigo diciendo que tenia las curvas de chica-de-club-nocturno, lo cual era una exageración, y bueno, lamentablemente volví a mi pálido color natural y corté mis casi-rizos a la altura del hombro.

Luego de ambientar mi habitación deje unos libros de teoría en el escritorio y mis lentes de descanso, cogí mi bata de baño y me fui a dar una ducha de paso que organizaba algunas cosas como mi shampoo aromatizado mi cepillo de dientes, algunas cremas, etc.

Una vez terminada la relajante sesión de baño decidí cambiarme allí dentro con lo primero que encontré previamente ya que me hubiera sentido algo incomoda conociendo a mi compañera envuelta en una toalla; enfunde unos jeans con sombras marrones, una escotada blusa crema (la cual insistió René en comprar diciendo que resaltaba lo correcto) y una bufanda enrollada en el cuello de gruesas líneas de tonos marrones hecha por la mama de Jessica, que gracias a dios tapaba un poco la blusa, deje mis rizos algo húmedos, y salí dispuesta a descansar un rato en el cómodo sillón y quizá ver alguna película antes de bajar a la gigantesca cafetería a cenar.

Cerca de las 8 pm me estaba quedando algo adormilada en el sillón ya que no había nada interesante en la tv. Cuando vi a un muchacho con gesto adormilado saliendo de la habitación de mi compañera.

-Que haces tu..?- dije algo confundida mirando la expresión sorprendida del muchacho rubio cenizo de ojos azules que me miraba algo sorprendido.

-Hemm.. Hola soy Jasper Hale, disculpa por no haberme presentado, es que no oí ningún ruido y dijeron que llegarías mañana, tu eres Isabella, verdad?-

-Si.. pero solo dime Bella.. la verdad estoy sorprendida ya que no me avisaron que las habitaciones podían ser mixtas..

-Si, bueno, con respecto a eso.. lo que pasa es que..veras, yo tengo una hermana gemela llamada Rosalie, ella debería ser tu compañera de habitación pero a mí me toco como compañero su novio, Emmet, y ambos me rogaron que me pasara aquí ya que dijeron que no habría problema ya que Rose y yo tenemos el mismo apellido y …-

-entiendo, entiendo- dije para callar al atolondrado chico – y tu nombre es..?-

-Oh, lo olvidaba mi nombre en Jasper, Jasper Hale, de verdad lo siento mucho si esto te incomoda pero veras mi hermana y Emmet quieren llevar su relación a otra fase ya que se conocen desde la preparatoria y no creas que yo soy el mas cómodo con esto, ya que a mi novia no le dio ni pizca de gracia al enterarse, contando con el hecho de bastante cercana a mi hermana y…-

-Ok, está bien, entiendo.. Siempre eres tan parlanchín?- dije con un gesto gracioso al ver como se sorojaba.

-La verdad, mi novia tiene la culpa, ella es algo así, además a mi hermana le gusta que le cuente las cosas bastante detalladas por eso estoy bastante acostumbrado y… creo que estoy volviendo a hablar demasiado…- dijo con gesto culpable, la verdad me estaba cayendo muy bien ya que por lo que puedo ver es bastante normal, unido a su hermana, bastante noble y tiene novia, lo que quiere decir es que no tendré ningún problema de males entendidos ni mucho menos ya que se ve bastante enamorado.

-No te preocupes, veo que es algo que ya es parte de ti, en fin, es tu primer año aquí?- pregunté

-El segundo en realidad, estudio Ingeniería Mecatrónica, y tú?-

-Como puedes ver es mi primer año, estoy en Literatura y Filosofía -

-MM.… un amigo estudia lo mismo, pero al igual que yo va a segundo año.-

-si es genial, …bueno, creo que iré a la cafetería por algo, tuve un vuelo muy largo y no comí nada de los nervios..- dije con una sonrisa amable

-Oh claro ve, yo te acompañaría pero comí demasiado a media tarde luego de entrenar… creo que tomare una ducha o algo..- dijo rascando su cabeza con gesto amodorrado

-está bien, entonces nos vemos, supongo- dije mientras me dirigía a la puerta un tanto incomoda.

Camine por los pasillos del gran edificio dándole vueltas a la situación, Jasper me caía muy bien sería fácil vivir con el ya que por lo visto no era de los estudiantes que estaba todo el tiempo en la habitación, entre las clases, su novia, su hermana, y el entrenamiento, me sentiré cómoda y tendré mi espacio.