Ranma 1/2 y los personajes son creación de Rumiko Takahashi!

Luego de la cena, Lang Yang y su hija salieron de la casa para charlar. Al mismo tiempo, Ranma buscó una manta para poder dormir cómodo en el sofá...otra vez.

Y la abuela, se asomó por una ventana del piso de arriba, para espiar a su familia.

"Entonces tu prometido te preguntó 'cómo soy yo'?" Pregunta el señor sorprendido.

La joven lo mira de frente. "Tienes que entenderlo, Ranma ha tratado con amazonas antes, pero nunca con los hombres de la aldea. Sin mencionar que nunca te he mencionado frente a él. Creo que piensa que eres algo extraño" Explica su hija algo preocupada.

Al contrario de su padre, quien miraba al vacío pensando en el joven de la trenza.

Shampoo lo regresa a la realidad diciendo. "Papá, Ranma cree que ocultas algo...en realidad, yo también lo creo. Dime, si es así" Dice curiosa como si no lo conociera.

"Ocultando? Shampoo me conoces. No estoy ocultando nada, vine aquí para darle una ayuda al muchacho para cuando viva en la aldea contigo. Hay muchas cosas que Ranma no sabe de mi, eso no quiere decir que las oculte...piénsalo, no estoy aquí para que sepa todo de mi sino al revés, para yo conocerlo a él" Le dice Lang Yang tratando de borrar las sospechas que tienen sobre él. Pero no es su hija a quien debería decirle eso, sino a su futuro yerno.

"Entonces, eso es? Ranma no te conoce, por eso piensa que ocultas algo?" Reitera Shampoo para aclarar las cosas.

El hombre de gafas le sonríe y lleva su mano al hombro de la chica. "No tengo nada que ocultar. El muchacho irá conociéndome con el tiempo, ya veras"

La joven le devuelve la sonrisa. Un segundo después siente algo y echa una mirada hacia las ventanas de arriba del restaurante. "..."

"Qué ocurre?" Pregunta su papá volteando y mirando hacia arriba.

"Creí que había algo allí arriba, pero no hay nada...Papá, me iré a dormir. Buenas noches" Dice la linda chica saludando a su padre y entrando a la casa.

El chino mira hacia arriba nuevamente, esboza una media sonrisa y entra a la casa justo detrás de la joven.

Tras la puerta de su habitación, Cologne escucha que alguien toca la puerta. "Shampoo?" Pregunta.

"No, soy yo abuela. Puedo pasar?" Se escucha la voz de su yerno. Su primer yerno.

La anciana abre la puerta dejando entrar a a su hijo político. "Lang Yang, que necesitas?"

"Nada, pero ahora que lo menciona, quisiera que el yerno me acompañara mañana por la mañana a algún lugar por aquí para llevar a cabo la charla que dejamos pendiente hoy" Pregunta él entrando a la habitación.

"Claro que puede acompañarte. No tienes que preguntar por eso" Contesta la abuela subiendo a su cama.

"Oh, muy bien. Solo pregunté porque pensé que él las ayudaba en el restaurante a esa hora" Comenta el hombre.

"No, no lo hace...pero está bien que esté contigo, pienso que Ranma se aburre un poco por las mañanas, da vueltas en la casa, y Shampoo busca cualquier espacio libre en su trabajo para estar con él" Dice la abuela.

"De acuerdo. En ese caso creo que me voy a dormir" Responde su yerno caminando hacia afuera, pero la abuela se acerca a la puerta para cerrarla con su bastón. "..? Eh, si?" Se pregunta mirando hacia atrás.

"Aún no te vayas. Tengo un consejo para ti" Dice Cologne con una mirada misteriosa.

"..." Lang Yang se quedó unos minutos más con la abuela para escucharla.

En la sala, en el sofá, estaba Ranma dormido. Junto a él Shampoo estaba acurrucada y dormida cómodamente a su lado. Ya era de mañana y la luz del sol se acercaba hacia ellos desde la ventana.

Al mismo tiempo, la bisabuela, quien parece, se levanta muy temprano en la mañana, baja las escaleras y desde allí ve a su nieta dormida muy a gusto junto a su novio. Cologne no pareció molestarse y siguió su camino hacia la cocina para hacer el desayuno.

Minutos más tarde, el hombre de gafas oscuras también baja las escaleras, pero este no ve a los jóvenes en el sofá y va directo a la cocina.


Entre dormido, Ranma siente el resplandor del sol y comienza a despertar para ver a la hermosa amazona abrazándolo bajo la manta, recostada sobre su pecho. "..." Su rostro se sonroja levemente viéndola dormir. "Ahora como salgo de aquí?" Pensó, entonces la escucha hablar dormida, pronunciando su nombre. "Qué hago? Debería despertarla o..." Se preguntó, pero la amazona comenzó a despertarse por si sola en ese momento.

Shampoo abrió los ojos lentamente, y se dio cuenta de que su prometido seguía en el sofá con ella. "Ni hao..." Dijo semi dormida, rozando su mano en su rostro.

"B-buenos dí-as" Contesta el chico de ojos azules algo incómodo. "Eh Shampoo..."

"Dime" Responde ella sentándose en el sofá junto a él.

"Qué está haciendo aquí?" Pregunta el muchacho haciéndose para atrás.

La joven no le responde, al ser obvia la respuesta. Luego se acerca para abrazarlo y darle un beso de buenos días. Saotome reacciona nervioso al tenerla tan cerca y continúa haciéndose para atrás. "Ay!"

"Airen, estás bien?" Pregunta la chica de ojos carmesí al verlo caer fuera de su asiento.

El chico se pone de pie. "Si, estoy bien..." Se quita la manta de encima y la coloca sobre el sofá. "Shampoo, por qué tienes que venir a mi ca-" Se corrige a si mismo. "Bueno, a donde yo esté durmiendo sin que me de cuenta. Cada vez que lo haces yo-"

"Están despiertos" Interrumpe la abuela. "Vengan, el desayuno está en la mesa"

La amazona más joven se pone de pie y lleva a su prometido hacia la cocina tomándolo de la mano.

Luego de desayunar Lang Yang y Ranma se preparan para salir y seguir con las lecciones. "Shampoo ve a cambiarte para abrir el restaurante" Indica la abuela lavando los platos.

"Si, subiré a cambiarme ahora" Responde la joven vistiendo únicamente su camina china para dormir. Cuando sale de la cocina ambos varones pueden verla caminar escaleras arriba, el más joven desvía la mirada para no prestarle tanta atención a las lindas piernas de la amazona, pero sin mucho resultado.

"Estás listo hijo?" Le pregunta el chino.

El artista marcial sacude la cabeza. "Eh, si! Vámonos" Responde saliendo por la puerta.

"Lang Yang" La abuela se asoma junto a la puerta de la cocina.

