Los personajes son de Stephenie Meyer y la historia original es de Kambria Rain. Tenemos su permiso para traducirla :D

Esta traducción originalmente estaba hecha por Lei-Clln.



Bella

Miré sobre el rebosante carrito de compras que tenía frente a mí. Diablos, sólo había ido a la tienda por algo de leche. Sabía quién era el responsable de esto. "Leonardo Swan, trae tu trasero para acá." Una pequeña ancianita jadeó por mi aspereza. "Lo siento."

Un pequeño enano con cabello café claro vino corriendo por el pasillo con tantas cajas de cereales como sus pequeños brazos podían cargar. Ese era mi rompecorazones de siete años. Él de alguna manera encontró espacio en el carrito para todas las cajas y me sonrió. "Tengo todo lo de mi lista. Nos podemos ir ahora."

"Déjame ver esa lista," repliqué, sosteniendo una mano en el aire mientras ponía la otra en mi cadera.

"Mamá," golpeó su sien con su dedo índice. "Todo está aquí."

"Maldito sabelotodo," gruñí.

Él alzó la mano, sacudiendo sus dedos. Resoplé y saqué un dólar de mi bolsillo y lo solté. Teníamos una regla de no maldecir que le estaba haciendo a mi hijo una fortuna. "Gracias, mamá," dijo contento.

"Sí, sí," repliqué. El agudo sonido de un niño llorando se coló en el aire. "Hora de irse," anuncié, empujando el carrito hacia la fila para pagar. Estábamos llegando al final del pasillo cuando alguien chocó su carrito con el mío.

"¿Podrías fijarte por dónde vas?" la perra soltó lo suficientemente alto como para escucharlo por encima de los gritos de la pequeña niña en su carrito.

"Que mire por dónde…" puse cara de sorpresa. " ¡Oh por Dios, esa es una idea brillante! ¡Gracias!" Sin necesidad de maldecir, el sarcasmo no me costaba nada. "Vámonos, Leo."

"Disculpa," la mujer replicó, notoriamente ofendida. Empezó a despotricar en un tono tan alto que dudo que los perros aún lo puedan oír.

Rodé mis ojos y empecé a alejarme, pero mi pequeño parecía tener otros planes. Caminó hacia el carrito de la mujer y le ofreció a la pequeña que lloraba una paleta. Él siempre tenía una o dos a la mano. "Por favor, no llores."

Ella se detuvo, sólo gimoteando un poco mientras tomaba el caramelo. Mi niño tenía súper poderes.

"Vamos Leo," dije suavemente. Esta vez me siguió. "Eres un chico bastante genial, ¿lo sabías?" Desordené su suave cabello. "Ahora, ayúdame a descargar toda esta chatarra."

Hicimos un trabajo rápido descargando el carrito, y con deslizar mi tarjeta de crédito, ya estábamos fuera de ahí. Levanté la puerta de la parte posterior de mi monstruosa camioneta y Leo me ayudó a poner todas las golosinas innecesarias en la parte de atrás. Entonces lo observé de cerca mientras empujaba el carrito hacia el lugar correspondiente.

"Por el amor de Dios, ¡¿te puedes callar?!" Oh, genial. La banshee(*) y la pobre niña que lloraba estaban afuera.

"¡No le hables de esa manera!" Un niño más o menos del tamaño de Leo le gritó.

La bestia miró al pequeño niño con fuego en sus ojos. Ella enterró sus garras en su pequeño bracito. "Tú. No. Me. Gritas."

"Déjame," gimió. "¡Me estás lastimando!"

Leo se paró junto a mí, sus ojos estaban preocupados mientras veía la escena, "¿Mamá?"

"Me importa una mierda. Quiero que tú y la pequeña mocosa se callen y entren al auto," ella prácticamente le gritó.

"Entra a la camioneta," le dije a mi hijo. Dudó, pero hizo lo que le dije.

"No puedes decirme qué hacer. ¡No eres mi madre!" El otro niño le gritó a la mujer desafiantemente.

