Disclaimer Nada me pertenece, los personajes son de Stephenie Meyer y la historia es Ginny W31, yo solo hago la traducción.

Este capitulo, toma lugar antes del epilogo.

Ritos de pasaje

Outtake 2

Apague la luz del baño justo antes de abrir la puerta para no despertarla. Ella dormía pacíficamente, acurrucada de lado, las cobijas las había pateado y solo dormía con una playera desgastada que ella insistía en usar para dormir. Me quede viéndola dormir por un momento mientras la ligera luz de la calle y la luna que penetraba por las persianas la iluminaban. Mientras más me quedaba ahí mis ojos más se acostumbraban a la penumbra y podía verla mejor. Sin darme cuenta cruce la habitación, ya sin preocuparme en hacerlo en completo silencio. Incluso después de todo este tiempo no podía estar mucho tiempo separado de ella. De pie al lado de la cama, me senté con cuidado en la orilla, me incline y la bese en la mejilla.

Y así como temía y ansiaba, ella se movió ligeramente, con suavidad pase mis dedos por sus mejillas. "Shh. Vuelve a dormir." Le susurre.

Contuve la respiración en la espera de ver si se despertaba o volvía a quedarse dormida, susurro mi nombre y volvió a quedarse dormida. Después de otro momento salí silenciosamente de la habitación con el único sonido del clic de la puerta al cerrarla. Espero que ella pueda dormir por varias horas más. Las últimas semanas ella había estado exhausta, y había estado teniendo sueños que la despertaban a media noche. Ella necesitaba descansar lo más que pudiera. Mi madre y mi hermana estaban bajo amenaza de no llamarle este día hasta que ella lo hiciera primero. Con un poco de suerte ellas le hablarían al menos a las diez o a las once de la mañana.

Camine por el pasillo y fui a la ultima puerta antes de llegar a las escaleras, la abrí. En esta ocasión no me preocupe de ser silencioso. Por un momento considere la idea de simplemente encender la luz, pero mi hijo tenia la tendencia de despertar gruñón. "Jeremy." Le llame y lo moví ligeramente. "Vamos campeón, hora de despertarse."

Su pequeña cara se frunció, se dio la vuelta y volvió a dormirse. Suspire y volví a intentarlo. "Necesitas levantarte si quieres ver a tu abuelo Charlie. Él nos esta esperando." Le dije un poco más fuerte. "Hora de despertarse."

Jeremy nuevamente se dio la vuelta y murmuro por lo bajo. "Sueño."

Encendí la lámpara de su mesita de noche y él cerro los ojos con más fuerza. Definitivamente empezaba a despertarse. "Jeremy necesitas despertarte para que podamos irnos a pescar."

Y ese fue el truco. Mi hijo empezó a abrir ligeramente los ojos, parpadeo rápidamente varias veces y después se los tallo con las manos. "¿De pesca?" Me pregunto suavemente.

"Si campeón. Hora de cambiarse."

Saque la ropa que su madre le había preparado desde la noche anterior y lo ayude a cambiarse. Y en cuestión de pocos minutos, teníamos sus zapatos abrochados y estaba completamente despierto y afortunadamente no de malas. Aunque su emoción era igual de mala. Primero bajo saltando las escaleras de madera haciendo mucho ruido, tuve que tomarlo entre mis brazos al tercer escalón; incluso si Bella estaba profundamente dormida por primera vez en tres semanas, no creo que nadie pueda dormir con semejante ruido parecido a una estampida de elefantes. Tan pronto como llegamos abajo, Jeremy empezó a hablar tan rápido y tan fuerte sobre como pescaría el pez más grande del lago. Varias veces lo trate de callar, recordándole que su mamá estaba tratando de dormir.

Jeremy me vio ligeramente avergonzado, pero unos momentos después se le olvido y continuo tan ruidoso incluso más que antes que le llamara la atención. Tan pronto como salio del baño, le di una barra de cereal y lo lleve hacia la puerta, sin siquiera esperar a que el café terminara de hacerse. Encontraría alguna otra manera de satisfacer mi adicción a la cafeína con tal de que mi esposa pudiera dormir un poco más.

El viaje al lago era a dos horas de distancia de la casa. Mi viaje para ir a pescar era mi manera de tratar de mejorar nuestra relación con el papá de Bella. Cuando nos casamos hace un par de meses, abrí mis ojos con sorpresa al ver como Jeremy tenia tanta facilidad para llevarse con mi familia, incluso con Renee. Pero Charlie era más introvertido, y por la forma en que veía a su nieto, yo no estaba completamente seguro que lo quisiera.