Como si se entendieran con la mirada, él asiente con la cabeza. "Seguiré el consejo abuela. Zai chien" Saluda y se va tras el chico de la trenza.

Los dos precisaban un lugar donde poder hablar asolas sin interrupciones, así es que Ranma los llevó al terreno baldío que se encontraba a un par de manzanas de la escuela Furinkan. "Bueno, este lugar esta bien" Dice Ranma subiendo a los enormes cilindros de metal que estaba apilados contra la pared de concreto del fondo.


El chino miró al rededor y acuerda que el lugar si era adecuado. Se para frente a los cilindros mirando al muchacho sentándose en ellos. "Ahora. Qué es lo que recuerdas de las cosas que te dije ayer?" Le pregunta cruzando los brazos.

"Dijo que los hombres tienen que obedecer a las amazonas. Y que son castigados si no lo hacen, también sé que no pueden hacer artes marciales dentro de la aldea, y..." Se detiene pensando.

"Y que usted no quería seguir esas reglas. Eso hasta que conoció a la madre de Shampoo, entonces se casaron y ella lo ayudó" Termina.

"Muy bien...Qué? No, espera. Yo no te dije nada de eso!" Comenta el hombre de gafas oscuras sorprendido. "Cómo lo-?"

"Shampoo me lo dijo. Entonces usted sigue las reglas de esa aldea porque se casó con una amazona, pero no lo hubiera hecho en primer lugar de no ser porque estaba enamorado de ella, cierto?" Le pregunta el muchacho cruzado de piernas.

Lang Yang mira hacia el chico con una mirada de orgullo, una que Ranma no podía ver a través de sus gafas. "Jm, es verdad. Entonces, si aprendiste algo de mi" Y sonríe.

"Eh?" Saotome se queda algo confundido.

"Ahora sabes, que a diferencia de ti. Yo peleé con ella, siendo esa la única forma de casarme con ella. Al momento de conocerla no me importó tener que seguir ordenes de las mujeres..." Entonces se agacha y se sienta en el piso mirando hacia arriba para poder ver al artista marcial.

"Es verdad, yo no peleé para comprometerme con Shampoo. Fue solo un accidente...pero ella no lo vio así" Meditaba el chico de la trenza mirando a un punto fijo.

"Pero no te preocupes...eso no quiere decir que uno tiene que obedecer siempre a todas las mujeres. Solo a la esposa de uno. Lo sé, eso suena feminista. Pero no podemos quejarnos de eso una vez casados con ella" Dice el señor interrumpiendo los pensamientos del joven.

"Qué?" Dice reaccionando. "Ah, si...entonces no hay remedio una vez que están casados verdad?" Pregunta semi distraído.

"No hay remedio?" Dice el hombre levantando una ceja. "Futuro yerno. Tienes que aprender a dejar algo de ese orgullo si quieres vivir en la aldea sin problemas como te dije antes. De otro modo, en algún momento querrás desobedecer a las reglas y te meterás en cerios problemas"

"Dejar algo de orgullo? De que habla?" Le pregunta Ranma poniendo atención.

"Me refiero a esa actitud que tenemos algunos los hombres de negarnos a que las mujeres sean quien den las ordenes en lugar de nosotros. Las mujeres lo llaman...eh, 'machismo', no es así?" Aclara el hombre de ropa negra.

"Oiga! Me está diciendo machista?" Protesta el chico casi levantándose de su lugar.

"No lo tomes a mal, pero sé de buena fuente que estás en contra de las reglas de las amazona. No de todas si aceptas casarte con Shampoo como lo dicen esas mismas leyes" Razona Lang Yang.

"..." El joven Saotome se quedó callado al final. No podía contradecir a eso teniendo en cuenta que él mismo escogió a Shampoo para ser su única prometida.

"Eso será lo primero que tienes que aprender. Sería más fácil si estuviéramos en China, en la aldea...pero tendré que hacer lo que pueda con lo que tengamos a mano" Dice el chino.

"Lo que tengamos a mano? Se refiere a la abuela y a Shampoo?" Pregunta el muchacho, ante la posibilidad de practicar la perdida de machismo con ambas amazonas para ayudarlo.

El chino coloca una mano detrás de su cabeza y dice. "Yo estaba pensando en disfrazarme de guerrera amazona...pero tu idea es mucho mejor. Ja ja ja" Acaba riéndose de si mismo.

"..." Por su parte, Saotome se queda viéndolo, al mismo tiempo que se imaginaba al hombre sentado frente a él vestido de amazona y la sola idea lo hace tumbarse sobre su espalda. Enseguida se para sobre los cilindros. "Ni siquiera lo piense!" Grita avergonzado.

"Pero, es que ya lo había pensado...^^` " Dice el señor en voz baja frotando la parte trasera de su cabeza.

El chico de ojos azules se quedó con los ojos bien abiertos. "..."

"Relájate, no lo haré" Dice sacudiendo las manos frente a él. "Sigamos donde nos quedamos. Tienes que hacerte a la idea de seguir las ordenes de una mujer...*piensa* para eso necesitamos a una chica que te de ordenes" Pensó, entonce se le cruzó la idea de pedírselo a su hija pero ella y la anciana estaban trabajando en el restaurante a esa hora.

"Tendremos que continuar con esto cunado Shampoo termina con el restaurante..." Dice Ranma saltando fuera de los cilindros.

"Espera muchacho, pienso que mi hija no es una buena idea" Dice su compañero.

"Eh? Por qué no?" Ranma lo mira de modo extraño.

"Bueno, dime la verdad. Si mi hija te pidiera que hicieras cualquier cosa que ella quisiera, no tendrías porqué negarte, o si?" Pregunta Lang Yang como suposición.

El joven de la trenza mira sobre su cabeza y se imagina...

"Ranma, ve a hacer las compras" Y él iba sin perder el tiempo apenas la joven se lo pidiera.* Eso no parecía ningún problema...pero su imaginación no se detuvo...*"Ranma ven aquí" Escucha el chico.

"Si, Shampoo" Responde.

"Ven a dormir conmigo" Escucha la voz de la joven desde una habitación...

Otra situación. "Necesito que me ayudes con esto" Dice la amazona.

"Qué cosa?" Se acerca Ranma y ve a Shampoo sacando a los miles de gatos que entraban por la puerta.* La cara de Ranma se ponía azul de solo imaginarlo...Y continuaba.

"Ranma, bésame..." La joven cerró los ojos frente a él...Ranma comenzó a sudar, segundos después aparecen Akane y su padre, observando si la besará o no. "Ranma?" Shampoo estaba esperando, y más personas se acercaron a ver.*

"No! No lo haré. No puedo!" Grita el chico de la trenza impresionando al hombre de gafas oscuras.

"Yerno" Lo llama tocándole el hombre, tratando de hacer que el chico volviera a la realidad.

"Eh...dije que no lo haré!" Protesta Saotome una vez más.

