ESTE FIC NO TIENE NADA DE YAOI ASI KE NO SE APUREN, SOLO TENDRA UNA QUE OTRA ESCENA VERGONZOSA PARA AMBOS PROTAGONISTAS ^^

Tres personas completamente diferentes

En este momento una sonrisa de medio lado y un brillo de triunfo adorna mi rostro, la razón es porque tengo en mis manos la carta de aceptación de la prestigiosa preparatoria Eitoku Gakuen , se preguntaran el ¿Por qué de mi felicidad? ¡Bien! Pues eso se debe a que esa preparatoria es la mejor de todo Japón, ahí solo asisten las personas más ricas del país, así que entenderán que dinero tengo de sobra, bueno más bien mi padre lo tiene de sobra pero por ser su hijo lujos no me faltan, otra cosa que se necesita para entrar a esa escuela es ser inteligente y no es por presumir pero siempre he sido muy inteligente, desde la primaria hasta la secundaria he sido el numero uno de mi clase y de la escuela e cuanto a calificaciones se trata. Y la última cosa que se necesita para ser aceptado en esa prestigiosa escuela es ser bueno en algún deporte y pues yo soy bueno en cualquier deporte pero lo que me apasiona es tenis así que soy de los mejores jugando.

Así que como se habrán dado cuenta en esa escuela solo aceptan niños ricos y prodigios, aunque hay becas y a veces llegan a aceptar a pobretones, pero digamos que no muchos plebeyos logran entrar, ya que como mencione antes debes de tener muy buenas calificaciones y ser buenos en por lo menos un deporte, y por lo que sé Eituku Gakuen solo entrega dos becas por año, así que no tengo que preocuparme porque ese lugar se infeste de pobretones.

Pero cambiando de tema y siendo sincero era de esperarse que alguien como yo fuera admitido en esa escuela después de todo soy un Uchiha y todos y cada uno de mis antepasados ha estado en esa escuela, incluso mi hermano Itachi y mi padre Fugaku estuvieron ahí, así que si yo no hubiera conseguido entrar hubiera sido la deshonra de la familia, ¡pero lo logré! y créeme si les digo que no tuve ninguna dificultad.

Yo soy un prodigio entre los prodigios, no tengo que estudiar para aprenderme algo, solo lo leo una vez y ya memorice todo el texto, es por eso que cuando presento algún examen no me es difícil contestar todas las preguntas con facilidad sin necesidad de estudiar porque con solo prestarle un poco de atención a la clase ya me aprendí todo. Y lo mismo pasa con los deporte, siempre he tenido buena condición física porque desde niño me ha gustado cualquier tipo de deportes además que todo me sale con facilidad y no tengo dificultad en practicar cualquier deporte por muy primera vez que lo haga.

Mi inteligencia y astucia es la envidia de casi todo que me conoce, pero no solo soy envidiado por eso si no que también por mi físico y no los culpo por envidiarme porque soy perfecto, tengo un cuerpo excelente y aunque sea delgado tengo músculos marcados a causa del ejercicio¡ pero no crean que soy una enorme masa de músculos! más bien diría yo que mi cuerpo tiene al musculatura exacta y perfecta, soy alto, mi piel es tan clara que llega a verse algo pálida pero por raro que parezca a mí se me ve perfecta, tengo el pelo negro azulado y mis ojos son algo rasgados y de color negro… ¡si lo sé, soy perfecto!

Siempre he tenido la mujer que quiero solo con tronar los dedos e imagino que son los genes porque mi hermano es igual en cuanto a físico solo que su carácter es muy raro, pero como decía las mujeres siempre vienen a mi idolatrándome, rogándome por salir conmigo, con solo una mirada y las tengo a mis pies o una leve sonrisa y me abren inmediatamente las piernas. Siempre he tenido ese efecto desde que entre al preescolar el sexo opuesto me ha acosado, lógicamente de niño me hartaban pero se llega a cierta edad donde las hormonas se alborotan y pues tuve necesidades, ahí fue donde empecé a interesarme por las chicas.

A lo largo de mi corta vida me ha hecho darme cuenta que la mayoría de las mujeres son una cabezas huecas, amo los retos y ninguna de ellas me ha dado el reto por conseguirla, por esa razón solo obtengo lo que quiero de ellas y me deshago de su compañía sin importarme sus sentimientos, ¡es que me desespera que sean tan huecas y solo piensen en ropa, chicos y su físico! Son tan aburridas que no tienen un tema de conversación importante, hasta ahorita no he conocido mujer que valga la pena hacerla mi novia.

Mi familia está conformada por Uchiha Fugaku que es mi padre y es dueño de la cadena de hospitales Uchiha que es una de las más grande y prestigiosa de Japón, en lo personal admiro enormemente a mi padre además que me empeño por enorgullecerlo siempre, el es una persona muy seria y algo malhumorada pero es muy inteligente y es uno de los mejores cirujanos del país, a decir verdad la mirada cansada y sabia de papás siempre me ha intimidado. Después está mi madre Uchiha Mikoto ella es una persona tierna y cariñosa, es muy expresiva y algo sensible, de esta familia es a la persona que más amo además que es a la única con la que soy algo tierno, mi madre es ama de casa y está completamente obsesionada con la cocina pero lo que más le gusta hacer es pasteles, lástima que a nadie de la familia le gustan los dulces pero yo para no ponerla triste suelo comerme de perdido una rebanada de cada uno de los pasteles que prepara. Luego sigue mi hermano Uchiha Itachi, el tiene veinte años, es universitario y estudia medicina, en cuanto a mi relación con mi hermano no es muy buena y es una de las cosas por las que agradezco que en la escuela que entrare sea un internado así ya no lo veré mas y no aguantare sus estúpidas burlas y bromas, otra cosa que odio de él es que es el orgullo y consentido de papá. Y por ultimo estoy yo, mi nombre es Uchiha Sasuke, tengo quince años y voy a entrar a primero de preparatoria, soy mujeriego, egoísta, arrogante y me encanta todo tipo de adrenalina, me fascina todo lo que lleve la palabra diversión en especial si se trata de farra y alcohol, esa razón es por la que he tenido muchos problemas con papá pero gracias a que soy el consentido de mamá es por los que siempre me salvo de mis castigos, ¡así es! Si Itachi es el consentido de papá yo lo soy de mamá y pues creo que prefiero ser el consentido de mamá porque siendo sinceros mamá domina completamente a papá, solo le hace un leve puchero y mi papá cumple todos sus caprichos, así que mientras tenga a mi defensora yo me salvo de todo castigo.

Bueno ya estuve mucho tiempo divagando así que ya es tiempo de entrar a la oficina de papá y mostrarle mi carta de aceptación para que sepa que su pequeño hijito muy pronto se ira de casa a estudiar, se que extrañare a mamá pero vendré en vacaciones así que sospecho que ella lograra vivir uno meses sin mí.


