Disclaimer: Nada de lo que reconozcas es mío.

Dedicado a eugeart :)


Forever alive

Intentaba vaciar su cabeza de cualquier pensamiento, mientras el aire helado mecía con suavidad la rama de los árboles. Pero le parecía imposible, porque las mismas imágenes no paraban de repetirse en su mente una y otra vez: aquella verja atravesando el menudo cuerpo de Nathan.

Escuchó a lo lejos la voz de Alisha, diciéndoles que fueran a tomar un trago. En el camino a la discoteca, todo era silencio en el apretujado auto (le parecía que era el del padre de Alisha, pero en realidad no le importaba demasiado). En su mente se seguía reproduciendo el discurso que Nathan había dado a aquellas personas que parecían no escucharlo. Era como una película que se rebobinaba.

Notó que el miedo que sintió al ver a Nathan tambalearse a la orilla del edificio volvía con tan sólo recordarlo.

¡Sálvame, Barry!

A Simon le gustaba pensar que el llamarlo Barry era una forma de decirle que le importaba. Era como cuando eran pequeños: si a una niña le gustaba un niño, lo molestaba y le hacía creer que lo odiaba, cuando, en realidad, era todo lo contrario. Simon quería creer que no le era indiferente a Nathan.

Los recuerdos no paraban. Cuando por culpa de la lluvia no pudo sujetar la mano del muchacho y cayó al vacío, justo en ese momento, pudo sentir cómo el terror lo invadía por completo.

Mientras todos salían de su trance, él simplemente se quedó estático, sin saber qué hacer y aún sin procesar lo que acababa de suceder. Después, con los gritos de Kelly de fondo, tuvo la sensación de que su alma abandonaba su cuerpo.

Ya estando en la discoteca, con la música retumbando en sus oídos y una mera cerveza en su mano, se preguntó qué estarían sintiendo los demás. De Curtis y Alisha era difícil saberlo, pero de Kelly era fácil adivinar. Era más que evidente para todos que había nacido algo entre Nathan y Kelly. Casi por accidente y sin planearlo.

Cuando Kelly anunció que se iba, Simon recordó que, utilizando los muchos vídeos que grababa diariamente en el servicio comunitario, había hecho uno en especial donde sólo apareciera Nathan. Originalmente, lo había editado para él mismo, pero después pensó que tal vez a Kelly le gustaría también, así que se lo grabó en un disco virgen.

Al alcanzarla y entregárselo, Simon sintió como si estuviera regalando una parte de él. De regreso a su casa, pensó en qué le habría dicho Nathan en esos momentos y, al imaginárselo, sonrió.

¡Sí, me morí! ¡Oh, qué horrendo! ¡Deja de ser un llorón y continúa con tu no-vida, maldito pervertido!


Primer cosa que escribo de este fandom. Espero que no esté tan mal.

Dejar reviews adelgaza ;)