Hola a todos en esta reedición de El Cañero!

Les voy a dejar la explicación para las futuras chicas que lean esto… pero si ya lo leíste sáltate hasta donde termina esta… (Si ya leíste el OS no es necesario que leas todo, solo la parte final…)

El cañero no tiene nada que ver con el caño… si no que con la caña… la de azúcar…

Omg… aquí por donde vivo se cultivan los cañaverales… ósea la caña de la que sacan el azúcar… bueno la caña se siembra como por un año o año y medio y cuando esta lista esta se quema para quitarle las hojas que son muy filosas y así los trabajadores puedan cortarla para que después una grúa con garrita las meta al camión que las transporta al ingenio… que por cierto contamina mucho… pero bueno… el punto es que a los que la cortan la caña, no se de donde salió que les llamaran "cañeros", lo curioso te todo esto es que al final de la jornada de trabajo se suben en alguno de los camiones que se quedaron vacios y así van todos en el camión… pero no es nada lindo cuando vas caminando y te comienzan a chiflar y decir "piropos" como los albañiles…

Pero terminar con un cañero es lo mas bajo que alguna chica, de por aquí y que no es tan humilde, puede caer, el punto que es que mis amigas y yo nos echamos sal unas y otras, diciéndonos, "para que termines con un cañero…" o "no comiences que te vas a casar con un cañero"… no estoy diciendo que es degradante, si no que es un trabajo como cualquier otro… y la verdad no me importaría terminar con uno de ellos, siempre y cuando haya amor ¿Qué no?

Probablemente no tengas idea de que es un surco, mas adelante lo voy a usar, pero para que sepan antes de leer y no se queden con la duda… un surco es la línea en la que siembran, así como las uvas en los viñedos y eso…

Si quieren saber más de eso… you can goglee it!

Originalmente esto iba a ser un One-Shot, pero por que ustedes lo pidieron… no, no voy a hacer secuela… voy a alargarla un par de capítulos mas…

Ya saben… en mi perfil esta la portada y algunas imágenes ilustrativas de este ahora Short-Fic…

Ok… una vez aclaro eso y para que me entiendan… como ya les dije… lo voy a hacer Short-Fic… les dejo el primer capitulo… Enjoy!

oOo

DECLAMER:Los personajes son gracia y obra de mi comadre Stephanie Meyer, el LEMMON-TRÁGICO le pertenece aquí a su servilleta…

SUMMARY: -TODOS HUMANOS- Podía ver su bien formado abdomen y como sus pectorales subían y bajaban por el esfuerzo de la respiración, el sudor hacia pequeños ríos de agua que iban limpiando un poco a su camino, miraba como las gotas se detenían en la parte que mas llamaba mi atención -LEMMON-

oOo

_- El Cañero -_

Capitulo 1: - El Cañero -

Pv. Bella

Nuevamente Marzo había llegado y era en estas fechas en las que no podía salir al patio de la casa de papá por que terminaba yo toda llena de tizne, y que decir del patio, el pasto se mezclaba con este y no había forma de limpiarlo, al menos el que se quedaba en la acera la podía limpiar con agua, pero eso no era suficiente, al poco rato estaba igual…

Justamente ese día quemaban el cañaveral que estaba enfrente de mi casa, bueno cruzando la carretera, no se por que pero siempre salía a ver las enormes paredes de fuego que se alzaban a lo largo de este, fue entonces cuando note a un chico de cabello cobrizo que me llamo la atención, estaba de espaldas también admirando el paisaje, pero volteo a verme y me quede sin aliento, tenía unos ojos verdes esmeralda que me eran imposible de no verlos, y una sonrisa torcida que adornaba su maduro rostro. Desvié la mirada para disimular mi embobamiento, pero cuando regrese la mirada el seguía mirándome, no se el por que pero un sonrojo calentó mis mejillas, esta vez no lo pude soportar y entre rápidamente a la casa, fui a tomar un poco de agua y regresar al pórtico, donde teníamos una banca, ahí me sentaría a ver como trabajaban, no era nada maravilloso, pero era curioso verlos.