En los últimos años, sabia que Bella había tratado de arreglar las cosas entre ellos, sin embargo ella siempre trataba que las cosas se hicieran a su manera. Muy raras veces fuimos a Forks donde él vivía, y nunca habíamos hecho nada con él a excepción de ir a almorzar en algún restaurante o almorzando en nuestra casa. Cuando nuestro hijo nació ella le puso su nombre en un esfuerzo de extender una rama de olivo, pero no hizo nada más que eso. Yo honestamente no estaba seguro si ella sabía como relacionarse con él. Aunque por lo que podía ver los dos eran demasiado parecidos entre si, para su propio bien.

Fue después de ver a Charlie en nuestra boda cuando veía a Bella y a Jeremy con cara de anhelo que me empecé a preguntar si él estaba esperando alguna invitación. Me acerque y hable con él. Antes de eso nuestras conversaciones habían sido breves y todas eran relacionadas sobre su hija, mi hijo y unos pocos gruñidos o cometarios sobre el trabajo. Nunca habíamos estado en buenos términos desde que nos conocimos ese día de Acción de Gracias, cuando vino al hospital y me grito por tratar mal a su hija. Y el solo pensar en ese tiempo y en como era nuestra vida me sentía mal. Yo había sido un completo idiota.

Cuando me acerque a él, Charlie parecía desconfiado, se había puesto esa mascara de brusquedad, algo que solo podía describir como algo que había creado para hacer más creíble su trabajo en la fuerza policíaca. Me desquebraje el cerebro tratando de buscar algo de que hablar con él, cuando finalmente recordé una conversación con Bella de hace unos años cuando me contó cuanto disfrutaba él irse de pesca, y le dije si le gustaría que hiciéramos un viaje de pesca él, Jeremy y yo algún día cercano. Él me respondió con un gruñido afirmativo, pero después de unas semanas, realmente pensé que no aceptaría mi oferta. Pero al menos me sentí mejor de su distanciamiento con mi familia. Parecía que Bella no era la única que no estaba dispuesta a hacer cosas extras para arreglar esa relación.

Obviamente me había equivocado con Charlie. Él llamo el miércoles preguntando si podía cobrar mi oferta.

Me detuve en un 7 Eleven a comprar un café. Los primero veinte minutos Jeremy seguía platicándome todo desde sus clases del preescolar, de cómo le haría para pescar un pez del tamaño de nuestro auto y hasta como le haría para casarse con Kirsten cuando creciera como yo. Al salir de la cuidad y que sus luces se acabaron, rápidamente se quedo callado y con mayor velocidad se quedo dormido.

El resto del viaje fue tranquilo y apague el CD de Cuentos de Vegetales (Veggie Tales) que Bella tenia en el auto y ya harto de escuchar canciones de como un pepinillo suspiraba por un cepillo de cabello

Jeremy se despertó cuando estábamos a diez minutos de distancia y la emoción y el entusiasmo que había demostrado en la mañana aumento al doble. Y para cuando me estacione al lado de la vieja camioneta roja de Charlie, Jeremy prácticamente estaba saltando en su asiento.

"¡El abuelo Charlie esta aquí!" Grito y empezó a desabrocharse él solo su cinturón y yo todavía no podía ni apagar el auto.

Jeremy no podía quedarse quieto. Él estuvo interesado en pescar lo que se llama pescar por solo diez minutos, luego se pico el dedo con el cebo y luego golpeo el suelo con el pie cuando yo trate de ayudarlo a lanzar su anzuelo. "¡lo quiero hacer yo solo!" Insistió.

Charlie me miro como si yo fuera el peor padre de la historia, y yo me calme un poco. Naturalmente estuve a un metro de Jeremy cuando lanzo por primera vez su anzuelo. La segunda vez lo lanzo más lejos y yo trate de convencerlo que lo dejara ahí, pero volvió a enrollar nuevamente el sedal y lo volvió a lanzar. La tercera vez logro enredarlo en las piernas de su abuelo, y antes de que yo pudiera decirle cualquier cosa, algo más llamo su atención, dejo caer su caña y fue a perseguir una rana.

Charlie rió entre dientes mientras desenrollaba el sedal de sus piernas y ponía el cebo en su anzuelo.

"Realmente no creo que le vaya a llamar mucho la atención la pesca." Le dije. "Si fuera tu ni me tomaba la molestia de ponerle el cebo."

