Prefacio

La vida de Emmett había dado un giro de 180 grados a partir de que conoció a Rosalie. Ahora había ilusión, alegría y amor en su monótona y rutinaria vida. Ella le había puesto color a su mundo, el cielo –antes gris- ahora era azul, las flores de nuevo tenían esas exquisitas fragancias que él ya no era capaz de oler. El rostro de Emmett demostraba la inmensa dicha que su corazón sentía pues siempre había una hermosa sonrisa en sus labios.

Cada persona alrededor de Emmett se había dado cuenta del cambio, su vitalidad había vuelto, ya hacía bromas otra vez, incluso su trabajo había mejorado. Sin duda era el mismo chico de antes. Volvía a emocionarse cuando iba a su encuentro y sentía las mariposas intentando escapar cada vez que la veía, se sentía cual adolescente en su primera cita. De nuevo sabía lo que era amar, pues sin duda amaba a Rosalie. Todo había cambiado, todo había mejorado, gracias a ella.

Pero Rosalie tenía un secreto, algo importante le estaba ocultando, y Emmett lo descubrió el día que de camino a su trabajo la vio; el simple hecho de doblar calles antes de la acostumbrada había destruido su vida. Ahí en el lujoso restaurante de la esquina estaba ella, besando a otro hombre y con un pequeño niño en su regazo.

Quizá Rosalie sintió el peso de su mirada, o quizá fueron la serie de autos tras Emmett que tocaban el claxon con insistencia lo que la hizo voltear y verle en la mirada el corazón destrozado de su amor. Porque a pesar de las mentiras, de vivir con otro hombre y tener un hijo con él, era a Emmett a quien amaba, era él el amor de su vida. Y ahora, también con inmenso dolor en el pecho y el alma en mil pedazos, Rosalie de daba cuenta de que lo había perdido.


Hi folk! Pues aquí con una nueva historia que espero que les guste y que sigan leyendo. Si se fijaron es "M", esto es por futuras escenas de violencia y quizá, solo quizá también haya lemmon. Dejen reviews!!! Aunq no se vuelvan a parar x aki vale?! xDDD Luv ya!