"De que estás hablando muchacho. No te pedí nada" El chino lo mira preocupado.

Entonce el artista marcial reacciona por fin. "Qué, qué fue lo que dije?...Lo siento. Solo me distraje por un segundo. Je je je" Se disculpa un poco nervioso.

"Jm, no te preocupes...las amazona no te pedirán que mates a nadie" Comenta el señor sarcásticamente.

"Eh?...Si, claro..." Responde el chico calmándose.


En el Café del Gato tres chicas entraban por algo de comer. "Bienvenidas al..! Akane que haces por aquí?" Dice Shampoo sorprendida.

"Mis amigas y yo vinimos a comer algo...Shampoo cómo has estado?" Le pregunta mientras se sienta en una mesa vacía con Yuka y Sayuri.

"Por qué lo preguntas Akane? Hay algo que quieras saber sobre como estamos Ranma y yo viviendo juntos?" Se adelanta la joven china.

La chica Tendo pone una expresión de desagrado en su rostro y responde. "No. Pregunto porque no viniste a la fiesta de Navidad en mi casa que fue hace un mes. Y porque no supe de ti desde entonces"

"...Oh! Je je, es verdad. Lo siento no pude ir por la culpa de la chica loca. Ya sabes, la Rosa" Responde la otra joven.

"Rosa? Te refieres a Kodachi?" Preguntó Akane, acordándose que la mencionada llegó tarde a la fiesta ese día.

"Eh que van a querer de almuerzo?" Pregunta la linda mesera dándole a cada una la carta con el menú.

"Shampoo! Ven, tienes que entregar un pedido" Se escucha a la abuela desde la barra de la caja registradora.

"Ya regreso" Les dice a sus clientes.

"Yuka en que pensabas?" Pregunta Sayuri. "Teníamos que venir a este restaurante...no recuerdas que Shampoo le quitó a Ranma a Akane?" Dice por lo bajo.

"Chicas puedo escucharlas" Dice la chica de cabello corto. "Ranma y yo solo somos amigos" Dijo como si no le importara. "No tiene nada de malo que comamos aquí. Después de todo la comida china aquí es muy buena" Tapándose la cara con el menú.

"Y dónde está Ranma, chicas?" Pregunta Yuka mirando sobre las cabezas de sus amigas.

"A mi no me preguntes..." La chica del cabello atado finge estar distraída.

La bisabuela ve que la joven Tendo está allí con sus amigas. "Yo me ocuparé de atenderlas a ellas, tú ve y entrega esto"

Su bisnieta asiente con la cabeza y se va a colocar el pedido en su bicicleta para hacer la entrega.

Mientras conducía, vio la dirección. "...! Esta es-" que casualmente era la del dojo Tendo.


Frente a la casa, suena la campana de la bicicleta. "Ni hao. Aquí está su pedido" Dice tocando a la puerta. (Ahora que Ranma no vivía allí, la joven se resistió a entrar sin invitación.)

"Ah Shampoo, que gusto verte. Pasa" Kasumi Tendo le abre la puerta. "Cómo están tú y Ranma?" Kasumi era la única en la casa quien veía la unión de la amazona con el joven Saotome como algo bueno.

"Ranma se encuentra bien...ambos lo estamos" Contesta la chica de cabello azul lavanda cortésmente. "Akane se encuentra en el restaurante en este momento, así que me sorprendió venir hasta aquí con un pedido" Comenta.

"Ah si, Akane dijo que saldría con sus amigas de la escuela a comer algo. No pensé que fuera a tu restaurante" Contesta la mayor de las Tendo.

Al entrar a la sala, la linda china ve al señor Tendo y al panda jugando shogi frente al jardín. "Ni hao" Saluda amigablemente dejando la caja de comida en la mesa.

"Papá, Shampoo nos trajo la comida. Por qué no vienen a la mesa?" Sugiere la hija mayor a su padre.

Al ver a la amazona Genma se asusta, pero enseguida se nota más molesto que asustado. "Venga Saotome" Dice su amigo, y el panda se niega con la cabeza.

Entonces Nabiki baja las escaleras para comer. "Ah está aquí..." Dice despreocupada, refiriéndose a Shampoo. "Kasumi tu pediste la comida china?" Le pregunta.

"Pues sí, pensé que al tío Genma le agradaría un cambió. Desde ayer que no está comiendo como suele hacerlo, y pensé en la comida china" Explica su hermana con una sonrisa.

"Qué ingenua eres hermana" Dice la chica de cabello corto café sin que su hermana la escuchara. "No creo que el tío quiera comida 'china' Kasumi" Eso si lo escuchó.

"Por qué es eso Nabiki?" Pregunta la dulce Tendo. Luego ve al panda mirando incómodo a la joven amazona. Pero sigue sin entender.

"Shampoo...gracias por la comida. Ya que estás aquí, quisiera preguntarte por Ranma" El señor Tendo no perdió el tiempo en preguntar por su ex yerno. Y Genma paró las orejas para escuchar alguna respuesta.

La joven de ojos carmesí pensó que tal vez quisieran molestarla sobre Ranma, pero al ver que los ojos de Soun empezaban a lagrimear, la idea desapareció. "Ranma se encuentra muy bien. Ahora mismo está practicando muy duro para ser un buen esposo" Le contestó rápidamente.

"Practicando?" Se asusta el hombre de bigote con la boca muy abierta.

"Ah, que considerado" Piensa Kasumi en voz alta.

Nabiki escucha interesada y pregunta. "Y que ejercicios son los que uno hace para ser un buen esposo?" Pensando en ello como algo gracioso.

"Bueno. No lo sé...Ranma está practicando con mi papá, que vino a visitarnos" Al momento de decir lo que dijo, los Tendo se quedaron en silicio.

"...Tu padre está en Japón?" Pregunta Soun sorprendido. "Y está entrenando a Ranma?" Shampoo dijo que Ranma 'practicaba', no 'entrenaba' como quiso entender el señor Tendo, y Genma se acercó para seguir escuchando.

"Si, vino especialmente por Ranma y por mi...también para ayudar y conocer a Ranma" Agrega la amazona.

Nabiki se sirvió su plato de tallarines y luego dijo. "Si, realmente necesita ayuda..." En voz baja.

"Entonces Ranma y su suegro se están conociendo? Eso suena agradable" Comenta la mayor de las Tendo.

"Si, seguro hija...muy agradable" Dice Tendo con una expresión de susto en la cara.

"Ranma se está esforzando por hacerme feliz y estoy muy contenta por eso. A partir de ahora mi papá y él serán como padre e hijo, y deben llevarse bien" Comenta Shampoo luego de escuchar el comentario de Kasumi.

Al mismo tiempo, Genma se hace pedazos como un rompecabezas. "Padre...e Hijo...?" Escribe aterrorizado, pero nadie ve el cartel.

"De seguro tienes que regresar a tu trabajo, no Shampoo?" Dice la codiciosa de los Tendo al pasar.

