Nota: como sabemos, todos los personajes vienen del imaginario de doña SM. La historia es mía.

Todos los nombres de los capítulos de Por Carretera son títulos de películas modificados según la necesidad. El crédito no es mío (lástima que no lo pensé primero).

Summary: –Entiendo que pueda no interesarte –dijo Edward de repente– pero yo me dirijo a Forks. Cerca de Seattle. Viajo por carretera –lo escuchaba mas no entendía sus palabras. Él sólo sonrió torcido y agregó–: puedes venir conmigo si quieres. ByE en un Road Fic.


¡Epílogo arriba! Dedicado a Millaray y Norimaki, ya sabrán por qué.

Ahora sí no queda más. ¡Disfrútenlo lindas!

(:


20. Epílogo: Viva Las Vegas*

.

Estaba de pie apoyada en la baranda de la gran fuente en las afueras del frontis del casino Bellagio, en el boulevard de Las Vegas(1), observando todo a mí alrededor: rodeada de grandes hoteles y casinos, miles de luces de colores por todas partes que hacían parecer la noche día y cientos de personas pasando por mi lado caminando con decisión hacia sus destinos. ¿Alguna vez me imaginé en medio de aquel paseo? Sí. Creo que alguna vez lo soñé. De seguro pensé que no me iba de esta vida sin pisar el territorio de Las Vegas (viviendo en el país es casi un pecado no hacerlo). Lo cierto es que nunca imaginé estar en Las Vegas, específicamente la noche de Año Nuevo, junto a la compañía de Edward Cullen. Mi novio Edward Cullen, estrictamente hablando. Eso sí que ni en los más extraños sueños lo creí posible.

Y ahí estaba, maravillándome con el encanto de Las Vegas cuando faltaban exactamente quince minutos para la media noche del día 31 de Diciembre. Eso podía explicar el porqué la gente caminaba con tanta determinación: contaban con sólo quince minutos para asentarse donde hubiesen decidido pasar la fiesta de fin de año. Con Edward ya estábamos ubicados donde queríamos estar.

–¿Decidiste ya dónde quieres ir a cenar? –unos cálidos brazos me sorprendieron abrazándome por la espalda mientras que el rostro de Edward se permitía descansar en mi hombro izquierdo.

Volví mi rostro hacia el de él para poder mirarlo.

–Ya te lo dije, quiero ir a un lugar donde no tengas que pagar una barbaridad por la comida –repetí. Había perdido la cuenta de cuantas veces le había dicho a Edward que no quería una cena donde la langosta era recién el plato más "económico" del lugar. Qué decir de lo que me costó persuadirlo para que buscáramos un alojamiento más sencillo de lo que él estaba dispuesto a pagar inicialmente. Como consenso nos permitimos alojar en un hotel que quedaba en la avenida paralela a donde estaban los grandes hoteles y casinos y todo el revuelo de Las Vegas. Ese lugar nos permitiría apreciar el esplendor de la noche pero sin costarnos una fortuna a cambio. Por suerte habíamos pillado una habitación libre (cama matrimonial de paso) considerando que habíamos arribado a Las Vegas tan sólo una hora y algo atrás, y considerando también que era 31 de Diciembre y el lugar parecía albergar a miles de nuevos turistas que buscaban vivir la celebración de sus vidas.

Edward fingió que lo meditaba un momento –Está bien. Lo acepto sólo porque no quiero que tengamos nuestra primera pelea la noche de Año Nuevo.

–Eso si que sería fatal.

Nos quedamos así por varios minutos en los que ninguno dijo nada y donde sólo se pudo apreciar el ajetreo de la ciudad. La gran pileta del Bellagio ya presentaba un grandioso espectáculo.

¿Cómo podía tener tanta suerte de estar así con Edward, en un sitio como Vegas? El que estuviésemos de paso por la ciudad respondía a que Edward me había propuesto, a las horas de emprender nuestro regreso juntos, que nos desviáramos algunos kilómetros dado que teníamos un par de días extras a nuestra propia disposición (las clases iniciaban recién el lunes 5 de enero; en estricto rigor el seis). Pero mi duda iba más allá de estar en dicha ciudad la noche de Año Nuevo. Me refería exactamente a que nunca me había sentido tan bien junto a alguien y con Edward las cosas estaban "más que bien" elevadas a la potencia mil. Intentaba por todos los medios pensar, recordar, comprender, razonar, sortear, o por los menos adivinar que era aquello tan bueno que había hecho en la vida para merecer estar ahí, con ese chico, de esa forma. Ciertamente no había sido tan buena en el último tiempo si consideraba que le había destrozado el corazón a Mike… No me quedaba mayor respuesta que la que era una mujer con mucha fortuna. Mucha.