Una vez que el fuego se extinguió, todos comenzaron a trabajar, me sorprendí al ver a ese chico comenzar a cortar caña, como el resto…

El sol estaba a todo su esplendor, cosa que lo hizo quitarse la camisa para quedarse en una playera de tirantes, dejándose ver sus brazos, con pocos músculos, pero se podía notar que tenía fuerza, claro que eso lo podía ver, apenas eran ocho metros de distancia. Pero conforme fueron terminando los surcos, se fue alejando mas, no se por que pero me había quedado maravillada e intrigada con ese chico, entre a casa y subí corriendo las escaleras a mi cuarto, de donde se podía ver todo, y no me notarían, enfoque mi telescopio a el.

Poco a poco se fue ensuciando toda la parte de arriba de su cuerpo, pues se había quitado la camiseta también, ahora podía ver su bien formado abdomen y como sus pectorales subían y bajaban por el esfuerzo de la respiración, el sudor hacia pequeños ríos de agua que iban limpiando un poco a su camino, miraba como las gotas se detenían en la pretina del pantalón que llevaba, y por accidente mi mirada fue a dar a el pequeño bulto que sobresalía de sus pantalones…

Dios santo… si estando normal, tenía un tamaño así, no me podía imaginar como sería cuando estuviera excitado… sacudí mi cabeza para no pensar en eso. No iba a fantasear con un cañero… todo sucio por el tizne, sus fuertes brazos por el trabajo, Santo Cristo quería ensuciarme con el, que sus manos…

-ya deja de pensar en eso Bella… -me regañe en voz alta, me estaba mojando con solo verlo, y eso no era nada bueno, no por sentirlo, si no por que me preocupaba por mi salud mental.

Volví a mirar por el telescopio, pero el ya no estaba en la mira de este, levante la mirada y el estaba corriendo entre los surcos, corrió hasta la carretera y la cruzo, me estaba dando miedo, pues nunca antes había pasado algo así, me paralice cuando comenzó a caminar en mi jardín y después lo perdí de vista, entonces el timbre sonó y yo solté un grito del susto. Corrí escaleras abajo y le abrí la puerta, pero claro en la otra mano tenía mi gas pimienta, no me iba a arriesgar por más guapo que estuviera.

-disculpa, pero un compañero acaba de tener un accidente y al parecer esta es una zona muerta, ningún celular funciona… -dijo apresuradamente- ¿podrías llamar a una ambulancia? -pregunto finalmente. No había venido con otras intenciones, eso me reconforto.

-seguro… -le dije apresuradamente, deje la puerta abierta y corrí al teléfono- puedes entrar si quieres -le grite mientras marcaba el numero.

-gracias -alcance a escuchar. Entonces la operadora contesto y le di las indicaciones para que llegara, cuando estuvo todo claro colgué un poco mas aliviada.

-listo, vienen en camino -voltee a verlo y quede atrapada por sus ojos, el verde esmeralda resaltaba de entre la negrura de la suciedad, el bronce de su cabello se había oscurecido, y a pesar de lo sucio que estaba, podía ver su abdomen bien marcado, el me sonrió.

-nuevamente gracias, hubo algo que lo asusto y se corto un poco…

-espero que no haya sido tan grave -me quede ahí parada sin saber que hacer o decir.

-eh… soy Edward… -me extendió la mano.

-soy Bella… -estaba apunto de estrechar su mano pero el la aparto.

-lo siento estoy muy sucio… -se disculpo, tratando de limpiarse en el pantalón, pero obviamente no cambiaba nada.

-no te preocupes, si quieres puedes usar el baño para limpiarte… -le mostré el baño de servicio, ese casi no lo utilizábamos, así que supuse que no había problemas, entre primero para revisar que estuviera todo en orden, a veces solía entrar a este baño en lugar de al de arriba. Pero al salir mi pie se enredo con el pequeño tapete que estaba afuera de la regadera haciéndome tropezar, Edward fue mas rápido y me atrapo pero de igual manera se tambaleo y termino cayendo, por suerte no había nada con que se golpeara.

Nuestras miradas se volvieron a cruzar, pero esta ves mientras respiraciones eran agitadas por el susto de la caída, el me sonrió y yo igual, pero lo que hice a continuación no se de donde saque valor para hacerlo. Me agache y lo bese… al principio solo presione mis labios con los suyos, pero el tomo mi barbilla para que no me separara, con una de mis manos hice el camino de su brazo a su mejilla y después a su nuca, necesitaba estar mas cerca de el, y al parecer el noto mi necesidad, por que delineo mis labios con su lengua, le permití el acceso de su lengua y un beso mas apasionado comenzó, nuestras lenguas se enredaban y batallaban para ver quien era el mas dominante, ambos probando nuestros sabores. Repentinamente un gemido salió de mi boca cuando sentí su mano en mi cintura, el se aparto de mi con la respiración agitada.