En este momento un brillo decepción está en mis ojos, la razón es porque mi padre me ha entregado una carta que llego esta mañana, ¡y es nada más y nada menos que la carta de aceptación a la escuela Eitoku Gakuen!

Se preguntaran el ¿Por qué de mi infelicidad? Después de todo cualquier persona estaría más que feliz y orgulloso por haber sido aceptado en esta prestigiosa escuela, pues esa no es mi caso y la razón es que este no es mi sueño, mi sueño es ser arqueólogo y en esa escuela no lo lograre. Yo quiero viajar por el mundo, conocer lugares nuevos, descubrí tumbas antiguas y descifrar jeroglíficos. Lo peor de todo esto es que hace unos meses conocí en la biblioteca a uno de los grandes arqueólogos del mundo su nombre es Sabaku no Kankuro, me hice muy buen amigo de él, me encantaba escuchar sus historias de sus largos viajes y nuestras platicas son fantásticas a pesar de que él sea ya un hombre adulto que fácil me gana unos veinte años, nos llevamos muy bien, hace una semana me dijo que iría a Egipto para investigar una tumba recién descubierta y me invito, eso me emociono bastante y sin pensarlo le dije que sí sin tomar en cuenta que seguramente mi padre me dirá que no.

Siempre he sido un chico callado, no hablo con casi nadie más que con mi hermana melliza que es a la única persona que quiero y la cual me conoce tal cual yo lo conozco a ella, ambos sabemos nuestro secreto y ella es la única de mi familia que conoce mi sueño, de hecho ella es la única amiga que tengo aparte de Kankuro, siempre he sido algo tímido por lo que me es difícil entablar conversaciones.

A pesar de que somos mellizos ambos somos muy diferentes aun así nos hemos llevado de maravilla. Mi hermana es menor que yo por unos cuantos minutos, ella es una rebelde que no le importa desobedecer a mis padres para conseguir lo que quiere, es hermosa, inteligente, esta algo loca pero siempre sus planes sale de maravilla, a ella no le importa lastimar a los demás para conseguir lo que quiere y eso admiro de ella, de hecho ella no quiere a nadie más que a sí misma y a mí, eso me lo revelo antes de que nos separaran. ¡Así es! Ya no estoy junto a ella, la razón es que mi padre la mando a un internado en Alemania y la razón se debe a que mi hermana se empezó a convertir en una rebelde sin causa, siempre ha sido algo traviesa y he de admitir que cuando niños siempre me obligaba a participar en sus travesuras y cuando nos descubrían ella siempre se echaba la culpa y aunque yo trataba de alegar ella me lo impedía a cualquier precio, eso me hacía sentir mal conmigo mismo, me hacía sentir un cobarde al ver como mi padre la golpeaba mientras que a mí solo me regañaban, pero ella siempre me decía antes de dormir que ella ya estaba podrida desde que nació y nunca dejaría que yo me pudriera junto con ella, y aunque me moría por decirle que si ella decía estar podrida con gusto me encetaría podrirme a su lado con tal de siempre estar juntos pero mi timidez me lo impedía.

Cuando cumplimos doce años mi hermana empeoro en cuanto a su rebeldía, siempre se la pasaba en la dirección a causa de sus peleas, trueques y porque siempre le contestaba a los maestros, mi padre estaba cada vez mas arto de ella y la golpeaba cada vez más, la gota que derrama el vaso fue una vez que mi hermana junto a unos amigos del colegio participo en un robo a una joyería y los detuvieron ahí mi padre tomo la decisión de mandarla a un internado, antes de que se fuera le pregunte porque lo había hecho si a ella dinero no le faltaba y me contesto que por simple diversión, jamás entendí eso y no creo entenderlo, la mente de ella es tan complicada tan diferente a la mía que es tan obvia, de ahí me separaron de mi hermana mandándola a otro país y a otro colegio. No miento cuando digo que le llore y le rogué a mi padre para que no la separa de mi lado, ¡si lo sé, soy débil!, pero no podía permitir que alejaran de mi a la única persona que quiero, a la única que me entiende, a la única persona que me defendía y era mi sustento, pero mi padre me golpeo, fue la primera y última vez que me ha golpeado, recuerdo que esa vez mi querida hermanita vio como mi padre me cacheteaba y no lo pensó dos veces antes de echársele encima y otra vez por mi culpa la golpeo papá y jamás dese haber visto eso, veía atemorizado como papá la golpeaba sin compasión y ella no se quejaba, en cuanto a mi otra vez fue asechado por la cobardía y mi cuerpo no se movió a causa del temor mientras que mis ojos llenos de horror y miedo veían como mi padre casi la mata a golpes, lo bueno es que uno de los empleados lo detuvo y mi pobre hermanita duro en el hospital un mes entero, mes que no me dejaron verla y lo peor es que tampoco me dejaron despedirme de ella cuando salió del hospital y rápidamente mi padre la aventó al avión que la llevaría a Alemania.

Desde que ella se fue soy más serio y mis ojos no tienen brillo ni luz, pero cuando ella viene en vacaciones mis ojos vuelven a brillar y soy más hablador ¡claro que solo lo soy con ella!

Se perfectamente que si por ella fuera se la pasaría las vacaciones en el internado donde papá la tiene desde los doce años (internado es decir mucho ya que sé a la perfección que es una escuela de adolecentes descarriados de familias adineradas) pero ella solo regresa a casa para verme y eso me hace completamente feliz.

Y no es que mi hermana sea mala más bien yo digo que la vida la ha hecho así, bueno más bien mi padre, el nunca la ha querido, desde siempre ha mostrado desprecio y asco al verla y la razón es porque le echa la culpa de la muerte de mamá, solo por el simple hecho de que cuando ella nació mi madre murió y mi padre cree que ella la mato cuando eso no es verdad, la verdad es que mamá estaba enferma y ella no podía aguantar un embarazo mucho menos un parto, pero mi padre no entiende y le echa la culpa a mi hermanita. Y aunque mi padre no sea una persona afectiva siempre se ha visto que tiene preferencia, eso se ve en la forma de vernos y tratarnos, a mí siempre me ve con orgullo en cuanto a mi hermana la ve con desprecio, el es exigente conmigo y me trata como a un hijo cuando a ella la trata como la peor de las basuras. Con el simple hecho de tratar así a mi hermana y única amiga ese hombre se ha ganado mi desprecio, pero soy tan cobarde como para enfrentarlo o hacerle ver mi desprecio hacia él.

