Advertencia: El siguiente fanfic contiene escenas de sexo explícito entre dos hombres. Si no te gusta el género, es recomendable que no sigas leyendo. Si ignoras esta advertencia, no se aceptan quejas sobre el contenido, entras bajo tu propio riesgo.


Caramelo líquido
Drabble

Yohan gimió sin ningún descaro en el oído de Haou, quien se estremeció una vez más, mientras sentía cómo el Obelisk le mordía salvajemente la oreja y lamía su cuello, enloquecido de placer.

Al de cabellos azules le excitaba sobremanera la situación, pues nadie en aquél mundo, ni en ningún otro había podido dominar jamás al frío de Haou y ahora él estaba lográndolo...

Recorrió con habilidad su espalda con las manos, arqueándolo de manera que quedara pegado a su cuerpo sudoroso, para que sintiese su erección. Esta vez le tocó gemir al castaño.

—Di "por favor"—jugueteó Yohan, volteando su barbilla levemente, para morder sus labios.

Haou entrecerró los ojos, sentía cómo se quemaba lentamente por dentro y no ayudó demasiado que Yohan acariciara su miembro esperando una respuesta, con una sonrisita sarcástica en los labios.

No quería rendirse, pero...

—Por favor—logró articular entre gemidos que se escapaban de sus labios, ya no podía aguantar más la sensación, necesitaba sentirlo dentro suyo.

Yohan se rió con ganas, pero después asintió, con la voz satisfecha. Después, se posicionó entre sus piernas y recargándose en el trono del reino, lo penetró con toda la delicadeza que le fue posible al estar loco de las ganas.

Haou gimió más alto en respuesta, sentía que no iba a poder sostenerse en pie, por lo cual se recargó en el asiento incrustado de joyas, mientras el otro rey comenzaba a moverse en un rítmico vaivén dentro suyo.

—¿Quieres más?—nuevamente la voz del de ojos color fuego rompió el casi silencio que se había instaurado—Mírame, Haou.

En un ademán que casi parecía violento, hizo que sus miradas se entrechocaran y lo que vio en los ojos color caramelo del otro lo dejó más que satisfecho.

Haou no solía mostrar sus emociones, era frío e iracundo por naturaleza, pero en esos momentos parecía estarse derritiendo, suave, sensualmente, ante él.

Lo penetró una vez más, con locura, para ver qué efecto causaba en sus ojos y volvió a ver lo mismo, una y otra vez, hasta que ya no pudo más y su mirada empezó a volverse borrosa, debido a la sensación abrumadora que lo embriagaba... ¡quería que Haou también la sintiese, quería que gritara su nombre!

Llevó su mano hasta sus piernas y empezó a acariciar su erección con rapidez, sin cuidado, mientras el frenesí que llevaban ambos aumentaba hasta puntos insospechados.

Haou terminó primero, derramando su semilla sobre la mano de Yohan, quien lo alcanzó unos segundos después, entre largos gemidos y maldiciones.

—Te... —empezó a decir Haou, pero Yohan lo detuvo.

—No lo arruines—pidió en su oído, con la voz ronca. Si oía la palabra "amar", entonces tendría que aceptar que él también estaba enamorado.

FIN.


Notas de la Autora: Otro para los retos de Abril en CemZoo. La palabra es "caramelo" y es que, dios, me morí imaginando a Haou. En el fondo creo que podría llegar a ser muy ¿buen potencial? para este tipo de fanfics, ya verán que Johan le va a quitar lo frío, mwahahahah. Espero les haya gustado, y no se hayan cansado de tanto lemon, aún les espera otro a quienes leen Imperfection. Espero críticas, comentarios, etc. Gracias por leer.

Ja ne!