"¿Qué significo para ti, Lelouch?", me preguntó Kallen una y otra vez aquella noche en la que nos despedimos. El corazón quiso salírseme del pecho al verla irse y decirme "adiós", quise correr tras ella pero no podía hacerlo, no en ese momento, ese no era el momento adecuado para confesarle que yo también…la amaba.

Siempre estuvo cerca de mi, desde que Zero apareció, desde que lo cree, ella estuvo a mi lado, nunca lo pude valorar, ni lo supe apreciar, siempre creí que toda la vida iba a estar junto a mi, obedeciéndome, alabándome, adorándome, por mi cabeza nunca paso el hecho de que llegara el día en que me dijera adiós, y ahora que ese día ha llegado, me siento tan…vacío.

Quisiera poder encontrarla y estrecharla entre mis brazos como nunca lo hice, mirar sus ojos azules y acariciar su cabello rosado, sentir sus suaves labios…como ese día, ella tomo mi rostro entre sus manos y me besó, me besó y yo sentí que mi corazón se detenía, nunca pude llegar a pensar en lo hermoso que sentiría al presionar sus labios contra los míos, lamentablemente me di cuenta demasiado tarde de mis sentimientos.

¿Dónde estas, Kallen?, debo encontrarte, decirte lo mucho que deseo estar a tu lado, lo mucho que deseo que permanezcas para siempre conmigo, lo hice por tu bien, créeme, no quería que murieras conmigo en ese lugar lleno de traidores, pero el traidor siempre fui yo…nadie sabía que yo era Zero, solo tu, conocías mi secreto y no te importo, pero nunca supiste que era un heredero al trono.

Ahora me doy cuenta de lo tonto que fui, te tuve tantas veces tan cerca pero nunca fui lo suficientemente valiente para atreverme a decirte algo, ese día estuve tan cerca.

Caíste sobre mi y nuestros rostros estaban muy cerca, pude sentir tu aliento golpear mi rostro, me miraste de una manera que nunca olvidaré, y yo no hice más que decirte algo muy estúpido, "Kallen, cuando todo esto termine ¿te gustaría regresar a la academia Ashford conmigo?", fue lo que dije, y no pude terminar de hablar por que C.C nos interrumpió. No tienes la culpa de nada, Kallen, toda la culpa recae en mí, yo te deje ir, yo nunca me atreví a confesarte mis sentimientos, nunca me di cuenta a tiempo de lo mucho que te quiero.

Si pudiera encontrarte y pedirte perdón, decirte lo mucho que te amo, lo mucho que te necesito y que quiero que esto termine para poder estar contigo por siempre, poder disfrutar de ti sin ninguna complicación y sin ningún impedimento, por que poco a poco te convertiste en todo para mí.

Te tengo que encontrar, tengo que verte una vez mas, rodearte con mis brazos, susurrarte al oído y besarte…besarte hasta que el aliento se nos acabe, hasta que nuestras fuerzas se agoten, besarte por todas las beses que te tuve cerca y no lo hice, apretarte contra mi hasta dejarte sin fuerzas.

Es increíble como uno puede llegar a querer sin darse cuenta, pero… ¿Por qué duele tanto?, no puedo evitar sentirme mal al recordar el como te fuiste. Debo llegar al Área 11 y encontrarte, sé que estas ahí, estas esperándome, lo sé, me quieres tanto como yo a ti, no me podrías dejar de querer así de fácil…no…no podría soportarlo, tengo que recuperarte, como sea, pero lo haré.

Te encontraré, Kallen, y te diré cuanto te amo.