Muchas veces buscamos el cariño, el apoyo y el consuelo en las personas incorrectas, en las decisiones equivocadas, en el momento inadecuado, en lugar de solo fijar nuestra vida en el amor, en escuchar nuestro verdadero ser llevándonos a vivir un Maldito Error…

Los personajes aquí presentados no me perteneces, son propiedad de la linda Naoko Takeushi, son utilizados sin fin de lucro. Esta Historia es un original adaptada para los personajes de Sailor Moon.


El día no podía ser pero según el parecer de una linda joven de largos cabellos rubios los cuales caían como una densa cascada por su espalda, recogido en media coleta con un lindo moño rojo, sus ojos azules como el mar, su piel era blanca pero con un sutil roce apiñonado.

Hacía un calor como nunca en los días de verano, el local de hamburguesas estaba a reventar y lo peor lleno de familias y niño, muchos niños corriendo, gritando, empujando y tirando papas fritas por donde se les ocurría. ¿Porque no podían ser las cosas como el local de enfrente?, la competencia número uno según su calvo y robusto jefe. Ahí si era mas divertido, las meseras utilizaban un lindo y coqueto uniforme, mientras que ellas debían usar una larga falta a los tobillos color bastante llamativo muy al estilo del nombre del local "Vaselina" y para acabar con su mala suerte ese día estrenaban accesorio "patines" unos lindos y adorables patines de cuatro ruedas que casi la dejaban sin vida debido a las papas fritas

-Serena no llega y esto está a reventar (Bufaba la chica con un par de charolas de pedidos en la manos suspirando de alivio al ver llegar a su mejor amiga de años entrar por la puerta. Una adorable jovencita, de estatura promedio al igual que su amiga, sus largos cabellos aun más Rubios y brillantes como el sol, sus ojos celestes al igual que sus cabellos resaltaban aun más su blanca piel)

-Ay lo siento Mina, se me hizo tarde... (Llego prácticamente corriendo mientras se disculpaba con su amiga) En seguida me cambio y te ayudo...

-(La escucho dejando los pedidos con rapidez para ir tras ella) La Morsa está molesta... (Dijo refiriéndose a su querido jefe) Además dijo que serian lindo los patines (Se quejo con una sonrisa sarcástica enseñándole los patines) Creo que sería mejor pedir trabajo enfrente ahí llegan los chicos lindo (Suspiro con cansancio)

-Ay otra vez con eso, ya mejor resígnate a trabajar aquí, además no es tan malo... soy buena con los patines... (Dijo haciendo mueca de resignación mientras sonreía a su amiga y llegaba al área donde se cambiaria)

-Esto no es para nosotras Sere... No me veo pasarme la vida lidiando con mocosos gritando y tratando de quitarme la vida con papas fritas... (Se sentó pesadamente en la pequeña banca) Si no fuera porque hay que pagar el alquiler...

-Esa es nuestra realidad, pero no todo es tan malo... (Suspiro con una sutil sonrisa, pero rectifico al ver toda aquella gente en espera) mmm bueno quizá debamos buscar otro tipo de trabajo ¿no crees?

-Oh... si... (Apenas termino de responder cuando fue interrumpida)

-Eiii... dejen de holgazanear que las mesas no se atienden solas niñas (Dijo con su tono de voz gracioso el jefe de ambas chicas) se acaba de ocupar la mesa 7 y 9 rápido...

-Si ya vamos... (Dijo Serena terminando de acomodarse el uniforme y girando ya con los patines puestos) quizá esto sea mas rápido...

-Mmmm... (Sonrió sutilmente Mina creyéndolo poco probable al menos para ella) Bien tomo la 7 y tú la 9... (Dijo alisando su falda, para después ver las dos mesas en cuestión) Se… Serena... (Dijo boquiabierta)

- ¿Mmm? (Dijo a modo de respuesta mientras tomaba su pequeña libreta y un lapicero)

- (Mina la codeo para que volteara a ver lo que ella veía) Chi... chi... chicos... (Dijo en voz baja y sorprendida)

-(Sonrió al escucharla y mas al ver a los dos chicos que tanto habían llamado la atención de su amiga) Mmm es verdad... ¿es mi mesa no?