-lo siento -se disculpo.

-no tienes por que sentirlo… yo te bese a ti… -mi respiración era mas irregular que la de el, pero entones sonrió.

-ven -se levanto y me extendió la mano, no supe exactamente el por que hasta que estuve de pie y me mire al espejo, tenía manchada la cara, de lo que tanto odiaba, pero ahora era él el que me había ensuciado, aun así no pude evitar soltar un gruñido de frustración, trate de limpiarlo con la mano pero no se quito del todo, voltee a ver a Edward y estaba con esa sonrisa torcida que me quitaba el aliento, nuevamente me extendió la mano y esta vez sin dudarlo la tome, me acerco a su cuerpo y me volvió a besar, ahora nuestras estaturas complicaban un poco la situación, me puse de puntillas y el se agacho un poco, me tomo por la espalda con un brazo y con su otra mano acaricio de mi mejilla a mi espalda, provocando que un escalofrió recorriera mi cuerpo.

Pase mis manos por su nuca y apreté un poco para que se acercara mas. Bajo su mano hasta mi cintura, levanto un poco la camiseta que traía y comenzó a acariciar mi abdomen, en ese momento no pude evitar soltar otro gemido pero que fue silenciado por sus labios, los que habían formado una sonrisa, la podía sentir. Deje de aferrarme a su cabello y baje las manos a su cintura, pero esta vez yo daría el siguiente paso, pase mis manos de su espalda baja hasta sus hombros y de regreso, apretando su trasero con mis manos al final. Sentí sobre mi vientre como el pantalón se iba encogiendo, de igual manera sonreí a eso.

-Bella… yo no… estoy seguro… tu… y yo… -solo daba pequeños besos entre cada palabra.

-Edward… no me importa -le dije antes de volverlo atraer hacia mi y no dejarlo hablar mas, realmente no me interesaba a lo que el se dedicara, yo lo quería a el. Esta vez acaricie su abdomen, y me detuve en el cinturón, juguete un rato con el, hasta que nuevamente el se separo.

-¿estas segura? -me pregunto con tristeza en la mirada.

-completamente -y para que estuviera seguro tome una de sus manos y la puse encima de un pecho y nuevamente lo bese, este beso era como el de la primera vez, solo que ahora nos devorábamos con mas pación, deseo y necesidad, volví a soltar un gemido cuando Edward apretó y comenzó a masajear el pecho que tenía en su mano, esta vez ya no tenía inhibiciones hacia con el, nuestros besos, nuestras caricias, era como si ya nos conociéramos, y sin pensarlo tanto, pase mi mano por su endurecido pene que estaba debajo de su pantalón, y comencé a masajearlo, Edward gimió contra mi boca, ese sonido y el solo tocarme hacia que me mojara cada vez mas y podía notar que el estaba igual de excitado que yo.

Entonces mi exceso de ropa comenzó a molestarle, ya que en un solo movimiento ya me había quitado la camiseta y me había quedado con el brasier, el miro mis pechos con admiración y me atrajo hacia el, para poder desabrocharlo, sentí como la presión de este se iba al quitármelo, se alejo un poco para verme bien, no pude evitar sonrojarme al ver la mirada de lujuria y deseo que tenía hacia mi, me mordí el labio preocupándome por lo que pensaría de mi.

-eres hermosa -me dijo mirándome a los ojos con ternura, haciendo que nuevamente me sonrojara, el sonrió al notarlo, fue dejando besos desde mis labios, mi cuello, hasta llegar a mis senos, donde chupo uno, haciéndome jadear por la sensación tan placentera, mientras que con su mano masajeaba y pellizcaba el otro, ahí mis piernas me comenzaron a fallar, por lo que tuve que recargarme en la pared, si no caería al suelo. El siguió con eso, pero yo ya no podía mas, lo necesitaba y con gran urgencia, mi cuerpo gritaba de la necesidad. Como pude, puse mis manos en su cinturón y su pantalón y lo desabroche con trabajos haciéndolo caer al piso, Edward pataleo para quitárselo y sentí su endurecido miembro atreves de su bóxer, haciendo que otra ola descendiera en mi para el. De repente el dejo mis pechos y chille por la falta de estimulación, pero el siguió dejando besos por mi estomago, ombligo, hasta que llego al pantalón que llevaba, con la misma fiereza yo, desabrocho mi pantalón y lo bajo hasta mis tobillos, me quedaban un poco aguados por que solo levante las piernas y salieron sin tanto esfuerzo.

