Disclaimer: Nada aquí me pertenece ^ Excepto esta mini pequeñez sin mucho sentido erróneo.

A veces

-

A veces Melinda deseaba que toda esta situación nunca hubiese salido a la luz. A veces deseaba con desesperación haberse quedado callada, como lo hizo durante tanto tiempo. No soportaba más. Odiaba esas miradas lastimeras y tristes que le dedicaba todo mundo. Desesperada estaba cuando se encontraba con la mirada de su madre, tan diferente, tan triste, llena de lástima y desasosiego. Las miradas que le dedicaban sus compañeras, al pasar por los pasillos, los susurros, los silencios incómodos…

No soportaba esa lástima que sólo le hacía más y más daño, pero nadie se daba cuenta. Todos seguía mirándole, indiferentes a la rabia y sufrimiento que surgía en ella cada vez que se topaba con alguna de sus miradas. Aguantaba el impulso de gritar y decir que no necesitaba su lástima, pero sabría que ellos lo tomarían como todo lo contrario y le tendrían todavía más lástima. Tampoco soportaba esas hipocresías, esas muestras de afecto causadas por la lástima, muestras de afecto nunca antes obtenidas. Consuelos inútiles y palabras vacías, anacrónicas. No quería eso, ya no lo necesitaba, no quería arruinarlo una vez más y es por eso que se mantenía en silencio… como alguna vez hizo.

N/A: No sé si alguien vaya a leerse esto, pero si es así… gracias pues. Creo que me salió mal, pero en fin. Traté de ponerme en esa cabeza, pero supongo que no tuve mucho éxito ¬¬