Disclaimer: Nada aquí me pertenece, gracias.

~Advertencia: Locura medianamente sin sentido. Completamente, eh?

Medio Beso

-

Un día como cualquier otro. Vas con tu novio a la casa de su familia, todos están allí, pero especialmente alguien. Ese alguien que tanto te pone nerviosa, que tanto te había puesto nerviosa durante los últimos días. No sabes por qué, sólo te pone nerviosa, hace que sientas una extraña sensación el estómago.

Una sensación que el perfecto novio vampiro no te hace sentir. Ella cambio, sí.

Llegas, todo es igual, es un día como cualquier otro. No hay nada diferente, todo será como siempre. Los saludas como acostumbras a hacer, cariñosamente, alegremente, gustosa de estar aquí con esta familia que empezabas a adorar y a encajar perfectamente.

Llegas hasta ella, te sonríe alegremente, como siempre ha hecho. Sus cabellos carbónicos apuntando a todas direcciones y tan menuda, menuda, como un hada. No puedes evitar sonreírle también a tu mejor amiga.

Te acercas a ella para darle un beso acostumbrado, el beso de saludo de siempre, pero ella se acerca antes que tú, mientras a la vez sonríe con sonrisa deslumbrante que te quita el aliento. Esperas el beso en la mejilla, pero por alguna extraña razón lo sientes prácticamente en las comisuras de tu boca. Ella inspira.

¿Había sido tu imaginación?

Ella no se separa al instante, reposa unos instantes más sus labios gélidos en tu piel para luego retirarse y mirarte con una sonrisa radiante mientras le miras anonada, sin saber qué había pasado en realidad. Miras a tu alrededor, temerosa de que alguien hubiera visto esto.

No hay nadie. Sólo estás con ella. Con Alice.

La duendecillo te mira con una sonrisa torcida, sus ojos brillando de una manera extraña. Te llevas la mano a donde ella te besó y suspiras.

Regresa entonces tu Edward y te lleva con él mientras tú sigues mirando a Alice. Ella se queda allí y tampoco aparta su mirada de ti.

Simplemente la ves, hasta que se pierde. Y te preguntas una vez más, ¿había sido tu imaginación?