Cuando alzó la mano para pegarle, estuve ahí antes de que ella pudiera siquiera parpadear. "Le pegas a ese niño, y yo patearé tu trasero."

"Este no es asunto tuyo," soltó. "Ethan, entra al maldito auto. Ya me encargaré de ti cuando estemos en casa." Empezó a poner sus bolsas en el maletero de su lujoso auto como si yo ni siquiera estuviera ahí.

Algo en mí reventó. La empujé con fuerza, causando que chillara y cayera dentro de la camioneta. Entonces tomé a la pequeña niña y tomé la mano de Ethan. Él estaba demasiado ocupado viendo en asombro sobre su hombro para ver hacia donde estábamos corriendo mientras yo lo jalaba. Los puse en el asiento trasero con Leo.

"¡Los cinturones! ¡Los cinturones!" La banshee se estaba levantando y, chico, estaba furiosa. Puse los seguros y arranqué.

Cuando estábamos seguros fuera del estacionamiento, la realidad de la situación me cayó de golpe. ¡Había secuestrado a un par de niños! Iba a ir a prisión o al manicomio. Por un par de minutos hubo completo silencio. Los chicos obviamente estaban tan asombrados por esto como yo lo estaba.

"Hola. Soy Leonardo Swan, y tengo siete. Pueden llamarme Leo. La dama que los secuestró es mi mamá, Bella." Déjenselo a Leo. "¿Cuál es tu nombre?"

"Soy Ethan Cullen. También tengo siete," el otro chico replicó. "Y esta es mi hermanita Sophie. Ella tiene tres."

"Uhm, Ethan," empecé, sin idea de qué hacer. Este era un territorio nuevo. Nunca antes había secuestrado un niño. "¿Puedes decirme quiénes son tus padres? Probablemente debería contactarlos." Eso parecía lo más prudente.

"Nuestro papá se llama Edward Cullen," contestó.

Edward Cullen. No me sonaba familiar. Por supuesto, Leo y yo sólo teníamos viviendo aquí una semana, pero era uno de esos pequeños pueblitos elegantes donde todos sabían los asuntos de todos. Chico, esa era una buena forma de empezar.

"¿Sabes su número telefónico?" Ethan dijo algunos números, y rápidamente los marqué en mi móvil. Esto iba a ser interesante.

Después de unos cuantos timbres, me envió al buzón de voz. "Uhm. Hola. Mi nombre es Bella Swan. Realmente no sé cómo decir esto, pero tengo a tus hijos conmigo, y estaba pensando que tal vez te gustaría tenerlos de regreso. Así que, seh… llámame." Golpeé mi frente.

Los niños estuvieron tranquilos otra vez hasta que me estacioné en mi casa. La cosa era demasiado grande para Leo y para mí, pero todas las casas en este vecindario lo eran. Estaba rodeada por un montón de gente rica o un montón de gente seriamente endeudada.

Pensé que Leo correría hacia adentro, pero él e Ethan tomaron un par de bolsas del supermercado cada uno antes de entrar. Ethan era un tierno hombrecito. Su cabello era más oscuro que el de Leo y tenía los ojos verdes. Ambos, él y su hermana, vestían como la gente elegante, así que esperaba que Leo no los ensuciara demasiado. Ya iba a tener suficientes problemas con sus padres para que eso pasara.

Noté que Sophie seguía esperando en la camioneta. Alcé mis brazos para que me dejara ayudarle a bajar sin chistar. Ella tenía los más adorables rizos rojizos y sus suaves mejillas estaban manchadas por las lágrimas.

"Día difícil, ¿eh?" Tomé el resto de las bolsas y le indiqué que me siguiera. "Creo que todos podemos tomar algo de helado."

Escuché a los chicos parlotear mientras corrían de un cuarto a otro. Supongo que Leo le estaba dando a Ethan un rápido recorrido. Rápidamente guardé las provisiones antes de girarme hacia Sophie, quien me veía inocentemente. La alcé y la senté en la encimera. "Bueno, Señorita Sophie, ¿te gustaría algo de helado ahora?"