"Él es igual que cualquier niño pequeño. Dejare su cebo posicionado y cuando pique algo, va estar feliz de sacarlo. Confía en mi Edward. No es el primer niño que llevo a pescar."

Yo tenía mis dudas, pero deje que continuara. Unos minutos después Charlie tenía la caña de Jeremy preparada y atorada con unas piedras para sostenerse. Él estaba sentado en una silla y me vio fijamente. "¿Necesitas que también le ponga el anzuelo a tu caña?"

Sabelotodo.

"Yo puedo gracias."

Tome la caña que me ofrecía y me puse a trabajar. No lograba armarla. Esto era ridículo y estúpido… una clase de prueba que tendría que superar para que él viera que yo si sabia lo que hacia. Cuando le dije a Charlie que fuéramos a pescar, le dije que hacia muchos años que no lo hacia pero que sabia hacerlo.

El silencio que nos rodeo mientras yo trabajaba con mi caña era incomodo. Sentí la mirada de Charlie sobre mí todo el tiempo mientras enredaba el sedal en el carrete.

"Esos son buenos nudos." Me alabo cuando termine de acomodar el anzuelo, el plomo y el sedal.

"Gracias." Me mordí la lengua para no decirle que me ganaba la vida atando las suturas y pretendí no darme cuenta que él tenia unos sedales que ya venden preparados y que los tenía a un lado de su silla. Incluso en el poco tiempo que tenía aquí sentado a solas junto al padre de Bella, empecé a entender su molestia con él. Tenia que recordarme a mi mismo que bajo ese duro caparazón, yo realmente creía que él se preocupaba profunda y sinceramente por su hija y su nieto.

El silencio siguió y mi mirada volaba entre mi caña y Jeremy que todavía exploraba en la orilla de lago por cualquier cosa que se moviera.

"Hey JC, acércate, necesito tu ayuda." Charlie lo llamo. Mire hacia su caña de pescar y vi que estaba doblada.

Charlie era la única persona que llamaba a Jeremy 'JC' Nadie más le decía así, pero sabíamos que Charlie lo hacia por que estaba orgulloso que el segundo nombre de su nieto fuera el suyo, y era su manera de reconocerlo. Hace un mes Jeremy vino conmigo y me dijo que había una canción sobre él. A Bella le encantaban los musicales y poco antes de Semana Santa, había estado escuchando 'Jesucristo Superestrella'. Jeremy escucho que cantaban la canción de JC y pensó que era genial que cantaran sobre él.

Los siguientes cinco minutos pasaron con Jeremy ayudando a su abuelo a enredar su carrete y sacar una pequeña trucha que a duras penas era de tamaño legal para llevarte a casa. Pero a mi hijo no le importaba, estaba tan emocionado y ya estaba construyendo su historia de que tan grande y pesado era el pez que tuvo que pelear contra él y casi lo arrastro al agua. Me reí con fuerza y chocamos las manos.

Diez minutos después regreso a la caza de algo que pudiera rogar para poder llevar a casa como nueva mascota, y yo seguía atrapado en silencio con mi suegro. Yo estaba realmente tentado a sacar un libro que llevaba cuando él finalmente hablo.

"Y bien, ¿cuando tu y mi hija pensaban darme las noticias sobre el nuevo bebé?"

Tuve la maldita buena suerte de que no estaba tomando nada en ese momento. Si así fuera en este momento me estaría ahogando, de todas maneras tosí y me quede viéndolo estupefacto hasta que finalmente pude farfullar. "¿Qué?"

Charlie se enderezo en su asiento y me di su mirada 'policíaca'. Reconocí la mirada e incluso a mi edad me retorcí nervioso en mi lugar. "No me digas que vas a salir con la misma mierda que la otra vez."

"No tengo ni idea de que estas hablando."

Él resoplo. "Acaso no te acuerdas de que trataste a mi hijita como si fuera una clase de-"

"Lo recuerdo, lo recuerdo." Lo interrumpí. Esta no era una plática nueva.

"Si, si claro." Gruño. Y añadió en tono gruñón. "Y no se te olvide que porto un arma."

"Creo que ya me lo dijiste antes." Me reí entre dientes; esta no era la primera vez que Charlie me decía eso y en este momento yo ya sabia que era parte de su personalidad cascarrabias.

"Sue esta haciendo una cobija."

"¿Qué?" Ese era un extraño cambio de tema.

"Ya sabes como esa que Sue le hizo a Jeremy."