-(Rodo sus ojos hacia ella viéndola con una mueca) Toda tuya, la nueve ¿no?... iré con la linda familia... (Encogió sus hombros tomando su libreta de la barra disimulando su decepción)

-Gracias... (Sonrió al ver su mueca dirigiéndose a la mesa que le correspondía)

-(Mientras tanto un par de lindos chicos conversaban esperando que les tomaran la orden) He oído que enfrente trabajan lindas chicas... y atienden rápido... (Dijo con ligera burla un alto y apuesto joven de cabello platinado de apariencia encantadoramente informal su piel blanca era como la nieve y esos hermosos y misteriosos ojos que parecían guardar un tesoro escondido, sin mencionar el hermoso y masculino timbre de voz que llamaba la atención solo de escucharlo al igual que su compañero y amigo)

-Si es verdad, pero la comida no es tan buena como aquí, este lugar me lo recomendaron, así que por algo debe ser... (Respondió a su amigo, un joven igual de apuesto, su apariencia era diferente a la de su amigo, pero algo similar en su porte seguro y seductor, su vestir era un poco más formal con su camisa adecuada a su hermoso cuerpo y esa sonrisa que seduciría hasta la última mujer de la tierra, sus cabellos azabaches enmarcaban espléndidamente su hermoso y masculino rostro, mientras sus hermosos ojos azules, dejaban helada y sin respirar con solo mirar)

-Bueno solo comamos y regresemos a la Uni... esto es demasiado familiar para nosotros... creo que ya viene... (Dijo viendo de reojo al par de meseras que se acercaban pero una de ellas se había detenido en la mesa de junto mientras la otra caminaba hacia ellos)

-Hola buenas tardes, bienvenidos, soy Serena y seré su mesera... (Saludo con una sutil sonrisa observando a los dos chicos)

-(El pelinegro apenas la vio acercarse le extendió la carta que ya estaba en la mesa) Una hamburguesa sin pepinillos y unas papas... ah y un refresco... (Dijo con seriedad viéndola de reojo, no contemplándola muy bien, se limito a ver la graciosa falda que usaba, sonriendo sutilmente)

-Por supuesto... (Dijo Serena mientras anotaba la orden, esperando a recibir la otra)

-A mi tráigame una hamburguesa con todo extra... (Devolviéndole la carta el platinado)

-En seguida... (Sonrió con cortesía para luego dirigirse a la cocina y pedir su orden)

mmm que tipos...

-(Mina venia apenas de tomar la orden cuando emparejo su andar al de su amiga) Ah y ¿qué tal? (Pregunto ya entregando su orden al cocinero)

-Mmm pues te diré... (Se encogió ligeramente de hombros) son guapos, pero quizá algo fríos...

-Oh que decepción... el de cabellos negros se ve lindo... pero el platinado de ve sexi... (Sonrió)

-(Sonrió al escuchar a Mina) Justo como a ti te gustan... (Suspiro observando al chico de cabellos azabaches) pero no se fijarían en nosotras...

-Mmm... Somos lindas y agradables... tal vez... ay por dios, eso sonó muy urgido de mi parte (Sonrió burlándose de sí misma) Será mejor dejar los pedidos (Volteo a ver la mesa de los chicos los cuales voltearon ligeramente hacia ellas) Creo que tus clientes te esperan...

-Si ya voy... (Volteo Serena a tomar la charola la cual tenía las órdenes dirigiéndose a ellos)

-¿Y qué te parecen las meseritas? (Pregunto el platinado después de haber observado a las dos jóvenes)

-Mmm... (Lo medito un poco observándolas ligeramente) si les cambiaran el uniforme estaría mucho mejor esa faldita no les va (Sonrió) pero... (Dudo aceptando un poco que estaban lindas)

-Pero... ¿que? (Al notar esa sonrisa y mirada, pues ya conocía muy bien esos gestos en su amigo)

-Pero nada... esta linda es todo... (Observo el pelinegro a su amigo) Y ¿A ti?

-Hamburguesa con extra de todo... (Murmuro Serena tomando el plato y dejándolo frente al chico de cabello plateado) Y hamburguesa sin pepinillos... (Colocándola frente al otro joven regalándole además una sutil mirada)

-Gracias... (Sonrió sutilmente el pelinegro a ella) Pero falta mi refresco...