Con su boca mordió el cordón de mi tanga, asiéndome suspirar del deseo. Pero entonces se levanto y me acaricio la mejilla, asiendo que abriera los ojos, el me estaba viendo algo preocupado, no entendí hasta que levanto sus manos y recordé que estaba lleno de mugre, sonreí ante su gesto y sin poder evitarlo lo bese, pero solo fue algo rápido, lo jale del brazo y lo metí a la regadera, me había quedado de espalda a esta, por lo que al abrir la llave la mayoría del agua me cayó a mi.

-ew… esta fría -me queje, el solo soltó una carcajada y se cambio de lugar conmigo, poco a poco el agua fue quitando la mugre, el bronce de su cabello volvió a resplandecer y su blanca piel se volvió a notar, yo iba quitando la mugre con mi mano, dando suaves masajes a todo su cuerpo, la suciedad iba cayendo conforme mis caricias pasaban por el, levanto la mano a mi cara y me limpio la poca mugre que yo tenía.

Había limpiado todo, salvo una parte… me mordí el labio y metí la mano dentro de su bóxer, el dejo salir un jadeo cuando sintió mi mano, comencé a masajearlo, pero el bóxer Calvin Klein no me dejaba maniobrar bien y el lo notó y lo deslizo por sus piernas, dejándome acceso total a el, tal como lo había imaginado, su miembro era mas grande cuando estaba erecto, subí y baje mi mano apretando su pene, haciendo que se endureciera mas en cada movimiento, mientras que con la otra masajeaba sus testículos. Mientras que el seguía chupando, succionando, apretando y masajeando mis pechos. Nuestros jadeos comenzaron a inundar el baño, haciendo que me mojara más y no precisamente por el agua de la regadera.

-espera -dijo con la voz agitada y deteniendo mi mano, me quede estática, mientras esperaba a que dijera algo mas, pero solo se giro y cerró la llave del agua, no entendí el por que de su actitud, nuevamente me beso, ahora me acorralo contra la pared, sentí el frio azulejo en mi espalda, pero dejo de importar cuando el prácticamente rasgo mi tanga, dolió un poco pero en cuanto metió su mano entre mis piernas nuevamente las piernas me fallaron.

-estas tan mojada -me dijo con la voz ronca en mi oído.

-eso es lo que me provocas -le dije a pocos centímetros de sus labios.

Metió su mano y paso sus dedos por dentro de lo largo de mis labios, haciendo que soltara un jareo con su contacto. Con gran destreza masajeo mi clítoris haciendo que esta vez yo jadeara de placer. Poco a poco el calor fue subiendo, podía sentir sus rasposas manos dentro de mi entre pierna, masajeándome con su pulgar y dos dedos entraban y salían de mi apresuradamente.

-aaaah… Edward… -solté un gemido cuando mis paredes comenzaron a cerrase entorno a sus dedos, haciéndome liberar el calor que se había acumulado en mi vientre, ese mismo calor que hizo que perdiera el equilibrio y que Edward cargara mi peso en su mano. Sentí como su pecho estaba contra el mío, yo estaba recargada en su hombro y vi como comenzaba a chupar su mano donde mis jugos la mojaban.

Apenas me había recuperado y me solté de el, lo volví a besar y salimos de la regadera, tome su ropa y la puse en una de sus manos, el me miro extrañado y solo le sonreí, me agache un poco mas provocativamente y levante mi ropa, mire como sus ojos estaban llenos de lujuria, cosa que me hizo sonreír ampliamente, tome su mano libre y caminamos afuera del baño, estábamos desnudos a mitad del pasillo, el tenía su miembro endurecido y bien levantado, el pasaba su mirada por todo mi cuerpo, por lo que al subir las escaleras menee sugestivamente mis caderas, escuche como un gruñido salió de su pecho, lo cual volvió a enviar oleadas en mi entrepierna.

Lo guie hasta mi cuarto, donde entrando deje la ropa en el suelo y volví a besarlo mientras lo guiaba a mi cama, era mi hora de darle placer, lo tumbe en la cama y me senté a horcajadas sobre el, comencé a descender, pero el me detuvo, yo lo mire extrañada y el solo me sonrió, antes de que me volteara para ponerse encima de mi.

