Prologo

Ahí estaban las 5 sailors otra vez, unidas por otro problemas, aun que este era difícil no se comparaba con los anteriores. Un meteorito se acercaba a su querida Tierra y ellas serian las que lo evitarían. Ya habían pasado 5 meses desde que Chibi-Usa regreso a su hogar y de la derrota a Neherenia. Ellas siempre velaban por el bien de su mundo.

-¡Chicas, suerte, por favor tengan cuidado!- grito una pequeña gatita negra con nerviosismo al ver alas jóvenes preparadas para irse.

-No te preocupes Luna, las chicas saben lo que hacen.- La intentaba de despreocupar sin muchos ánimos su compañero de la vida, Artemis.

-Regresaremos, por favor no se preocupen.- La castaña alta hizo una señal de tener todo bajo control con su dedo pulgar.- POR EL PODER DEL CRISTAL DEL PLANETA JÚPITER. ¡TRANSFORMACIÓN!- su cuerpo sufrió una metamorfosis para ser Sailor Júpiter.

-POR EL PODER DEL CRISTAL DEL PLANETA MERCURIO. ¡TRANSFORMACIÓN!- Amy la chica más tímida del grupo y la más inteligente la secundo.

-POR EL PODER DEL CRISTAL DEL PLANETA MARTE. ¡TRANSFORMACIÓN!

-¡POR EL PODER DEL CRISTAL DEL PLANETA VENUS!- al terminar solo se voltio hacia los gatos- Luna, Artemis ustedes saben que hemos pasado retos mas difíciles que este, tengan confianza en nosotras.

Por otro lado estaba Usagi aun sin usar su metamorfosis.

-¿Mamoru, es verdad que iras a Estados Unidos a estudiar?- se acababa de enterar por ver accidentalmente una carta de aceptación de una universidad de dicho país.

-Si, tu sabes que mi sueño es ser un medico de prestigio y para eso tengo que ir alas mejores escuelas. – Él siempre era así de frio. Para Usagi ya era costumbre aun así sabia que la amaba.

-Pero…. – callo, no quería ser un estorbo en su sueño.

-USAGI!! Ya tenemos que irnos no seas boba.- regaño la sailor del fuego.

-¡Si!- se giro dándole la espalda a su novio.- ¡METAMORFOSIS LUNAR!- así se transformo en súper sailor moon.

-Suerte Usagi.- pronuncio Mamoru al ver como ella se dirigía a sus amigas.

-Utilizaremos Tele transportación de gurreros para llegar al meteorito y ahí seguiremos con ataque de los planetas protectores.- Amy hacia todo para que sus cálculos fueran los más correctos y evitar un accidente durante su misión. Su computadora portátil y sus lentes estaban llenos de formulas y notas para hacer de esto lo mas acertado posible.

-Vamos chicas.- Amino Usagi dándoles las manos a Makoto y Minako. Todas asintieron y se prepararon.

-TELE TRANSPORTACIÓN DE GUERREROS- gritaron todas con fuerza y haciendo que de sus frentes brillaran los emblemas de sus planetas protectores.

Los gatos y Mamoru solo vieron como ese lugar donde antes se encontraban las chicas ahora estaba con el suelo levantado. Y vieron una luz ir directo al cielo estrellado de aquella noche tan calurosa. Sin saber que no las verían regresar durante mucho tiempo.

-¿Todas están bien?- pregunto algo preocupada la joven de cabello negro.

-Si, no se preocupen ahí que seguir.- alentó alas demás Makoto.- Recuerden que no hay mucho tiempo.

-Si… pero ¿Dónde esta Usagi?- pregunto sailor Venus.

-Aquí. Buuua… estas arriba Minako.- se quejo con sus típicos lloriqueos la rubia.

-Lo siento, jejeje.

-Dejen de jugar. Usagi rápido ay que unirnos.-Las reprendió Rei.

-Si, solo tenemos que ponernos en el centro del meteoro ahí atacaremos y aremos que gire un poco y no sea un peligro para la Tierra.- dijo la peli azul.

Todas estaban ya situadas en el lugar que indico Amy y empezaron ahora con su nueva tarea, ya era agotador usar la tele transportación y encima otro ataque que necesitaba mucho mas poder que el anterior, pero ellas lo harían, Minako tenia razón habían vivido experiencias mucho peores a esta.

-¡ATAQUE DE LOS PLANETAS PROTECTORES!

Ni una chica supo que paso no supieron como, solo sabían algo: estaban en un portal extraño, no se parecía al del tiempo.

-Amy!! ¿Que pasa?- gritaba Mars.

-Ahh!- grito Amy al ver como su transformación se desvanecía y veía como sus piernas se juntaban sin consentimiento de ellas y se fusionaban formando una especie de aleta. Su blusa se fue dejando al descubierto unas escamas sobre sus pechos.

-¿Qué demonios...?- Lita no termino su oración ya que su amiga Rei estaba cambiando aun mas que la joven anterior. La chica se encorvo mientras que de sus brazos salían unas alas y sus piernas se transformaban en pies de un ave de rapiña.- REI!

-Chicas… chicas... ¡que!- Usagi estaba horrorizada con la visión que tenia, vio como Makoto crecía aun mas y sus traje era extraño. Pero no sabia que hacer dentro ese portal donde todas flotaban atemorizadas por este nuevo acontecimiento.

-Chicas… argh. – exclamo Minako al sentir como le salina 4 extremidades mas.- Chicas, tengo... miedo- lloriqueo. Su tamaño estaba en bajada, su cuerpo estaba asiéndose mas pequeño o sus amigas mas grandes, detrás vio como había dos manos y piernas y un par de alas. – yo… yo...

Todas estaban espantadas por lo que estaban presenciando las deformaciones de sus amigas y de ellas mismas.

Usagi por su parte no tenia cambios exteriores pero sintió uno muy fuerte en su interior su cuerpo le ardía y quería llorar. Todo fue como un sueño.

Al despertar las 5 chicas se dieron cuenta que ya no estaban en Tokio. Esto era algo irreal. Un mundo como el antiguo Tokio pero en este había seres mitológicos que creyeron nunca ver.