Volví a ver a Edward y pude notar que observaba el paisaje, concentrado.

–¿En qué piensas? –no me contuve de preguntar.

Una sonrisa se deslizó por su rostro; luego de unos segundos me miró:

–Pensaba en qué tan bueno había hecho para poder estar así contigo, aquí.

Su sonrisa me contagió de inmediato. ¿Así que él también se lo preguntaba? Le di un fugaz beso en la mejilla; Edward sonrió aún más.

–Cuentas una –agregó. ¡Dios! Ya sacaba las benditas preguntas a colación–. ¿En qué pensabas tú? –quiso saber.

–Cuentas dos –advertí–. Estaba pensando en… –Edward no tenía porqué saber que estaba pensando lo mismo que él. Tenía, además, derecho a cambiar (o manipular, mejor dicho) una de mis respuestas. Él lo había hecho la vez cuando le pregunté porque había escogido la canción de Elvis para el karaoke. Me lo negó u omitió (no sabía con exactitud) pero de que había comprobado que cantaba esa canción por mí, no había dudas– en lo increíblemente grandioso que es este lugar –en parte era cierto. Que eso fuera de la mano del hecho que me cuestionaba la suerte de estar junto a él era otra cosa. Omisión de información. Ambos entendíamos el concepto.

–Es grandioso –me concedió Edward.

Y era más grandioso compartirlo con él. ¡Dios! ¿Qué me estaba pasando? Llevaba sólo dos días con Edward y ya todo me parecía mejor. No pude evitar cuestionarme que hubiese ocurrido si hubiese actuado antes. Partiendo, llevaríamos seis días ya si es que la cobardía no me hubiese hecho su presa; una semana si es que hubiese respondido a su declaración cuando arribamos a Forks. Aunque si de sacar cuentas se trataba, llevaríamos "años" juntos si es que Edward se hubiese atrevido a declarárseme antes, o si yo le hubiese gustado cuando él me gustaba, a mis quince años…

Sobre eso…

Me volteé hacia Edward, dándole la espalda a la atracción que suponía la gran pileta y las luces del lugar: quería verlo a los ojos. Me giré dentro de su abrazo (ni loca permitía o lo motivaba a que lo soltara) quedando cara a cara:

–¿Por qué le dijiste a Jasper que yo no era para ti?

No lo pregunté con rencor ni mucho menos: era un tema superado pero la duda me vino de repente.

–Te lo dije una vez –¿ah si? Estaba segura que nunca había sacado el tema a colación–, cuando te conté de mis abuelos –se explicó Edward–. ¿Sabías que nos mudamos a Forks porque yo me puse un tanto… incorregible luego de la muerte de mi abuelo?

Recordaba la vez en el auto cuando Edward me contó de la muerte de su abuelo y de cómo él había dejado de tocar piano una temporada.

–Saqué mis conclusiones de por qué habías dejado de tocar piano pero no creí que se mudaran por causa tuya.

–Así es. Tenía quince, estaba un tanto incontrolable y sólo quería pasarla bien. Cuando te conocí, bueno, tú eras una chica completamente diferente de lo que yo buscaba. Eras, y eres –se corrigió poniendo un mechón de mi cabello tras mi oreja–, una chica tranquila, sencilla, inteligente... –¿acaso eso era malo?–. Recuerdo que Jasper me propuso ese día que te invitara a salir, que él te había visto en varias oportunidades y parecías una chica estupenda. Que podíamos llevarnos bien, me dijo esa vez.

–Pero yo era una mala opción –completé.

–Créeme que tú nunca fuiste la del problema –aclaró Edward con voz firme viéndome fijamente–. Digo, yo había estado saliendo con mujeres como Jessica y luego estuve con Tanya –me recordó con gesto arrepentido–. Te aseguro que tú era una increíble opción es sólo que yo era un idiota. Por suerte, al poco tiempo, se me pasó la estupidez y al año siguiente comencé a salir con Jane, pero…

Jane Vulturi. Ciertamente era todo lo contrario a chicas como Jessica Stanley y Tanya Denali que dejaban bastante que desear como mujeres (y como personas también). En cambio Jane era la chica perfecta. Cualquier hombre desearía estar con ella, y Edward lo había hecho; pero…

–¿Pero?