En cuanto a mí como mencione antes soy una persona cobarde, tímida y callada, nunca en mi vida le he dado la contra mi padre. Siempre hago lo que él me pide, tengo buenas calificaciones porque me mato estudiado para complacerlo además que él se ha empeñado en tenerme los mejores maestros particulares para que me den clases después de llegar de la escuela, soy bueno en los deportes y eso siempre ha sido así porque me encanta ejercitarme y pues siempre he tenido todos y tipo de lujos porque mi padre así me ha acostumbrado, mas sin embargo a mi no me gusta para nada esta vida lujosa. Lo único que tengo en común con mi hermanita además de unos rasgos físico (casi la mayoría) es que a ambos somos muy buenos en cualquier deporte en especial el tenis, ella es inteligente sin esforzarse en cuanto yo soy inteligente porque me esfuerzo, recuerdo que cuando estudiábamos juntos ella sacaba las mejores calificaciones sin esforzarse a pesar de ser una vándala, es por eso que nunca la expulsaban de la escuela, y aunque no lo crean yo no la envidio al contrario la admiro.

Mi nombre es Haruno Gaara, soy el típico chico que no tiene amigos, el chico tímido y callado de la escuela, al que nadie conoce, el que nadie ve y el que todo el mundo piensa que es raro. Mi pequeña hermana se llama Haruno Sakura, ella es la persona que más quiero en este mundo, la persona que más admiro y la persona por la que daría mi vida porque ella fuera feliz aunque hasta ahorita no lo conseguido, más bien diría que las cosas son al revés. Y mi padre se llama Haruno Kaname, él es la persona que mas temo y odio en esta mundo, es mi muro e impedimento para ser feliz.

Como mencione hace poco soy tan débil como para oponerme a mi padre y él me ordeno que entrara a la preparatoria Eitoku Gakuen y lo hare por mi cobardía, por no tener el valor de enfrentarlo y decirle que no quiero, que mi sueño es otro, pero estoy pagando el precio de mi cobardía, no lograre mi sueño solo por ser un cobarde.


Mi nombre es Haruno Sakura, soy hija de el millonario Haruno Kaname dueño de las disqueras más famosas e importantes de Japón y parte de Europa, él es el hombre que más odio y detesto en este mundo por el simple hecho de tratarme como basura, el muy infeliz me mando a esta basura de instituto que es como un reformatorio para hijos de hombres ricos, ¡así es! Aquí es donde todas las familias de dinero mandas a las ovejas negras de la familia, aquí mandan a niños ricos con problemas psicológicos o que simplemente siempre han sido unos maleantes o unos jóvenes rebeldes muy descarriados, este lugar es para algunos un infierno pero para mí es el paraíso ¡mi paraíso! ¡Así es! Yo misma me he encargado de dominar este mugrero de instituto, aquí me respetan y me temen. La razón del como domino este lugar se debe a mi gran cerebro que supe cómo manejarlo y como controlar a la gente, yo solo uso a las personas a mi beneficio y eso me hace igual a mi padre ¡ja! ¡Valla ironía! El me odia, yo lo odio pero ambos somos iguales en cuanto a algunas cosas, de echo creo que me parezco mas a él que a mi hermano. También soy hermana melliza de Haruno Gaara, a mi hermano lo adoro, lo amo, el es mi apoyo, es el que me da fuerza de seguir adelante, es por el que lucho y daré lo que sea para que él sea feliz, algún día lo salvare de ser el títere de kaname, pero mientras no tenga edad suficiente para salir de aquí o estar a cargo de ese bastardo no podre liberar a mi hermano así que por esa razón me dedico a disfrutar la vida hasta que llegue el momento de ser mayor de edad y librarme de las cadenas que Kaname me ha puesto.

Nunca he tenido amigos, solo mi hermano era mi amigo y la única persona que quería en esta mierda de vida pero las cosas cambiaron en este instituto… ¿Quién iba pensar que aquí conocería a mis dos únicos amigos? Ellos y mi hermano son las únicas personas que quiero, son los únicos por los que metería las manos al fuego y son los únicos en quienes confió.

¿Cómo los conocí? Bien eso empezó cuando llegue a este asqueroso lugar, aquí hay de todo tipo de jóvenes en cuanto rebeldía se trata, incluso creo que hasta uno que otro asesino hay. A decir verdad cuando vi por primera vez este lugar y las personas que habitaban en el me atemorice, porque el que todos sean niños ricos no significaba que fueran mimados al contrario la mayoría eran personas sin sentimientos o que no le temen a nada, pero a pesar de estar asustada yo mostraba indiferencia y frialdad al verlos al igual que ellos a mí, me hacia la chica dura y siempre estaba sola, hasta que un día se me acerco un chico rubio de ojos azules que sinceramente me dio algo de miedo al principio porque tenía unos extraños tatuajes en las mejillas y varias perforaciones en la ceja izquierda y labio, pero tenía una mirada traviesa y juguetona, él se me acerco mostrando una agradable sonrisa zorruna y yo lo miraba con frialdad e indiferencia, recuerdo que ese día estaba yo comiendo en la cafetería y él se sentó a mi lado pero no hablo y así estuvimos todos los días, el se sentaba frente a mí en la cafetería y en clases empezó a sentarse a mi lado, no hablábamos hasta que paso un mes y él me dijo su nombre y también dijo que ya sabía el mío, yo no le decía nada ni siquiera lo miraba solo me dedicaba a comer mientras él se la paso contándome su vida y porque estaba en esta escuela, es como me entere que sus padres murieron y era huérfano, así que su tío Danzon se hizo cargo de él, pero el tío lo golpeaba y humillaba además que solo se hacía cargo de él para quedarse con el dinero de su familia, también me conto que el siempre fue muy bueno en todo lo que tenga que ver con computadoras, las entendía perfectamente y cuando cumplió diez años comenzó a jaquear las cuentas de su tío para robarle el dinero que el mismo tío le robaba a él, el tal Danzon se dio cuenta y lo mando aquí encerrándolo, aun así me conto que no le importaba estar aquí ya que desde la computadora que tiene aquí le sigue robando dinero a su tío.

Paso el tiempo y él seguía hablándome de cualquier cosa y yo seguía ignorándolo pero si lo escuchaba mas nunca le hablaba de mí, me fui dando cuenta que era un chico demasiado imperativo pero muy idiota además de ser un completo mujeriego y depravado, y sin darme cuenta me fue cayendo bien, me fui acostumbrando a su compañía ¡así es! Llegue a considerar a Uzumaki Naruto mi amigo. Pasamos un par de meses así el platicando y yo solo escuchándolo hasta que un día que estaba acostada en mi recamara (lo que más amo y agradezco de este instituto es que las habitaciones de cada uno son individuales) me puse analizar las cosas, me estaba dando cuenta que necesitaba diversión, que mi vida se había vuelto monótona y aburrida, que esta escuela estaba consiguiendo lo que Kaname quería "hacerme una marioneta y hacer mi vida aburrida" y yo no permitiría eso, pero para lograr divertirme en este asqueroso lugar tenía que controlarlo en las sombras, sabía que tenía el cerebro para conseguirlo pero necesitaría ayuda y Naruto seria de bastante ayuda con sus conocimientos en cuanto computadoras y programas. Así que al día siguiente hable con Naruto sorprendiéndolo, primero le conté mi vida y el a pesar de ser imperativo y nunca lograr callarse me escucho en silencio, después le conté mi plan y nada mas acabe de explicarlo y él acepto emocionado y eufórico, le dije que necesitaríamos ayuda, que necesitaríamos a alguien que conociera perfectamente los movimientos de esta escuela y que fuera una persona que supiera manipular y nada mas acabe mi descripción cuando Naruto me dijo que conocía la persona indicada y que me esperaba a media noche en los patios traseros de la institución.