"Sí, por favor," respondió con la voz más dulce que probablemente haya escuchado antes. Gentilmente limpié sus mejillas con mis pulgares antes de tomar todo lo que pudiéramos necesitar. "¡Chicos Sophie y yo comeremos helado, si quieren…!" Escuché sus fuertes pisadas bajando por las escaleras.

Les di a cada uno un par de bolas antes dejarlos que los decoraran ellos mismos. Había chispitas, ositos de goma, crema batida, y diferentes sabores de jarabe por todo el lugar antes de que hubieran terminado.

"¡Mamá, el papá de Ethan construye cosas! ¿No es eso genial?" dijo Leo sonriendo ampliamente.

"¿En serio?" le pregunté a Ethan.

Él asintió. "Él y mis tíos son dueños de una compañía. Construyen casas y cosas así."

Al menos no eran policías. "Eso es genial," sonreí, desordenando su cabello. Se congeló por un segundo, pero entonces me sonrió antes de seguir con su helado.

Fui por el directorio telefónico y empecé a buscar por las páginas. Construcciones Cullen estaba anunciado en grandes, letras negritas. "De acuerdo, niños, vamos a quitarles todo lo pegajoso e iremos con su papá. Estoy segura de que está enfermo de preocupación."

Leo e Ethan corrieron hacia el medio baño mientras me encargaba de las manos y mejillas de Sophie con un paño húmedo. Ella me sonrió. "Gracias, Bella."

"¿Por qué?" pregunté.

"El helado, tontita," soltó unas risitas.

"De nada. Tal vez puedas convencer a tu papi de que no deje que la policía me lleve ahora," sonreí, levantándola. "¡Vámonos chicos!"

El camino fue menos silencioso esta vez. Leo e Ethan aparentemente eran los mejores amigos ahora, y eran lo suficientemente buenos como para mantener entretenida a Sophie. Seguí las indicaciones del GPS y me detuve en el estacionamiento de la compañía, justo a un lado de una patrulla de policía. Fantástico.

Antes de que pudiera detenerlos, los chicos corrieron hacia dentro. Sophie alzó los brazos para que la levantara. "¿Lista para ver a papi?" pregunté. Ella enrolló sus bracitos alrededor de mi cuello y asintió.

Ni siquiera había llegado a la puerta con ella cuando se abrió de repente. "¡Tiene el descaro de venir hasta acá, señorita! ¿Quién demonios se cree que es?"

"Usted debe ser Edward. Le aseguro que ellos estaban más seguros conmigo que con la Niñera Loca," dije calmadamente. El guapo hombre con la cara roja que estaba frente a mí obviamente no estaba contento.

"¡No soy la maldita niñera! ¡Soy la novia de Edward!" Diosito. La banshee estaba aquí también. "¡Es ella, Eddie! Es la perra que me atacó y secuestró a los pobrecitos Ethan y Sophie." Su voz chillona causó que Sophie escondiera su rostro en mi cuello. No podía culparla, así que la sujeté más fuerte. "¡Arréstala, Jake!"

El enorme oficial comenzó a acercarse a mí, pero la puerta azotó otra vez. En serio, esto era como algo sacado de una telenovela. Una hermosa rubia salió, pero antes de que fuera más lejos, este hombre enorme como oso vino corriendo detrás de ella. "¡Rosie, espera!" Sujetó sus brazos.

"¡Suéltame Emmett! ¡Voy a matar a la perra!" gritó.

Esto se estaba volviendo ridículo. La pobre Sophie se sujetaba a mí como si se le fuera la vida en ello, así que acaricié su espalda gentilmente.

"Cálmate Rosalie," el oficial, Jake, supongo, replicó. "La voy a arrestar."

"¡No estoy hablando de ella!" gritó, forcejeando por soltarse. "¡Estoy hablando de Casey!"

