(a/n)

LOL D: primera vez que subo un fic (drabbles. lo que sea) sin que nadie lo haya leído antes. Estaba desesperada por subir algo. En serio. Lo acabo de escribir hace como 3 minutos O: en fin.


Disclaimer: Naruto no es mío.
Setting: UA, porque soy gay escribiendo Canon.
Parejas: SasoDei
Notas/Advertencias: Son drabbles. Es el abecedario. Tengo el presentimiento que no lo terminaré (xD) No tienen sentido. Quería ver si aún tenía la capacidad de escribir. Al parecer no. Asdf. Ideas, sugerencias, regaños por review. Si es que alguien deja. Lo cual dudo :D
Y, como han de notar (o tal vez no; lo hice muy confuso) están totalmente relacionados entre sí. Eventualmente contarán una historia. Creo.


Never Say Never
By Fray~
(Some things we don't talk about)


::A:: es por a c u m e n:

Era que se hubiera subido al podio para dar su discurso, lo que lo hizo notar al rubio. Era el debate que mantenía internamente, de si interrumpir o dejar continuar al otro. Después de todo, estaban en una reunión civilizada de especialistas, de poetas, de artistas, así que no podía interrumpir el habla.

(Si podía, pero sería grosero hacerlo, y Sasori era todo menos irrespetuoso. La mayor parte del tiempo.)

Así que, con fastidio, guardó sus comentarios perspicaces para sí mismo. Ya tendría tiempo para desmentir tanta barbaridad.


::B:: es por b a r a t i j a:

Porque con esa palabra el rubio describió la marioneta de Sasori, hablando en voz alta y precisa, sin nada de la discreción que se esperaba de un artista, mientras el pelirrojo daba su discurso.

Está de más decir que Sasori estaba enojado, y continuó el resto del discurso, sin cambiar su gesto molesto.


::C:: es por c i c a t r i z:

Aprendió que había cosas, momentos en la vida que quedaban marcados para siempre, como un tatuaje. Algunos recuerdos no tan amenos (como cuando te cortas y queda una cicatriz), y otros simplemente dignos de tener (como cuando encuentras dinero entre los cojines del sillón).

El hablar por primera vez con Deidara, fue como una combinación de ambos.

-Niñato.

-¡Tú eres el que juega con muñecas, un!

-Marionetas. Son marionetas. No pensé que tu intelecto fuera tan reducido.

-Pff. Al menos mi discurso no fue una pérdida de tiempo, un.

Sasori estaba estresado. Si Deidara fuera dinero, ya lo hubiera regresado a debajo del sillón.


::D:: es por d i s t o p í a:

-Es que a ti nadie te interrumpió, niño.

-¡Porque estaban interesados, un! Admítelo, te gustó el discurso.

Sasori lo miró con fastidio. La reunión acababa de finalizar, y, de hecho, fue el rubio el que lo buscó. Para atacarlo con insultos hábilmente disfrazados en preguntas, y rudos comentarios inocentes.

Pero lo había buscado.

Y, en la mente distópica del pelirrojo, era suficiente con que se hubiera dado cuenta de él.


--