-Ah lo siento, en seguida les traigo sus bebidas... (Sonrió apenada alejándose rápidamente)

-(Negó la cabeza sonriendo un poco) Sería bueno venir de vez en cuando... están ricas... (Respondió el pelinegro tras dar una ligera mordida a su hamburguesa)

Mina que regresaba con la charola llena tras recoger los platos y vasos de una mesa que se acababa de desocupar, decidió pasar de regreso junto a la mesa del los lindos chicos, con lo que no contaba es con el pequeño niño que pasaría corriendo junto a ella haciéndole tirara su charola sobre la mesa de los jóvenes.

-(Tras sentir el liquido de una de las bebidas derramarse sobre la mesa, solo trato de incorporarse pero sus patines resbalaron de nuevo por el liquido que ya estaba en el suelo, tirando también la Cátsup de la mesa) Lo siento... lo siento... (Se disculpo la chica tratando de arreglar el desorden)

-Pero que tonta, ¿por qué no te fijas? (Dijo sumamente molesto el platinado poniéndose de pie para evitar ensuciarse más de lo que ya estaba)

-Ay no... Puede ser esta camisa es nueva (Se quejo también el otro chico al verse empapado)

- Lo siento de verdad... permítanme... (Dijo tratando de ayudarlos a limpiar, pero no sabía por cual empezar, observándolos a los dos, para después decidirse por el que se veía mas preocupado, el guapo pelinegro) de verdad lo siento...

-No puedo creer que tengan meseras tan inútiles aquí... (Se quejo de nuevo el platinado)

-(Mina volteo a verlo con molestia) Fue un accidente y ya me disculpe, si tanto te molesta puedo pagar tu lavandería o comprarte una muda nueva... (Sugirió con seriedad)

-(El amigo del platinado solo luchaba por secar mas su camisa y no echar a perder también sus jeans)

-¿Crees que tú podrías comprar una camisa como esta?, no seas ilusa... (Dijo con burla el platinado)

-(Podía jurara que reventaría, si algo no soportaba eran los niños bonitos y creídos) Mira niño bonito el que sea una mesera y si tal vez no gane las perlas de la virgen no te da derecho a que me hables en ese tono, ya me disculpe y hasta ofrecí arreglarlo, pero si eso no te es suficiente (Tomo una servilleta arrojándosela) Gracias por venir....

-(Sonrió con ironía el joven tomándola del brazo) ¿Te das cuenta de que puedes perder tu empleo? (Dijo amenazante a ella)

-(Estaba a punto de contestarle, pero solo cerro la boca mordiendo su labio inferior de frustración y presionado su puño, odiaba admitirlo pero tenia razón y ella tenía las de perder y de verdad necesitaba el empleo) Suélteme... (Pidió en tono bajo encarándolo decididamente)

-(El pelinegro, suspiro sonriendo sutilmente, era entretenido cuando veía a su amigo en una de sus facetas molestas)

-(Mientras él sonrió triunfante soltándola con brusquedad) Ya veo... adelante... mesera... tráenos nuestros pedidos nuevamente...

-AINO... que pasa aquí.... (Dijo el jefe llegando a la mesa, provocando que la joven volteara a verlo sorprendida)

- Nada señor, un accidente pero todo está bien... (Sonrió fingidamente)

-De antemano les ofrezco disculpas jóvenes... (Dijo con pena el dueño)

-Debería tener más cuidado en el tipo de empleadas que contrata... o capacitarlas mejor... (Dijo el platinado al hombre)

-Si... esta mesa es un desastre... y nuestra comida se arruino... (Complemento el pelinegro como si hiciera falta)

- Lo siento pasen a la mesa de junto por favor otra mesera los atenderá… Serena.... (Llamo a la chica)

-Si... (Dijo la chica al llegar) Les ofrezco disculpas acompáñenme, los llevare a otra mesa...

- Vaya al menos no parece tan torpe para andar con patines... (Murmuro él platinado observando a la mesera que había arruinado su comida)

-(Mina solo vio con molestia al par de chicos dirigirse a la otra mesa) Petulante... (Murmuro mientras comenzaba a recoger el resto del desastre)

- Creo que te pasaste un poco amigo, mírala la dejaste temblando del coraje... (Dijo divertido El pelinegro a su amigo)

-En seguida les traeré sus órdenes... (Alcanzando a escuchar al joven de cabello negro)

***

-(Mina llego a la cocina dejando la charola sobre el fregadero, aun refunfuñando entre dientes) Pero que les pasa.... están locos... algún día seré mas que una "mesera" y... AH!!!... (Grito exasperada)

***

-Esa chica debe aprender cual es su lugar en la cadena social... ¿no lo crees? (Dijo con mofa el platinado)

-Jajaja... claro pero fue gracioso verte explotar con ella si estabas realmente tranquilo... (Disfruto más que divertido)

-La verdad... es que fue divertido molestarla... (Dijo con una ligera sonrisa) enojada no se ve mal...