Llego el anochecer y yo me reuní con Naruto, él me llevo hasta los sótanos de la escuela donde guardan puro material y cosas así, llegamos a un pequeño cuarto que era custodiado por un chico grandote e intimidante además que era varios años mayor que nosotros, Naruto le dijo una especie de clave y el tipo asintió y le abrió la puerta, me sorprendí al ver varios estudiantes alrededor de una mesa, en cuanto nos acercamos vi a una joven de mi edad ósea doce años cabellos largo color negro y unos hermosos y gatunales ojos color miel, he de admitir que era una chica hermosa y tenia rostro de inocencia, ella estaba sentada tras la mesa jugando cartas con dos tipos más, la chica los miraba atenta y burlona a sus contrincantes, sorprendida vi como ella les ganaba fácilmente en las cartas y los chicos algo decepcionados le pagaban una suma muy grande de dinero. Cuando los chicos se pusieron de pie suspirando derrotados ella nos vio a Naruto y a mi haciéndola sonreír de medio lado cosa que me molesto pero solo le mostré indiferencia. Cuando vi los ojos de la chica note un brillo de astucia e inteligencia cosa que me intereso, entendí perfectamente porque Naruto me llevo con ella, con lo que pude observar ella sabia manipular y controlar a las personas manejándolas a su beneficio al igual que yo, también se ve que sabe los movimientos de aquí ya que también me di cuenta que no es la primera vez que hace esto de las apuestas clandestinas, incluso tiene un guardia que cheque la puerta, mas adelante me entere que es sabe falsificar cualquier tipo de documento cosa que me ha servido mucho hasta ahora, así que con solo ver sus ojos la quería tener en mi equipo junto a Naruto.

Cuando ella dejo de analizarnos con la mirada y por lo que pude notar ella también se intereso en mi al ver mis ojos porque sonrió complacida, ella nos pregunto ¿Qué hacíamos ahí? Y Naruto le contesto que queríamos hablar a solas con ella, ella rio burlona cosa que me molesto pero después dijo que si le ganábamos un juego de póker ella haría lo que quisiéramos, eso me hizo sonreír de medio lado así que acepte. Jugué con ella y desmostare lo buena que soy en estas cosa, así que le gane aunque debo de admitir que por poco pierdo. Ella acepto su derrota y corrió a todos de ahí solo dejo al grandulón que cuidaba la entrada, ahí le plantee mi plan y ella lo escucho atenta, cuando acabe de explicarle ella acepto solo diciendo un "será divertido y he querido ampliar horizontes, así que acepto" su frase me encanto ahí me di cuenta que ella es muy parecida a mí, es por eso que desde el principio nos llevamos bien, recuerdo que ella nos llevo a su habitación para celebrar ahí ella tenía una hielera dejándome ver que esa chica lograba meter cosas a la escuela sin que la descubrieran, ya que en este lugar no está permitido tener ese tipo de lujos en los cuarto y mucho menos la cantidad de cervezas que tenia dentro de la hielera, ese día fue la primera vez que bebí alcohol y me fascino. Los tres nos emborrachamos como locos, Naruto congenio muy bien con nuestra nueva socia igual que yo, mientras tomábamos cerveza nos dijo su nombre el cual es Aoyagi Yuki, también nos conto que su padre murió cuando ella tenía solo un año de nacida, que su madre se volvió a casar pero ahí ella se dio cuenta que su padrastro solo estaba con su madre por el dinero que les dejo su padre, pero su madre no le creía, así que empezó a revelarse, hacia todo tipo de cosas para molestar a su madre y padrastro incluso se dedico a falsificar cosas para sus compañeros de instituto ¡ya saben! cómo calificaciones, firmas, etc. Su padrastro ya arto convenció a su madre para que la mandaran a esta escuela. Su historia me hizo confirmar que la mayoría de los padres son una mierda y los que no los son se mueren como los padres de Naruto, mi madre y el padre de Yuki. Cuando ella acabo de contarnos su historia nosotros le dijimos nuestro nombres aunque ella nos dijo que ya los sabia, de hecho nos confeso que sabe los nombres de todos los que estudian en esta escuela cosa que me agrado y en este momento me sirve de mucho, ya que no solo conoce los nombres si no que también todo tipo de debilidades, pasatiempos, etc, incluso creo que conoce a las personas mejor que ellos mismos y la verdad no me interesa preguntarle cómo es que tiene todo ese tipo de información, después le contamos nuestras historias y así de esa forma la conocimos y ella nos conoció, ahora los tres somos grandes amigos, los tres solo confiamos en nosotros tres más que nadie aunque yo también confió en Gaara, los tres prácticamente dominamos esta escuela y vivimos en este lugar como reyes, a los tres nos temen en esta escuela, a los tres nos respetan más que al director, lo tres somos nuestros propios apoyos y aunque ninguno lo confesemos los tres sabemos que nos queremos de la misma forma y que meteríamos las manos al fuego por defendernos entre nosotros y sobre todos para ayudarnos mutuamente.


Alemania 1:00 am.

Dentro de una muy custodiada escuela, para ser más exactos en la parte trasera donde estaba un gran gimnasio había una enorme fila de estudiantes y en la entrada se encontraba una hermosa chica pelirroja aparentemente de catorce años, su piel era algo bronceada y llevaba unos anteojos cubriendo sus ojos negros, tenía una cuerpo muy desarrollado para su edad, vestía un ajustado vestido estraple de color negro y una zapatillas plateadas, a lado de las chica custodiando la entrada se encontraba un hombre de gran tamaño aparentemente de unos dieciséis años, el hombre tenía un color de piel más claro que el de la pelirroja, y a pesar de que su tamaño era intimidante su rostro tenia muecas amables y serenas. Ambos chicos estaba a cada lado de la entrada del gimnasio custodiando a quien dejaban entrar y a quién no. De pronto todos los alocados adolecentes se fueron haciendo a un lado dejando pasar a una persona.