-usualmente soy muy paciente, pero tu Bella… haces que pierda el control… -me dijo al oído, y alzo su cabeza para ver mi cara, le sonreí maliciosamente y le di un rápido beso. Abrí mis piernas para que el se acomodara entre ellas, sentí como su pene frotaba mi entrada, haciéndome que otro gemido saliera de mi boca.

-oh Edward, te necesito… -dije contrabajos, pues el seguía jugueteando conmigo y mi pobre y palpitante vagina, pasaba su pene desde mi clítoris hasta mi vagina, estaba jugando sucio- necesito que entres en mi… pero ya -le suplique

-tu lo pediste -dijo complaciente, se coloco en mi entrada pero no entro, abrí lo ojos un poco molesta, pero el me estaba sonriendo, noto mi enojo y sacudió un poco la cabeza.- lo siento… -volvió a sonreír y sentí como su mano descendía por mi cuerpo y roso sus dedos en mi monte antes de sentir como guiaba su engrosado miembro dentro de mi. Sentí como lentamente entraba, arquee mi espalda cuando comencé a sentir un ligero dolor acompañado de un inexplicable placer.

-¿estas bien? -pregunto secándome una lagrima que se me había escapado.

-si -fue lo único que dije, el comenzó a moverse dentro de mi, lo hizo lentamente mientras mis jadeos salían de mi garganta, pero mi necesidad estaba aumentando y comencé a mover mis caderas hacia el y lo acerque mas a mi empujándolo con mis talones en sus piernas.

-oh Bella… estas tan cálida… tan… aaaah! -soltó un gemido, mientras se movía dentro de mi con fuerza. Ambos nos movíamos acompasados, el salía de mi y yo alejaba mis caderas, al entrar las alzaba para que me penetrara con mas profundidad. Nuestros besos silenciaban los gemidos que salían del otro.

Conforme nuestra necesidad fue aumentando, nuestros movimientos también. Mis senos se frotaban contra su escultural pecho, sus testículos los podía sentir aplastándose contra la parte baja de mi, mis manos rasguñaban ligeramente su espalda, después de unos segundos, comencé a sentir el calor acumulado en mi vientre, tal como la vez pasada.

-aaaah! Edward estoy cerca -dije con un sonoroso gemido.

-aguanta otro poco… -me suplico.

-Edward! -grite llena de éxtasis y placer, realmente intente no venirme pero mis paredes comenzaron a contraerse, ahora contra su pene, el calor recorrió todo mi cuerpo. Pero el no se detuvo hasta unas cuantas embestidas mas, provocándome una serie de cálidos escalofríos por todo mi cuerpo. Seguía gimiendo su nombre mientras que el finalmente grito mi nombre con el mismo éxtasis que yo, después se detuvo totalmente y con su respiración entrecortada Edward se recargo en mi hombro. Permaneció dentro de mí hasta que mis palpitaciones cesaron y su pene decayó. Al sacarlo otro gemido dejo mi garganta, y el se recostó a mi lado, me atrajo hacia el y yo me puse encima de su pecho, que se movía un poco agitado.

-aunque te suene loco… te amo -me dijo acariciándome la mejilla y mirándome con cariño.

-ya seriamos dos locos… yo también -me levante y rose sus labios con los míos. Me separe de el y me recargue nuevamente en su pecho, cerré los ojos para concentrarme el la sensación que sentía estar en su pecho, cuando un flash me sorprendió.

-¿que haces? -pregunte mirándolo, tenía mi cámara en las manos.

-no se… supongo que querrás recordar el momento… -dijo riéndose, pero no le pude contestar por que escuche la bocina del coche de mi padre.

-mi papá grite asustada, mientras me levantaba y me ponía la ropa.

-¿Qué tiene de malo? -pregunto escéptico, sentándose en la cama.

-nunca eh traído a algún chico a casa… -dije preocupada, le arroje la poca ropa que traía.

-¿Cuántos años tienes? -pregunto confundido, mientras se ponía su bóxer mojado.

-19 -dije terminándome de poner mi ropa.

-eres mayor de edad… -dijo como cosa obvia.

-lo se… pero el esta algo traumatizado… mi madre nos abandono cuando era pequeña… -me sentí triste al recordarlo.