Asentí. Era azul, con pelotas, bates y guantes de baseball alrededor de toda la orilla, era un meticuloso y buen trabajo.

"Empezó a hacer esa cosa un mes antes de que Bella llamara para decirme que estaba embarazada. Sue no me dijo para quien era. Me imagine que era para su hija o alguien de la reserva. Después de que llegue del trabajo el día que Bella llamo, le dije a Sue y ella me la mostró y me dijo que era para mi nieto." Hizo una pausa por un minuto, entrecerró los ojos y me miro. "Sue empezó a hacer una nueva cobija hace como dos semanas."

Moví la cabeza de un lado a otro. "Ummmm. No se que decirte."

Charlie levanto la ceja. "La cobija es rosa y con olanes."

"¡Papá! ¡Papá! ¡Mira! ¡Atrape una rana!"

Charlie resoplo como si yo hubiera planeado la distracción y giro su atención a mi hijo. "Ven aquí y muéstrasela a abuelo Charlie."

Jeremy corrió ahuecando sus manos, la tierra y el lodo manchaba sus pantalones y su playera. Levanto sus manitas hacia su abuelo y las abrió ligeramente. La rana debió de aprovechar esa oportunidad y trato de saltar, por que lo siguiente que sucedió fue la que las manos de Jeremy se abrieron y grito.

Charlie y yo reímos a carcajadas mientras Jeremy buscaba alrededor por su rana, pero no lograba encontrarla. Poco después la caña de Jeremy volvió a moverse con fuerza, así que Charlie y yo lo ayudamos a sacar su propio pescado. Este era más grande que el que había pescado con la caña de Charlie, y Jeremy estaba más emocionado que lo que había estado la primera vez.

"¡Mira que grande es! Probablemente es el pez más grande que se haya pescado en la historia. ¿Verdad que si papá?"

Por supuesto su atención con el pescado duro solo unos minutos más y regreso a cazar ranas. Sin embargo a pesar de todas las actividades yo sabía que no tardaría mucho en quejarse de aburrimiento, hambre, cansancio o de que tenía que ir al baño.

Nos quedamos pescando con Charlie hasta después de las tres de la tarde. Bella nos había empacado el almuerzo, pero yo pensé que solamente era un ligero refrigerio hasta que abrí la hielera y encontré varios sándwiches, papas fritas, bebidas y la ensalada de pasta fría favorita de Jeremy. Nos preparo tanta comidaque estaba seguro que no tendríamos hambre hasta la noche, pero como lo sospechaba Jeremy se canso y su paciencia se desvaneció.

Para disfrute de mi hijo, Charlie le enseño toda la tarde en como abrir los pescados y limpiarlos e intercambiamos hieleras. Charlie se llevo lo que quedaba del almuerzo mientras Jeremy y yo recibimos una hielera repleta de pescado. Bueno no repleta, pero si lo suficiente para alimentar a nuestra pequeña familia.

El día resulto agradable e intenso y Jeremy volvió a quedarse dormido en cuanto le abroche el cinturón de su asiento. El largo regreso a casa me dio tiempo de pensar en el día que tuve. Para un día de descanso resulto igual de ajetreado que cuando he llegado a tener todo un fin de semana de guardia en el hospital.

Cuando entre al garaje, y saque a mi hijo lo más calladamente posible para no despertarlo. Él se acomodo en mi hombro, y no se despertó. Cuando entre a la cocina, Bella levanto la vista de las verduras que estaba cortando y me sonrió, me siguió mientras llevaba a Jeremy arriba.

Tuve un breve momento de indecisión antes de acostar a mi hijo en la cama sabiendo lo sucio que estaba, pero como mi madre tenía el hábito de recordarme, no era mas que lodo y las sabanas se podían lavar. Mientras le quitaba los zapatos y los calcetines, Bella traía su pijama y entre los dos le quitamos suavemente la ropa y lo cambiamos. De puro milagro no se despertó. Bella lo cobijo, beso su frente y recogió la ropa sucia antes de salir de la habitación. Yo apague la luz y la seguí.

"¿Se divirtieron?" Me pregunto mientras abría la lavadora y metía la ropa de Jeremy y fruncía la nariz cuando el olor de pescado golpeo su olfato.

"Lo hicimos. Pero te extrañe."

Bella me miró y me sonrió, pero cuando me incline para besarla, ella levanto la mano y me detuvo. "Primero báñate."

"Tienes toda la razón." Le dije y me aleje carcajeándome. "Regreso en diez minutos."