-Jajaja.... (No pudo evitar reírse a carcajada abierta) ya se me hacia raro en que pusieras tanto esmero por molestar a alguien... Pues felicidades lograste tu objetivo, te odia y no dejara de pensar en ti en un buen rato hasta que llegue otro y la haga enojar más...

-Mmm eso no pasara... ya lo veras... (Sonrió) ¿Y tu como vas a hacer que la otra chica te recuerde?

-Digamos que tenemos estrategias diferentes (Sonrió viendo a la chica a lo lejos)

-Sí, eso lo se... pero no por eso distintas metas... (Concluyo el platinado)

-Por eso eres mi amigo... (Sonrió buscándola de nuevo sutilmente con la mirada) sabes sería divertido venir más seguido...

-Vaya que si... (Sonrió el platinado observando a la joven con cierto disimulo y un destello de seducción)

-Aquí está la nueva orden Sere... lo siento te he dado trabajo extra y soportando a esos patanes... (Dijo viendo hacia la mesa de los jóvenes)

-No te preocupes... pero no debiste ponerte así... comprendo cómo es lidiar con alguien así, pero trata de controlarte...

- Es que no soporto que se crea más solo por... por nada, porque él no es mejor persona que yo... ah me arrepiento de haberme disculpado... solo espero no ver su horrible sonrisa de satisfacción nunca más (Suspiro)

-Bueno pues ya tranquilízate, nada ganas con seguir enojada... (Suspiro tomando las ordenes) solo espero no tener que lidiar con ellos yo tampoco...

-Que ni se atrevan porque entonces si no respondo... (Respiro tranquilamente) pero mejor ve antes de que se enfaden y me hagan enfadar mas... (Sonrió para tratar de tranquilizarse más)

-De acuerdo... ahora vuelvo... (Respiro profundamente comenzando a acercarse) lamento haberlos hecho esperar... aquí están sus ordenes... (Colocando cada plato en el lugar respectivo)

-(El pelinegro volteo a verla con una ligera sonrisa) Gracias... y de verdad lamento lo de tu compañera, mi amigo se extralimito un poco, lo siento...

-No tiene porque disculparse... (Dijo con una sutil sonrisa la rubia) Todo está bien... espero que disfruten su comida...

-Muchas gracias... (Insistió galante el pelinegro sumado a una sonrisa amablemente antes de que se fuera)

-(Lentamente se alejo y estando a una distancia algo corta volteo a ver al joven con la misma sonrisa) Quizá no sea tan malo... (Llegando a la cocina)

-Listo... ¿cómo te fue?... solo dime si te dijo algo y voy a ponerlos en su lugar...

-No, tranquila (Le sonrió a su amiga para tranquilizarla) no me dijo nada, solo se disculpo en nombre de su amigo...

-¡¡¿Que hizo QUÉ?!!!... jajaja no te la creo (sonrió mas que sorprendida)

-Sí, de verdad... (Sonrío observando al joven) tal vez él no sea tan malo como su amigo...

-Porque siempre tienes tan buena suerte, siempre te tocan los chicos lindos... (Suspiro sonriendo) En fin espero que regrese de nuevo así lo vuelves a ver...

-Tal vez, pero por lo pronto creo que debemos de dejar de pensar en chicos y ponernos a trabajar... anda... ¿no quieres que el jefe se enoje mas o sí?

-Jajaja... no con el regaño de hoy basta... (Sonrío saliendo de la cocina para dejar la cuenta de la mesa que había estado atendiendo antes del percance, al retirarse los clientes los despidió amablemente volteando después a ver de reojo al par de chicos, tal vez mas específicamente a uno de ellos)

Al terminar la jornada de trabajo Mina no se escapo de la reprimenda de su jefe, diciéndole que una mas y no se tocaría el corazón al despedirla, Mina se disculpo con él de todas las maneras posibles. No lo hubiera hecho, pero necesitaba el empleo más que nunca ahora que dentro de unos días entrarían a la Universidad.

Durante él regresos a sus casas que por suerte para ambas era a un par de casas la una de la otra, Mina y Serena solo tenían cabeza para el siguiente inicio de semana, día en que irían a ver la Universidad, previo al inicio de clases.