-¿Cómo va todo? – pregunto al pararse enfrente de la pelirroja la cual levanto la mirada de la lista que tenía en sus manos para ver a la persona que le hablaba tomándose con una hermosa chica aparente mente de unos quince o dieciséis años, pelo largo y ondulado que le llegaba hasta las caderas y de un maravilloso color negro, unos cuantos mechones cortos caían en sus mejillas y un largo flequillo peinado a un lado caía sobre su frente tapando la mitad de su ojo derecho, su rostro era afilado y hermoso, tenía unos gatunales ojos color miel y su tono de piel era muy claro haciendo que sus ojos lucieran mas, en la ceja derecha tenía un arete en forma de arco al igual que en la fosa nasal izquierda, y a pesar que no se veía la pelirroja sabia que también tenía un arete en su lengua, su cuerpo era perfecto ni muy voluptuoso ni muy plana y tenía un pequeña y delgada cintura, a simple vista se veía que era media cabeza más alta que la pelirroja. La chica vestía una blusa straple de licra color rosa por lo que marcaba perfectamente todas sus curvas y como le llegaba arriba del ombligo dejaba ver el arete en forma de aro que tenía en este, también traía unos jean azul marino algo desgatados a la cadera marcando sus torneadas piernas, unas zapatillas color rosa y en forma de adorno en su cabeza traía un boina del mismo color de su blusa. La pelinegra miraba indiferente a la pelirroja y le sonreía con altanería mientras que la pelirroja la miraba nerviosa y con respeto.

-Todo tranquilo Yuki-sempai, Juugo me está ayudando muy bien a poner control para que entren con tranquilidad. –la voz de la chica denotaba lo nerviosa que estaba haciendo que la sonrisa de la pelinegra se ampliara mas mientras miraba de reojo al tranquilo peli-naranja que la miraba respetuoso.

-Cuando acabes de pasar a todos los de la lista puedes entrar a divertirte Karin que Juugo se encargara de no dejar entrar a las personas que no se les este permitido. –la voz de la pelinegra era suave y tranquilizadora pero su mirada era la que intimidaba y por esa razón Karin no dejaba de ponerse nerviosa.

-La pelirroja a pesar de lo nerviosa e intimidada que estaba por la persona que tenía enfrente le mostro una gran sonrisa y la pelinegra sonrió de medio lado entrando como si nada al gimnasio levantando su mano a modo de despedida, nada mas abrió la puerta y los de afuera pudieron escuchar perfectamente el estridente ruido de la música que inundaba el lugar y cuando Yuki cerró la puerta atrás de si lo que esperaba por entrar ya no pudieron seguir oyendo la música, así que se impacientaron mas para por poder entrar y divertirse porque pudieron notar que haya adentro el ambiente estaba de maravilla.


Dentro del gimnasio parecía más bien discoteca, las luces estaba muy leves por lo que la obscuridad dominaba solo dejando que las pequeñas luces de colores alumbraras los cuerpo de muchos adolecentes bailado, en una esquina se podía apreciar varias hieleras enormes que por el estado de la mayoría de los jóvenes en ese lugar se afirmaba que era cualquier tipo de licor. No había mesas ni sillas así que el que se cansaba y quería sentarse tendría que hacerlo en el piso, pero al parecer a nadie le importaba porque estaban más inversos en bailar, tomar o acariciarse y besarse con personas del sexo opuesto o algunos del mismo sexo.

En el único lugar donde había una pequeña mesa redonda rodeada por un sillón se encontraba en la esquina y ahí solo estaba sentado un rubio que tenía el cabello un poco largo y alborotado, su cuerpo era perfecto ni muy musculoso pero estaba bien marcado, su ojos levemente rasgados eran de color azul cielo y tenían un brillo pícaro y travieso, en sus mejillas tenía unas extrañas marcas que parecían bigotes de un felino, tenía varios aros en su ceja derecha, otro arete en su labio y una arracada en la oreja derecha. Vestía una camisa negra pegada al cuerpo dejando ver lo bien formado que estaba y unos jeans celestes, para finalizar unos tenis negros.

El chico tenia sentada en sus piernas a una chica rubia muy hermosa pero sus ojos no se veían porque los tenia fuertemente cerrados a causa del placer que sentía por como el rubio estrujaba con ambas manos sus senos mientras que besaba su cuello con maestría, el rubio sin dejar de jugar con los senos de la chica y su cuello mantenía los ojos abiertos dejando ver el deseo en ellos y miraba a una hermosa y escultural chica pelirroja de ojos verde que bailaba unos metros delante de él de forma sensual mientras se acariciaba.

A lado de ellos de forma despreocupada y con una lata de cerveza en mano se encontraba sentada un hermosa y escultural peli-rosa que tenía su largo y lacio cabello amarrado a una coleta alta dejando que una par de mechones rebeldes cayeran por sus mejillas y un flequillo por su frente, tenía una piel demasiado clara pero no se le veía mal, al contrario hacia que sus grandes y levemente rasgados ojos de color verde jade se lucieran mas, la chica miraba a las personas bailando con esa mirada gatuna e indiferente, su rostro era afilado y muy hermoso, y era adornado por un par de aretes en la orilla de su ceja derecha, tenía otro más en el lado derecho de la nariz y aunque no se viera tenía otro en la lengua, su cuerpo tenia las curvas perfectas, pechos algo grandes para aparentar quince o dieciséis años, su cintura pequeña, y caderas anchas, piernas largar y marcadas. Vestía una blusa de tirantes color roja con cuello "V" dejando ver un escote sensual sin llegar a lo vulgar, unos jeans negros pegados marcando mas su cadera y piernas para terminar con unas zapatillas del mismo color que sus jeans.

La peli-rosa ni siquiera se inmuto cuando escucho un ronco gemido de su compañero y ni siquiera volteo a ver como la chica que minutos antes estaba sentada sobre las piernas del rubio ahora se encontraba hincada con la cara entre las piernas del chico mintiéndose el pene erecto de este dentro de su boca.

El rubio sonría de medio lado y no se molestaba por ocultar sus roncos gemidos mientras que una de sus manos empujaba la cabeza de la chica para que siguiera devorándose su pene y miraba sensual a la chica que bailaba sensual frente a él dándole un maravilloso espectáculo de cómo se manoseaba. El oji-azul saco la lengua lamiéndose los labios dejando ver el par de aretes que tenía en su lengua mientras la mirara como la chica que bailaba a unos metros de él comenzaba a meter su mano dentro del vestido tocándose su sexo y comenzando a masturbarse por lo que el rubio se vio en la necesidad de empujar mas la cabeza de la rubia que lamia su pene para qué aumentara la velocidad.

-Todo en orden. –Yuki se había parado enfrente de la mesa haciendo que el rubio dejara de ver a la chica pelirroja y Sakura levantara la vista dejando de ver su lata de cerveza para ver a la pelinegra. –conseguí que Nagato-sensei estuviera al pendiente de la habitación de del director Orochimaru para que lo entretenga si se necesitaba…. ¡ah! Karin y Juugo tienen todo bajo control haya afuera. –la chica no hablo muy fuerte pero sus compañeros le entendieron porque pudieron leer perfectamente los labios.