Bueno, eso atrajo la atención de todos. "¿De qué estás hablando, Rosalie?" preguntó Edward, con voz mortal.

"Ethan tiene marcas de uñas en su brazo. Dijo que Casey lo había sujetado y que iba a pegarle cuando la mamá del otro niño la detuvo," dijo Rosalie entre dientes. Pareció que el enojo estaba lejos de mí por un momento.

La banshee chilló. "Eddie, seguramente tú no…"

"Entra a tu auto y aléjate de mi vista," gruñó Edward. Me dieron escalofríos. "¡Ahora!"

Otro estruendoso grito y unas llantas rechinaron mientras la loca huía del estacionamiento. Sophie agitó su mano, "Adiosito." Amaba a esa niña.

Mierda. Todos los ojos estaban sobre mí otra vez. "Así que…" aclaré mi garganta. "Si tomas a tu hija, tomaré al mío y nos iremos de aquí." Sophie apretó su agarre en mi cuello otra vez. Supongo que le agradé.

"Aprecio que haya ayudado a mis hijos," dijo Edward de mala gana, "pero pudo haberme avisado. Ethan tiene mi número. No hay excusa."

"Revisa tu correo de voz, genio," solté de vuelta. Había salvado a sus hijos del demonio, aunque también los había secuestrado, pero realmente no había sido la mala del cuento aquí.

Juro que salía humo de sus orejas, pero no me importó. Pasé a un lado de él y entré, "¡Leo!" Vino corriendo por el pasillo. "Es hora de irnos."

"Sí, mamá," hizo un mohín y fue hacia el auto conmigo detrás de él.

Ethan vino corriendo después de nosotros. "¿Bella? ¿A dónde van?"

Mierda. "Cariño, tenemos que ir a casa." Fue entonces cuando me di cuenta que Sophie seguía colgada en mi cadera. "Oh." La bajé. Ahora ambos me miraban con caritas tristes. Doble mierda. "Miren. Aquí está mi teléfono. Podría secuestrarlos otra vez, pero ahí está un enorme policía afuera que podría arrestarme. Sean buenos y nos veremos después."

Hice una salida rápida, pasando al grupo de adultos discutiendo y brinqué a mi camioneta. Leo estaba brincando y sonriendo. "¡Eso fue tan genial, mamá! ¿Podemos secuestrarlos otra vez mañana?".

Edward

"¿Dónde está ese maldito móvil?" levanté los papeles en mi escritorio, moviéndolos de un lado a otro en mi búsqueda. Lo tenía cuando llegué esta mañana, entonces en la junta con Emmett. "Emmett." Probablemente estaba en su oficina.

Avancé por el pasillo y alcancé el picaporte.

Ungh! Oh Dios… ¡Emmett!... ¡bebé!" Oh sí. Iba a necesitar cloro para mi cerebro y posiblemente comprar un nuevo móvil.

Aparentemente, el pequeño Nathaniel estaba con nuestra madre porque su mami y papi estaban trabajando en el bebé número dos en la oficina de Emmett. No debería sorprenderme. Mis hermanos disfrutaban sus tiempos libres en la oficina. Jasper usualmente hacía lo mismo hasta hace poco. Ahora estaba demasiado ocupado yendo de un lado a otro para atender los antojos de mi cuñada embarazada.

Fui a recepción. Necesitábamos contratar una nueva secretaria, pero yo no tenía la paciencia para tratar con eso. Ser el único Cullen soltero tenía sus desventajas. Tenía dos hijos y una novia, pero eso no detenía lo 'soltero y buscando'.

Después de que pasara suficiente tiempo para que Rosalie y Emmett terminaran su rapidito, decidí regresar por mi móvil. Sin embargo, me detuve cuando Casey entró corriendo por la puerta sin mis hijos.

"¡Eddie!" arrojó sus brazos alrededor mío, gimoteando en mi camisa.

