Para empezar, quiero que todo el mundo vea este video antes de leer para poder ayudarlos a guiarse… en Youtube… busquen Maid Rin y el primer video supongo, tiene subtítulos en ingles o si no busquen en Google…

.com/watch?v=vnrgc_23zDo

Es un hermoso video, del que base el fic, Rin x Len obviamente….

¿De veras podrían llegar a creer que los derechos de autor son míos?

Capitulo 6 Despierta a mi llamado.

Siento que allá muy lejos de esta estrella… alguien llora por mi, me implora que vuelva… dice que me necesita…

¿Quién es ella? ¿Porque se me hace familiar su voz?

Me da tristeza escucharla llorar… me rompe el corazón.

Abrió sus ojos lentamente para sentir un fuerte resplandor pegándole en la cara, con su mano se hizo una sombra para abrir los ojos sin molestias.

Se reclinó un poco y notó que estaba cubierto por una sabana blanca, miró en todas sus direcciones, era una gran habitación llena de camillas, delante de su camilla se encontraba Teto con un pañuelo mojado en su frente, al lato de Teto se encontraba Neru en otra camilla girando, de un lado a otro en incomodidad, al otro lado de la pelirroja se encontraba Meiko con su rostro rojo cómo cuando tomaba mucho sake.

Miró a su lado y se encontraba Gumi sudando y hablando palabras entre cortadas en sus sueños. Y a su otro lado se encontraba.

-"¡Rin!"- grité mientras me destapaba y saltaba de la camilla a toda velocidad para ponerme al lado de la rubia. Tomé su delicada y blanca mano en la mía.

-"Ah… ya has despertado"- escuché una jadeante voz decir, me giré para encontrar a una afiebrada Miku tecleando cosas en un computador. – "Luego de que te desmayaste Miki vino muy afiebrada y con tos, todas caímos enfermas… llevé a Meiko, Luka y Miki a otra habitación… ellas eran las con menos fiebre… pero creo… que ahora me esta afectando a mi"- dijo un poco mareada.

-"¿P-pero y la cura?"- pregunté exaltado.

Ella negó con la cabeza –"No la encontré…"-

Sentí mis rodillas tambalearse… y un sudor frío bajar por mi cuerpo –"¿Q-que? P-pero si debe haber algo"- presioné a la mareada Miku.

-"Hice todo lo que pude…"- cuando la computadora de miku empezó a hacer unos sonidos, Miku abrió los ojos en sorpresa y volvió a teclear. –"Tal vez… haya algo…"- dijo sonriéndole al aparato.

-"¿En serio?"- dije esperanzado

De repente me dio un dolor de cabeza terrible, escuché una voz, que me llamaba entre lágrimas.

-"¿Esta bien Len-sama?"- preguntó preocupada Miku, yo asentí con una sonrisa forzada, esos dolores de cabezas me venían ahora más seguidos y con más fuerza que antes.

-"Prosigue"- le pedí.

-"Bueno,…puede que te suene estúpido, pero hice buscar a la computadora cualquier cosa relacionada con lo que nos pasa, este sueño profundo que nos da… y puede que la cura sea… el beso del príncipe"- me miró seriamente Miku.

-"¿Qué?"- le grité cómo si delante de mi tuviera a la más demente de la loquera.

-"Piénsalo bien… cómo en el cuento de hadas de la bella durmiente… las princesas siempre son despertadas por el beso de amor del príncipe… aun que falle ¡Intentémoslo!"- dijo emocionándose y parándose de su silla para caer estruendosamente al suelo.

Me asusté, pero al tocarle la frente supe que tenía fiebre.

No me quedaba otra, me acerqué a la camilla donde reposaba Rin, la pobre estaba jadeando, miré angustiado la situación.

Me dio un poco de vergüenza besarla en frente de todas (aunque estuvieran desmayadas y delirando) por lo que puse cortinas alrededor.

Me incline y roce su rostro con mi mano, acaricié su blanca piel para luego jugar con sus mechones rubios, así de jadeante y colorada igualmente la hacía lucir hermosa. Besé su frente y apoye mis codos en la camilla para no caer enzima de ella, la observé ¿Cómo alguien podía llegar a se tan hermosa? ¿Tan gentil? ¿Tan testaruda?…. ¿Tan perfecta? Me acerqué a besar su nariz, para bajar lentamente hacia sus rosados labios, presioné mis labios en sus perfectos y carnales labios, estaban fríos, pero luego de un rato comenzaron a calentarse, sentí cómo Rin pasaba sus manos por mis hombros y empujaba más mi cabeza al beso, de un tierno beso pasó a ser algo desesperado, cuando ella empujó.

-"¡R-Ren!"- susurró jadeante con un sonrojo felizmente mientras me sonreía.

-"¡Estas bien!"- grité sorprendido que la extraña teoría de Miku terminó siendo verdad –"Encontramos la cura, ¡La cura es uno de mis besos!"- dije feliz mientras Rin se ponía blanca cómo papel.

-"¿Un beso de Ren-sama?"- preguntó atónita.

Yo asentí feliz, pero al notar su mirada preocupado mi sonrisa desapareció –"¿Qué pasa Rin? ¡Hemos descubierto la cura! ¿Por qué no estas feliz?"- le pregunté sentándome en la camilla mientras ella se sentaba también y evitaba mi mirada -"¿Rin?"-

-"N-No quiero compartir los labios de Ren-sama"- contestó completamente roja.