La chica rubia iba a levantar la cabeza pero la mano del rubio se lo impidió empujándola hacia su miembro para que lo devoraba todo y con un ronco gemido se corrió dentro de la boca de la chica, en cuanto la peli-rosa y la pelinegra rodaron los ojos fastidiadas. Cuando el rubio termino su orgasmo se metió su miembro dentro de su pantalón y antes de que se levantara la rubio el oji-azul la acerco para rosar sus labios.

-Vete. –ordeno sobre los labios de la chica de manera cortante y burlona. La rubia frunció el entrecejo decepcionada pero no se atrevió a oponerse y solo se dio media vuelta mientras se acomodaba la ropa y se alejo del lugar ante la atenta mirada de tres pares de ojos.

-¡La primera de la noche! –dijo de forma cantarina la pelinegra. – ¿al menos trajiste condones? No vaya a ser que una de tus zorritas te peguen alguna enfermedad. –el rubio se recargo mas en el sillón y agarro el cigarro que tenía en su oreja para ponérselo en sus labios mientras miraba con diversión a la pelinegra.

-Traje toda una caja. –dijo divertido apuntando con la mirada la mesa, la pelinegra siguió la mirada del rubio y vio una caja de condones.

-¡Buen chico! –lo dijo como si se lo dijera a un perro y el rubio encendió su cigarro ignorando su comentario mientras estiraba la mano hacia la mesa para tomar una lata de cerveza.

-Si no traen me piden y con gusto les regalo algunos tengo más en la chamarra. –dijo despreocupado apuntando con una dedo su chamarra que estaba colgada atrás de él y ambas chicas sonrieron de medio lado.

-No hace falta yo traje suficientes además sabes que tanto Yuki como yo solo escogemos uno o dos, no como tú que casi te agarras una orgia siempre. –la peli-rosa lo miraba divertida mientras llevaba la cerveza a sus labios.

-¿Cómo lograste que Nagato-sensei vigilara al director Orochy-gay? –el rubio miraba a la pelinegra que le sonreía demedio lado y la peli-rosa movió su cabeza de una lado a otro de forma divertida porque su amigo haya cambiado de tema.

-Lo chantajee con esto. –dijo aventándoles una video cámara que tenía en sus manos.

El rubio la atrapo y abrió la pequeña pantallita que tenia a un lado mientras que la peli-rosa se acercaba al rubio para poder ver también lo que saldría en le pantalla. Pasaron unos minutos en los que el rubio le había puesto play y la pelinegra miraba divertida como las caras de sus amigos se ponía verdes del asco.

El rubio no lo resistió mas y se alejo rápidamente de la peli-rosa y se inclino a un lado del sillón empezando a vomitar haciendo que a ambas chicas les saliera una gota de sudor en la nuca. La peli-rosa soltó y un largo suspiro con pesadez y le puso estop a la cámara para aventársela a la pelinegra que la miraba divertida mientras atrapaba la cámara.

-Solo hubieras dicho que lo chantajeaste con un video comprometedor, no era necesario que nos mostraras el video de Nagato-sensei y Konan-sensei teniendo sexo en la oficina del director. –comento asqueada y Yuki soltó una gran carcajada mientras se sentaba alado de la peli-rosa oyendo con diversión los sonidos que el rubio hacia al devolver el estomago.

-Es que no pude resistirme por ver sus caras. –responde de forma burlona y despreocupada.

-A veces no sé porque confió en ti o porque eres mi amiga. –Sakura movía de un lado a otro su cabeza de forma divertida.

-Porque soy buena chantajeando, soy buena convenciendo, soy burlona. –Yuki enumeraba con sus dedos y Sakura la miraba con diversión. – ¡admítelo líder, sin mí no tendrías a casi toda la escuela controlada! –comento arrogante y Sakura rodo los ojos incrédula.

-Al igual que tu sin mí no tendrías tantas ideas para divertirte o privilegios.

-¡Lo sé, por eso te amo! –dijo melosa y de forma cantarina tocándose las mejillas mientras movía su cara de un lado a otro. A Sakura le salió una gota de sudor en la frente y la miro con los ojos entrecerrados. Finalmente Naruto dejo de vomitar y se acomodo bien en el lugar que estaba antes mientras se tocaba la frente quitándose el sudor y suspiraba con pesar haciendo que sus dos amigas voltearan a verlo.

-Jamás volveré a ver a esos dos maestros con los mismos ojos. –Yuki sonrió burlona.

-Ni yo los volveré a ver igual, no sé cómo tu aguantaste verlos en pleno acto mientras los grababas. –Sakura pone una mueca de asco al recordar el contenido del video y Yuki se encoge de hombros restándole importancia.

-Pues ya sabes que eres el ídolo de Karin, que te admira y quiere ser como tú. –Sakura y Naruto asintieron una y otra vez con la cabeza. –pues me aproveche de eso como siempre lo hago y le prometí que el lunes podría almorzar con nosotros en nuestra mesa y que tu le darías un autógrafo, además le di una foto tuya de cuando eras bebé con la condición de que se encargara de grabar a nuestros senseis haciéndolo. –explico poniendo una mirada maligna y traviesa haciendo que sus dos amigos la miraran con varias gotas de sudor en la nuca.

-¿Cómo conseguiste mi foto y como sabias que nuestros sensei tendrán sexo ahí exactamente? –la peli-rosa la miraba con ojos entrecerrados y una gota de sudor resbalando por su frente mientras que el rubio movía de arriba abajo su cabeza dándole la razón.

-Tu foto te la robe y como supe eso es secreto de oficio. –la pelinegra saco de no sé donde una lámpara y se alumbro el rostro poniendo una mueca tétrica, a Sakura le salió una gota de sudor en la nuca y la miraba como si estuviera loca.

-Me da miedo cuando hace eso, me recuerda a las clases de Yamato-sensei cuando nos enseñaba a acampar. –dijo temeroso mientras rápidamente se escondía abajo del sillón. Yuki dejo de alumbrarse el rostro y puso una sonrisa divertida.

-Lo que sea. –dijo Sakura agitando su mano de arriba abajo restándole importancia e ignorando como su rubio amigo temblaba abajo del sillón. –lo importante es que todo está arreglado. –la peli-rosa sonríe de medio lado y una brillo travieso adorna sus ojos. Yuki asintió sonriendo con arrogancia para después tomar una de las cervezas que había en la mesa viendo con indiferencia a las personas que bailaban al igual que Sakura.

Naruto ya después de que le paso el temor sale de abajo del sillón y se sienta alado de Yuki mientras toma su cerveza, pero rápidamente se aburre de ver bailar a los demás así que se pone de pie y camina hacia la chica que le bailaba sensual antes.

