¡Hola, Gente!

Otro Oneshot que le hice a mi querida aglaiacallia. Y, si ven la serie y los shippeas a ellos, creo que te va a gustar.

Disclaimer: Lie to me no me pertenece. Fue creada y producida por Samuel Baum; hecha por la FOX.

OoOoO

Es… complicado

… Torres bajó la mirada, mandándose a pensar su respuesta.

Desde que lo vio por primera vez y él le dijo que deseaba tener sexo con ella, Eli Loker se convirtió en alguien para Torres. Después de eso, él ya no podía pasar desapercibido para ella. Ese comentario, y su respuesta sobre qué tipo de amante era (donde dijo algo como "pasable") fue más que suficiente para que su segunda aseveración, (cuando Loker comentó, resignado, que lo más seguro él no estaba en su liga); fuera puesta en duda.

Él tenía su encanto, bizarro, pero encanto al fin. Y no era sólo que físicamente fuera guapo; era él. Su forma de ser. La atraía y la repelía a la vez, logrando ser atraída de nuevo con más fuerza.

La atraía, porque Loker le decía la verdad a ella, desde ese día que admitió desearla, pasando por el momento en que le confesó haber contradicho las decisiones de Foster; hasta en su mala manera de mentir en su atracción por aquella embustera africana. Con él, casi nunca era necesario tratar de descifrarlo, porque cuando mentía era muy transparente para Torres. Era, por más que supiera que tenía que tener cuidado con él, confiable.

Pero también la repelía, porque sabía y temía que esa sinceridad a la larga la heriría; con su forma de no tener filtro antes de decir lo pensaba, podría decirle cualquier cosa que, entre una pareja, era mejor callar. Loker y sus comentarios fuera de tono en el trabajo podía ser entretenido, hasteante, hasta divertidos… pero en una posible relación de pareja, ahí sí que eran valiosas las mentiras blancas.

Sin embargo, eso también la terminaba atrayendo. Sabría sin lugar a dudas que la veía sexy, que algo le gustaba, qué pensaba de la camarera, qué quería de ella, que si se le olvidaba el aniversario… sabría que si le daba un beso, quería hacerlo, y si estaba con ella, en verdad quería estarlo. Sabría que si le decía "Te amo", sería verdad.

También sabía que ella no le podría mentir en verdad, que él no lo consentiría…

Loker la atraía porque sabía que estar con él, sería la relación más real en su vida, pero la repelía porque perder eso, la heriría profundamente…

—… Sólo es una cena, no te estoy pidiendo matrimonio o algo así y, aunque sabes que deseo tener sexo contigo, eso quedará totalmente a tu discreción.

Ella lo volvió a ver, sabiendo que había estado leyendo su expresión… y de repente lo supo, al ver la de él: ojos dilatados, pómulos algo sonrosados, sonrisa verdadera. Él en verdad se sentía atraído por ella, muy atraído.

Pero tendría que esperar a que le dijera qué tanto y si era sólo en el plano sexual.

Ria era muchas cosas, pero una cobarde no.

—¿A qué hora y dónde?

La gran sonrisa que vio en Loker le dio esperanzas.