"¿Casey, dónde están los niños?" pregunté, tomándola por los brazos y empujándola un poco. Podía haber sido un poco más cuidadoso con ella, pero esos niños eran mi vida.

"Eddie, una loca mujer en el supermercado me atacó. Traté de detenerla, pero me golpeó con un carrito de compras y me empujó hacia el maletero de mi carro. Ni siquiera la vi venir," divagaba histéricamente.

"¿Casey, dónde están mis hijos?" pregunté despacio.

Cerró sus ojos y sacudió la cabeza. "Se los llevó. Bebé, lo siento tanto. Sophie estaba gritando; Ethan estaba gritando. Fue tan horrible."

"¡EMMETT!" tome el teléfono y llamé a la policía.

Emmett y Rosalie llegaron corriendo al recibidor. Casey se encargó de contarles lo que había pasado mientras yo hablaba con un oficial. Él dijo que iba a mandar a alguien a revisar.

Aventé el teléfono y colapsé contra la pared. Mis hijos habían sido secuestrados. Casey trató de consolarme, pero me solté de ella. No quería ser consolado. Quería a mis hijos. Ellos estarían probablemente tan asustados, y no estaba ahí para ellos.

"Jake está aquí," dijo Emmett suavemente. Sabía que estaba enojado también.

Entre más hablaba Jacob, más enojado me ponía. Nos hizo a Casey y a mí pregunta tras pregunta sobre lo que había pasado y quién podría querer herirlos. Quería salir a buscarlos. ¿Quién sabe lo que ese psicópata les estaría haciendo? Esto tenía que ver con dinero. Pagaría lo que fuera con tenerlos de regreso. Solamente los quería de vuelta.

"¡Papá!" mi cabeza se alzó al momento en que Ethan venía corriendo con otro niño. "Este es mi amigo Leo. Se acaba de mudar desde Washington."

Rápidamente lo alcé en mis brazos. "Oh, gracias a Dios." Lo abracé con fuerza. "¿Dónde está tu hermana?"

"Papá," se quejó, avergonzado por mi muestra de afecto delante de su amigo. "Cálmate. Ella está afuera con Bella." Se lo pasé a Emmett y corrí hacia afuera, sin importarme quién me seguía.

La loca mujer estaba sosteniendo a mi niñita, y yo estaba más allá del enojo. "¡Tiene el descaro de venir hasta acá, señorita! ¿Quién demonios se cree que es?"

"Usted debe ser Edward. Le aseguro que ellos estaban más seguros conmigo que con la Niñera Loca." La mujer tenía agallas. Escuché a Casey gritar, pero estaba demasiado enojado para concentrarme en algo más que esa mujer. Cómo podía estar tan malditamente tranquila después de haber secuestrado a dos inocentes niños.

Las venenosas palabras de Rosalie me llegaron. "¡Suéltame Emmett! ¡Voy a matar a la perra!" gritó. No podía culparla. Me sentía igual, pero Jake trató de calmarla. "¡No estoy hablando de ella!" gritó, tratando de soltarse del agarre de Emmett. "¡Estoy hablando de Casey!"

Mi sangre se heló. "¿De qué estás hablando, Rosalie?"

"Ethan tiene marcas de uñas en su brazo. Dijo que Casey lo había sujetado y que iba a pegarle cuando la mamá del otro niño la detuvo," explicó.

¿Casey? ¿Casey hirió a mi hijo? Sabía que estaba temblando. Esa mujer necesitaba salir de aquí antes de que la matara por mi cuenta.

Casey se congeló a mi lado. "Eddie, seguramente tú no…"

"Entra a tu auto y aléjate de mi vista. ¡Ahora!" apreté los puños, tratando de controlarme. No podía ir a prisión por asesinato, pero estaba tentado. Deseé que Emmett hubiera soltado a Rosalie, así Casey al menos se habría ido con una patada en el trasero. Cuando se fue, me sentí un poco más relajado. Me giré de vuelta hacia la mujer con mi hija. Gracioso, ya no parecía tan psicótica ahora que sabía la verdad.