La joven china se da cuenta de la hora y se despide de regreso a su casa. "Disfruten su comida. Adiós" Saluda sonriendo y se va.

Un segundo después de que la joven se fuera. "Ah maestro mire. También pedimos un plato para usted" La señorita de cabello atado saluda al anciano que apareció sentado en medio de sus dos alumnos. Quienes no tenían una cara muy saludable que digamos.

El hombre de bigote y el hombre panda se fueron de la sala apenas terminaron de comer. "Escuchó eso Saotome? Después de todo este tiempo y su hijo sigue sin recuperar la razón"

"Yo tampoco puedo creerlo Tendo. Mi propio hijo me traiciona y ahora me reemplaza con el padre de esa niña" Dice el señor Saotome sonando indignado. "A este paso me quedaré solo...WAAAHH!" De indignación pasa al llanto rápidamente.

Mientras su amigo le da unas palmadas en la espalda. "No diga eso Saotome, usted no está solo"

"Gracias amigo Tendo!" Llora Genma tomando de las manos a su Soun.

"Tiene que hacer algo! No puede dejar que se roben a Ranma!" Anuncia el señor Tendo.

"Si, eso es verdad!..? Eso que quiere decir Tendo?" Pregunta Genma algo desorientado.

"No escuchó a la chica? Ranma está entrenando con ese hombre que viene de China...tiene que hacer algo, para que el chico no lo quiera como maestro y regrese con usted, quien lo entrenó toda la vida! No se da cuenta?" Soun solo estaba diciendo lo que quería pensar en lugar de ver las cosas del modo en que eran. En ese momento Lang Yang no era el tipo de 'maestro' que él se imaginaba. "Yo tengo que ser el padre de Ranma, no ese...quién quiera que sea!"

"Oiga Tendo...no se olvide que yo soy el padre de Ranma" Dice Genma sujetando con fuerza el hombro de su amigo.

"Ese es el espíritu! Ahora vaya y recupere a su hijo! Lo alienta con una abanico en la mano.

"Así se habla, eso haré! Ja ja ja ja!" Dice el hombre de gafas riendo descaradamente.

"Para que se case con mi hija, ja ja ja ja!" Agrega Soun a su frase anterior.

"...Una cosa a la vez Tendo" Agrega el señor Saotome con un pañuelo en la frente.


Ya habían pasado dos horas...y en todo ese tiempo, Lang Yang preparaba al chico de la trenza con un juego de preguntas y respuestas, para así hacerse una idea de que le esperaba al muchacho en su aldea.

"Pregunta número 21! Un grupo de hombres muy fuertes llega a la aldea y se disponen para atacarla. Las maestras mandan a un grupo de sus mejores guerreras para hacerse cargo de ellos...Shampoo está en ese grupo. Tú que haces?" Preguntaba el hombre chino, como si su vida dependiera de ello.

Ranma no se detiene a pensar la pregunta y grita. "Me dirijo a las puertas de la aldea y le hago frente a esos sujetos para darles una lección!" No va que responde y de inmediato recibe un golpe en la cabeza con un gran abanico de papel.

"No! No! Muchacho ya lo dije varias veces...las amazonas están entrenadas para encargarse de cualquiera que busque una pelea con ellas. Debes dejar que ellas se ocupen, tú no puedes interferir!" Dice el señor viéndolo sin remedio.

El artista marcial quedó tirado en el suelo cubierto de vendajes en toda la cara. (Esto se debe a que Ranma contestó mal la mayoría de las preguntas y recibía un golpe por cada respuesta equivocada.

"Bueno yerno...si vivieras en la aldea con Shampoo en este momento...Me temo que te torturarían al momento de poner un pie allí" Comenta Lang yang sintiendo pena por el chico azotado. "Por otro lado, me di cuenta que respondiste más rápidamente a las preguntas que incluían a mi hija. En comparación con las demás preguntas" Dice mirándolo de reojo.

Sentado en el suelo el muchacho se sonrojó. Entonces esquiva la mirada de su compañero. "Ya no hay más preguntas?" Cambia el tema.

"Si, una última pregunta..." Dice haciendo una pausa. "Si mi hija estuviera en un grave peligro. Y tú fueras quien la puso en peligro, pero ella no te reprocha que lo hallas hecho...y te ordenara que no interfieras para ayudarla, qué harías?" Y se quedó en un profundo silencio.

Esta preguntas fue totalmente diferente a las anteriores...Tal fue así que Ranma imaginó cada momento de la pregunta en su mente...

*Alli estaba, Shampoo vistiendo una especie de uniforme ceremonial, en lo que parecí un gran salón iluminado lleno de personas que jamás había visto. La chica se encontraba esposada de manos, parada frente a un altar. Desde lo alto del altar se veía una gran flama que proyectaba la sombra de Ranma peleando contra un ser con alas de grandes poderes, quien parecía, quería apoderarse de la amazona luego de eliminarlo a él...y él, estaba ganando. La guerrera corre hacia la cima del altar para pelear por si misma y ayudar al joven.

"Déjalo...si es a mi a quién quieres pelea conmigo! No le hagas daño a Ranma!" Grita decidida...lleva sus manos detrás de la cabeza, y saca un cuchillo del cuello de su camisa para desatar sus manos.

El oponente de Ranma lo tenía colgando del cuello de su ropa. Al ver a la joven retarlo tan firmemente, arroja a su victima bruscamente al suelo. "De veras quieres desafiarme, sabiendo que no tienes oportunidad? No olvides que en cuanto este hombre desaparezca me apoderaré de ti para siempre!" Aseguró ese ser extraordinario con aires de omnipotencia.

"Sha-Shampoo...no l-lo hagas" Gimió el chico de la trenza casi suplicando y herido en el suelo. "Si no te hubiera traído conmigo, nada de esto hubiera pasado" Asume poniéndose lentamente de pie.

Los ojos de la joven se entristecen, al ver el doloroso estado de su prometido. "Ranma, no pelees por favor!" Normalmente no impediría que el joven acabe con un combate, pero en este caso...el chico estaba recibiendo daño de poderes a los que no se había enfrentado antes.

La amazona no puede soportar verlo recibir más ataques. Al mismo tiempo dirige la mirada hacia el responsable, a quién mira con deseos de atacar. "Tendré que encargarme de ti luego" Dice el misterioso dirigiéndose a Ranma pero con la vista en la chica detrás de ellos.

"Ranma no interfieras..." Le pide Shampoo con preocupación en la voz. Rápidamente el alado desaparece de la vista del muchacho y aparece a centímetros de su prometida para inmovilizarla...El artista marcial se encontraba mal herido y con una orden de no actuar.

Solo presenciando el peligro al que la joven se enfrentaba...Pero, cómo iba él a responder?...*

Ranma miraba al vacío. Lang Yang lo mira detenidamente. "Y bien yerno?...Cuál es tu respuesta?"