Edward sonrió antes de agregar –Pero a ti se te ocurrió volver con Charlie para las vacaciones de ese año.

–¿Qué tiene eso que ver? –pregunté confundida frunciendo el ceño.

–Qué ahí me enamoré de ti –respondió Edward con total naturalidad.

Oh.Eso si que no me lo esperaba. Como era de suponer, me sonrojé al instante. Odié Las Vegas en ese momento: si no fuera por su cantidad absurda de luces y destellos Edward no habría notado mi vergüenza. Aunque sí lo habría supuesto.

–¿Eso fue en el…?

–Verano de 2009 –confirmó.

–Hace dos años –agregué en susurros sacando la cuenta. Hace dos años que yo le interesaba a Edward Cullen…

–Dos años y medio –corrigió–. Rompí con Jane ese verano(2).

–¿Terminaste con Jane por mí? –pregunté, sorprendida.

–Pensé que había quedado claro –¡wow! ¿Edward había terminado con una chica como Jane sólo por que yo le gustaba? Eso si que era… ¡wow!–. Terminé con ella y… nunca me atreví a acercarme a ti –añadió Edward bajando la guardia.

–Hablamos de acercarte sin comportarte como un idiota –bromeé, rodeando su cuello con mis brazos.

–¡No me comportaba tan idiota! –se defendió.

–Sólo un poquito –le concedí. Lo cierto es que aún recordaba su indiferencia. Ya no me molestaba, es decir, estaba en medio de Las Vegas siendo abrazada por él, ¡claro que no me molestaba! Pero sí recordaba que aquello me había hecho pasar más de un disgusto durante aquellos años de adolescencia. Me molestaba tanto el hecho de que todo el empeño que ponía en sacar a Edward de mi mundo él lo mandaba al cuerno fingiendo desinterés hacia mí, y con ello haciéndoseme más evidente su persona. Menos mal ese verano apareció Jake en mi vida–. Ese verano conocí a Jake. Jake me dijo mil veces que tú eras un buen tipo. Las mil veces se lo contradije.

Edward rió –Me agrada Jake, te lo había dicho, ¿no? –asentí, entretenida–. Bueno, volviendo a mi declaración de los hechos… pensé que no era tan terrible si no hacía nada puesto que tú te irías de Forks al acabar el verano y yo me quedaría ahí.

–Recuerdo que me dijiste eso, ese día en la carretera –el día de los gritos en medio de la carretera, ¿recuerdan? Edward había soltado aquello y yo me enfadé aún más cuando pensé que yo seguía siendo insuficiente para él.

–Sí. Pero a ti se te ocurre volver a mitad del año a terminar el último semestre en Forks porque tu madre volvía a casarse. Mi plan de querer olvidarte se fue a la mierda, te lo digo –se quejó divertido.

–¿Así que todo es mi culpa? –pregunté, abriendo mis ojos, indignada.

–Prácticamente sí –asintió aún más entretenido–. Y luego empezaste a salir con Newton –agregó como si eso hubiese sido la guinda de la torta.

–La historia es bastante conocida de ahí en adelante, no tienes que contarla –finalicé. En resumen, yo salía con Mike y Edward lo odiaba en secreto. Eso explicaba, después de tanto tiempo, la tensión que se generaba cuando Edward y Mike se encontraban o siquiera se miraban. Eso explicaba muchas cosas.

–Me hiciste vivir un semestre muuuy difícil, Bells –mi boca volvió a ser una "O" mayúscula de la sorpresa. Este hombre era único: se hacía la víctima y más encima me lo echaba en cara sin vergüenza–. Y luego me quedaba mi última carta –¿carta? ¿Qué carta?–. Me enteré que habías decidido estudiar en Chicago y que, además, Newton se marchaba a Nueva York… –oh, esa carta–. Yo aún no había decidido de entre las opciones que tenía de universidades y, de repente, Chicago me pareció mucho más interesante.

Con que era cierto entonces. Cuando Mike lo había soltado ese día en el living (el "día del Apocalipsis", como había decidido llamarlo) no lo creí posible. Lo medité varias veces pero nunca me convencí de que Edward hubiese querido estudiar en Chicago sólo por estar conmigo.

