EPILOGO

Disclaimer: los personajes son SM, nada me pertenece lastimosamente, bueno solo la historia que espero disfruten.

Summary: No es bueno tener amigas que ven mucha televisión, No es bueno tener amigas manipuladoras, no es bueno ser amiga de Alice… NO ES CIERTO ¿a quién quiero engañar?

Una cena de amigos se convierte en el comienzo de una locura de tres días, una locura que los lleva a comprender que su vida es justo como debe ser.

BELLA POV

Estaba parada frente al espejo, observando mi enorme panza de siete meses, estaba toda redondita y el vestido que Alice me había regalado me hacía ver muy linda. Hoy es el baby shower que mis queridas amigas se habían empeñado en realizar, se va a hacer en el mismo hotel en el que siete meses atrás le había dicho a Edward que seriamos padres. No sé cómo están las cosas, puesto que no me dejaron participar en los preparativos, pero no era que importara mucho de todos modos.

-¿Cómo está la mamá más hermosa?- una sonrisa tonta se extendió por mi cara cuando oí su vos y unas pataditas se dejaron sentir en mi vientre. Con mucho cuidado me gire y abrí mis brazos para recibirlo, soltó el maletín en la cama y me dio un dulce beso.

-Ahora que llegas, estoy muy bien ¿Qué tal tu?

-Ahora que estoy en casa, muy bien.

Ambos sonreímos y lo deje para que pudiera arreglarse, estos meses se había comportado muy dulce y cuidadoso conmigo, había reducido su tiempo de trabajo para pasar más tiempo conmigo, compro una etiqueta para el auto que decía "cuidado bebe a bordo" y cumplía con todos mis antojos sin importar la hora, siempre con una sonrisa.

Las cosas para los chicos también han cambiado, Alice pasa más tiempo en casa y menos tiempo en el centro comercial, lo que no quiere decir que dejo de comprar, puesto que descubrió las maravillas del internet en el arte de las compras; también se inscribió junto con Rosalie a un curso de culinaria e incluso hacen la limpieza algunas veces.

Rosalie dejo de trabajar para las revistas y se quedo solo con los desfiles y los catálogos, lo que le da más tiempo para estar con Emmett, quien también se unió al curso de culinaria obligado por su esposa, por el incidente con el horno.

-Estoy listo, podemos irnos.

-Estás muy guapo.

-No mas que tu.

Salimos de casa directo al hotel, cuando llegamos Alice estaba esperándonos afuera con una bolsa rosa en las manos. Edward me ayudo a bajar y llegamos con ella.

-Bienvenidos papás, este es un día muy especial, por lo que van a hacer todo lo que yo les diga, papá, vas a ser el señor biberón- Alice le puso a Edward una etiqueta en el pecho que decía "Sr. Biberón"- tu mamá vas a ser la mantita- me coloco a mí una etiqueta igual que decía "Sra. Mantita".

-Todos tienen etiquetas como estas, así que mientras dure la fiesta, nos vamos a llamar por el nombre en la etiqueta. Ahora vengan conmigo que los están esperando- Edward me miro y ambos nos reímos, esto iba a ser muy divertido.

El salón estaba decorado con globos azules y rosas, en el centro había una gran cigüeña y a cada lado había una mesa rosa y otra azul para los regalos, como no sabíamos el sexo del bebe y no lo sabríamos hasta que naciera, habían cosas tanto para niño como para niña. El pastel de dos pisos también tenía los dos colores con pequeñas cunitas, biberones y zapatitos de azúcar.

Todos vinieron a saludarnos y felicitarnos, nos reímos mucho por las etiquetas, cosas como chupete, calcetín, cunero, sillita, pañal, babero… bueno cada cosa para bebes. Las chicas estaban haciendo un gran trabajo. Jugamos a adivinar el tamaño de mi panza con papel higiénico, también jugamos a la mamá memoria, Alice me hizo pasar por todas las mesas enseñándoles a los invitados una bandeja con objetos de bebe, luego me hizo esconderme y les dijo a todos que describieran mi ropa y accesorios, todos estaban algo confundidos puesto que estaban más pendientes de los objetos en la bandeja que en mi, obviamente mi Edward gano ese juego. Entre juegos divertidos, se fue la tarde, luego de abrir los regalos, los invitados se fueron y solo quedamos los chicos y yo.

-Chicas, muchísimas gracias, esto fue muy especial- Edward les dio un abrazo y le revolvió el pelo a Alice quien se sentó en su regazo y se acurruco allí.

-¿Debería estar celosa?- pregunte jugando.

-Oye es mi hermanito y lo ha sido desde antes de ser tu esposo, así que te aguantas.

-Hablando en serio, me encanto todo lo que hicieron, los juegos, la decoración, los regalos, todo fue perfecto, yo no podría haberlo hecho mejor.

-Bueno, pero aun falta nuestro regalo, ¿verdad Rose?- Emmett la miro y ella sonrió cómplice.

-¿Otro?- Edward y yo nos miramos recordando la preciosa cuna que nuestros amigos nos habían regalado.

-Aja, otro.

-¿Y donde esta?- pregunto Alice algo irritada porque eso seguro era sorpresa hasta para ella.

-¡Vamos a decorar el cuarto del bebe!- dijeron los dos al mismo tiempo.

Luego de eso hubo una explosión de risas, agradecimientos y planes, hablábamos sobre colores, lugares y compras, eso hasta que notamos que alguien no se había unido a la charla, todos nos giramos a mirarla, tenía ese brillo pícaro y desquiciado en los ojos, ese que nos dice que está planeando algo macabro a lo que todos terminaríamos accediendo si la dejamos hablar.

-¡NO!

-Ni se te ocurra.

-No lo creo.

-Olvídalo.

-¿No?

Mi replica, la de Edward, Emmett, Rosalie y Jasper se dejo escuchar en ese orden relativamente, aunque la réplica de Jasper sonó mas a pregunta que a afirmación, aun era una negativa unánime y a la duende pareció no gustarle puesto que hiso ese puchero lagrimón.

-Ni siquiera les he dicho lo que es.

-No queremos oírlo Alice.

- Por favor, solo escuchen, es algo que vi en un programa de decoración, lo único que tenemos que hacer es intercambiar…

-¡CALLA ALICE!- gritamos todos al tiempo.

Aun riéndonos de su cara, nos despedimos acordando que la próxima cena seria en casa de Rosalie y Emmett, haber que otras locuras podrían suceder.

Hola a todos, como lo prometí, aquí les traigo el epilogo, espero de corazón que les haya gustado, mil gracias por sus comentarios y toda la buena onda que me enviaron… ojala que nos leamos pronto.

Un abrazo gigante.

Andremic.