Sakura y Yuki vieron con aburrimiento como la chica que su amigo había sacado a bailar aceptaba gustosa y se iban en medio de la pista de baile a los que supusieron sus amigas a manosearse. Yuki suspira aburrida se pone de pie posicionándose en frete de Sakura.

-¿bailamos Saku-chian? –Yuki le extiende la mano mientras la mira coqueta y sonríe de medio lado. Sakura levanta la mirada para verla al rostro luego la baja a la mano de la chica y vuelve a levantar para verla al rostro mientras levanta una ceja.

-¿Cuándo te cambiaste de bando? –pregunta burlona.

-Cuando vi a ese par de chicos que no dejan de mirarnos. –Sakura siguió con la mirada hacia donde Yuki le había apuntado con los ojos viendo a dos chicos muy apuestos que no dejaban de mirarlas haciendo que una sonrisa torcida adornara su rostro para después regresar su mirada a Yuki. –nunca los he visto por lo que parecen ser nuevos en nuestras fiestas, así que les quiero dar un show de dos hermosas chicas bailando sensual. –Yuki pone una sonrisa arrogante al igual que la de Sakura que extiende su mano para tomar la de Yuki y así ambas caminan a la pista de baile colocándose en un lugar donde ambos chicos pudieran verlas perfectamente.

Sakura y Yuki comienzan a bailar de manera sensual muy pegadas mientras miraban coquetas al par de chicos que se las devoraban con la mirada, pero el celular de Sakura comenzó a vibrar, la peli-rosa saca el celular de su bolsillo y mira en la pantalla que se trata de su hermano, así que sin pensarlo estaba por salir para contestar bien la llamada cuando el par de chicos a los que les coqueteaban se les acercan y se pone uno atrás de Sakura y otro atrás de Yuki bailando muy pegados acercándoles su entrepierna al trasero de las chicas.

Sakura deja de bailar y resopla moviendo su flequillo, para después apartar con brusquedad al chico que estaba atrás de ella y alejarse ignorando a todos y haciéndose paso entre los que bailaban.

-¡¡Saku-chiannn!!¡¿A dónde vas?! ¡¡oye!! –Gritaba Yuki pero al ver que Sakura la ignoro y siguió alejándose se encogió de hombros restándole importancia mientras que ambos chicos la miraban interrogante. – (jujuju dos chicos guapetones para mi solita *¬* ¡¡gracias Saku!! *o*) –bueno chicos como mi amiga desapareció solo seré yo, así que si creen poder conmigo adelante. –ambos chicos se miraron cómplices entre si y luego miraron con deseo a la pelinegra para después bailar uno enfrente y otro atrás de ella mientras la tocaban y Yuki seguía bailando sensual en medio sin borrar su sonrisa divertida.


Sakura había salido por la parte trasera del gimnasio, se recargo en la pared y se puso el celular en su oreja derecha mientras que con la otra mano encendía el cigarrillo que tenía entre sus labios.

-Disculpa la demora en contestarte Gaa-chan. –dijo cariñosa después de darle una calada a su cigarrillo.

-No te preocupes Sa-chan, se que tal vez estabas dormida pero necesitaba hablar contigo. –Sakura frunció el entrecejo al notar la tristeza en la voz ronca de su hermano y sus ojos demostraron preocupación.

-No estaba dormida. –su voz tenía un toque de cariño y ternura ocultando perfectamente lo preocupada que estaba. –además si lo hubiera estado sabes perfectamente que cuando se trata de ti no me importa que tan ocupada este, siempre tendré tiempo para Gaa-chan. –la peli-rosa sonrió de medio lado la oír a su hermano suspirar.

-¿Cuándo dejaras de darme tanta prioridad? –la voz del chico se oía algo cansada y resignada.

-¡Nunca!... ¡sabes que Gaa-chan es lo primero y más importante de mi vida! – la peli-rosa agrando su sonrisa al oír otro gran suspiro.

-Tú también lo eres para mi Sa-chan. –respondió con ternura haciendo que los ojos de la chica brillaran con emoción.

-Bueno ya basta de drama y dime ¿Qué es lo que te acongoja Gaa-chan? –aunque la voz de la peli-rosa sonara compresiva y cariñosa, su rostro reflejaba preocupación y algo de angustia.

-¿recuerdas que te había platicado que conocí hace unos meses a Sabaku no Kankuro un arqueólogo muy exitoso?

-Aja. –la chica le dio otra calada a su cigarro sin dejar de ponerle atención a lo que decía.

-Pues el tendrá una expedición en Egipto y me ofreció ser su ayudante.

-¡eso es genial Gaa-chan! ¡esta es una gran oportunidad para ti, así estarás mas cerca de conseguir tu gran sueño! –dijo con entusiasmo pero frunció el entrecejo al oír como su hermano volvía a suspirar.

-El problema es que me aceptaron también en la preparatoria Eituku Gakuen y sabes que padre siempre quiso que yo estudiara ahí tal y como él lo hizo. –dijo con algo de pesar y resignación haciendo enfurecer a la peli-rosa.

-¡Aquí no importa lo que quiera Kaname si no lo que quieras tu Gaa-chan! ¡¡deja de estar bajo su sombra y cumple tus sueños!! –dijo sin exaltarse pero su voz se notaba lo molesta que estaba y su hermano tras la otra línea lo noto.

-Pero sabes que padre no sabe lo de mi sueño y aunque lo supiera él no permitiría que yo dejara de asistir a esa preparatoria para conseguir mi objetivo. –la chica noto lo derrotado que se sentía su hermano a través del teléfono y frunció mas el entrecejo pero relajo su rostro y sonrió con arrogancia.

-Gaa-chan cumple tu sueño, no dejes que ese viejo que tenemos por padre lo arruine.

-Pe…

-Ya no te preocupes, yo te ayudare, hare que Kaname piense que estas en esa preparatoria de niños ricos cuando en realidad estarás en Egipto cumpliendo tu sueño. –dijo con seguridad y arrogancia.

-¿Cómo harás eso?

-Me haré pasar por ti e iré a esa escuelita para que así tú puedas ir a Egipto sin problemas.

-¡oh que buena idea! –exclamo con falsa emoción. –solo que hay unos pequeños inconvenientes.

-¿Cómo cuales? –pregunto con falsa ingenuidad y sonrió divertida al oír como su hermano gruñía y lo conocía tan bien como para saber que estaba dándose golpes en la frente con la palma de su mano.

-Pues el primer inconveniente seria si mi parte de abajo que está entre mi entrepierna no me miente soy chico y tu chica así que. –dijo de forma tranquila. – ¡¿Cómo te harás pasar por mi?! –grito exaltado provocando que la chica alejara un poco el teléfono de su oreja.

-¡Hermanito, hermanito! –dice juguetona y de forma cantarina mientras mueve de un lado a otro su cabeza provocado que Gaara al otro lado del teléfono frunza el entrecejo. –cuando éramos niños muchas veces me hacía pasar por ti y tu por mí, solo usando pelucas de nuestro color de pelo. –la peli-rosa sonríe divertida.