Edward me observaba atento esperando que alcanzara las mismas conclusiones. Oh. Ahora me hacían sentido sus palabras aquella vez, en aquel restaurant, sobre dejar todo atrás por alguien especial. Él había estado de acuerdo… Me mordí el labio cuando caí en la cuenta de todo lo que Edward había estado haciendo por mí. Se había puesto las pilas al cien por ciento, de la forma más extraña, es cierto, pero lo había hecho.

–Pero igual te tardaste otro semestre en hablarme –le recordé, divertida: ahora yo me burlaría–. ¿Tanto miedo te doy?

–No, no, no –negó, seguro–. No. No te tengo miedo –aclaró– pero siempre pensé que me odiabas y yo no sabía por qué. No sabía como abordarte sin provocar que las cosas empeoraran más –era cierto. Él ya me lo había dicho. Pero igual era gracioso pensarlo como si me temiera.

–Y no hallaste nada mejor que invitarme a venir contigo en ese viaje. Parece como si lo hubieses planeado todo –de repente…–. No tuviste nada que ver con que no consiguiera pasajes de avión esa vez, ¿no? –pregunté un tanto confundida. Aquella vez habían sido tantas coincidencias–. No, eso sólo pasa en las películas –recordé.

–Así es. Esa fue simplemente una increíble coincidencia –respondió Edward, sonriéndome.

Ahora ya todo estaba aclarado. No quería saber más cosas referentes al pasado, ¿para qué? Me abrasé más fuerte a su cuerpo y descansé mi cabeza en su hombro. Si hubiese pasado por mi decisión, me quedaba de esa forma por siempre.

Podía sentir el ajetreo de la multitud a nuestro alrededor. Varios cientos de personas se habían agolpado en el boulevard de Las Vegas, frente a la gran fuente del frontis del casino Bellagio, esperando por el espectáculo pirotécnico. Estábamos rodeados por grupos de jóvenes y adultos (algunos niños se veían entre familias) que se movían, hablaban, gritaban y hasta cantaban esperando por una celebración de fin de año única. Varías champagnes ya habían sido abiertas (otras estaban a punto de explotar) y los flashes de las cámaras no se detenían. Con toda esa agitación del ambiente y yo me encontraba en paz en los brazos de Edward.

–Falta casi un minuto para la medianoche –dijo Edward cuando un gran reloj que descansaba en lo alto del casino Caesars Palace, a nuestra derecha, anunció las 23 con 58 minutos y poco más de 40 segundos–: ¿Tienes ya pensado en qué vas a pedir cuando den las doce?

¿Que qué quería para el nuevo año? Creo que ya tenía todo lo que necesitaba. ¿Qué más podía pedir si todo había resultado perfecto con Edward y ahora podía besarlo cuando se me diera la gana? (créanme, esa era una de las mejores partes de ser su novia. Nunca podría aburrirme de besarlo).

Pero tal vez sí había algo que quisiera…

–Quiero verte cantar como Elvis otra vez –respondí buscando su mirada.

–Pero no, no tenías que decirlo –comentó con falsa resignación–. Lástima, ya no podrá cumplirse.

Una idea vino a mi mente –Se cumplirá, créeme. Después de ver los fuegos artificiales, tú y yo no vamos a un karaoke donde me cantarás All Shook Up como aquella vez –comenté, segura.

–¿Ah si? –Edward me siguió el juego de inmediato.

–Sí. Y lo harás porque luego yo cantaré Man! I feel like a Woman para ti como aquella vez, pero en la habitación del hotel.

La sonrisa de Edward se ensanchó en el instante y sus ojos resplandecieron –Tú sí sabes como persuadir a la gente.

Lo miré fijamente y muy segura de mis palabras –Puede ser. Está en tus manos la decisión.

Nos quedamos viendo en silencio, retándonos con la mirada: yo no despegaba mis ojos de lo suyos y él no perdía movimiento de los míos. No se que me había controlado al decir aquello, lo que sí sabía era que cada vez que Edward me besaba un calor me controlaba y sólo quería seguir besándolo. Quería besarlo y mucho más.

Y por lo visto el quería lo mismo porque no dudó en robarme el último beso de ese año justo cuando la multitud a nuestro alrededor comenzó a corear la cuenta regresiva.