Serena y Mina estaban felices, por fin ese día irían a conocer las instalaciones de la que sería su nueva Universidad, era una buena y prestigiada institución en Tokio y después de un arduo examen de admisión por fin estaban ahí admirando la hermosa y bien reconocida Universidad-

-¡¡¡De verdad estamos aquí!!!... Sere por fin, tanto esfuerzo valió la pena… (Suspiro con felicidad contemplando al ir y venir de estudiantes)

-Sí, y no pensé que fuera tan grande... (Dijo Serena admirando todo el lugar aun sorprendido)

-Es enorme, podría perderme... de seguro lo hare en más de una ocasión (sonrió)

-Bueno pero quizá algún chico pueda ayudarte... (Dijo Serena a su amiga con una sonrisa divertida) a ti eso se te da fácilmente...

-Jaja… si claro… ya vez tan temprano y ya burlándote de mi… eres una mala amiga… (Dijo fingiendo puchero) No soy yo la que tiene buena suerte con los chicos amables… pero espero que mi mala suerte cambie

-(Sonrió al verla así y la abrazo) Estoy segura de que tu suerte cambiara, además no siempre tengo suerte con los chicos... tienes más suerte tu que yo...

-La verdad es que somos irresistible… (Sonrió Mina correspondiendo su abrazo) solo que no hay chicos tan listos que se den cuenta… no como queremos… pero bueno no importa a partir de hoy somos Universitarias… inteligentes, decididas e independientes (Sonrió animada)

-Exacto, que mas podemos pedir ¿verdad? (Dijo en tono de broma) Bueno pues yo tengo muchas ganas de seguir conociendo, ¿me acompañas al gimnasio?, quiero ver que tan bueno es ese lugar...

-Si... solo que tengo que ir al baño (Dijo dando pequeños brinquitos) Pero según esto (Observando el mapa del campus) ¡¿está?! Por... allá... (Señalo al lado norte) Si quieres adelántate y enseguida te alcanzo, ¿te parece?

-De acuerdo, solo no te vayas a perder Mina... (Dijo soltándola comenzando a caminar)

-Como crees (Sonrió esperando que no) tu tampoco... (Mientras caminaba hacia los baños)

-No, para nada... (Respondió mientras se alejaba hacia donde Mina le había indicado)

Serena sonreía observando cada espacio que iba descubriendo hasta que llego al enorme gimnasio abriendo lentamente la puerta, asombrándose de lo equipado que estaba.

-Woau... (Serena murmuro sorprendida mientras contemplaba y veía sutilmente a los jóvenes que se ejercitaban)

Mientras tanto se encontraba por salir del gimnasio un lindo joven de ojos azules tras hacer un poco de ejercicio después de tener un par de horas libres, su cabello aun estaba húmedo por la recién ducha e iba colocándose su reloj cuando vio que venía caminando una linda joven y conocida para él, no pudo evitar sonreír simplemente al verla, acercándose poco a poco a la joven que parecía en su mundo.

-(Serena admiraba todo el lugar, parecía simplemente un sueño, imaginando que quizá ahí podría hacer cualquier cosa que quisiera)

-Sabias que no hay nada mas cautivador que una linda chica y si tiene el rostro admirado como él tuyo… más que cautivador, se vuelve irresistible… (Murmuro el chico ya detrás de ella)

-¿Eh? (Volteo asustada a ver quien le hablaba perdiendo un poco el equilibrio por girar tan rápido)

-(El pelinegro no supo cómo ni cuándo pero cuando acordó estaba ahí con ella entre sus brazos impidiéndole que cayera, contemplando que aun de cerca era más hermosa)

-(Serena se tenso cerrado los ojos esperando el golpe cuando sintió unos brazos que la rodeaban abriendo lentamente los ojos sonrojándose de ver quien la tenia abrazada) Lo... lo siento...