Antes de responder el joven cierra los ojos para no mirar al hombre a la cara al contestar. "Pelearía..."

"Uh?..." El chino escuchó pero quería escuchar otra vez.

"Si Shampoo estuviera en peligro por mi culpa...sin importar que ella diga lo contrario, pelearía. Así ella me obligara a no hacer nada, no podría soportarlo" En ese momento ni él mismo se había dado cuenta de la seguridad con que dijo esas palabras.

"..." El hombre de gafas oscuras no digo nada, y solo le da la espalda al chico de ojos azules. "Bien dicho muchacho" Se dijo en la mente con satisfacción.

Saotome espero por el veredicto..."Entonces? Qué fue? Correcto...o no?" Pregunto al no recibir otro golpe con el abanico.

"Eso no importa..." Dijo el señor deliberadamente. "Esa pregunta era especial..." Pensó. "No importa si es incorrecto...lo harías por mi hija, y para mi...eso es lo que cuenta" Concluyó sin ver al joven a la cara.

"..." Ranma se quedó con los ojos abiertos. Incluso sintió un poco más de respeto por el padre de su prometida luego de esas palabras. Eso se sentía bien para él...y para ambos.

"Regresemos a casa. Tengo hambre, tú no?" Sugirió Lang Yang mirándolo amigable. El chico de la trenza asintió con la cabeza y se fueron a su casa.


Al dejar el patio baldío, Genma se aparece corriendo detrás de ellos. "Ranma!"

El muchacho y su acompañante se dan vuelta. "Papá? Qué estás haciendo aquí?" Pregunta su hijo.

"Este es tu padre?" Le pregunta el señor.

El señor Saotome le echa una mirada a Lang Yang...su reacción dejaba ver que no podía creer que alguien con ese aspecto fuera el padre de la amazona que en muchas ocasiones los había perseguido a él y su hijo para eliminarlos. (Bueno, solo a Ranma.) "Este es el padre de esa chica, hijo?" Pregunta sorprendido.

Cuando escuchó la pregunta de su papá, el artista marcial mostró molestia en el rostro. El chino se adelantó y se presentó. "Soy Lang Yang, el padre de Shampoo" Se acerca para darle la mano a Genma.

Sin decir nada, pero con desconfianza, el hombre panda le da la mano. Y como acto tramposo, intenta jalarlo del brazo para tumbarlo en el piso. Pero algo raro pasó, aún cuando Genma usó su fuerza, solo parecía que tironeaba de su brazo y nada más. "Disculpe, pasa algo?" Pregunta el hombre de gafas oscuras al ver al hombre tirando de su brazo.

Saotome se sorprendió, Lang Yang estaba haciendo fuerza para que él no pudiera tumbarlo. En realidad, le dio la mano con fuerza desde el comienzo. "Soy Genma Saotome...mucho gusto" Contesto serio y dejó de intentar tumbarlo.

"Papá..." Dice Ranma cercándose.

"Estas entrenando con él?" Le pregunta su padre de la nada.

"...Qué dices? El papá de Shampoo vino desde China para enseñarme algunas cosas, que cree voy a necesitar, pero-" Explica.

"Entonces si es un entrenamiento..." Interrumpe el hombre panda. "Ranma te estás equivocando!"

"Eh...de que está hablado? Mi futuro yerno y yo solo nos estamos conociendo...después de todo seremos familia muy pronto. Él está aprendiendo nuevas cosas de mi"

Ignorando al señor, Genma se dirige a su hijo. "Ranma soy tu padre...y he sido tu maestro desde que eras un niño. No puedes intercambiarme. Todavía hay cosas que debes aprender y las aprenderás con este hombre!" Protesta.

"De que estás hablando papá? He aprendido todo lo que me enseñaste desde entonces, yo no hay nada que pueda aprender de ti" Dice el chico de la trenza despreocupadamente.

"Y que hay del maestro? Él es mi maestro, y como mi hijo tú también eres su alumno!" Impone su padre. "Deberías entrenar con él"

"Y qué aprenderé con Happosai? A robar y coleccionar ropa íntima, no gracias! Quien quiere tener un maestro tan raro y desagradable como él?" Dice el joven molesto.

"Entonces...Estas diciendo que te desharás de mi? Es eso...?" Su padre lloriquea como un niño.

"No digas tonterías. Yo no me estoy deshaciendo de nadie!" Dice el joven de la trenza, poniéndose más molesto.

"Yerno, creo que estoy entendiendo a tu padre...por qué no lo escuchas?" Sugiere el chino.

"No hace falta. Mi papá siempre hace este tipo de cosas" Contesta el muchacho.

"A sí?" Genma pasa junto a Lang Yang para llegar a su hijo. "Te enseñaré que todavía tienes mucho que aprender!" Salta para darle un ataque.

Ranma se pone en guardia, sin sorprenderle la reacción de su padre. El hombre de gafas oscuras solo se queda mirando, al ver que era algo de padre e hijo. El señor Saotome intenta golpear a al joven pero el chico atrapa su brazo inmovilizándolo. Luego éste lo sujeta de su traje y lo arroja al suelo. "Olvidalo papá...lo que sea que intentas, no resultará" Asegura el artista marcial.

"No creas que eso fue todo!" Su padre se levanta del suelo, y empieza a dar golpes hacia el muchacho frente a él.

El joven esquiva los golpes y devuelva algunos. Ambos estaban parejos en cuanto a ataques, pero el joven Saotome se estaba cansando. "Papá date cuenta!...tus técnicas ya no pueden sorprenderme!" El chico utilizó su truco de las castañas, enseñándole a su papá que sus mejores técnicas no las aprendió de él precisamente, y acabó por vencerlo.

En el suelo Genma se dio cuenta de que no era oponente para su propio hijo, ya no. Parecía que ya no iba a continuar. "Papá, no quiero que te sientas mal, pero...ya he aprendido todo de ti. Ahora tengo que seguir yo mismo" Ranma trata de razonar con él.

Por un segundo creyó escuchar algo..."Papá?" Se acercó a él, pero el hombre se puso de pie.

"Creo que fue suficiente..." Dijo el señor de ropa oscura para a un lado.

Genma tomo un recipiente viejo, tirado a un costado del baldío..."Muy bien hijo..." Dijo como si tramara algo. "Ya veremos si esto no te sorprende..." Pensó llenando el cubo con una camilla que salía de la pared. "Ja ja ja ja. Prepárate hijo!"

"Qué está haciendo?" Se sorprende Lang Yang.

El joven de la trenza ve lo que su padre trataba de hacer y corre hacia él para impedir que le arroje el agua encima. "Toma esto!" Y Genma le tira el agua.

Por suerte Ranma saltó hacia atrás con velocidad y no se mojó, pero eso no impidió que se diera un susto momentáneo. "Te volviste loco! Por qué haces eso?" Protesta el muchacho.