Yo me sonrojé también, sentí que me humeaba la cabeza.

-"Se que puede que suene egoísta… que no quiera compartir los labios de mi querido Ren-sama para darles la cura a las otras maids… p-pero… y-yo soy la única que debería…"- susurró apenada y sonrojada.

La tomé de las manos –"Rin, pase lo que pase, siempre seré tu master, de nadie más… por… por que yo te quiero mucho"- susurré sonrojado.

Rin se puso cómo un farol y apretó más fuerte mis manos, luego subí mi mirada a sus ojos, me estaba sonriendo –"Entonces, si es así… no me molestes que cures a mis maids"-

Le sonreí e iba a soltar nuestras manos tomadas para ir a terminar rápido con esta epidemia, cuando ella me agarra para que no me suelte –"¿R-Rin?"-

-"Pero antes… quiero un beso para mi Ren-sama"- susurró en mi oreja haciéndome sonrojar y besarla tiernamente de nuevo.

Después comencé con la tarea de dar la cura a las otras maids.

Me acerqué Miku que yacía en el suelo, levemente rocé mis labios con los suyos, la chica de coletas y traje de enfermera pestañeó varias veces y se sentó confundida en el suelo –"UMM… ¿Qué me pasó?"- preguntó girando sus cabeza en varias direcciones.

Lo ignoré y procedí con la siguiente, fui a la camilla de Teto y rocé mis labios con los de la pelirroja. Esta se rascó los parpados para luego dar un gran bostezo y mirarme confundida.

Caminé un poco y a su lado se encontraba Neru, me sentí extraño… tal vez por la posibilidad de que ella se despertara, mis mejillas se sonrojaron y tragué duro, lentamente me acerqué a sus labios rosa.

Neru comenzó a abrir sus ojos, estaba borroso, veía algo amarillo, luego se alejó de ella, parpadeó una vez más y ahí sonriéndole cariñosamente se encontraba Ren… cómo en todos sus sueños… con esa sonrisa de príncipe encantador.

-"¿Príncipe mío, has venido otra vez por mi?"- sonrió con dulzura Neru haciendo sonrojar a Len.

-"¿Quién yo?"- pregunté a la rubia que me miraba con cara soñadora.

La sonrisa de Neru desapareció abruptamente, ¡Esto no era otro de sus sueños con Len!, La chica se paró de un salto en la camilla espantando a Ren.

Tomó las blancas sabanas para cubrirse (aunque estaba completamente vestida -.-) totalmente sonrojada y miró a Ren con ambas cejas en un ceño fruncido y un sonrojo digno de mirar.

-"¡HENTAI!"- gritó antes de depositarle un puñetazo de lleno en la cara.

Len voló hasta chocar con la pared al lado de la camilla de Rin, quedando incrustado en la pared y lentamente despegándose de ella y desmoronándose en el piso.

Neru se tocó los labios sonrojada, ¡Se sentía tan feliz! Salió corriendo con la sabana puesta cómo toga.

Sentí que se me alía el alma del cuerpo –"Neru si que me odia… ¿Verdad Rin?"- Rin seguía mirando por donde partió la otra rubia. –"¿Rin?"-

-"Me parece que es todo lo contrario Len…"- susurró mirándome seriamente… demasiado.

Rin se levantó débilmente. –"Ve a despertar a las demás… yo tengo que ir a dormir y pensar en cosas"- susurró Rin con cierta frialdad.

Luego fui a despertar Luka, Meiko y finalmente iba a ir a besar a Gumi.

-"Mejor dejémosla así para siempre"- río Meiko –"Se ve más bonita cuando duerme que causando desastres"-

-"Meiko-nee-san"- susurró indignada LUKA _"Ignórela Len-sama, por favor despiértela"- susurró sonriente.

Me acerqué a besar levemente a Gumi, pero cuando me iba a soltar me subió en la camilla y se puso encima mío –"¡GOT YA! (te atrape)"- rió besándome y quitándome la camisa, Luka se desesperó junto a Meiko que trataban de sacarme del agarre de Gumi, pero la chica la estaba pasando tan bien que no perdía la pela.

BAANG

Gumi cayó al suelo dejando ver tras de ella a una sonriente Miku con una jeringa. –"La tranquilice, no queremos mujeres en época de apartamento en la enfermería ¿no?"- susurró mientras a Luka, Meiko y a mi nos temblaban las rodillas y corrimos del lugar.

Cuando me detuve a ver donde estaba, noté que había llegado al jardín jadeando… me dolía tremendamente la cabeza –"¿Q-Que me pasa?"- pregunté mirando mis manos borrosas.

Cuando detrás de unos pilares veo salir a una pelirroja con orejas de gato, caí al piso, no sentía mis rodillas.

-"Al parecer alguien en tu mundo te esta llamando desesperadamente,… alguien que te quiere… que nenecita que vuelvas con el"- susurró meneando su cola y acercándose a mi cara.

Un dolor punzante me atacó de repente.

-"¡Vuelve conmigo!"-

Lágrimas caen por su rostro,

-"¡Vuelve junto a mi Len!"-

Un llanto desolador.

-"Ahora la pregunta del millón… ¿Quieres irte con esa persona querida que no recuerdas… o quedarte aquí?"- sonrió maliciosamente mientras Len se desmayaba.

Perdonen la demora, es que me metí mucho en mis historias de Shaman king… y vaya que están buenas, puse sangre y sudor en ellas ^^

Reviews please ^^