Yo me dejé guiar por Edward aferrando mi abrazo tras su cuello al momento en que él acortaba aún más (si es que acaso era posible) la distancia entre nuestros cuerpos. Mis labios juguetearon con los suyos haciendo que nuestras lenguas se encontraran una vez más, como costumbre que se iba haciendo. Podía confirmar así mismo que amaba la forma en que Edward me besaba: sus labios eran adictivos, su aliento me seducía y sus caricias provocaban mil descargas en mi interior… No quería dejar de besarlo y, lo mejor, no tenía porqué que dejar de hacerlo.

No me dí cuenta hasta el momento en que los fuegos artificiales comenzaron a estallar sobre nuestras cabezas de que el nuevo año había llegado.

–Feliz año nuevo, amor –susurró Edward muy cerca de mis labios.

–Feliz año nuevo –respondí radiante de felicidad.

Me volteé, otra vez dentro de los brazos de Edward y nos acomodamos para ver el espectáculo pirotécnico que estaba ocurriendo frente a nosotros y frente a la multitud de personas felices que nos rodeaban.

–No me molestaría que estos viajes por carretera se hicieran una costumbre –gritó Edward por sobre mi hombro intentando hacerse escuchar sobre el ruido de los estallidos y sobre las reacciones y chillidos de la gente.

–Si me dejas conducir el Volvo creo que podría considerar viajar más seguido contigo –respondí, también en un grito; Edward me miró con ternura. Volvimos a observar los fuegos, maravillados con el momento.

Era una mentira. Viajaría con él aún cuando no me dejase ir al volante. El viaje que teníamos por delante duraba sólo cinco días pero teníamos varios veranos y varias vacaciones de fiestas para emprender unos tantos viajes más. Serían muchos días que nos llevarían quien sabía por qué lugares y por qué aventuras, pero con Edward no tenía miedo a las incógnitas, sabía que junto a él iba por una muy buena carretera.


*Copiado de la película "Viva Las Vegas" (Viva Las Vegas, 1964) de George Sidney. Por algo el señor Presley lo cantaba, ¿no?

(1) A la "gran fuente" (o pileta, como también le decimos en Chile) que hago referencia en el fic es una que está en las afueras del hotel-casino Bellagio, en Las Vegas. ¿Vieron Ocean's Eleven? (o "La Gran Estafa") de Soderberg. En la escena final del robo, aparecen diez de los once ladrones frente a una gran fuente. A esa misma hago referencia en el fic.

(2) El cálculo de los años es según el calendario del hemisferio Norte, donde las vacaciones caen en Julio-Agosto, y para la Navidad sólo cuentan con semanas de vacaciones de invierno.

Al fin subo el epílogo, queridas. Explico que inmediato algunas cosillas: 1ro) Cuando Edward declaró lo que declaró sobre Bella a sus quince años, realmente lo pensaba: a él no le gustaba ella, y listo. Pasa a veces :/ No quise justificar, ni mucho menos a Edward, con todo lo de la muerte de su abuelo (aunque en el fondo sí es una justificación) pero algo se explica con respecto a su actitud; 2do) Edward sí se fue a Chicago por Bells, y creo que eso ya quedó más que claro; y 3ro) Edward sí le dedicó All Shock Up a Bells. Tal vez en el cap. anterior no había quedado muy en claro, pero él simplemente se estaba burlando. Él sí escogió la canción por ella y sí se la dedicó para Navidad. Aclarados algunos puntos que las chicas me pidieron y agotando hasta el final los recursos del fic, creo que ahora si es el fin (*tristeza*).

Y eso. El fin-fin de Por Carretera. Como dije arriba, quiero dedicarle este cap. final a dos lindas chicas que me sorprendieron el último día y me dieron un regalo navideño adelantado: a Millaray, por recomendar (con palabras que me hicieron sonrojar) Por Carretera en un blog llamado "Spilled Coffee on a Fic", y a Norimaki por hacer una portada para el fic que quedó de pelos. Está muy bella, en serio. Les dejo el link para que todas puedan verla: http : / / .com /u /f69 /12 /69 /95 /78/ porcar10 . jpg (tal como dijo ella, le quitan los espacios). ¡Gracias lindas! Lo más que puedo hacer es dedicarles mi actualización.