-¡No me recuerdes esa parte vergonzosa de mi pasado! –comenta apenado. –además recuerda que lo hacíamos cuando teníamos seis años y solo lo hacíamos como travesura para nuestras nanas y traumarlas cuando nos bañaran y vieran nuestras partes baja. –el pelirrojo tenía una gota de sudor resbalándole por la frente y sus mejillas estaban muy sonrojadas. – ¡y ahora que recuerdo tu me obligabas a hacerlo! –Sakura soltó una pequeña risa divertida haciendo que Gaara entrecerrara los parpados.

-¡¡Jajajaja!! ¡sí, aun recuerdo las caras que ponían nuestras nanas y eso las hacia siempre renuncia! ¡bueno eso y otras de mis travesuras! –dijo con añoranza y mirada perdida en el horizonte y Gaara movió levemente de un lado a otro su cabeza de forma resignada.

-El tema aquí no son tus maldades Sa-chan. –dijo con reproche. –estamos hablando de tu estupidez… sé que con solo ponerte una peluca del color de mi pelo y unas gafas te pareces un poco a mi pero las facciones de tu rostro son más finas y femeninas sin contar que tienes dos melones en el pecho que yo no tengo. –dijo como si fuera obvio.

-¡hay hermanito, hermanito! –volvió a llamar de forma burlona y cantarina por lo que el pelirrojo frunció mas el entrecejo. –lo de mis melones se arregla poniéndome una venda o una faja y si es necesario ambas. –Gaara se sonrojo y frunció el entrecejo ante la forma tan despreocupada de su hermana para hablar del tema. –lo de las facciones femeninas recuerda que hay chicos con facciones muy afinadas así que ese no es problema, en esa escuela no creo que haya alguien que te conozca perfectamente como para fijarse en esos detalles, además que las gafas que usas casi tapan todo tu rostro por lo que mis facciones afeminadas serán fácilmente tapadas. Por otro lado si la escuela tiene una foto tuya en el archivo y se nota que ahí te vez mas masculino solo basta con decir que así salió la foto y ya no creo que haya problema. –Gaara suspiro derrotado y Sakura sonrió triunfante.

-Okey, es bueno tu plan pero hay una par de detalles más. –Sakura puso una mueca interrogante.

-¿Cuáles?

-¡¿Cómo demonios obtendré la firma para que me dejen salir del país?! –grito exaltado y la peli-rosa tuvo que alejar un poco el teléfono de su oreja para no quedar sorda. –recuerda que aun soy menor de edad por lo que no puedo salir del país sin el consentimiento de padre o que por lo menos padre firme un documento donde me permite salir del país. –dijo ya un poco más calmado pero aun así su respiración era algo agitada a causa de el arranque de exalto que tuvo hace un instante.

-Ok, no te exaltes. –dijo de lo más tranquila y a Gaara se le hincho una vena en la cabeza. –ya había pensado en eso y tengo la solución, solo necesito que me mandes por fax o correo el papel y la firma la consigo yo.

-¿Cómo lo harás?

-Secreto de oficio. –dijo arrogante y Gaara casi cae al piso estilo anime.

-Bueno creo que no es buena idea indagar mas en tus trueques, pero. –el pelirrojo hizo una leve pausa y suspiro con pesadez. – ¡¿Cómo demonios le vas hacer para salir del instituto!? –la peli-rosa se volvió alejar un poco el teléfono de su oreja ante el grito exaltado de su hermano. –te recuerdo que tu internado esta en Alemania y la preparatoria Eitoku Gakuen esta aquí en Japón, además que para salir de ese internado necesitas que padre hable directamente con tu director ya que de otra forma no te dejaran salir ni aunque estés de vacaciones. –Gaara trataba de recuperar la respiración que perdió al hablar sin hacer pausa y Sakura se preguntaba ¿Cómo demonios logro hablar tan rápido y sin respirar?

-¡Hermanito, hermanito! –llamo de forma cantarina mientras negaba divertida con la cabeza y Gaara está empezando a odiar el "hermanito". – sabes que cuando algo se me mete en la cabeza lo cumplo, así que tú no te apures por eso ya me las arreglare yo para lograr salir aquí sin necesitar la autorización de kaname y veras que incluso lograre que él ni cuenta se dé que no estoy en el instituto. –una sonrisa de medio lado adornaba el rostro de la peli-rosa y Gaara tenía varias gotas de sudor resbalando por su nuca.

-Okey, asunto arreglado, pero te recuerdo que si tú te escapas cosa que se que harás. –dijo muy seguro y la peli-rosa sonrió arrogante. –tu director hablara con padre y se armara una grande tratando de buscarte… ¡y sáltate el hermanito, hermanito! –lo ultimo lo dijo tratando de imitarla pero lógicamente su voz ronca al tratar de hacerla como la de su hermana sonó algo rara y gangosa provocando que Sakura soltara una pequeña risa divertida.

-Eso también lo tengo solucionado, tu solo encárgate de enviarme el documento y preparar tus molestas paraqué vallas a Egipto. –Gaara suspiro resignado ante la seguridad con la que su hermana hablaba. – ¿Cuándo es le viaje a Egipto y a qué horas sale el vuelo?

-El domingo de la próxima semana a las nueve de la mañana y las clases en la preparatoria empiezan el lunes.

-Okey, espérame el domingo de la próxima semana a las siete de la mañana en el aeropuerto, y no te preocupes veras que para ese día tendré todo solucionado. –Gaara volvió a suspirar con pesadez.

-Ok, lo hare solo porque tengo la seguridad que lo lograras. –dijo resignado. –tienes una suerte enorme que siempre tus planes se logran sin problemas. –Sakura sonrió arrogante.

-No es suerte Gaa-chan, es que soy inteligente y tengo un buen equipo de trabajo. –dice con superioridad y Gaara rodo los ojos.

-Entonces aquí nos vemos el domingo a las siete de la mañana en el aeropuerto.

-¡Así es Gaa-chan! –dice emocionada y sonriendo de oreja a oreja provocando que una pequeña sonrisa de emoción adorne el rostro del pelirrojo.

Continuara

AKI KON OTRO NUEVO FIC KE ESPERO KE LES GUSTE... SI LO SE, AUN NO FINALIZO LOS OTROS TRES KE TENGO PUBLIKADOS PERO NO SE APUREN QUE TODOS Y CADA UNO SERAN FINALIZADOS, Y ME TOMARE EL TIEMPO NECESARIO PARA QUE CADA CAPI TANTO DE ESTE FIC COMO EL DE LOS DEMAS KEDEN LO MEJOR QUE PUEDA ^^

SPERO KE LES HAYA GUSTADO ^^

BEXOX