"Omega"
Por Vejibra Momiji (Lady Padme Naberrie)

-

-

"Un mundo sin ti no significa nada,
Destruyéme, mátame, ámame,
nunca olvides que estoy aquí"

-

-

"Omega"

Para Sakura, él representaba el principio y el fin, condenada a esa percepción de la realidad, la joven kunoichi sabía que nunca podría dejar a un lado sus propias emociones; y no importaba las veces que podía abandonarla, siempre regresaba a sus brazos y no había nada más importante que ello.

Ahora en el calor de la noche oscura, entrelazados en las sábanas de su cama. Los besos del joven shinobi eran como fuego que reclamaba agresivamente lo que poseía por derecho, aún cuando a ojos de otros vagamente le dirigía palabras que no fuera simplemente gestos. El calor de aquellas manos agresivas se divulgaba en los contornos de su propia silueta marcando la piel cremosa, como si quisiera dejar sellos en su piel que otros fácilmente distinguieran.

Era suya.

Y la poseían, una y otra vez, adentrándose en su cuerpo; en su interior, en su alma, tomando todo y dejando nada para otros porque Sasuke sabía que era el único que podría mirarla de esa forma; beber en su piel, tomar de su cuerpo y saciarse de su alma mediante cada gemido erótico que pronunciaba su deliciosa boca; entrelazando aquellas piernas contorneadas alrededor de su cintura mientras fundía su cuerpo masculino en su delicada figura besando a la par aquellos senos perlados.

—Sasuke... Sasuke... —y adoraba escuchar su nombre, como una oración divina, un mantra que provenía de su boca carnosa. Sus ojos se hicieron rojizos como la sangre que pulsaba en sus venas, tomando sus caderas, junto su cuerpo al suyo y la llevó con él a cuestas como si no se tratará de dos amigos, ni enemigos, ni siquiera amantes.

Tan solo Sakura, el principio y Sasuke, el final.

Cayendo sobre su cuerpo, el joven shinobi se dejo llevar por el aroma que la piel de la kunoichi desprendía, un sabor demencial a lujuria, deseo, vainilla, chocolate, ella. Pronto un par de manos acariciaron su espalda, y su cabello, susurrando palabras dulces y agradables. En la quietud de la noche de verano, él cerró los ojos y por primera vez se dejo extasiar por su presencia.

Para Sakura, él representaba el alfha y el omega, pero para Sasuke, quién nunca antes había sentido semejante emoción vana, ella representaba algo que siempre había buscado: un hogar.


Notas: Pequeño drabble escrito para la comunidad "San Drabbletin" de livejournal, a petición de una de las chicas ahí. Espero les haya agradado. Los comentarios son bienvenidos :D

Disclaimer: Ninguno de los personajes de Naruto me pertenece. Son propiedad exclusiva con Derechos Reservados de Kishimoto Masashi. La historia no tiene ningún fin de lucro, tan solo es por entretenimiento.