Una última gran parrafada de respuesta a reviews, ¿les parece? Yo encantada: Nora Bells (me alegro te gustara. Aquí va una parte del viaje de regreso. No hay nada mejor que la imaginación haga el resto, así también lo armas a tu pinta xD Mil gracias), JAM Masen (una de las primera chicas que confió incondicional en mí. Gracias por leerme linda y por tu fidelidad :D), marie antoinette cullen (gracias a ti por leerlo. Me alegro te gusten los fics amor-humor. Creo, es lo que se me da mejor :D), Tata XOXO (espero subir otra pronto, y espero leerte por ahí :D), andrea caro (espero te haya dejado conforme el epílogo: amor en su máxima expresión, le dicen. Grax por leerme), NightOfTheHunter (Gracias :$ Mil Gracias por todo), perl rose swan (gracias por darle una oportunidad a mi fic y seguir leyéndolo aún cuando no entendías mucho de qué iba. ¡Nos leemos pronto!), mars 992 (hay EPILOGO y OGOLIPE para tu disfrute, linda. ¡Grax!), Ally Masen (mi idea era que se trasladaran a una película :D Y precipitado.. ¿vertiginoso? ¿o mucha info de una? Y me alegro también que te gustara el final. ¿Cómo anduvo el epílogo? Mil grax por todo :D), Diana Mendez (¡me alegro con las nuevas lectoras! Agradécele de mi parte a la chica que me recomendó y mil gracias a ti por leerme de una. Me alegro te gustara :D), vampinessie (consideré el epílogo sobretodo por tu review y creo fue una desición más que acertada. Espero haber resuelto todas tus dudas y gracias por tus felicitaciones. Pronto arribaré con nueva historia, ¡nos leemos!), Millaray (menos mal subí el cap. 19 de inmediato. No hubiese soportado que me odiaras xD Y me alegro disfrutaras con el fic y con las referencias (tuvieron buena aceptación). Arribo nuevo fic cuanto antes :D y Chica, muuuchas gracias por la recomendación, otra vez. Me sorprendió gratamente :D), Catali (como dije más arriba, espero que con el epílogo todas las dudas hayan quedado solucionadas. ¿Secuela? ¡Wow! No lo había pensado. No lo descartaré pero creo que es un proyecto muy ambicioso para lo que puedo solventar en este momento. Pero espero subir otras historias y espero feliz leerte en ellas :D), karlita the Cullen (gracias linda, tú tbn. ¡Cuidate!), lara cullen (gracias, me alegra saber que te arriesgarás con mis nuevos fics cuando vengan :D), lani's world (la chica con el nick perfecto :D Gracias linda, gracias por todos tus cariños y todas tus felicitaciones. Gracias también por seguirme con tanta fidelidad :D Nos leemos),TEAMED (un último cap. en forma de epílogo es lo último que les puedo regalar, de momento. Todo salió bien, terminé el año y ahora sólo resta la maldita práctica profesional ¬¬ ¡Grax por leerme!), Nekbhet (gracias por tus deseos :$ Me sonrojo en serio. Y gracias por tu fidelidad. Besitos desde Chile :D), yasmin-cullen (¿ya leíste el final? espero te gustara :D), Diana Prenze (la chica de las buenas ideas :D Me alegro te gustara, ¡grax por leerme!), AndreaEcheverri (jaja, adoro leer tus reviews, siempre me hacen reír. ¿Y así que me amas? :$ Jajaja XD Gracias por tu cariño, tú tbn me caíste muy bien, se nota que eres una chica muuuy energética. Y esto es lo más que puedo alargarlo, el resto queda para la imaginación. ¿Secuela? Por el momento no, pero no digo nunca :D Nos leemos linda, mil cariños para ti), Elle Cullen ' D (Gracias guapa, me alegro que te gustara tanto, eso me hace feliz a mí :D), eviita cullen (¡epílogo arriba! ¡Grax por seguirme!), lady blue vampire (¡epílogo arriba! :D), dreamingwithcolors (la chica del nick de ensueño :D Bien, ciertamente no estaba en mis planes hacerte feliz con las recriminaciones de Bella, pero si así fue, ¡bien por ello! ¿Dije o no que El Quijote era un muy buen libro? Fuera los prejuicios que el Quijote la lleva :D Grax por seguirme linda, mil cariños :D), MarCullen20 (¡gracias linda! :D), AliCe-Ahtziry-WithLock-DarCy (¿ya leíste? tómate tu tiempo, ¡sólo espero te guste!), Louise C (¡gracias! ¡Here comes the Sun es una gran canción! No leemos :D), Alice Cullen1396 (gracias, que bien que te gustara. ¡Nos leemos pronto! :D), Mon de Cullen (primero: gracias por cada uno de los reviews xD Y me alegro te gustara tanto. Suerte para ti, ¡nos leemos pronto!), Chilanime (jaja, se los debía, me había tardado mucho así que me puse las pilas para sorprenderlas :D ¡Gracias por todo guapa! Besos :D), mayce cullen (jaja, Bells también moría de los nervios xD Okei, tendré presente lo del drama. Nos leemos :D), Pao (o chica misteriosa xD Gracias, primero, por tu baile de victoria. Me siento honrada :D Grax por tus lindas palabras y grax, por supuesto, por acompañarme :D), ania 09 (jaja, es cierto, una secuela, de momento, es demasiado. No lo descarto pero ahora no me sentiría capaz. Gracias a ustedes y a ti por leerme en cada actualización. Millones de besos para ti :D), Ty Cullen (¡gracias linda! :D), PussySweetCullen (gracias linda :$ Me deja muy feliz que lo disfruten. ¡Mil amores!), AleCullen10 (no hay problema querida, lee cuando puedas. Yo me tardo y aún así ahí están siempre para leerme. ¡Gracias a ti por seguirme! :D), Dani (mi tocaya. Gracias por lo de "el mejor ff". ¡Eso me hace muy feliz! ¡Nos leemos!), Norimaki (me alegro que te guste y lo encuentres original. Mi idea era hacer algo diferente y creo que me acerqué bastante a eso :D No quiero que no duermas por mi fic xD ¡Y mucha, mucha suerte en tus exámenes! Ahora si quería agradecerte, muy enserio, la imagen que hiciste del fic. Millaray me escribió contándome de este blog donde recomiendan fics diciendo y diciéndome que había recomendado Por Carretera. Yo no conocía este blog, mi mundo de ff se reduce a esta pág. No entiendo ni conozco mucho más. Por lo mismo se lo agradeceré infinitas veces a Millaray. Lo que no sabía era quien había hecho esa perfecta imagen (en un comienzo creí que ella) y ahora me entero que fuiste tú. Pues MIL GRACIAS de veras. La vi y quedé encantada: no podía ser más perfecta. Calza increíble y adoro que sea sencilla. Como gusto personal, me agradan las cosas simples y esas dos fotografías, sin mayores intervenciones, quedaron perfectas (vuelvo a decirlo) una junto a la otra. Ya la tengo guardadita en mi pc como un lindo recuerdo. Mil gracias otra vez linda. Lo más que puedo hacer es dedicarte el epílogo :D ¡Nos leemos!), jamlvg (¡gracias linda y gracias por tu abrazo! :D), Bertlin (que lindo leer que llegan chicas después de esa increíble recomendación que llegó como un lindo regalo de Navidad anticipado. Espero leerte en mis próximos proyectos :D ¡Abrazos de oso para ti!) y finalmente, pero no menos importante, Lily Evans Masen (gracias por tus palabras. Nos leemos cuanto antes, ¡cariños! :D)

