Disclaimer: Todos los personajes, a excepción de Fluffy, pertenecen a Stephenie Meyer.

Summary: Fluffy sigue apareciendo en la memoria de Nessie, como si aún estuviese atado a ella, pero Jacob lo entiende y quiere curar a la niña que ama. Jacob/Nessie.

De nuevo te escribo, porque de nuevo lo necesite...


Te extraño

No sé porque las lágrimas comienzan a correr de pronto por mis mejillas, no entiendo de dónde salen, mucho menos por qué lo hacen. Respiro, tratando de reponerme y destruir el nudo que se forma en mi garganta. No lo logro. De muchas formas, siempre lo supe. Supe que sería capaz de volver a sonreír y que crecería como una niña feliz, pero que el fondo de mi corazón tendría una cicatriz que ni el más grande amor podría borrar.

—No llores, Ness —susurra la voz grave de Jacob —todo está bien.
¿Cómo podía él saber el por qué yo lloraba y yo aún no era consciente, o no quería serlo?

—No —apenas mascullo.

—Nessie, él está aquí —la sola mención del pronombre me hace estremecer, más lágrimas corren por mi rostro y los gemidos se vuelven incontrolables.

— ¿Por qué te duele tanto?

—Porque jamás le dije que lo quería... —sollocé.

—Díselo.
—Te quiero Fluffy, siempre lo hice y nunca me atreví a admitirlo. Te querré hasta el día en que me vuelva a encontrar contigo y me pueda aferrar a tu cuerpo de felpa hasta que me consueles por haberte perdido —suspiré —sigue doliendo, Jake —dije melancólica.

— ¿Le debes algo más?

—Un baile —sollocé cayendo en cuenta de que así era —sé que era un gato, pero cuando mi abuelo le tuvo que vendar la pierna, le dije que cuando se mejorara bailaría con él, y jamás lo hice.

—Baila con él —me animó Jacob.

—Jake —dije dejando que mi voz se partiera al terminar la palabra.

No se trata de un "Te extrañaré" porque ahora sé que "te extraño".

—Sólo pretende que soy yo —sonrió y extendió su mano, la tomé sin dudar y me aferré a sus hombros para evitar ceder ante mis piernas temblorosas. Jacob me abrazó y me guió al ritmo de la música muda. No era él. Jacob no era Fluffy. Porque Dios sólo había hecho uno, el ser más único y más amado. Sí, todos habían amado a Fluffy, incluso yo, pero nunca se lo había dicho y dolía como ponzoña que corría por las venas, dolía al amanecer cada día. Dolía infinitamente y a la vez era un gran consuelo, el de aprender la gran lección de que no todo es eterno, como yo siempre lo había pensado. Siempre que alguien de vueltas al ritmo de la música recordaré ese baile que le debía a Fluffy. Lo haré también cada vez que enciendan una computadora, porque solía acariciarlo mientras jugaba al solitario. Siempre, porque cada cumpleaños mío será un recordatorio de que se fue, y cada cumpleaños de él, será uno de que existió. Otro año que no cumples y otro que te extraño, mi gran amigo, que su alma sobrevive aunque su cuerpo se haya ido.


Si les gustó, pasen por "Te extrañaré" si aún no lo han leído & tal vez este fanfic tenga más sentido.

¿Reviews?

Robin Wolfe