"Así que…si tomas a tu hija, tomaré al mío y nos iremos de aquí," dijo, y Sophie me sorprendió sujetándose a ella.

"Aprecio que haya ayudado a mis hijos, pero pudo haberme avisado. Ethan tiene mi número. No hay excusa." ¿En qué estaba pensando? No tenía idea de los horribles escenarios que se habían estado presentando en mi cabeza.

"Revisa tu correo de voz, genio," soltó antes de pasarme.

Me di vuelta para ir tras ella, pero Rosalie me tomó del brazo, "¿Estás loco? Esa mujer detuvo que tus hijos fueran abusados, ¿y ahora estás siendo grosero con ella? ¿Qué diablos está mal contigo?"

"Mira, lo siento. Sé que… es sólo que… Dios, Rose. Pensé que alguien estaba ahí torturándolos. No podía encontrar mi teléfono, así que nunca obtuve el mensaje." Tomé un puñado de mi cabello en frustración.

"Oh," se encogió Emmett. "Perdón por eso, hermano. Tu teléfono está en mi oficina." Se estremeció cuando lo miré. "Amigo, no te preocupes. Lo pusimos en un cajón antes de que nosotros…"

"Sé lo que pasó después, Emmett. Lo escuché." Necesitaba dejar de tomarla contra todos. Es solo que estaba tan estresado.

Escuché un chillido de llantas otra vez y la camioneta de la mujer se había ido. Bueno, eso había estado simplemente genial. Se había ido antes de que pudiera agradecerle. "¿Papi?" me agaché sobre mis rodillas y tomé a mis dos pequeños en brazos.

"Los amo demasiado." Los aparté para verlos. Ambos se veían un poco tristes. "Ethan, amigo, lamento tanto que Casey te lastimara." A él nunca le había gustado ninguna de las mujeres con las que salía, pero eso no quería decir que mereciera eso.

"Ella le estaba gritando a Sophie," susurró. "Ella estaba llorando porque teníamos hambre"

Los abracé nuevamente. "Lo siento tanto. Ella nunca te va a lastimar otra vez." Me puse de pie, cargándolos a los dos. Estaba feliz de que Ethan me dejara cargarlo a pesar de que ya se estaba haciendo tan grande. "¿Aún tienen hambre?"

"Bella nos dio algo de helado," dijo Ethan.

"Con chispitas," Sophie sonrió.

"¿Papá, puede venir Leo en otra ocasión? Él me mostró su cuarto. Quiero mostrarle el mío. Por favor." Leo debía ser el hijo de Bella.

Llevé a los niños adentro. "Ya veremos, ¿de acuerdo? Tengo que hablar con su mamá primero."

"De acuerdo," concedió. "Gracias papá."

Eventualmente, Rosalie me convenció de que soltara a los niños. Ella se los llevó a recoger a Nate y visitar a Alice. Desde que Alice no podía levantarse de la cama, insistió en que sus sobrinos y sobrina fueran para tener fiestas de pijamas para mantenerla a salvo.

"Aquí está tu teléfono," dijo Emmett, dejando mi Blackberry en mí escritorio y sonriendo como un idiota. "Tienes una llamada perdida."

Le arrojé un libro mientras salía corriendo de mi oficina. Suspiré y tomé el teléfono, marcando el correo de voz para escuchar mi nuevo mensaje.

"Uhm. Hola. Mi nombre es Bella Swan. Realmente no sé cómo decir esto, pero tengo a tus hijos conmigo, y estaba pensando que tal vez te gustaría tenerlos de regreso. Así que, seh… llámame."

Solté un bufido. Luego una risita. Antes de que me diera cuenta, estaba riendo fuertemente. Bella Swan estaba demente, pero por eso, le estaba eternamente agradecido.

Oh, qué día.


Por: Carliitha-cullen

(*) En la definición de San Google xD, Banshee es un ser sobrenatural que anuncia un mal presagio o la muerte.