El chino los miraba, suponiendo que arrojarse agua era algo habitual en ellos, y nada más. "Je je je, solo quería asustarte un poco muchacho je je je" Se ríe su papá descaradamente y esto hace que su hijo se enfade más.

"Cómo te atreves..." Dice el chico de ojos azules cerrando los puños con fuerza. "Ahora yo te daré un susto! Toma esto!" Y le da u golpe tan fuerte que lo saca volando de vista.

"Cielos...Tu padre si que es algo extraño, no yerno?" Dice su compañero asombrado viendo volar al señor Saotome.

A unas calles de allí, aterrizó Genma sobre bolsas de basura..."Que hijo malagradecido, después de lo que he echo por él y así me paga...*suspira* Quizás es verdad, y yo no tengo nada que enseñarle, después de todo mi hijo ya es un hombre" Dice para si mismo como si reconsiderara las cosas. Pero enseguida cambia de opinión. "NO! Eso no es verdad! Todavía tengo que enseñarle a ese niño, quién es su padre! Ja ja ja ja" Y se queda riendo solo, cubierto de basura.

Camino a casa..."*Suspiro* Lamento que halla conocido a mi papá de este modo. Acostumbra a ponerse en ridículo a veces..." "Y en muchas ocasiones a mi también" Agrega e su mente.

"No te preocupes, ya me esperaba una presentación algo incómoda. Pero no como esta, ja ja" Le dice su futuro suegro. "Por cierto...que fue todo eso del agua?" Levantando una ceja.

"Eh...eso...fue" El joven no quería responder a eso.


Cuando llegaron al Neko Hanten, la abuela y Shampoo estaban en la sala viendo la televisión. Cuando vieron que regresaron, la linda joven se levantó de su lugar y fue a abrazar a su novio.

Lang Yang se quedó esperando un abrazo, pero no pasó. En fin, se fue a sentar al junto con ellos al sofá. "Cómo estuvo su charla hoy? Espero que el yerno halla estado bien" Dijo la anciana mientras fuma su pipa.

"Creo que se está esforzando...con el tiempo irá mejorando" Responde su yerno mayor sonando complacido.

"Lang Yang, acompañame al restaurante. Dejemos a los jóvenes por un rato" Dice Cologne, con la intención de hablar en privado con él. Los dos se dirigen a la sala del restaurante.

Luego, Ranma y Shampoo se sientan frente a la tv. La amazona se sentó muy junto a él. Ranma se recostó en el respaldar del sofá, colocando su cabeza hacia atrás viendo silenciosamente a la joven. Ella parecía que veía con interés lo que sea que se veía en la tele, por su lado, el chico de la trenza se quedó pensando en esa última pregunta que el hombre chino le había hecho, a su vez recordó lo que su imaginación le mostró en ese momento.

La chica de cabello azul lavanda se dio vuelta en ese momento. "Ranma..."

"...! Uh?" Él fue tomado por sorpresa en ese momento. "Q-qué sucede?" Algo distraído.

"Mañana es mi día libre. Por qué no hacemos algo juntos?" Preguntó con una mirada dulce.

Esto le sorprendió al muchacho. Normalmente Shampoo esperaría una invitación de él...o de otro modo lo obligaría a tener una cita, pero esta vez fue diferente.

"Ranma?" La amazona esperaba su respuesta. Pero el chico parecía no reaccionar. Deliberadamente se inclina hacia él y le da un beso en la mejilla, causando que Ranma diera un pequeño grito por la sorpresa.

"Sha-Shampoo..." Balbuceó el muchacho.

"Ranma te sucede algo? Estoy acostumbrada a que no digas nada cuando te beso, pero..." Comenta la joven.

"Lo siento...tengo muchas cosas en la cabeza en ese momento. Tu papá me hizo muchas preguntas..." Dice masajeando su cabeza, acordándose de los golpes que recibió. "También vi a mi papá en a calle, después de haberlo visto ayer...ha pasado mucho tiempo sin verlo con tanta frecuencia desde que no vivo con él" Agrega.

"Ranma...extrañas a tu papá?" Pregunta ella levantando una ceja.

"Qué? No, eso no es..." Responde el chico de la trenza rápidamente.

"No me dijiste que lo viste ayer..." Comenta la linda china.

"Bueno, es que no me pareció importante que lo supieras. Además siempre que lo veo solo me causa problemas" A la segunda frase, el joven desvió la mirada hacia arriba.

"De acuerdo, entonces...qué dices sobre la cita?" Retoma el primer tema.

Pero el joven Saotome desvía la mirada, mientras ambos son sorprendidos por un disparo que se escuchó de la tv. "Eh, Shampoo..antes de eso. Quisiera saber por cuanto tiempo más se quedará tu padre con nosotros?"

"..." La muchacha no respondió.

"No lo tomes a mal, él no me molesta..." "No demasiado, al menos" Pensó. "Solo pregunto porque quizás el quiera salir conmigo para más lecciones...Aunque la verdad. En este momento, me gustaría más, estar contigo que con él" Opina Ranma.

"De veras?" La amazona lo toma como un cumplido, aunque no fuese así. "Supongo que se quedará por unos días más, tampoco creo que no necesiten en la aldea. Puedo pedirle que regrese, si tú quieres y él se irá"

"No. Yo no te pediría que lo echaras de aquí ni nada de eso...Mejor déjalo así" Concluye el artista marcial.

La joven de ojos carmesí se fue acercando lentamente, hasta que su brazo izquierdo sintió el brezo derecho del chico. Al sentirlo él también, corrió levemente su brazo sin darse cuenta de que le había dejado espacio libra a Shampoo para sentarse más cerca e inclinar su cabeza en su hombro. "Si no vas a salir conmigo, aprovecharé que te tengo con migo ahora" Dice con una sonrisa, mirando al televisión.

Ranma sintió la cara algo caliente, con forme se enrojecía. Entonces se quedó quieto y sin decir una palabra.


En el restaurante. "Entonces? Hiciste lo que te sugerí?" Pregunta la anciana.

El hombre de gafas oscuras le sirvió algo de té y dijo. "No fue necesario. Luego de la lección y el ejercicio con preguntas, incluso yo quedé algo agotado. También tuve la oportunidad de conocer al padre del futuro yerno..." Dice y toma un sorbo de su té.

"Al señor Saotome? Esto no es una advertencia...pero si para que lo tengas en cuenta, Lang Yang. Mantente atento al señor Saotome. Él no está nada de de acuerdo con compromiso de su hijo con Shampoo. Lo más probable es que crea que vas a manipular a Ranma para que se aleje de él" Dice la mujer de cabello blanco.

"No creo que necesite hacer eso. Veo que su relación no es la más cercana del mundo. Saotome atacó a su propio hijo con la excusa de entrenarlo. No lo entendí del todo pero, creo que él piensa que su hijo lo reemplazó conmigo para ser su nuevo maestro..." Comenta su yerno sintiendo algo de risa.