-Hubiera preferido un gracias (Sonrió a la joven, el cual aun no la soltaba o siquiera hacia el intento por dejar que ella lo hiciera) me debes la vida… (Haciéndole un ligero guiño)

-Gracias... (Sonrió nerviosamente reincorporándose) lamento deberte algo... (Haciendo que la soltara)

-No me debes nada... ya me lo has pagado... (Dijo con algo de picardía y coquetería soltándola definitivamente) solo ten cuidado la próxima vez o asegúrate que este cerca... (Dijo dando media vuelta y levantando la mano para despedirse, la verdad es que hubiera querido preguntarle mil cosas o simplemente acompañarla un poco más pero si estaba ahí, presentía que la volvería a ver)

-Espera... ¿Cuál es tu nombre? (Dijo ella en voz alta al ver que se alejaba)

-(Sonrió al escucharla) Te lo diré la siguiente vez… Serena… (Volteo ligeramente aun con esa sonrisa algo indescriptible) Suelo venir muy seguido por aquí…

-Sabe mi nombre... (Murmuro con una sonrisa) esperare esa siguiente vez... y gracias... (Dijo en voz alta sin dejar de verlo, emocionada fue hasta que cayó en la cuenta de porque sabía su nombre) Ay que tonta claro lo escucho cuando estuvo en la cafetería... (Suspiro manteniendo aun esa sonrisa)

-Serena… Serena… (Repetía su nombre en su interior mientras caminaba rumbo a su auto para dejar sus cosas, aun no entendiendo por que seguía con la sonrisa en sus labios si ya ni siquiera ella estaba cerca)

***

Mientras tanto Mina estaba por salir del baño, acomodando algunos mechones de su cabello dorado y ligeramente ondulado, solía ser bastante sencilla en su manera de vestir pero ese día quería algo diferente, quería empezar esa nueva etapa de su vida, ser más y esmerarse de ahora en adelante y porque no, la apariencia podría ser el inicio, pensó encogiéndose de hombros viendo su falda, las cuales no eran mucho de su agrado ya que era algo corta a su parecer o tal vez mas por ya su acostumbrada y holgada falda de mesera.

Al estar fuera inspecciono un poco el lugar viendo a unos pasos de ahí alguien familiar, sintió como su sangre se heló al reconocer aquel joven, dándose inmediatamente media vuelta para salir de ahí.

- (Daba pequeños y silenciosos pasos, como si la presa tratara de huir sin ser vista por él depredador, dando un par de pasos más para después quedarse inmóvil al escuchar aquella voz)

-Vaya, pero si es la mesera sin equilibrio... (Dijo en tono de burla el apuesto joven de cabellos platinados)

-¡¿Perdón?! (Dijo ella en tono indiferente volteando a ver al joven)

-¿Acaso eres la nueva afanadora? (Pregunto mientras se acercaba unos cuantos pasos)

-(Mina pudo jurara que vio la vena de su frente saltar, realmente odiaba a ese tipo que siempre la hacía enfadar con tan solo ver su rostro) Pues escuche que hay mucha basura por aquí y que no les caería mal una… (Sonrió con burla viendo de pies a cabeza al atractivo joven) Pero yo no recojo ese tipo de basura… así que NO…

-(Sonrió con algo de ironía y a la vez diversión) Tienes razón últimamente hay mucha basura por aquí... (Dijo viendo a la chica de arriba abajo) Pero tú ni siquiera calificas para ese trabajo...

-Ja... (Sonrió con enfado cruzando sus brazos) Vaya, entre mas hablas más insoportable resultas... no te creas tanto... tu como te llames... porque como veo, aquí estamos al mismo nivel... (Bajo sus manos colocándolas sobre sus caderas, arqueando una ceja)

-Lo estamos y no... Principiante... (Dijo con desdén pasando a un lado de ella) Nos vemos intento de patinadora... (Comenzando a alejarse de ella)

-Hasta luego... graduado de Animal... (Le dijo antes de darse vuelta al lado contrario que él se dirigía)

-(Al escucharla sonrió negando ligeramente con la cabeza) Creo que comienza a ser interesante la universidad... (Murmuro mientras continuaba caminando

-(Mientras Mina caminaba rápido buscando el dichoso gimnasio, queriendo que no le afectaran los comentarios de aquel tipo que detestaba más de lo que conocía) Como puede haber un tipo así... aunque ah, porque tiene que ser tan guapo, su mal genio acaba con todo atractivo, si sin duda... (Murmuraba tratando de convencerse a sí misma de eso)

Al llegar con Serena está emocionada le conto a quien se había encontrado, Mina sonrió incrédula, pensando que era una coincidencia bastante extraña, después de escuchar de los labios de su amiga que aquel joven era bastante amable, contrario al otro tipo, ambas concluyendo que tal vez eran compañeros de clase o algo así, era demasiada coincidencia que los dos estuvieran ahí casi al mismo tiempo por el mismo lugar. Tras terminar ligeramente su recorrido el cual interrumpieron por tener hambre, decidieron ir por algo de comer fuera de la universidad antes de prepararse para su empleo.

