Los personajes le pertenecen a la grandiosa Cassandra Clare.

Para: Flippy Skitty Black. (Porque por tu culpa me enamoré de esta saga) ¡I love you!


--

La sangre llama

--

La empujó contra la pared, pero al mismo tiempo tuvo la delicadeza de ver que a ella no le sucediera nada. Clary abrió los ojos sorprendida y sus labios se tensaron. Jace siseó algo que ella no pudo captar en todo su esplendor… pero las palabras: "¡Maldita sea!" y "hermana", prevalecieron en sus tímpanos, resonando como martillazos directos a su corazón.

Cuando Valentine había dicho que ella negaba el parentesco de Jace con él porque lo amaba… era una realidad que realmente no quería reconocer. Pero tenerlo así… con una pierna en medio de las suyas, apretando sus caderas y viéndola con esa expresión de duda y pasión en los ojos… supo que no podía seguirlo negando. A pesar de su parentesco y de lo que podrían pensar Alec, Isabelle, Luke y… Simon, ella lo amaba. Había caído rendida ante el sarcasmo y la fuerza inquebrantable de Jace Wayland. Era una tonta… una completa idiota e incestuosa mujer.

—Jace… no hagas esto. Déjame ir.

Jace la contempló un momento y le sonrió con un especial brillo en sus ojos dorados.

—¿Yo? ¿Y tú qué Clary? Tus manos están aferradas a mi espalda como si tu vida dependiera de ello.

Entonces Clary reparó que era cierto. Sus manos estaban incrustadas en la varonil espalda. Se obligó a alejar sus manos de él, pero lo único que consiguió fue elevar sus manos hasta el leonido cabello que brillaba con un tono algo platinado por culpa de la luz de la luna que se colaba por el ventanal del invernadero del instituto.

Había ido ahí porque la necesidad de mirarlo había podido más que cualquier otra cosa. Y ahora estaba atrapada entre la pared y el duro cuerpo cubierto de cicatrices y algunos cardenales. Atrapada en la espada y la pared… atrapada entre la pared y el cuerpo del hombre que anhelaba besar… su hermano.

—Jace, yo…

—Shhhh… —la calló él — Lo sé. La sangre llama.

—Sí —musitó ella antes de sentir como Jace la rodeaba con los brazos y juntaba sus labios con los de ella.

No fue como la primera vez que se habían besado… fue diferente. Fue más pasional. Enredó sus dedos en los rubios cabellos y lo juntó más a su rostro. Respiró nerviosa, el olor a jabón y hombre llenaron sus pulmones y las ansias de besarlo se hicieron más apremiantes. Deslizó su lengua y lo probó por dentro. Era delicioso.

Jace gruñó un poco y la alejó abruptamente sorprendiéndola un poco.

—Pero así como la sangre llama… la misma nos detiene. —pronunció Jace con voz queda y se alejó de Clary. Mientras se alejaba, se detuvo un momento y la vio de lejos—Sé que soy irresistible, pero tendrás que conformarte.

"Nunca cambiaria" Clary rodó los ojos y le sonrió en silencio mientras se tocaba los labios y bebía su perfecta silueta mientras él abandonaba el mismo invernadero donde se habían besado la primera vez.

¿Sería la última vez que probaría su sabor? No lo sabía. Pero estaba segura que el destino la había guiado a Jace Wayland y quería formar parte de su vida... aunque fuera como su hermana. La misma sangre corría por sus venas, así como la misma pasión corría por sus corazones. Clary se estremeció por el pensamiento y suspiró en silencio.


¿Aullidos para esta lobita Alpha?

Kokoro