En ese instante Cologne empezó a pensar en la posibilidad de que Lang Yang fuera como un maestro para el joven Saotome...considerando las habilidades del padre de su bisnieta. Las cuales Ranma, aún, no conocía.

"Ya te lo mencioné una vez. A ese muchacho le gusta mucho el combate. Y tiene gran habilidad en las artes marciales...Deberías considerar la idea yerno" Dice en un tono sugerente.

El chino levanta una ceja..."De que habla?"

"Piensa en ello..." Le dijo ella, dejándolo con el pensamiento.


Esa noche, en el dojo de los Tendo. En su habitación Genma Saotome planeaba su estrategia para recuperar a su hijo.

O por lo menos, para separarlo de su competencia. (Lang Yang no compite con Genma por su hijo, y eso se nota. Pero que puedo decir, la idea se le subió a la cabeza al viejo panda.)

"Je je...con esto será suficiente!" Decía maliciosamente mientras cerraba un pergamino.


Al mismo tiempo, en el Café del Gato. Shampoo dormía plácidamente, en su habitación. Al igual que Cologne. Ranma se acostó en el sofá nuevamente.

Como una visión, la imagen de la amazona recostada sobre él, de esa misma mañana se cruzó fugazmente por su cabeza. Se quejó sacudiendo la cabeza y se abrazó a su almohada para tratar de dormir.

En la habitación de Lang Yang (la de Ranma, en realidad.) no se había dormido todavía. Él estaba en la cama mirando fijamente a la caja que contenía los anillos, en su mano. Pensando en qué hacer con ellos...lo más seguro, pensó, era que se los daría a su hijo y yerno. Aunque en un principio lo dudó.

Por el momento, no estaba seguro de que el muchacho fuera correcto para su hija.

Si uno lo piensa, Lang Yang piensa que su hija puede casarse con quien lo desee. Con o sin reglas...y piensa que ella quiere al joven de la trenza, solo por las leyes de la aldea. (N/A: A Lang Yang le falta darse cuenta de que su hija encontró...digamos, al hombre de su vida.) Y aunque no depende de él, tiene una pequeña esperanza de que puede influenciar a la joven amazona para que cambie de opinión.

Ahora! Luego de su charla con Ranma y de su modo de pensar con respecto a proteger a su prometida sin importar que, lo hace tener una nueva mirada del chico Saotome..."Ya es tarde para estar pensando. Será mejor que me vaya a dormir" Medita, estando ya, en su cama. Antes de guardar los anillos, toma un cordón rojo y lo pasa por el medio de cada anillo. Y luego lo ata, dejándolos unidos por el hilo rojo... (Esa última frase, no les suena a algo?)


Era otro día, y como la linda joven había dicho la noche anterior, era su día libre. "Buenos días niña. Dormiste bien?" Saluda su abuela.

"Si, bisabuela...prepararé el desayuno" Dice la joven.

"No te molestes, lo tienes servido en la mesa" Dice la anciana. Cuando la muchacha se acerca a la mesa ve a su padre comiendo apresurado. "Eh papá...cuál es la prisa?"

"Hoy tomaré tu lugar en el restaurante y bebo darme prisa. Por cierto, si luego buscas al yerno. Está en el patio practicando" Comenta su padre.

"Practicando? Y está solo afuera?" Pregunta, al mismo tiempo que sale para echar un vistazo al muchacho. Claro, ella pensaba que estaba haciendo ejercicios relacionados con las amazonas. Por eso le llamó la atención, después de todo, esos ejercicios no los puede hacer solo. "Ranm-!" Cuando salió por la puerta se impresionó, al ver al artista marcial, que no estaba haciendo ese tipo de ejercicios, sino que estaba practicando sus ejercicios de artes marciales.

Ranma terminó con la sesión de practicar movimientos y golpes contra un pilar de madera envuelto en bambú. Luego se acercó a la barra paralela para hacer flexiones colgándose de cabeza.

La linda amazona veía al joven en acción vistiendo nada más que sus pantalones negro de entrenamiento y sus sandalias chinas. Sin nada cubriendo su torso...Esa era una imagen que a la chica de cabello azul lavanda le agradaba contemplar.

Luego de un par de flexiones, el chico de la trenza notó a su prometida parada en la puerta viéndolo con una mirada enamoradiza. "Shampoo?" Dice llamando su atención.

"...! Eh, bu-buenos días..." Saluda la joven viendo al chico que se sentaba sobre la barra y luego salta fuera de ella. "Creí que necesitabas ayuda...Pero, veo que no la necesitas" Concluye con la cara roja.

"Ayuda?" Dice él colocándose una toalla en los hombros. "No, yo...eh, solo practicaba un poco..." Cara a cara con la linda china. Su cara también se empezó a sonrojar, luego ver el rubor en la cara de la joven.


En la casa de los Tendo. Akane se acercó a su tío, cuyo comportamiento extrañó a la chica de cabello corto. "Tío, que estás haciendo con ese plato?" Ella 'creyó' que lo que Genma ocultaba era un plato.

"Akane, hoy voy a enseñarle a mi hijo una nueva lección!" Dice el hombre panda con un tono orgulloso.

"A Ranma?" Dijo ella sin entenderlo.

"Así que has aprendido todo de mi, hijo?...ya lo veremos" Pensó el señor Saotome.

"Tío, todavía piensas que Ranma volverá a vivir con nosotros, no es verdad?" Pregunta la chica Tendo, un poco molesta.

"Verás, yo aré que Ranma se de cuenta de que ese sujeto no puede reemplazarme, ja ja ja ja!" Dice confiado mientras amarrando su camisa con su cinturón.

"De qué estás hablando?" Preguntó Akane, desconociendo a que se refería. "Siendo su papá deberías entenderlo...por qué regresaría? Ahora está con Shampoo y se casará con ella" Expresa como contando un cuento desagradable...

"No digas eso Akane! Ranma no cambiará de idea, siendo el muchacho terco que es. Como su padre lo obligaré a que vea las cosas con claridad...Después de todo. Piensa que él es tu prometido" Dice Genma pensando en positivo.

"Tío, Ranma y yo no estamos comprometidos...supéralo!" Le dice cansada de que nadie lo comprenda. "Deberías pensar más en lo que él quiere, y no en lo que quieres tú" Tratando de hacerlo entender, pero Saotome estaba muy ocupado pensando en si mismo.

"Pensar en Ranma? Pero si eso es lo que hago...pienso en su futuro. En el futuro que diseñé para él, para que se convierta en el próximo líder de la escuela de artes marciales Saotome estilo libre, y tú estarás con él por supuesto...Ja ja ja" Luego Genma se hizo camino por la salida, en busca de su hijo o Lang Yang...Cualquiera que encuentre primero.