No me voy sin agradecer también a las guapas que suman Por Carretera a Favoritos y Alertas: ALEXITA CULLEN, Tutzy Cullen, Yamato18, Cathaysa, Damasa Cm, Diana Mendez, mars992, Mrs Armstrong Cullen, PollenCutter, xXArleenXx, lady blue vampire, Rose Marie G H Ch, Mon de Cullen, Jazmin Li, PussySweetCullen, Vianey-Cullen-Hale-McCarty, AngeliqueCullen, CaamyRoce, noimporta (que buen nick!), Norimaki, Bertlin, jamlvg, Lily Evans Masen, Solemalbec, Sophin, stalker fan, VampiresDoItBetter, MayTe GC y tlebd. Agradecer, por supuesto, a quienes me suman a Favoritos y Alertas de Autor :D AndreaEcheverri, Diana Mendez, tulgarita, Chikanime, Bertlin, Lily Evans Masen (otra vez), Tamynna, vampinessie, xXArleenXx, mayce cullen y Mon de Cullen. ¡Muchas gracias lindas!


Y ahora si se acabó Por Carretera.

Mil gracias por seguirme, por su tiempo y fidelidad. ¡Espero nos leamos cuanto antes!

¡Dulces y regalos navideños para todas! ¡Felices fiestas!

(:

Sombrerodecopas.