***

Días después de que las clases dieron formalmente inicio. Mina se encontraba en una de las bancas de la universidad, las clases de ese día habían terminado y ese día era el primero de la semana que no podría regresar con Serena a casa ya que Mina le dijo que iría por unos libros y adelantar algunos de los deberes en la biblioteca, pero no era así, solo que en su casa no se podía mostrar preocupaciones ante sus problemas, estaba angustiada y debía pensar en soluciones.

Suspiro terminando de beber la poca soda que le quedaba para después volver a suspirar cansadamente viendo aquellas notas de pagos y más pagos que tenía en sus manos.

-Esto no puede ser, cada día son más y con los ingresos no alcanza para terminar de cubrir todos los pagos (Pensó con pesadez metiendo el montón de recibos en su bolso) Creo que no hay otra opción que conseguir un trabajo extra sin que se dé cuenta mamá… ay ¿pero que podrá ser? (volvió a suspirar confundida) No quiero descuidar la Universidad, sería perfecto poder combinar ambas… (Se quedo contemplando unos segundos el paso de las nubes) ¡CLARO!…. (Se puso de pie tomando su bolso y salir casi corriendo, dirigiéndose a las oficinas de la universidad)

Tras pasar de una ventanilla a otra con las secretarias por fin tenia la persona indicada a la cual dirigirse, sonrió tratando de darse ánimos a si misma mientras leía el nombre escrito en el trozo de papel que sostenía sus manos-

-Doctor en Psicología Analítica Malaquit Kunzit… Vaya se escucha muy imponente (Sonrió de lado, mientras murmuraba sutilmente, llegando frente a la puerta de la oficina del recién nombrado, acomodo ligeramente su cabello medio recogido y aliso su blusa antes de tocar suavemente a la puerta)

-Adelante… (Dijo en tono ronco y varonil el hombre maduro de unos 37 años pero no por eso menos atractivo, al escuchar que la puerta se abrió volteo a ver su nota de apuntes pues su secretaria le dijo que una estudiante pasaría a verlo) Pase mmm… Señorita Aino ¿verdad? (Pregunto volteándola a ver con una sonrisa educada, la cual se torno algo más intensa al ver a la joven frente a sus ojos)

-Buenas tardes Dr. Kunzit (Saludo con una linda sonrisa al ver aquel hombre que pensó tendría más de una admiradora pese a sus casi cuarenta años de apariencia)

-(Él también sonrió mas desviando la mirada ante su formalidad, le daba un toque más lindo) Toma asiento por favor… (Le indico la silla frente a su escritorio) ¿Dime en que puedo ayudarte?

-Amm… (Comenzó un poco inhibida) Lo que sucede es que quería ver si usted podría ayudarme, es algo muy importante para mí…

-Pues si está en mis manos y como parte de esta institución si puedo hacerlo lo hare, ¿de qué se trata?... (Dijo él mientras observaba fijamente a la inocente joven frente a él)

-Gracias… (Sonrió esta vez evitando un poco la mirada fuerte de aquel hombre) lo que ocurre es que recién acabo de ingresar a la carrera de Psicología y… (Se detuvo un poco no era de las que estaban contando sus problemas a un desconocido, pero de verdad necesitaba ayuda urgente) Lo siento, el punto es que necesito trabajar para pagar mis estudios y mis gastos, pero no puedo conseguir otro trabajo de medio tiempo, así que pensé que por medio de la universidad podría…

-¿Recibir un apoyo o beca? (Interrumpió el hombre)

-Si… No… algo así, más bien un trabajo por parte de la universidad o complementario a mi carrera que me sirva para estar en contacto con lo que estudio y no descuidarlo, pero a la vez me ayude a aumentar mis ingresos…

-Veamos, me comentas que ya tienes un trabajo de medio tiempo… (Observo como la chica afirmo con un ligero movimiento de cabeza) Pues tenemos algunos proyectos para estudiantes, el problema podría ser que apenas eres de primer ingreso y eso lo dificulta un poco, pero déjame ver qué puedo hacer por ti… Mina, es bueno ver jóvenes trabajadoras como tu…

-Ah muchas Gracias Doctor… (Sintió como sus mejillas se ruborizaron sutilmente, al sentirse algo cohibida por esa fuerte pero atractiva mirada, prefirió retirarse) Bueno muchas gracias y con permiso Dr…

-Hasta pronto Mina, para servirte… (Se puso de pie extendiéndole la mano, la cual la joven estrecho, sintiendo su mano suave y pequeña tan frágil como una rosa y viendo como ella salía tras una ligera sonrisa) Vaya ojala vinieran a pedir mi ayuda mas alumnas como ella…(Pensó con la sonrisa en sus labios) Sin duda sería muy interesante tenerla cerca...