Akane se quedó sola en el patio trasero de su casa. "Jm! Si Ranma es terco, sé de quién lo heredó..." Se dijo en voz alta con una mirada cansada. "Yo no pienso hacer nada..." Dijo decidida y se fue a desayunar.


Una hora más tarde. "No dijiste que era tu día libre?" Dice Ranma viendo a Shampoo cargar una caja de comida china para entregar, mientras ambos caminaban por la calle.

"Es solo un favor...se supone que papá trabaja hoy para ayudar a mi bisabuela, pero como no conoce todas las direcciones yo tengo que hacer este pedido. Pero será el único..." Dice sonriente. "Gracias por venir conmigo"

"No me agradezcas, no te estoy acompañando para hacer la entrega" Dice mirando al frente.

"Entonces?" Pregunta la chica de ojos carmesí.

"Ayer hablaste de pasar tiempo juntos, no? Bueno, aquí estamos" Comenta sin hacer contacto visual con la amazona.

"Wo ai ni!" La muchacha se pone muy contenta y lo toma del brazo, para caminar sujeta a él.

Ranma finge que no se da cuenta...y vuelve a sentir ese calor que sintió el día día anterior junto a su prometida.

Minutos más tarde llegaron a la dirección de la entrega. Una vez terminado el asunto, ambos jóvenes se fueron a caminar juntos. Como Shampoo lo sujetaba del brazo, sin que lo notara, la dirigió para ir a donde él quiso llevarla. "Y, cómo dormiste?" Le pregunta.

"Dormí muy bien. Incluso soñé que pasaría el día contigo, es como si mi sueño se hubiera hecho realidad" Sonríe la linda chica.

"A de veras?" Ranma lleva su mano a su bolsillo. Mientras la llevaba hacia un lugar que le gustara a su compañera.

"Ranma, sobre dormir..." Dice llamando la atención del muchacho. "Si no quieres que papá te regrese tu cuarto, puedes dormir conmigo. Sabes que a mi no me molestaría"

"Qué? No, estoy bien así je je...pero gracias Shampoo" Dice el artista marcial algo incómodo. "Ahora mismo quisiera que no hablemos de tu papá, de acuerdo?" Propone.

La joven estuvo de acuerdo y siguieron caminando. Del otro lado de la calle, Genma se apareció...su cara parecía que veía un fantasma. Al ser la primera vez que veía a su hijo caminando del brazo con la guerrera, no podía creerlo. Shampoo fue la primera en notarlo. "Es tu papá..."

"Ranma..." Dijo Genma serio.

"Hm, papá..." El tono de voz de Ranma fue como si se preparara para lo peor. Como si se acercara una pelea.

"Hijo...ahora lo veo" Dice el hombre panda. "Parece como si te volvieras ciego, cuando estás con esa chica..." Y acomoda sus gafas.

La cara del joven de la trenza se mostró algo aburrida al escuchar que lo único que su padre pensaba hacer era molestarlo con palabras Shampoo miró a su prometido, notó que se veía aburrido y eso la molestó. "Solo quiere interrumpir nuestra cita...pierde su tiempo" Dice la joven a punto de dar la vuelta junto al muchacho.

"Espera Ranma!..." Rápidamente se dirige a su hijo para tomarlo del hombro.

Él se percata de ello, toma a la amazona en sus brazo y salta por encima de su padre. En el mismo instante que ellos saltan, el hombre de gafas es salpicado por la anciana que riega la calle todos los días. Ahora Genma era un panda, sin capacidad de hablar, por lo tanto, sin capacidad de molestarlos.

"Esas cosas no te pasarían si me dejaras en paz papá...Bueno, no lo tomes a mal pero así es mejor" Dice su hijo colocando a su prometida en el suelo, refiriéndose a su adre como panda. "Vámonos Shampoo" Y se fueron juntos, mientras Genma gruñía para nadie podía entender lo que decía...

"Te veré después hijo" Sacó un cartel pero era tarde. Ranma no lo leyó. Se dio cuenta de que no era el momento de arreglar las cosas con su hijo, entonces cambió de objetivo...ahora el panda fue a buscar a Lang Yang, pero primero se fue a buscar agua caliente...

Hola a todos los lectores!

Bueno esta continuación quedó algo como en suspenso. Bueno, pude actualizar en fecha! :D Estoy contento por eso, por otro lado es tarde aquí y necesito descansar.

Como saben, agradezco los reviews que he recibido...entiendo que algunos tienen muchas preguntas. Si los capítulos no se las contestan lo haré yo...Pero responderá de manera que no adelante nada de capítulos futuros. Al menos no con mucho detalle.

David156: Bueno, primero preguntas sobre los anillos creo que mencionó el propósito que Lang Yang tiene para con esos anillos. Hmmm practicas un compromiso? No precisamente.

Sobre el concepto de que Ranma baja a vivir a la aldea. Créeme pensamos LO MISMO! Viendo la serie y el manga, es obvio que no pertenece a ese lugar. Como tú dices ' no es para él' Pero la idea de esta historia se me ocurrió meses antes de empezar a escribirla y en ese entonces imagine a Ranma viviendo en China con la hermosa amazona. Podría cambiarlo, al ser MI historia, para que no tenga que atravesar por ese problema.

Pero entonces te leo el sumario de este fic. Cito: " Ranma tendrá que enfrentar las 'consecuencias' de elegir a su prometida. Esta decisión impactará a todos y 'lo pondrá a prueba'."

Recordemos que no importa el obstáculo que se aparezca, Ranma hará lo que sea para superarlo. Bueno piensa en Niuketsu como un obstáculo...créeme, al final, la aldea no podrá con él y no será tan terrible^^ De echo sera interesante!

Sobre Genma, perdoname u.u pero lo de este cap. es un indicio, pero lo sabrás en el próximo :)

ShanpuNibun: Gracias por todos los cumplidos...Me da gusto saber tu opinión con respecto a Lang Yang, Ya está a punto de quedar el sdescubierto. La pregunta sobre Genma, que me haces no puedo contestarla porque sería adelantar eventos futuros :/

Luego lo mismo que a David con respecto a la aldea de Shampoo, ya sabes que Ranma si irá a vivir allí pero falta tiempo para eso. Y tiene a Shampoo para que lo ayude :)

A tu último pinto. Acertaste, próximamente Ranma y su suegro tendrán un combate...pero Genma será el primero en ver las habilidades de Lang Yang, pero no demasiado lol

A todos los demás, mi amigo Ranpoo1992...

feernando

Leo-Alucar

Harpi234...

Y todos los seguidores. Gracias por sus comentarios.

En el siguiente cap. Genma creé que le dará una lección a Lang Yang, pero será al revés. Ranma se sentirá motivado al descubrir lo que oculta su futuro suegro...

"No se lo pierdan. Hasta entonces!"

N/A: No se preocupen por errores de ortografía que los corregiré tan pronto pueda =)