Disclaimer: Naruto no es mío. Todos los derechos reservados a Kishimoto Masashi

Advertencia: Menores de edad, entrad bajo propia responsabilidad.


Cama roja


"Se me olvidó olvidarte, me sigo partiendo la madre
Para no recordar esos ojos salvajes
Se me olvidó olvidarte, en mis noches cobardes
Clavabas tu recuerdo, y cerrando los bares
Y sabes que aún te quiero, pero quiero olvidarte
Y no puedo olvidarte, pero quiero olvidarte
Y no puedo olvidarte, pero quiero olvidarte"...

Se me olvidó olvidarte - Huecco

05. Polvo

Una vez, limpiando el polvo de una de las habitaciones de la pensión donde trabajaba, encontré unas revistas muy extrañas: en ellas había mujeres desnudas, gente teniendo relaciones sexuales, penetraciones por sitios demasiado extraños y muchas más cosas que quise olvidar.

Yo aún no había tenido experiencias sexuales, por lo tanto, me escandalicé; así que opté por dejarlas en su sitio otra vez. Sin embargo, cuando iba a devolverlas, oí la puerta y luego el pestillo cerrarse; ni siquiera había oído los pasos de aquella persona acercarse.

Cuando me giré, di un respingo y dejé caer las revistas: era el inquilino, Sasuke Uchiha. Porque aparte de él, ¿quién más podía ser? Se había encerrado conmigo.

-U- Uchiha-san... -Le dije, nerviosa- ¿Qu-Qué hace?

-Vas a tener tu justo castigo por andar mirando cosas que no son de tu incumbencia -Me dijo con una sorna, mirando los papeles que habían caído al suelo.

Traté de alejarme o gritar, pero en ese momento mis piernas no respondían. Le miré mientras se quitaba la camisa poco a poco y dejaba al descubierto un escultural torso. Enrojecí de pies a cabeza; parecía que aquel hombre quería torturarme hasta decir basta.

Entonces se quitó el pantalón y avanzó hacia a mí, agarrándome del brazo con fuerza y tirándome violentamente a la cama, que tan sólo se encontraba a unos centímetros de mí. Grité y me revolví cuando me estiró de mis pantalones y mis bragas y me lo quitó todo de un tirón. Sin embargo, nadie me oía: mis padres se habían marchado ese día, dejándome sola al cuidado de la casa de huéspedes y no volverían hasta la noche.

Recordé cómo el señor Uchiha me miraba a veces, descarado. Nunca imaginé que fuese por esto, realmente. Seguí tratando de deshacerme de su agarre, pero era demasiado fuerte, así que desistí; no por cobarde, sino porque quería que acabase ya.

No opuse resistencia cuando me quitó la camisa y el delantal de otro tirón y se situó entre mis piernas, mirándome con una sonrisa de oreja a oreja que me dejó perdida, sobretodo porque nunca se la había visto, y daba miedo.

Recordé que el señor siempre me había atraído: su porte misterioso, su cabello negro azabache… En ocasiones, usualmente por la noche, pensaba en él de una manera bastante impura. Ahora que lo pienso, quizá fue por eso que me dejé hacer cosas que nunca había experimentado, cosas que sólo había visto en esa revista.

Sin esperarlo, hundió su boca en mi interior, sorbiendo y lamiendo los fluidos que parecían antojársele tan sabrosos. Me llevé las manos a la boca, tratando de no soltar un grito por el placer que estaba experimentando. No quería decirlo, no quería chillar que siguiera, que no parara, que me gustaba; pero casi me era imposible.

Juntó y pellizcó mis labios mayores y hundió uno de sus dedos; sentí como esa parte de mí chorreaba. Para acabar de excitarme, se chupó uno de sus dedos y lo introdujo en mi ano; en ese entonces ya no me resistía, pero el gemido de placer que dejé escapar probablemente se oyó hasta en la luna.

Llegué al orgasmo entre espasmos de gusto momentos después; el primero de mi vida.

Entonces subió y me besó. Me penetró de una vez y no me pude creer que no doliera nada; y es que algunas amigas me habían dicho que sí dolía, y yo las creí. Siguió con sus estocadas, agarrándome las piernas. Yo me agarré a sus anchos hombros, tratando de sostenerme de la mejor manera posible.

Sentí su semen adentrarse en mí y entonces me di cuenta de algo: Estaba enamorada de Sasuke Uchiha.

Yo me dejé hacer, y ahora no me arrepiento de ese dulce castigo. Sin él no hubiese aprendido nada, sin él seguiría siendo una niña tonta y mojigata...

Últimamente he estado teniendo náuseas, he engordado un poco y mi madre me ha estado mirando raro. Espero que no sea lo que creo.

"Volveré" Me dijo antes de marcharse.

Yo no le creí.


Nota: ¡Otro! Espero que os esté gustando. Recomiendo escuchar las canciones que pongo al principio, algunas van con la historia, otras no; aunque siempre intento buscar alguna que vaya con el tema.

¡Un gran saludo y abrazos!

Gracias por su reviews a Riddesh y a Dark Amy-chan.