-Ah me tiemblan las piernas… (Pensó Mina mientras caminaba a la salida de las oficinas)Ese doctor me puso muy nerviosa, pero es guapo, bastante guapo diría yo… ah que me pasa debe doblarme la edad, eso quiere decir que podría ser mi padre(se cuestiono pensativa) Papi… (Pensó coqueta recordándolo, sonriendo pícaramente) Y tal vez está casado… mmm… si yo tuviera un marido como él mis problemas económicos se terminarían… (Dejo caer los hombros con apatía) pero tengo que limitarme a trabajar… ellos no, mis hermanitos no van a sufrir las mismas carestías que hemos pasado mamá y yo, ellos se merecen algo mejor y yo se los voy a dar me cueste lo que me cueste, por ellos vendería mi alma… (Pensó con decisión ahora solo esperando y rogando que el buen doctor le pusiera conseguir un buen empleo)

***

Casi fin de la primera semana de escuela y todo ya era explicar cómo merolicos por parte de los maestros y leer y leer sin ton ni son las hojas de los libros, lo habían escuchado, los dos primeros semestres serian más que aburridos llenos de teoría, pero no quedaba más que poner atención y luchar por no caer dormidos sobre el pupitre, Mina y Serena estaban atentas, mas Serena, hasta que el sonido de la puerta despertó a mas de unos. El profesor se acerco a la puerta, no viendo con quien hablaba, solo se escuchaba una voz seria y tranquila al otro lado, para después escucharse la del maestro-

-Señorita Serena, la solicita en la dirección… (Dijo en maestro con seriedad)

-(Se levanto extrañada pues era la primera semana y que fuera llamada a la dirección no parecía ser algo bueno) Si profesor... (Comenzando a caminar a la salida)

-(El joven sonrió con satisfacción al no haber sido cuestionado más por el maestro y esperando que la joven saliera, eran las ventajas de ser un buen estudiante y más casi egresado)

-(Al llegar a la salida se sorprendió de ver al joven que estaba en la puerta) ¿Tu?

******

Hola chicas pues aquí subiendo por primera vez un Fanic, espero que sea de su agrado, lo estamos realizando con mucho cariño y esfuerzo. Debo agradecer de manera especial a mi compañera de teclado y buena amiga Marie Winchester "Mi Cuñis" que junto conmigo esperamos brindarles una sonrisa, lagrima, bilis y muchas risas y suspiros… Ya lo verán no se arrepentirán… La patente Winchester respalda esta historia jajajaja…

Bueno pues preguntaran:

¿Quién fue por Sere al salón a librarla de su aburrimiento?

¿Qué pasara con Mina y sus problemas económicos? ¡¿El papi doctorcito podrá ayudarla y de que manera?!

¿Quiénes son estos atractivos chicos, nuestro irresistible peli negro y el hermoso platinado?...

Pues las primeras respuestas vienen en el siguiente capítulo, en cuanto al hermoso platinado e irresistible pelinegro, estamos indecisas, bueno dirán "es platinado así que es Yaten"… Ó quizá Diamante? Y que tal Saijo? Incluso porque no a aquellas que hemos visto Skip Beat el mejor malo-buenote de Reino? Seria interesante no?

Y el pelinegro de seguro es el divertido de Seiya o quizá el sexi de Darien, para este personaje tenemos presente estas dos propuestas que sin duda generara una muy difícil decisión, en la cual nosotras no pudimos terminar de decidirnos, por eso es pedimos su ayuda, plis ayúdenos, después de todo esta historia es para que ustedes la disfruten como mas les guste ;)

Me gustaría que nos ayuden a decidir… Boten y Ustedes podrán ser quienes le elijan la identidad… personajes que sin duda les encantaran ya lo verán al igual que el resto de los personajes y la historia…