Cuando regrese, lance mi ropa junto con la de Jeremy, encendí la lavadora y fui con Bella a la cocina. Ella esta de pie frente a la estufa friendo algo. "Había planeado algo con el pescado, pero no estaba muy segura si realmente iban a pescar algo. Y lo que traen aquí es un buen botín." Me dijo y señalo con la cabeza la hielera que estaba a un lado del fregadero.

"Tu papá dijo que si no hubiéramos pescado nada en el lago tenia planeado llevar a Jeremy a uno de esos estanques privados donde los hombres los mantienen abastecidos y cobran por cada pez que pescas."

"¿La gente hace eso?"

Me encogí de hombros. "Aparentemente."

"¿Jeremy se divirtió?"

"Le gustan las ranas."

Bella frunció la nariz. "¿Qué?"

"Ranas. Agradece que tu papa lo distrajo limpiando los pescados, por que de otra forma en este momento estaríamos pensando en donde guardar a un anfibio saltarín."

"Estoy muy agradecida." Bella se echó a reír y sacudió la cabeza mientras añadía salsa a lo que estaba friendo y apago la estufa. "Lo ultimo que necesitamos en este momento es una mascota nueva."

Estuve de acuerdo. "¿Y que hiciste hoy?" Le pregunte mientras tomaba el tazón de arroz y lo lleve hacia la mesa.

"¿Te refieres a después de que tu hermana usara llave que jamás nos regreso a las ocho de la mañana? Me desperté y grite por que ella estaba sentada en la orilla y tamborileaba los dedos contra el pie de la cama."

Alice había cuidado a Jeremy en nuestra casa cuando nosotros nos fuimos de luna de miel en Marzo; y jamás nos regreso la copia de las llaves, insistiendo que nunca se sabía cuando alguien más necesitaría entrar a la casa por alguna emergencia. Mañana a primera hora iría a su casa y se las quitaría. Me senté y gemí. "Me juro que hoy te dejaría sola y te dejaría dormir."

"Aparentemente tuvo una epifanía a las seis de la mañana que la despertó, así que se baño, se vistió fue al supermercado y vino aquí."

"¿Realmente fue una gran revelación o solo fue su excusa para venir tan temprano?" Conocía bien a mi hermana, y tenia la tendencia a se exagerada y dramática con las cosas más ridículas. No seria raro que una de sus epifanías no fuera nada más que lo que ella se le antojaba para desayunar, que lo fue por juzgar el paquete de muffins de moras azules que estaba en la esquina de la encimera.

Bella mordió su labio, ladeo su cabeza negó con la cabeza y suspiro. "Tu conoces a Alice, al final todo tiene que ver con una lista de compras."

Me carcajeé. Realmente Bella no disfrutaba de las compras, pero quería a mi hermana y le daba el gusto de acompañarla una vez cada par de meses. Y esta era la primera vez que iban desde que nos casamos. "¿No te hizo un calendario y un mapa de cómo deberías de ir de compras? ¿O lo hizo?"

"No, gracias a Dios. No tuvo tiempo por su… emmm… revelación cambio sus planes."

"¿Te hizo comprar algo que me podría interesar a mi?" La única cosa buena de que Alice arrastrara a Bella de compras era cuando la llevaba a tiendas de lencería de alta costura, amaba a mi hermana por eso.

Puso los ojos en blanco. "Ya quisieras. Sorpresivamente, ropa interior nueva, negligés o sujetadores, no estaban en la lista de tu hermana. Pero te compre algo."

Si no era lencería, entonces seria algo de electrónica. Mi mente rápidamente se imagino en que clase de artículo pasaría los siguientes días tratando de aprender a usarlo.

Juzgando por la suave risa de Bella, ella sabía exactamente en que estaba pensando.

Pasamos el resto de la cena platicando. Me dijo sobre el restaurante donde ella y Alice almorzaron, le platique sobre el día lleno de aventuras con la pesca y la caza de ranas de Jeremy. Cuando terminamos, envolví y guarde el pescado en el congelador y limpie la hielera, mientras ella lavaba los platos de la cena. Bella ya estaba bostezando mientras guardaba las sobras del arroz en el refrigerador pero como se giro rápidamente y se tuvo que sujetar de la encimera para no caerse. Me dijo que no era nada más que un pequeño mareo, pero mi preocupación creció. Había muchas cosas que podían estar relacionadas con su agotamiento, vértigo y nauseas. Y al igual que lo haría con cualquier paciente, empecé a recapitular sus síntomas en mi cabeza y con cada uno me preocupaba más. Lo primero que necesitaba hacer era un análisis de sangre. Al menos eso me daría una pista por donde seguir.