-lo siento -se disculpo.

-no tienes por que… ella se lo pierde… -le dije besándolo rápidamente, lo tome de la mano y salimos corriendo escaleras abajo, tenía intención de sacarlo por la puerta trasera, pero cuando pase por enfrente de la puerta, el estaba de espaldas, empuje a Edward dentro del baño y lo puse detrás de la puerta mientras que hacia que limpiaba… bueno mas bien me di cuenta de que habíamos dejado un poco… bueno muy sucio todo.

-hey Bells…-saludo el recargado en el marco de la puerta.

-hola papá -lo salude dejando de limpiar la pared, donde me había recargado, ahí Edward había dejado una mano pintada.

-dios niña, pero que hiciste que quedaste toda sucia -miro con terror mi ropa, baje la vista y note que mi camiseta tenía muchas manchas de mugre.

-ah, es que estaba afuera en el patio y me caí -le dije un poco nerviosa, pero tratando de limpiar las manchas, si lo miraba a los ojos no me creería.

-deberías de tener mas cuidado… a por cierto… traje pizza -me aviso- voy a darme un baño y bajo a cenar -se dio la vuelta y lo seguí hasta donde se veían las escaleras, cuando lo perdí de vista regrese al baño, Edward se había sentado en la taza, pero la tapa estaba bajada, estaba viendo fijamente a la pared.

-no debiste de haberlo limpiado -volteo a verme con una sonrisa torcida.

-¿Por qué? -pregunte confundida, pero el solo se encogió de hombros- vamos -le susurre mientras lo jalaba del brazo. Note como el se estaba riendo, pero no le hice caso.

-adiós Bella -me dijo en la entrada después de volverme a besar.

-¿volverás? -pregunte un poco preocupada.

-a repetir lo mismo de hoy -dijo nuevamente con su sonrisa torcida, pero lo que mas me importo fue cuando dijo que volvería.

-mami, ¿cuedo ved la tedevicion un datito? -pregunto mi pequeño Edward, sacándome de mis pensamientos.

-claro mi amor… -le di un beso en la frente- pero solo un rato, tenemos que ir a sacar a pasear a Rufus* -el corrió a la televisión y la encendió en Disney Channel.

A Edward desde ese día no lo volví a ver jamás… ya habían pasado cuatro años de eso… bueno hoy se hacia exactamente cuatro años, y en nueve meses sería el cumpleaños de mi bebé…

Al principio lo había buscado en otros cañaverales, pero nadie me podía dar alguna pista de el, mas bien nadie lo conocía, así estuve en los primeros meses de mi embarazo, hasta que después de revisar mis recuerdos me lleve una gran desilusión.

Ningún cañero ganaba lo suficiente como para poder comprarse ropa de marca… y, recordaba perfectamente que eran unos Calvin Klein los que traía ese día, por lo que lo deje de buscar.

Mi padre se desilusiono totalmente de mi, cuando le tuve que decir que estaba embarazada de alguien que no conocía, tanto que me corrió de la casa, me fui a la ciudad, comencé a trabajar de secretaria, -que era lo único que podía hacer con el poco tiempo que había estado en la Universidad- en Cullen's Corporation. Así fue como salí adelante y ahora me habían promovido a asistente personal del presidente que también era el dueño de la empresa, por lo que a mi pequeño Edward no le faltaba nada, nada… salvo a su padre…

Solo tenía la vieja foto de el, pero a mi me faltaba el hombre que había entrado a la casa de mi padre ese día, el hombre al que le había entregado mi virginidad, el hombre que me había embarazado, el hombre que era el padre de mi hijo, por el que pregunto un día y yo le dije que solo nos conocimos una vez, y que esa vez solo pudimos encargarlo a el de París, pero sobre todo me hacia falta el hombre del que me había enamorado…

oOo

*Rufus: en memoria del perro gay de mi prima Jessie… (Donde quiera que este… "Te extrañamos")

Que mal plan de Edward… bueno, pero es que realmente nunca supo que fue de ella, así que pasen al siguiente capitulo!

Termine este después de tres días… me costo… bueno me quebré el coco para hacerla…, pero aquí esta finalmente!

Espero que me dejen review!

Por favor… hagan que haya valido la pena todo lo que sufrí para escribirlo… XD

Cuídenseme mucho... Bye-Bye...

3DiTh BlAcK McCarthy