hola ps. aki yop con una historia plis espero que le guste

byee


El Hallazgo

Íbamos en el Ferrari de Bella- un auto magnífico- . Bella me miraba con curiosidad y preocupación, creo que seguía preguntándose si lo que estamos a punto de hacer es correcto, o que tanto me puede afectar saber la verdad. Pero lo necesito, desde aquel día con James en el estudio de ballet y desde que supe mi nombre completo... desde que conocí un poco de mi pasado.... necesitaba recordar.

-Alice...- masculló mi hermana- mira, ha pasado mucho tiempo y tal vez alguien viva en la dirección que conseguimos ¿sabes? De verdad no creo que sea una buena idea.

-Lo siento Bella, pero tú sabes de tu vida... tu recuerdas.- hice una breve pausa- Yo solo necesito hacerlo, y necesito que me apoyes. Vamos, antes de que Edward, Jasper y Renesmee vuelvan de Europa.

-De acuerdo Alice, pero al primer indicio de que algo no anda bien nos iremos de ahí y olvidaras el asunto- me dijo autoritariamente. A veces olvido que Bella ya es madre, y tiene ese instinto aun más desarrollado de lo que ya estaba.

Me limité a mover la cabeza en su dirección como signo de entendimiento.

Llegamos a la casa. Era una vieja casita que a pesar de eso se mantenía en buen estado. Me dio un vuelco el corazón- literalmente-. Estaba muy nerviosa, así que Bella me arrastró hasta el interior de la casucha- que tenía un horrible aroma a humedad- forzando la cerradura sin el menor esfuerzo.

-Bien, nos separaremos.- me dijo- tu a la izquierda y yo a la derecha.

Así lo hice. Subí las escaleras de caracol que dirigían a una recamara. La abrí suavemente y me encontré con una habitación preciosa. Estaba exquisitamente bien decorada, con un tenue color rosa en las paredes y un cielo pintado en el techo, con nubes y todo. Por alguna razón eso me hizo sentir segura, como reconfortada.

La cama era de madera tallada en espirales por los bordes. Tenía un cobertor lila y un conejito de peluche sobre las almohadas. Pero lo que más me llamó la atención, fue el baúl de madera situado a los pies de la cama. Tenía en la tapa escrito con letra cursiva "ALICE".

Camine hacia el baúl y traté de abrirlo, pero había en el cerrojo un extraño candadito que pedía una contraseña. Miré hacia todos lados, tratando de hallar algo que me dé una pista. Y ahí estaba, en la mesita de noche había una pequeña pintura donde estaba yo con una chica un poco más joven que yo, pero increíblemente parecida a mí.

Miré el candado y escribí el nombre de mi hermana biológica en el. Escuché con mis agudos oídos vampíricos un leve chasquido, lo que me hizo entender que era hora de levantar la tapa. Lo hice... y si mi corazón latiera, estaría a punto de salirse de mi pecho.

Esculqué en el y fui admirando cada cosa que sacaba. Muñecas, ositos de peluche, cuadernos, fotografías... y lo que más llamó mi atención fue una libreta con forro de cuero con una rosa de piedrecillas (no preciosas) elegantemente atravesada a lo largo del cuaderno. Que decía "MI DIARIO".

-¡Alice!- gritó Bella desde la planta baja- ¿Encontraste algo?

Por alguna razón deseaba que esto fuera mi secreto, mío y en su debido momento de Jasper. Sabía muy bien que sería todo un reto con Edward cerca, pero vale la pena el intento. Lo escondí en mi chamarra y puse mi mejor cara de inocente.

-¡No!- grité- Bueno, si... mi alcoba.

Al segundo siguiente Bella se hallaba a mi lado estudiando cada detalle de la habitación, incluso las telarañas y el polvo que yo había tratado de eludir.

-Es muy linda- me dijo sinceramente- Seguro tú la decoraste.

-No lo sé, aunque espero que sí.

Bella se sentó a mi lado, me miró fijamente, suspiró e hizo verbales sus pensamientos.

-Alice... encontré la alcoba de tus padres... y la de Cintia. Creo que querrás verlas.

Me llevó a la habitación de mi hermana menor y era igualmente encantadora. Todo era casi igual, solo que el rosa de las paredes era más fuerte, y la cama era verde pasto. Pero incluso el cielo se hallaba en el techo, y obvio, la esencia de la habitación era diferente. Lo examinamos un rato y luego de anunciarle a Bella que estaba lista para ver la habitación de mis progenitores, me guío hasta ella con paso lento, como evaluando la situación y eso me hizo pensar que si Jasper estuviera aquí, evaluaría mi estado de ánimo y eso haría caer mi actuación, me pondría en evidencia y me arrastraría de vuelta a casa. Eso hizo que me alegrará de alguna forma de que el este en Europa.

La habitación de mis padres era de color crema, como el resto de la casa. La cama lucía una desgastada colcha azul celeste, y en la pared se encontraba una pintura enorme de Cintia y yo, abrazadas y sonriendo alegremente. El cuarto estaba impregnado de un aroma a lavanda y flores silvestres, que distinguí con una fugaz visión, o al menos eso creo que fue, por que pude sentir todo como si estuviera pasando de verdad. Estaba una mujer bastante bonita, con ese delicioso aroma, y me abrazaba amorosamente mientras gruesas gotas de agua caían sobre mis mejillas, lo que deduje como lagrimas.

Decidí que habían sido muchas emociones para un solo día así que Bella y yo salimos de la casa, subimos al Ferrari y fuimos directo a casa.

Una vez en mi habitación saque el diario y comencé a leer.


bueno adios por qe ya acabaste de leerlo

espero qe te aya gustado reviews?

plis byee