Sentí algo en mi pecho y baje la mirada para ver las manos de Bella apoyadas ahí y mirándome fijamente. "Hey." Me dijo. "¿Dónde estabas?"

Moví mis manos y acune sus mejillas, bese su frente y me debatí si decirle mis pensamientos, me incline descanse mi frente contra la suya y respire profundamente.

"¿Qué sucede?" Me susurro cuando no respondí su pregunta. "Me prometiste que no te guardarías nada para ti."

Bella se mordía el labio y por la forma en que su cuerpo estaba tenso, yo sabia que estaba nerviosa.

Me aleje solo lo suficiente para volver a besar su frente, moví mis manos hacia sus hombros y los apreté ligeramente. "Probablemente no es nada. Pero estoy preocupado por como te sientes."

Una pequeña sonrisa apareció en sus labios. "Realmente no tienes nada de que preocuparte."

Abrí la boca para discutir, pero ella puso su dedo sobre mis labios. "Déjame te doy lo que te compre hoy."

Salio de la cocina antes de que yo pudiera decirle nada más, y yo trate de sacar de mi sistema la terrible preocupación respirando profundamente. Cuando regreso después de uno minutos, dejo una bolsa en la encimera. Luego respiro profundamente y la abrió, saco algo y me lo entrego.

Mire hacia abajo a lo que me entrego, fruncí el ceño. Podía escuchar hablar a Bella. Decía algo sobre la epifanía de Alice y como una pequeña parte de ella lo sabia, pero que todavía no podía reconocerlo. Bella dijo que había estado muy enfocada en un nuevo cliente y las cosas habían estado muy agitadas desde la boda y… no se que más me dijo por que mis ojos inmediatamente se enfocaron en las palabras de la playera café que me entrego.

Otra vez papa

Cuando la volví a ver, ella se estaba mordiendo el labio, esperando por mi respuesta.

"¿Estas segura?"

Ella asintió. "Alice trajo esta mañana una bolsa repleta de pruebas caseras."

"Su epifanía."

Bella asintió.

Conociendo a mi hermanita psíquica, y que soñara sobre ello esta mañana antes de venir a acosar a mi esposa. No importaba. Solo era una de las muchas peculiaridades de mi familia, me recordé a mi mismo. "Es una niña." Le informe a Bella con una sonrisa.

"¿En serio?" Me respondió con tono burlón.

Ella se acerco más a mí y yo la rodee con mis brazos. "Ajá."

"¿Y porque estas tan seguro de eso?"

"Sue le dijo a tu papá, y él me lo dijo a mi. Solo que pensé que los dos estaban un poco locos." Le explique, riendo entre dientes por su expresión confundida. "Muy parecido a la epifanía de Alice."

"¿Por que siempre somos los últimos en enterarnos?"

"Probablemente porque nos-" Bella no me dejo terminar mi respuesta antes de jalar mi cabeza hacia la suya y besarme.

"Te amo," Me dijo varios minutos después cuando se separo.

Con sus palabras, sentí una enorme alegría y emoción bullir en mi interior. Era una emoción que no había podido disfrutar cuando ella estuvo embarazada de Jeremy, y estaba ansioso por la oportunidad de poder compartir todo con ella esta ocasión. Era un rito de pasaje, así como lo fue mi día con Charlie y Jeremy, estaba ansioso por este nuevo viaje con mi familia.

Puse mi mano en su vientre, y le susurre con reverencia. "Gracias amor." Y después de limpiar las lágrimas de felicidad que se deslizaban por sus mejillas con mi pulgar, la bese una vez más antes de seguir a mi esposa hacia nuestra habitación.

Fin…

Hola a todos: otra traducción que terminamos, muchas gracias por haberme acompañado a lo largo de estos meses, gracias por todo el apoyo que me dieron.

A todos las personas que me dejaron un review con todo gusto los conteste uno a uno, desafortunadamente lo que no tienen cuenta, me fue imposible responderles, pero gracias por tomarse la molestia de dejarme su opinión.

Esta no va a ser la ultima traducción que haga, pero me voy a tomar un tiempo para buscar un fic que me guste y que valga la pena traducir. Así que no es un adiós sino un hasta luego.

Gracias por leer.

Ale Snape Li :)

04 Marzo 2011